close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La historia detrás de la bandera gay

Con apenas 38 años de historia la bandera gay se ha convertido en el símbolo más importante que une a la comunidad LGBT en todo el mundo.
Por Rodrigo Crespo
13 de febrero, 2017
Comparte

Nota del editor: esta entrada fue publicada originalmente en ClickNecesario.com, el 23 de junio de 2016.


Es una de las banderas más populares en todo el planeta y este fin de semana cumplirá apenas 38 años de existencia. No sólo la hemos visto en cientos de marchas del orgullo LGBT en todo el planeta, también se ha proyectado en la Casa Blanca, Los Pinos, el Empire State y hasta Facebook creó un filtro para que tu foto de perfil este pintada con esta bandera. Pero, ¿donde y cómo surgió la bandera gay? Aquí te contamos su historia.

El hombre detrás de la bandera gay

La década de los setenta en Estados Unidos estuvo llena de momentos que marcaron su historia: el ejército estadounidense se retiraba de la Guerra de Vietnam en el 73 y por primera vez en la historia un presidente –Richard Nixon– renunciaba a la presidencia en el 74. Con este complejo contexto, Estados Unidos celebró en 1976 200 años de independencia y fue ahí cuando surgió por primera vez la idea de tener un símbolo con el que la comunidad gay se pudiera identificar de acuerdo a su creador, Gilbert Baker.

Fue un año después, en 1977, cuando Harvey Milk –el primer servidor público abiertamente gay en Estados Unidos– motivó a Baker a crear un símbolo único con el cual la comunidad gay se pudiera identificar, un símbolo con el cuál pudieran presumir con orgullo quiénes son.

“Nuestro trabajo como personas gay era salir públicamente, ser visibles, de vivir en la verdad como digo, de salir de la mentira. Una bandera encaja con esta misión, porque es una forma de proclamar tu visibilidad, o decir: “¡Este es quien soy!” Gilbert Baker.

Gilbert Baker cosiendo la bandera gay en Nueva York, 1994.

Gilbert Baker cosiendo la bandera gay en Nueva York, 1994. Mick Hicks

Gilbert Baker era el hombre indicado para crear este símbolo. Había aprendido a coser varios años atrás porque, como él mismo afirma, era una drag queen con un presupuesto muy limitado, así que aprendió a coser sus propios atuendos. Pero no sólo tenía la técnica, sino la sensibilidad y compromiso para hacerlo. En 1972 ya era parte de los activistas que se encargaban de hacer las pancartas para las protestas: “mi arte se convirtió en mi activismo”, afirma Baker.

La creación de un símbolo

La comunidad gay necesitaba un símbolo con el que se pudiera identificar sin tener que recordar un pasado doloroso. En esos años el triángulo rosa con el que la ropa de los hombres homosexuales eran marcadas en los campos de concentración Nazi había dejado de ser un símbolo que los condenaba para convertirse en uno que portaban con orgullo.

“Venía de un lugar de asesinatos horribles, el holocausto y Hitler. Necesitábamos algo hermoso, algo de nosotros”. Gilbert Baker.

La inspiración para crear la bandera gay vino de un estandarte que ya existía: la bandera de Estados Unidos. Para Baker la bandera estadounidense es muy poderosa por su capacidad para ser adoptada y transformada por la cultura pop: desde ser utilizada en una prenda hasta convertirse en parte del arte pop de artistas como Jasper Johns. De ahí que la bandera gay tenga barras igual que la estadounidense.

Gilbert Baker cosiendo la bandera gay en Nueva York, 1994.

Gilbert Baker cosiendo la bandera gay en Nueva York, 1994. Mick Hicks

Sobre la elección de colores  sea han creado muchas teorías. Algunos especulaban que la elección del arcoíris estaba relacionado con uno de los iconos gay más importantes de la historia: Judy Garland en su personaje de El mago de Oz y una de las canciones más famosas de la cinta “Somewhere over the rainbow”. Para otros los colores brillantes siempre desde hace cientos de años habían servido para identificar a las personas homosexuales.

