Ni musulmanes, ni gays: el pueblo en Hungría que quiere ser sólo blanco y cristiano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Ni musulmanes, ni gays: el pueblo en Hungría que quiere ser sólo blanco y cristiano

El sentimiento antiinmigrante ha logrado su máxima expresión en un pequeño pueblo en Hungría que ha emprendido "una guerra contra la cultura musulmana" en el marco de sus propias leyes locales.
BBC Mundo
Por Erika Benke BBC
8 de febrero, 2017
Comparte

“Una guerra contra la cultura musulmana”.

Con estas palabras, una aldea en Hungría resume su cruzada: no sólo prohibió el uso de prendas musulmanas y el típico llamado islámico a la oración, sino que además espera atraer a otros europeos cristianos que se oponen al multiculturalismo en sus propias naciones.

“Primordialmente le damos la bienvenida a gente de otros países de Europa occidental, personas que no quieren vivir en una sociedad multicultural“, le dijo Laszlo Toroczkai a la BBC.

“No quisiéramos atraer a musulmanes a nuestra aldea”.

Toroczkai es el alcalde de Asotthalom, una remota aldea en el sur de los llanos húngaros, a unas dos horas de la capital Budapest.

“Es muy importante para la aldea preservar sus tradiciones. Si un gran número de musulmanes llegara aquí, no serían capaces de integrarse a la comunidad cristiana”, explicó.

“Hemos visto grandes comunidades musulmanas en Europa occidental que no han podido integrarse y nosotros no queremos tener la misma experiencia aquí”, expresó.

“Me gustaría que Europa pertenezca a los europeos, que Asia pertenezca a los asiáticos y África a los africanos. Así de simple”.

AsotthalomLa aldea de Asotthalom queda cerca de la frontera entre Hungría y Serbia.

La crisis de refugiados ha contribuido al surgimiento del sentimiento antiinmigrante a lo largo y ancho de Europa y Hungría no es la excepción.

En el momento más crítico de la crisis migratoria, hasta 10,000 personas cruzaban la frontera de Serbia a Hungría, todos los días. Asotthalom queda apenas a unos minutos de esa frontera.

El alcalde se ha beneficiado de la ansiedad que produjo esa oleada e introdujo leyes de dudosa legalidad.

Una nueva legislación local prohíbe el uso de prendas musulmanas como el velo (hijab) y el llamado a las oraciones.

Las demostraciones de afecto en público entre homosexuales también están vetadas.

También se están aplicando cambios para impedir la construcción de mezquitas, a pesar que solamente hay dos musulmanes viviendo allí actualmente.

Muchos abogados consideran que las leyes contravienen la constitución húngara y, como parte de una revisión general de la nueva legislación local, el gobierno central emitirá un fallo al respecto a mediados de febrero.

Eniko Undreiner
Eniko Undreiner expresó sentirse atemorizada, el año pasado, cuando los migrantes empezaron a cruzar la frontera hacia Hungría.

Sin embargo, estas normas cuentan con el apoyo de muchos miembros de la comunidad.

Una residente, Eniko Undreiner, dijo que fue “realmente miedoso” ver “masas de migrantes pasar a pie por la aldea” el año pasado cuando atravesaban el país.

“Paso mucho tiempo sola en casa con mis niños pequeños. Sí, hubo mementos en que sentí miedo”, afirmó.

Los dos musulmanes que viven en la aldea no quisieron hablar con la BBC por temor de atraer la atención.

Sin embargo, uno de los ciudadanos de la aldea dijo que ellos estaban “completamente integrados” a la comunidad.

“No provocan a nadie. No utilizan niqab (la tela que cubre el rostro), no hostigan a la gente… los conozco personalmente. Nos la llevamos bien”.

Migrantes entran a Hungría, en octubre de 2016, durante el auge de la crisis migratoria.
Image captionMiles de migrantes entraron todos los días a Hungría, en octubre de 2016, durante el auge de la crisis migratoria.

El alcalde espera que la aldea esté a la vanguardia de lo que llama “la guerra contra la cultura musulmana”.

Ha colocado patrullas fronterizas las 24 horas del día, lo que piensa que podría atraer a europeos blancos a vivir en el lugar.

