El mexicano que trabaja construyendo el muro en la frontera entre México y EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC

El mexicano que trabaja construyendo el muro en la frontera entre México y EU

La valla que desde hace una década separa Ciudad Juárez de El Paso está siendo reforzada. BBC habló con uno de los trabajadores.
BBC
Por BBC Mundo
13 de febrero, 2017
Comparte

No es un trabajo cualquiera, aunque él lo vea como uno más.

Porque Luis -no es su verdadero nombre, pues la compañía que lo emplea no le permite dar entrevistas- es mexicano. Y está construyendo un muro en la frontera entre México y Estados Unidos.

Para ello cruza todos los días esa frontera desde Ciudad Juárez, en México, hacia El Paso, en Estados Unidos.

Deja su casa a las 2:30 de la mañana para evitar el tráfico en el cruce fronterizo, duerme del otro lado dentro de su coche en el estacionamiento de un centro comercial y a las 7:00 se acerca a la valla que desde hace casi una década separa ambas ciudades.

Ahí, en un sector de 2 kilómetros de largo en las afueras de ambas ciudades, los trabajos para reforzar la valla comenzaron meses antes de que Donald Trump ganara las elecciones.

Luis pone cemento. Después vendrán los pilares de metal de cinco metros de altura y, sobre ellos, una planchas de metal. Todo con el fin de hacer más difícil el paso de los inmigrantes indocumentados.

Bolsillo vs. nacionalismo

“A mi no me molesta, realmente. El trabajo es trabajo“, le dice a BBC Mundo mientras almuerza a pocos metros de la valla.

“Y como mexicano tengo que ganarme la vida también, como todos. Esto es lo más que puedo hacer: trabajar; tengo que trabajar para mantener a mi familia, sea en una valla o en un apartamento”, explica.

Un hombre ondea una bandera de México cerca del cruce fronterizo con EE.UU.La mayor parte de los obreros que trabajan reforzando la valla son mexicanos,

La mayoría de los trabajadores aquí son mexicanos o de origen mexicano. Muchos destacan que en un día de trabajo ganan lo que en una semana en Ciudad Juárez. Y el bolsillo pesa más que el nacionalismo.

Mientras que para la familia de Luis lo principal es que tenga una fuente de ingreso, y sus amigos bromean con el trabajo que desde hace semanas lleva adelante.

“Me dicen: ‘Eh, déjanos un hoyito, un pedacito abierto. Yo les digo: ‘Ya les voy a cerrar, cabrones’, y ellos me dicen: ‘no, déjanos un pedacito'”.

El presidente Trump ya dio los primeros pasos para construir el anunciado muro en la frontera -aunque aún no está claro cómo será ni dónde será levantado-, pero Luis considera que va a servir de poco.

“Aunque esté el muro, de una u otra forma vamos a cruzar. El muro no nos va a impedir nada”, asegura.

Letrero advirtiendo de los riesgos de cruzar la frontera a nadoSegún Luis, el muro no impedirá que la gente trate de cruzar la frontera.

“Es nomás para decir que no van a poder pasar. Es lo más tonto que puede decir Trump porque todos podemos pasar de una u otra forma, hasta nadando o volando“, le dice a BBC Mundo.

“Ahora nos sentimos seguros”

El muro es historia conocida para los habitantes de estas ciudades fronterizas que dependen mutuamente una de otra, pero donde también reinan las disparidades.

Mientras Ciudad Juárez llegó a ser uno de los lugares más violentos del mundo, El Paso es una de las ciudades más seguras de Estados Unidos.

Y en el lado estadounidense a la valla no le faltan adeptos.

El patrio trasero de Mannys Rodríguez termina, literalmente, con lo que en este sector es un elevado enrejado.

“Tenemos menos gente cruzando, nos sentimos seguros, ahora nos sentimos seguros”, le dice a BBC Mundo.

Sin embargo, apenas días atrás vio cómo un grupo de personas llegó con una escalera y saltaron.

“Los escuchábamos, vente p’acá, vente p’acá, y después vimos que el hombre con la escalera se fue corriendo de vuelta para México”, cuenta.

Pese a ser descendiente de mexicanos, Rodríguez apoya los planes de Trump: “Creo que está intentando proteger a Estados Unidos, no nos intenta lastimar. Y creo en eso”, declara.

“Es deprimente”

Por lo pronto, el impacto del efecto Trump ya se empieza a sentir en la frontera.

Desde que Trump fue electo, el peso mexicano se derrumbó. Y negocios como el de Álvaro Muñoz, quien reside en Ciudad Juárez pero tiene un pequeño restaurante de burritos en El Paso, sintieron el impacto.

Puente fronterizo Ciudad Juárez - El Paso
El flujo de viajeros de Juárez a El Paso se ha reducido por la caída del peso.

Se nota un poco en que deja de acudir la gente que regularmente viene o la gente que viene de compras que busca dónde comer. Y si ves menos la gente que viene de compras, consecuentemente en los negocios hay pérdidas”, le dice Muñoz a BBC Mundo.