Pero en la entrevista que le realizó el MoMa hace un año cuando adquirió a su colección de diseño la Bandera del Arcoíris, Baker explicó que era algo mucho más sencillo: los colores de la bandera venían del cielo.

“El arcoíris es tan perfecto porque en verdad encaja con nuestra diversidad en temas de raza, género, edad, todas esas cosas. Además es una bandera natural: ¡Viene del cielo! Aunque el arcoíris ha sido usado de otras formas en la vexilología, este uso ha eclipsado cualquier otro que ha tenido.” Gilbert Baker.

El nacimiento de una bandera llena de orgullo

La bandera gay salió a la luz pública por primera vez un 25 de junio de 1978 en la Plaza de las Naciones Unidas en el centro de San Francisco, lugar en el que fue erizada. Meses antes, Baker se había encargado de su fabricación.

La bandera gay original de ocho colores es izada en la Plaza de las Naciones en San Francisco el 25 de junio de 1978.

La bandera gay original de ocho colores es izada en la Plaza de las Naciones en San Francisco el 25 de junio de 1978. James McNamara

El diseño original de Baker consistía en ocho colores y no seis como es actualmente, cada uno de ellos con un significado: la primera tira era rosa representaba la sexualidad, seguía el rojo que simbolizaba la vida, después naranja para curar heridas, el amarillo que es la luz del Sol, verde por la naturaleza, turquesa la magia, índigo la serenidad y por último una tira violeta que representaba la espiritualidad.

Baker decidió que no armaría la monumental, y primera, bandera gay en su casa. Este símbolo necesitaba un lugar de nacimiento que fuera importante para la comunidad por lo que fue pintada, cosida y planchada en el ático del Centro Gay comunitario en el 330 de la calle Grove en San Francisco. Ahí colocaron los botes de basura que llenaron de agua con colorantes naturales –para Baker era muy importante que fuera una bandera natural– para teñir cientos de metros de algodón.

Un equipo de 30 voluntarios hicieron posible la primera bandera gay: ya fuera con donativos (el comité del desfile gay de la ciudad les dio mil dólares), tiñendo el algodón ( de acuerdo a Baker, Fairy Argyle Rainbow era la reina del teñido), cosiendo la bandera (James McNamara era para Baker él único conocido que cosía con la misma calidad que él) o planchándola (se necesitaron más de 20 personas para hacerlo).

De ser popular a convertirse en un símbolo mundial

Harvey Milk sólo conoció la bandera gay de ocho colores: fue asesinado el 27 de noviembre de 1978 junto a George Moscone, alcalde de San Francisco, por un ex colega que quería recuperar su cargo público.

Después de los asesinatos la popularidad y demanda de la bandera gay crecieron, así que Baker tuvo que quitarle dos colores a la bandera –el rosa y el turquesa– por una razón principalmente económica: teñir ocho colores era muy costoso, incluso imprimir fotografías a cuatro colores era muy caro.

“Me di cuenta que necesitaría hacer algunos compromisos para que realmente funcionara como un símbolo”. Gilbert Baker.

Gilbert Baker sabe que aún hay muchas razones para que la comunidad LGBT siga luchando por sus derechos. Pero la bandera gay les ha dado algo que los conecta en todo el mundo y algo que lo ha trascendido a él como artista.

Personas sosteniendo una bandera gay gigante en la marcha del orgullo LGBT en Varsovia, Polonia en 2012.

Personas sosteniendo una bandera gay gigante en la marcha del orgullo LGBT en Varsovia, Polonia en 2012. Wojtek Radwanski/AFP/Getty Images

“Puedo ir a otro país y si veo una bandera arcoíris siento que esa persona es una alma gemela o que es un lugar seguro al que puedo ir. Es una especie de lenguaje y es algo que declara poder. Eso es lo que la hace fenomenal. Su belleza es la forma en la que nos conecta”. Gilbert Baker.

