¿Por qué las celebridades mueren de tres en tres? (o al menos eso queremos creer)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué las celebridades mueren de tres en tres? (o al menos eso queremos creer)

Entre los múltiples temas de actualidad se encuentra la Ley 3 de 3 y ahora toca hablar de ello.
Por Daniel García
7 de febrero, 2017
Comparte

Nota del editor: esta entrada fue publicada originalmente en ClickNecesario.com, el 28 de agosto de 2016.


Entre los múltiples temas de actualidad se encuentra la Ley 3 de 3 y ahora toca hablar de ello. Para los que creen que me estoy refiriendo a aquel noventero y cursi programa Full House, se equivocan pues ese en realidad era Tres por tres.

Tampoco quisiera hablar sobre Universal Stereo pues aquellos lo que tienen es su “tres en tres, tres en línea”. Para los pocos que creen que es momento de exponer mi postura sobre la Ley General de Responsabilidades Administrativas, están completamente equivocados. La ley 3 de 3 que es tema actual es la muerte, porque no existe algo tan cotidiano como lo es el deceso.

Permítanme ser más claro. Existe por ahí una leyenda urbana sobre las muertes de las celebridades y cómo llegan de tres en tres. Por mucho que quisiéramos negarlo, se trata de un fenómeno real conocido como Celebrity Death Rule of Threes. ¿Cuál es la regla? Es tan sencilla como pensar que las cosas malas vienen de tres en tres: si una celebridad muere, en muy poco tiempo perecerán dos más.

Aparentemente todo empezó el Día que la música murió, ya saben, aquella trágica fecha en que Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper murieron en un accidente aéreo. A partir de este momento, se pueden encontrar varios tríos que comparten fechas o cercanías en su fallecimiento. Para no irnos muy lejos acá un ejemplo reciente:

El 10 de enero de 2016 murió el cantante David Bowie. Cuatro días después el actor inglés Alan Rickman colgó los zapatos y otros cuatro después, el 18, el músico Glenn Frey levantó el vuelo cual águila y voló al más allá.

muerte

¡Ay, güey! ¡Y esperen, todavía hay más! ¿Se acuerdan de Michael Jackson, el señor que casi deja caer a su hijo de la ventana de un hotel? Bueno, pues Michael murió el 25 de junio de 2009 y ese mismo día horas antes, Farrah Fawcett se había convertido en ángel (no precisamente de Charlie). El tercero había llegado dos días antes con la muerte del popular conductor de televisión, Ed McMahon.

muerte

¡¿Ya se están asustando?! Quizá no porque no son celebridades, pero esperen a leer lo que sigue:

El 2010 fue fatídico. En el mes de mayo, moriría Gary Coleman (probablemente sin saber de qué estaba hablando Willis), el actor Dennis Hopper y Paul Gray, bajista de la banda Slipknot.

muerte

Ya en junio del mismo año, se nos adelantarían en el camino José Saramago (el 18), Carlos Monsiváis (el 19) y el basquetbolista Manute Bol (el mismo 19… esperen ¿quién es Manute Bol?).

muerte04

Exacto, comienzan las inconsistencias. Si bien Manute Bol fue bastante conocido en el ámbito deportivo por su carrera en la NBA, podría ser discutible su nivel de celebridad en comparación con Saramago y Monsiváis. Los defensores de la “Regla de tres muertos” podrán entonces decir que el tercero en aquella ocasión no era Manute sino el caricaturista mexicano Gabriel Vargas, creador de la Familia Burrón quien murió el 25 de mayo… ¡¡24 días antes que Saramago!! Entonces ¿cuáles son las verdaderas reglas? Al parecer no existen tales. ¿Cuál es el intervalo permitido entre muertes? ¿Seis días, ocho horas, cinco semanas? ¿Quién es una verdadera celebridad y quién no? Yo soy célebre por mi imitación de una gallina bañándose pero ¿esto me hace acreedor al título de gran celebridad?

Lo más probable es que las celebridades mueren a diario (de todos los ámbitos y niveles). No existe un patrón (ni de conducta ni en los cielos mandando matar gente en tripletas). Pero la cosa está en que el humano está naturalmente inclinado a buscar patrones, incluso donde no los haya (es decir, buscarle cinco pies al gato).

120514_KillBean_Meme

El profesor John Hoopes, profesor de antropología en la Universidad de Kansas y experto en el tema, lo explica de manera fácil: “Los patrones en la muerte o los patrones de infortunios son las cosas que nos ayudan a tratar de entender el universo o la realidad de una manera que tenga sentido… en general nos incomoda tratar con el azar”.

Además, pareciera haber algo especial con el número tres en nuestra cultura: tenemos a los tres cochinitos, los tres tristes tigres, el piedra-papel-tijera y a los Tres Ases y su romanticismo musical. Existe una tendencia a buscar conexiones en grupos de tres. Algunos expertos lo explican de manera psicológica, culpando la estructura y complejidad limitada de nuestros cerebros y otros a una ideología religiosa donde El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo están presentes constantemente (hasta en los chistes parece haber una triada “Ponte que entran un inglés, un japonés y un mexicano a un bar…”).

Y es que por más increíbles o inútiles que resulten los patrones y las triadas, éstos otorgan una enorme sensación de control y quién no quiere tener el control (si hasta el de la tele nos da poder). La realidad es que al ser humano le consuela saber cuando un patrón comienza, y sobretodo saber cuándo terminará. Así, millones de celebridades respiran tranquilas cuando cae el tercero y ellos siguen vivitos y coleando.

46e8921906c685a74618f566f1e9da29

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.