Y el golpe es doble: menos gente de Juárez cruza a El Paso porque el peso rinde menos, y más van de El Paso a Juárez a gastar los dólares, porque rinden más.

Álvaro Muñoz
El negocio de Álvaro Muñoz se ha visto afectado.

Muñoz considera que las propuestas de Trump constituyen un acto de agresión.

“El muro existe, no como lo quiere poner él, pero existe. Eso es no algo muy cómodo, ni visual, ni físicamente. Es deprimente hasta cierto punto, es algo que no debería de existir“, asegura el comerciante.

“Ahora, si eso todavía lo hicieran más voluminoso, más alto, más grande, eso sería un atentado contra la situación social de cualquier país, de cualquier frontera”, añade.

Empujados por la necesidad

En los cruces fronterizos entre ambas ciudades el flujo de personas es constante.

Sobre el lado mexicano del Puente Libre, Martina espera a su tía. Y desestima lo que podría significar la existencia de un muro más grande.

“No importa, eso que Trump está pensando hacer es como querernos dividir, pero el amor de primos que somos los de Juárez y El Paso no se va a terminar con un muro“, afirma.

Un saco enganchado en la valla.
La valla está llena de recordatorios de la perseverancia de los migrantes.

Pero la valla existe y es una estructura imponente. Y de cumplirse los planes del presidente estadounidense será más alta, más larga, más fuerte.

Pero cuanto uno más se acerca a ella, más se pregunta cómo un muro efectivamente cumplirá los propósitos del presidente, qué impacto tendrá en las comunidades fronterizas y en la vida de los inmigrantes que probablemente no serán disuadidos por un desafío mayor.

En un sector olvidado de las afueras de Ciudad Juárez, en lo alto de la valla quedó enganchada la chaqueta de un traje. Sobre los últimos metros de suelo mexicano, descansa una manga rota.

Y a lo largo de la frontera hay recordatorios, como ese, de que, para algunos, el impulso y la necesidad de cruzar esta valla —o en el futuro un muro— pueden ser demasiado fuerte.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La carta en la que Pancho Villa le propuso a Zapata invadir EU (y que nunca llegó a su destino)

En una carta que intercambiaron dos de los líderes más icónicos de la Revolución Mexicana desvela que Villa le propuso a Zapata atacar territorio estadounidense. Esto decía la misiva.
Getty Images
19 de noviembre, 2020
Comparte

¿Qué habría ocurrido si los mexicanos Pancho Villa y Emiliano Zapata hubieran unido fuerzas para invadir Estados Unidos?

La idea quedó plasmada en papel. Así se lee en una de las al menos 30 cartas que intercambiaron dos de los líderes más icónicos de la Revolución Mexicana, de cuyo inicio se cumplen 110 años este 20 de noviembre.

El largo conflicto armado (1910-1917) que inició como una lucha contra la perpetuación en el poder del general Porfirio Díaz, dejó más de un millón de muertos en el país.

Villa, alegando que Estados Unidos estaba respaldando al gobierno constitucionalista mexicano durante el conflicto, intentó lograr el apoyo de Zapata para trasladar la lucha al otro lado de la frontera escribiéndole una carta:

El enemigo común para México es actualmente los Estados Unidos y la integridad e independencia de nuestro país está a punto de perderse si antes todos los mexicanos honrados no nos unimos y con las armas en la mano impedimos que la venta de la Patria sea un hecho.

La misiva, sin embargo, nunca llegó a las manos del Caudillo del Sur.

Carranza y EU

8 de enero de 1916. México se desangra mientras aumentan las diferencias entre las diferentes facciones revolucionarias que un día se unieron contra el porfiriato.

Año y medio antes, Venustiano Carranza había logrado unir a los principales líderes revolucionarios para conseguir que el presidente golpista Victoriano Huerta dejara el poder.

Venustiano Carranza

Getty Images
Venustiano Carranza resultó ser el líder revolucionario triunfador tras la salida de Huerta y tuvo el gobierno bajo su mando hasta 1920.

Sin embargo, pronto discrepó con las reivindicaciones de Villa y Zapata. Fue entonces cuando comenzó una “guerra de guerrillas” entre grupos y la etapa más cruenta de la Revolución Mexicana.

Es en este contexto que Villa le escribió la carta a Zapata en la que mostraba su enojo por haber sido derrotado cuando intentaba invadir el estado de Sonora desde Chihuahua “porque el enemigo contó con el apoyo indebido y descarado del gobierno americano”.

Además, aseguraba que Carranza pretendía firmar un acuerdo de colaboración con Washington que, según el revolucionario, ponía en riesgo la soberanía de México.

Con las dos invasiones estadounidenses al país aún recientes (en 1914 y 1847, en la que México perdió la mitad de su territorio), el Centauro del Norte consideró en su carta a Zapata que una invasión conjunta era la mejor manera de frenar el avance del “enemigo”.


(…) encontrándonos a inmediaciones de Agua Prieta y en vísperas de atacarla, llegó el enemigo por territorio americano y en trenes, un refuerzo de cinco mil carrancistas que el Gobierno de los Estados Unidos permitió pasar.

¿Puede registrarse mayor acto de ofensa para el pueblo mexicano y ataque a su Soberanía Nacional?