Con información del Inside/Out MoMa, BBC, The Washington Post y Time.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las Greta Thunberg latinas que luchan contra el cambio climático

Desde la estadounidense Alexandria Villaseñor a Bruno Rodríguez de Argentina. Te invitamos a conocer algunos de los jóvenes latinos que organizan movilizaciones contra el calentamiento global.
29 de septiembre, 2019
Comparte

“¿Cómo se atreven? Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías”. El emotivo discurso de este mes de Greta Thunberg ante líderes mundiales en la ONU no solo representa la frustración de la activista sueca de 16 años.

También simboliza el desasosiego y la determinación de una generación de jóvenes a nivel global decidida a actuar ante la amenaza del cambio climático.

No solo han surgido líderes de Fridaysforfuture, el movimiento de huelgas estudiantiles de los viernes, en muchos países, sino que algunos de esos adolescentes fundaron ya sus propias organizaciones.

En BBC Mundo te invitamos a que nos cuentes quiénes son las y los adolescentes que al igual que Greta Thunberg están generando conciencia climática en tu país.

Y te invitamos a que conozcas a cuatro adolescentes latinos que impulsan la movilización contra el calentamiento global.


Alexandria Villaseñor, 14 años

Alexandria Villaseñor

Getty Images
Ser testigo de los incendios devastadores en California inspiró a Alexandria Villaseñor a liderar la primera huelga estudiantil contra el cambio climático en Estados Unidos.

Hace un año Villaseñor, que vive en Nueva York, vio de cerca por primera vez el impacto del cambio climático.

La adolescente de origen latino visitaba su ciudad natal, Davis, en California, cuando se disparó el incendio forestal devastador que mató más de 80 personas, destruyó cerca de 14.000 hogares y arrasó con la localidad de Paradise.

Tengo asma y fue una experiencia aterradora. Debía permanecer en casa y si caminaba fuera me ardían los ojos”.

Alexandria Villaseñor sentada frente a la ONU con un cartel que dice "School strike 4 climate" o "Huelga estudiantil por el clima".

Getty Images
La joven protesta cada viernes desde diciembre de 2018 frente a la sede de la ONU en Nueva York.

Inspirada por Greta Thunberg, la joven comenzó a protestar cada viernes, desde el 14 de diciembre de 2018, frente a la sede de Naciones Unidas, y lideró la primera huelga estudiantil contra el cambio climático en Estados Unidos.

La joven también fundó su propio organización, Earthuprising.org

“Mi generación sabe que el cambio climático es el mayor problema que deberemos enfrentar. Y es triste que debamos empujar a los líderes mundiales a actuar”, afirmó la joven a la prensa estadounidense.


Jamie Margolin, 17 años

Jamie Margoin

Getty Images
La falta de una respuesta adecuada tras el Huracán María en Puerto Rico, y sus propios problemas respiratorios por un incendio forestal fueron los catalizadores del activismo de Jamie Margolin.

La madre de Margolin es colombiana y su primera lengua es el español.

La adolescente vive en la ciudad de Seattle, en Washington, y cuando tenía 15 años fundó la organización This is Zero Hour, Es la hora cero.

Cuando tenía 14 años, la joven ya trabajó como intérprete y traductora voluntaria del español al inglés en la sede local de la campaña presidencial de Hillary Clinton.

Margolin asegura que su activismo comenzó cuando fue testigo de dos eventos que le cambiaron la vida.

Uno fue la falta de respuesta efectiva al Huracán María, que devastó Puerto Rico en 2017.

Greta Thunberg junto a Jamie Margolin en una audiencia ante un comité de la Cámara de Representantes en Estados Unidos

Getty Images
Junto a otros 12 jóvenes, Margolin demandó al estado de Washington por “negar a los jóvenes su derecho constitucional a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

El otro fue la experiencia de tener dificultades para respirar cuando su ciudad, en el extremo noroeste de Estados Unidos, fue cubierta por una nube de humo proveniente de incendios forestales en la vecina Canadá.

