La envidiable vida de los gatos en el Claustro de Sor Juana
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La envidiable vida de los gatos en el Claustro de Sor Juana

En algún momento fueron 80, pero ahora son 19 los gatos que viven y "trabajan" en el Claustro de Sor Juana. Ellos llegaron ahí antes que los alumnos.
Por Claudia Godoy
7 de febrero, 2017
Comparte

Nota del editor: esta entrada fue publicada originalmente en ClickNecesario.com, el 18 de enero de 2017.


La Universidad del Claustro de Sor Juana es un pequeño paraíso para los amantes de los gatos. Actualmente, viven alrededor de 19 gatos en las instalaciones de la institución y nosotros te contamos la historia de cómo llegaron aquí y cómo es su vida entre libros, estudiantes y finales.

¿Qué fue primero, la universidad o los gatos?

Erika Barrios, coordinadora del área de promoción de la universidad, nos concedió una entrevista  y nos dio un paseo por los patios en donde moran los gatitos.

IMG_6668

Resulta que ellos no llegaron a la universidad, sino la universidad llegó a ellos:

“Desde la época virreinal, siempre han existido colonias de gatos en el centro histórico. La gente normalmente los usaba para evitar plagas, entonces se hacían colonias de gatos ferales.” Erika Barrios

Después, cuando restauraron el ex convento de San Jerónimo, se encontraron muchos esqueletos de gatitos que, se supone, fueron mascotas de las monjas: “En esa época sí se les permitía a las monjas tener animales domésticos, como gatos o pájaros, algo no tan sofisticado”, nos cuenta Erika.

IMG_6659

Los gatos nunca se alejaron de esos rumbos y nadie se tomó la molestia de correrlos para cuando se fundó la Universidad del Claustro de Sor Juana en 1979: “Llegamos a tener más de 80 gatos en la Universidad. Se puede decir que llegaron primero ellos…

En la Universidad del Claustro la vida es más sabrosa

En 2009, la organización Human Society International, protectora de animales, le entregó un reconocimiento a la Universidad del Claustro por su labor cuidadora de gatitos: Existe un presupuesto destinado a su alimentación y cuidados médicos, todos están esterilizados y se desparasitan continuamente.

Cuando un pequeño se enferma, alguien de logística se encarga de llevarlo al veterinario y la universidad se hace responsable de todos los gastos.

Este espacio es exclusivo para ellos, en donde se encuentran sus camitas, juegos y areneros.

Este espacio es exclusivo para ellos, en donde se encuentran sus camitas, juegos y areneros.

Los trabajadores y administrativos se encariñaron tanto con ellos, que de sus propios bolsillos les organizan una fiesta semanal llamada “Viernes de lata”, nos contó Erika.

Esta festividad ocurre, como su nombre lo indica, al finalizar cada semana para desestresar a los gatitos de trabajar y estudiar tanto.

Viernes de lata: Un elegante festín.

Viernes de lata: Un elegante festín.

La difícil labor de ser un gato en el Claustro

Todo lo anterior suena muy bien, pero la realidad es que estos gatos aportan a la institución tanto como reciben:

“La verdad es que los gatos no están aquí de gratis. Ellos pagan por su alimento y por su hospedaje: mantienen alejadas a las ratas, cucarachas, cualquier tipo de plagas, dan terapia a los alumnos, a los niños… en la parte de psicología está el consultorio Quapsi y algunos niños que se les da la consulta les ayuda mucho tener a los gatitos ahí… los relaja y ayuda en su terapia.”

Porque si de algo saben ellos, es de relajación.

Porque si de algo saben ellos, es de relajación.

¿Quieres adoptar un gatito universitario?

Erika Barrios puso énfasis en aclararnos que la Universidad del Claustro NO es un refugio de gatos, sólo son sus mascotas. Y los quieren tanto que saben que estarían mejor en una casa con cuidados y amor personalizado.

Si estás interesado/a en adoptar un gatito letrado y culto puedes darte una vuelta en la universidad, llenar un formato y esperar a ser contactado para una investigación que indique que eres una persona apta para tener un gatito.

Agradecemos infinitamente a Erika Barrios y toda la comunidad de la Universidad del Claustro de Sor Juana por su apoyo para la realización de este pequeño y tierno reportaje.

https://youtu.be/C-YloLftP7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué algunas personas contraen COVID entre la primera y segunda dosis de la vacuna

Aunque varios países vayan avanzados en la vacunación, el virus sigue avanzando. Los expertos recomiendan seguir protegiéndose incluso después de ser inoculado.
10 de marzo, 2021
Comparte

La enfermera Maria Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la covid-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Unos días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que ha pasado por esto. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo han aprovechado quienes difunden noticias falsas y bulos en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta a matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de informaciones, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está pasando.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por covid-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Coronavac, Moderna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el fabricante. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

Personal médico preparando una dosis de SinoVac.

Getty Images
Muchas de las vacunas que ya se administran requieren dos dosis para conseguir la protección máxima.

Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la covid-19 u otra enfermedad”, aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

La cuestión es que este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, “interactuar” con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas.

Por ello es necesario que el paciente que reciba una primera dosis siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

“Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la covid-19, pero las personas inmunizas podrían seguir transmitiendo el virus a otros”, complementa Ballalai.

Si la vacunación también ralentizará la propagación del virus se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Panel informativo sobre el uso correcto de mascarillas en un aeropuerto.

Getty Images
A pesar de ir vacunados, es preciso seguir respetando las restricciones y medidas que impongan las autoridades.

Imposibilidad científica

Otro bulo que circuló recientemente señalaba la posibilidad de que la propia vacuna cause covid-19.

Pero eso, dice Ballalai, es absolutamente imposible.

“Los inmunizadores están hechos con virus inactivados y ni siquiera de milagro podrían causar la enfermedad“, dice la especialista.

Este, por cierto, es un mito que aparece cada año durante las campañas contra el virus de la influenza, que suele circular en otoño e invierno.

“El sujeto recibe la vacuna y unos días después presenta síntomas de gripe. Entonces llega a creer que la culpa es de la dosis aplicada”, apunta Ballalai.

De nuevo, la explicación está en el tiempo que se necesita para que proteja: mientras el sistema inmunológico no cese la producción de anticuerpos, el riesgo de infectarse con influenza (o coronavirus, en el ejemplo actual) es alto.

CoronaVac, la vacuna china, está hecha con virus inactivos, un modelo utilizado en la ciencia durante muchas décadas.

Como su nombre lo indica, los coronavirus presentes en ampollas se someten a un proceso con sustancias químicas y cambios de temperatura que lo inactivan y eliminan cualquier posibilidad de que invadan las células y se repliquen en nuestro organismo.

Ampollas de CoronaVac.

Getty Images
La vacuna CoronaVac se basa en virus inactivos y es imposible que produzcan la enfermedad en el organismo.

Cuidados y recomendaciones

También es importante saber que los efectos adversos de las vacunas son poco frecuentes, pero posibles.

“El individuo puede tener fiebre, malestar y un poco de dolor”, ejemplifica Ballalai.

Si el malestar no desaparece después de unos días o se vuelve más intenso, es importante buscar consejo médico.

Se debe al hecho de que estos síntomas incluso pueden ser causados ​​por el efecto de las vacunas, pero también son característicos del propio covid-19 y sería importante descartarlos.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 administradas por el mundo y la rapidez con que se sigue inoculando en ya varios países, de momento no hay noticias sobre efectos colaterales preocupantes que justifiquen la paralización de las campañas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.