(…) ya ha de conocer Ud. los tratados que Carranza celebró con el Gobierno de Washington.

(…) decidimos no quemar un cartucho más con los mexicanos nuestros hermanos y prepararnos y organizarnos debidamente para atacar a los americanos en sus propias madrigueras y hacerles saber que México es tierra de libres y tumba de tronos, coronas y traidores.

Pancho Villa

Getty Images
Villa expuso en su carta a Zapata la necesidad de atacar EE.UU. para “hacerles saber que México es tierra de libres”.

Con objeto de poner al pueblo al tanto de la situación y para organizar y reclutar el mayor número posible de gente con el fin indicado, he dividido mi Ejército en guerrillas y cada Jefe recorrerá las distintas regiones del país que estime convenientes, mientras se cumple el término de seis meses, que es el señalado para reunirnos todos en el Estado de Chihuahua con la fuerzas que se haya logrado reclutar y hacer el movimiento que habrá de acarrear la unión de todos los mexicanos.

Como Ud. es mexicano honrado y patriota, ejemplo y orgullo de nuestro suelo, y corre por sus venas sangre india como la nuestra, estoy seguro que jamás permitirá que nuestro suelo sea vendido y también se aprestará a la defensa de la Patria.

Como el movimiento que nosotros tenemos que hacer a los Estados Unidos, solo se puede llevar a cabo por el Norte, en vista de no tener barcos, le suplico que me diga si está de acuerdo en venirse para acá con todas sus tropas y en qué fecha, para tener el gusto de ir personalmente a encontrarlo y juntos emprender la obra de reconstrucción y engrandecimiento de México, desafiando y castigando a nuestro eterno enemigo, al que siempre ha de estar fomentando los odios y provocando dificultades y rencillas entre nuestra raza.


¿Cómo apareció la carta?

Sin embargo, todo parece indicar que esta propuesta nunca llegó a ser leída por Zapata.

Dos meses después de ser escrita, la carta fue encontrada entre las ropas de uno de los mexicanos muertos en el ataque liderado por Villa a Columbus, en Nuevo México.

El revolucionario, quien es considerado por esto como el único latinoamericano que ha encabezado una invasión a EU, acabó por lo tanto cumpliendo su plan en solitario y a la espera de recibir una respuesta de Zapata a su invitación que nunca llegó.

El historiador Armando Ruiz Aguilar, autor del libro “Nosotros los hombres ignorantes que hacemos la guerra” que compila la correspondencia entre ambos insurgentes, reconoce la “incógnita” en torno al hecho de que el documento se encontrara en ese lugar y dos meses después de ser escrito.

“No se sabe si al villista muerto lo descubrieron realmente ahí, como herido en la batalla (de Columbus); o si ya lo habían localizado anteriormente y hubo una refriega antes de que lo mataran”, le dice a BBC Mundo.

“Algunas informaciones apuntan a que (el mensajero) podría ni haber salido nunca de Chihuahua”, dice.

Emiliano Zapata

Getty Images
Emiliano Zapata nunca recibió la carta en la que Villa le proponía invadir EU.

Varios expertos creen que la carta podría haber sido “sembrada” de algún modo por EU como parte de una estrategia o incluso cuestionan su veracidad, basados por ejemplo en el hecho de que la caligrafía no se corresponde con la de Villa.

Ruiz Aguilar, sin embargo, defiende su importancia histórica y resta importancia a este detalle, al recordar que en aquella época “las personas con liderazgo dictaban las cartas a otras personas”.

Tras su hallazgo, la carta se envió a EU, donde no se redescubrió y salió a la luz pública solo hasta 1975. Actualmente, se conserva en los Archivos Generales de Washington.

¿Y si Zapata la hubiera leído?

Preguntado sobre qué habría ocurrido si Zapata hubiera recibido la misiva, el historiador cree que probablemente no habría aceptado la propuesta de invadir territorio estadounidense.

“Era muy, muy riesgoso y Zapata tendría que estar vigilando a la vez su frente de acción, que estaba en el centro del país. Además el desplazamiento hacia el norte habría sido muy caro”, opina.

Carta de Villa a Zapata

Armando Ruiz Aguilar
La carta no fue escrita por Villa de su puño y letra.

Para Ruiz Aguilar, una de las conclusiones más interesantes de haber estudiado esta y otras decenas de cartas enviadas entre ambos líderes es poder conocer de manera mucho más personal e íntima el tipo de relación que mantenían.

“Ellos nunca fueron compadres, de hecho no se conocieron hasta 1914 en Ciudad de México. Las primeras cartas son muy cortas, diplomáticas y con muchos saludos, pero sus textos son después más cálidos y se aprecia cómo se va afianzando una amistad”, destaca.

De su lectura se extrae, dice el experto, que son dos hombres que aman a México, que saben que tienen diferencias pero que se unen en su objetivo de acabar con el carrancismo.

“Sus cartas dejan claro que tras su lucha había una visión que iba más allá. Muestran sus verdaderos ideales, que tenían una opinión política y un proyecto de nación”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OVL4DOiuFt8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.