“Los catalizadores fueron por un lado ver la inacción racista hacia Puerto Rico tras el Huracán María, sin que la prensa reconociera una causa climática, y sentir literalmente que no podía respirar durante dos semanas”, señaló a la prensa estadounidense.

Junto a otros 12 jóvenes, la adolescente demandó al estado de Washington por “empeorar la crisis climática y de esa forma negar a los jóvenes su derecho constitucional a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.


Chiara Sacchi, 17 años

Chiara Sacchi hablando en la cumbre de la ONU en Nueva York

Getty Images
Sacchi es parte del grupo de adolescentes que pidieron a la ONU en Nueva York que responsabilice a cinco de los países más contaminantes del mundo: Argentina, Brasil, Francia, Alemania y Turquía.

Chiara Sacchi, de Argentina, es una de los 16 jóvenes activistas, incluyendo a Greta Thunberg y Alexandria Villaseñor, que acaban de solicitar al Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas que responsabilice a cinco de los países más contaminantes del mundo: Argentina, Brasil, Francia, Alemania y Turquía.

Los adolescentes argumentaron en la cumbre de cambio climático en Nueva York que la falta de acción de esos Estados constituye una violación a los derechos de los niños.

Chiara vive en Haedo, en Buenos Aires, y asegura que inició su lucha contra el calentamiento global por los cambios climáticos locales.

Sara Sacchi

Getty Images
“En los últimos años ha habido demasiadas tormentas y graves inundaciones”, señaló la joven de Haedo, Buenos Aires.

Recientemente el clima previamente moderado se ha vuelto extremo“, señaló la adolescente al sitio Children vs. Climate Crisis. https://childrenvsclimatecrisis.org/

“En el verano es muy difícil estar fuera de casa. Todas las calles son de asfalto y eso hace que sea aún más caliente”.

“En los últimos años ha habido demasiadas tormentas y graves inundaciones”.

Estamos bastante desesperados... no tenemos tiempo“, agregó Sacchi. “No podemos considerar el mundo como lo hacemos ahora, no hay muros con el cambio climático. Estamos aquí, estamos todos juntos”.


Bruno Rodríguez, 19 años

Bruno Rodríguez en la cumbre de cambio climático de la ONU

Getty Images
Bruno Rodríguez es el fundador de la organización Jóvenes por el Clima Argentina, que organiza en su país las huelgas estudiantiles de los viernes.

Bruno participó en Nueva York junto a Greta Thunberg de la primera Cumbre Juvenil del Clima de Naciones Unidas (Youth Climate Summit) y se reunió con cien líderes climáticos a nivel global.

El estudiante de la Universidad de Buenos Aires, es el fundador de la organización Jóvenes por el Clima Argentina, que organiza en su país las huelgas estudiantiles de los viernes.

Greta Thunberg junto a Bruno Rodríguez

Getty Images
Bruno participó en Nueva York junto a Greta Thunberg de la primera Cumbre Juvenil del Clima de Naciones Unidas (Youth Climate Summit) y se reunió con cien líderes climáticos a nivel global.

“Muchas veces escuchamos que nuestra generación deberá resolver los problemas creados por los gobernantes actuales, pero no esperaremos pasivamente (…) Llegó la hora de que nosotros seamos los líderes.”, señaló Rodríguez en la ONU.

“Debe ponerse fin a la contaminación criminal por las grandes corporaciones. Ya llegamos al límite. No queremos más combustibles fósiles”.

“Vengo de un país de Latinoamérica. La historia de nuestra región es la de cinco siglos de saqueo. Para nosotros, el concepto de justicia ecológica y medioambiental está ligado al de derechos humanos, justicia social y soberanía nacional en relación a nuestros recursos naturales”, agregó el joven en declaraciones a la prensa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.