En su página de Facebook, los Caballeros Templarios Internacionales, una organización cristiana de extrema derecha que aboga contra la presencia musulmana en Europa, ha puesto casas en oferta en Asotthalom,

Los miembros de ese grupo incluyen a Nick Griffin, exlíder del ultraderechista Partido Nacional Británico (BNP), y a Jim Dowson, extesorero de la misma organización.

“Jim Dowson se ha puesto en contacto conmigo”, aseguró Toroczkai. “Él vino a Asotthalom un par de veces como individuo privado, apenas para echar una mirada. Nick Griffin también vino con él”.

En ocasiones anteriores, Griffin describió a Hungría como “un lugar para alejarse del infierno que está a punto de ser desencadenado en Europa occidental“.

“Cuando todo empiece a irse al traste en Occidente, más personas se mudarán a Hungría y Hungría necesita a esa gente”.

La BBC solicitó una entrevista a los Caballeros Templarios y con Nick Griffin, pero no obtuvo respuesta de ninguno.

Alcalde Laszlo Toroczkai
El alcalde Laszlo Toroczkai sostiene que los musulmanes “no serían capaces de integrarse” a la comunidad cristiana de la aldea.

Toroczkai dijo que estaría feliz de darle la bienvenida a gente de Inglaterra.

Pero, ¿será que intenta establecer una aldea de supremacía blanca?

“No usé la palabra blanca”, respondió Toroczkai. “Pero, debido a que somos una población blanca, europea, cristiana, queremos mantenernos así”.

Si fuéramos negros, diríamos que queremos que la aldea se mantenga negra“, añadió.

“Pero este es un hecho (ser blancos) y queremos preservar ese hecho”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Esto no parece una ola de COVID, parece un tsunami': la odisea de una mexicana en la India

El país reporta nuevos récords mundiales de contagios diarios y sufre por falta de camas de hospital y oxígeno. Nayelly Rodríguez, una mexicana que vive en ese país desde hace 6 años cuenta que ella y toda su familia tiene COVID.
3 de mayo, 2021
Comparte

“En India no hay mucha esperanza. El covid-19 parece imparable. La gente tiene miedo. Temen que sus seres queridos mueran porque no haya lo más básico para que los traten, como el oxígeno”, cuenta a BBC Mundo la mexicana Nayelly Rodríguez Cortés.

Rodríguez, de 29 años, se convirtió al Islam hace 11 años en su natal Guadalajara. Después conoció a su esposo Feroz Khan, con quien tiene 3 hijos, de 8, 6 y 3 años.

Viven desde hace 6 años en Ghaziabad, en el norte del país, a 45 kilómetros de Nueva Delhi.

El jueves pasado, después de presentar síntomas de covid-19 -entre ellos tos, dolor de cuerpo y fiebre-, su prueba dio positivo. Un par de días después ocurrió lo mismo con su esposo y sus hijos.

“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana, como es conocida de manera coloquial.

Escasez de camas y oxígeno-6543

Asegura que no tiene tanto miedo por ella y su familia, pero acepta que cuando camina para hacer algo en su casa le falta el aliento.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana.

“Esa es la gran incertidumbre que tenemos en nuestra casa y todos los enfermos en India. ¿Qué hacemos si empeoran nuestros síntomas? ¿Vamos a poder conseguir lo más básico, como oxígeno o una cama en el hospital?”.

India ha registrado nuevos récords mundiales de nuevas infecciones de covid-19, alcanzando casi 400.000 en un día y está enfrentando una severa escasez de camas de hospital, así como tanques de oxígeno medicinal.

“Es muy difícil conseguir un tanque. Y algunos están lucrando: los están vendiendo hasta en 1.000 dólares, una cifra que es inaccesible para la mayoría, sobre todo después de que las personas se han quedado sin empleo y sin forma de tener dinero”.

Familias enteras

Cuenta que en el conjunto de edificios donde vive, y por lo que oye en las noticias, lo que pasó con su familia es lo que está pasando en el país: se enferman familias enteras.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
El esposo y los hijos de Nana también dieron positivo por covid-19.

“Hay muchísimos contagiados, los casos aumentan exponencialmente. Cada día nos enteramos de más y más personas. Esto no parece una ola, parece un tsunami”.

Nana dice que cada vez se sabe también de más muertos por covid, entre ellos los papás de un vecino.

“Y un caso que me impactó mucho, es que en los edificios donde vivo, hace dos semanas, un niño de apenas 8 años se desmayó en el parque y murió antes de llegar al hospital. Ahí les dijeron a sus padres que fue por el virus”.

Con más de 19 millones de casos registrados, India es el segundo país con más infecciones, solo después de Estados Unidos.

Hasta el momento ha reportado casi 212.000 muertes, pero se cree que esta cifra va a aumentar mucho en los próximos días debido a este nuevo fuerte embate del virus y por sospechas de los medios que no todas las muertes han sido reportadas.

Exceso de muertes

Nana dice que en febrero se oían pocos casos, que la gente empezó a relajarse y hacer una vida más normal, incluso a asistir a festivales religiosos masivos, y que en parte eso ayudó a la propagación del virus. En el país circula una variante del covid-19 de la que todavía no se conoce mucho.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
Nana y su esposo tienen tres hijos, de 8, 6 y 3 años.

Por todo el mundo circulan fotografías y videos en los que se ven crematorios con muchas piras que no dejan de arder y filas de cuerpos que esperan por hasta 20 horas a ser incinerados.

El diario The Hindu causó conmoción con una noticia de que el cuerpo de un hombre esperando turno fue parcialmente comido por un perro callejero.

También se han acondicionado lugares como parques y estacionamientos para hacer las cremaciones.

En Delhi, un crematorio que había sido creado para incinerar mascotas, pero que todavía no había entrado en operación, se está usando para personas.

“Los musulmanes cuando morimos no podemos ser cremados, sino enterrados. Pero los panteones también están ya llenos”, cuenta.

Calles de India

Cortesía
La única conexión de Nana con el exterior por ahora es la ventana de su casa.

Nana dice que ella ha visto un gran aumento de contagios comparados con la primera ola de coronavirus en 2021.

En ese tiempo ella documentó en su canal de Youtube cómo salió a ayudar al éxodo de migrantes trabajadores que volvían a sus pueblos y aldeas. Les daban agua y alimento para que pudieran continuar caminando ya que se cancelaron los trenes y los autobuses.

“Muchísimas personas viven al día y han perdido sus trabajos. Están en una situación desesperada. Así que los migrantes de otros estados otra vez dejaron la ciudad y se fueron a sus lugares de origen, para no morir de hambre. Aunque, también allá pueden morir porque hay menos infraestructura médica”.

Restricciones

Por ahora Delhi y otras ciudades están en confinamiento. Los únicos negocios abiertos son de comida o de medicamentos. Ella vive en el piso 26 de un edificio y su única conexión con el exterior es su ventana. “Desde allí veo la carretera y las calles. Están desiertas. No hay gente. Pasan muy pocos automóviles”, cuenta.

Su familia en México está preocupada por ella y por la situación en India. “Tienen miedo de que nos lleguemos a poner graves. Quisieran venir a ayudarnos, pero no se puede, estamos a más de un día en avión de distancia y ahorita es casi imposible viajar”.

Estados Unidos anunció que restringirá los viajes a India a partir de la próxima semana. Australia ha prohibido todos los vuelos a India y ha prohibido a sus ciudadanos regresar desde ese país, anunciando que serían castigados con multas y hasta 5 años de cárcel.

En India se tenía esperanza en las vacunas, por ser el primer productor a nivel mundial. Sin embargo, varios estados -algunos de los más afectados por la covid- han reportado falta de vacunas.

Hasta ahora solo se han aplicado 150 millones de dosis en una población de 1.300 millones. Por ahora, India ha detenido las exportaciones de AstraZeneca para vacunar a sus ciudadanos.

“Por ahora nuestra esperanza es que llegue ayuda de otros países. La gente está muriendo no sólo del virus, sino por falta de lo esencial para tratarlo. No sabemos cómo puede parar esto”, lamenta Nana.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.