El nada mágico y aterrador lado oscuro de Disney
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El nada mágico y aterrador lado oscuro de Disney

Racismo, sexismo, explotación animal y nazismo. Este es el lado oscuro de Disney.
Por Daniel García
7 de febrero, 2017
Comparte

Nota del editor: esta entrada fue publicada originalmente en ClickNecesario.com, el 31 de mayo de 2016.


Cuando alguien dice Walt Disney Pictures, lo primero que pienso es en el bello y esplendoroso castillo de príncipes y princesas, iluminado por los toques mágicos de Campanita y su brillante personalidad. A partir de ahí, millones de lindas historias, con personajes buenos y entrañables, han inundado nuestras cabezas por décadas. Pero siendo el aguafiestas que suelo ser, temo decirles que incluso el maravilloso mundo de Disney tiene su lado oscuro.

Si bien en varias de las cintas más famosas de Disney hay momentos tristes, desgarradores e incluso bastante crueles para la mente de un niño, este artículo no va de eso. El lado oscuro de Disney es más una muestra de que la compañía que presumía de ser toda bondad y de mostrarnos valores como la diversidad, el no prejuicio y el amor, eran igual de canijos como la raza humana suele ser. Acá unos ejemplos de ello:

Crueldad animal (no es un chiste sobre explotación laboral contra ratones, patos y perros)

Disney era más que Mickey Mouse y largometrajes animados basados en clásicos cuentos y fábulas. Hacia finales de los cincuenta y durante la década de los sesenta, Walt Disney Pictures también produjo una serie de documentales sobre la vida animal. Eran largos, tediosos y francamente aburridos (al menos para un niño de tan sólo ocho años).

Uno de estos documentales se llamó White Wilderness y platicaba la bonita historia real de la vida en el ártico. La cinta, filmada en 1958, contenía múltiples escenas de cómo vivían los animalitos en esta fría parte del mundo, y una especie que causó gran interés dentro del documental fue el lemming.

disney

En aquellos entonces, se tenía la idea de que el lemming llevaba a cabo una larga migración que culminaba con las tiernas bolas de pelo aventándose al Océano Ártico, supuestamente cometiendo suicidio masivo.

disney

Una vez que el documental se estrenó, comenzó a llevarse las palmas de la crítica y del público. La cinta ganó el Óscar a Mejor Documental y un León de Oro en el Festival de Cine de Berlín en 1959. Además del reconocimiento fílmico, el “suicidio” de lemmings quedó grabado en la memoria de todos creando la leyenda urbana de que estas criaturas terminan con su vida como si fueran víctimas de un líder religioso dictándoles qué hacer.

La polémica llegó años después cuando en 1982 se transmitió el documental Cruel Camara, investigación que tocaba el tema de crueldad animal en Hollywood (y en específico en la cinta White Wilderness). Según la cinta del 82, los creadores de la cinta de Disney, James Algar y James R. Simon, habían matado a decenas de lemmings para poder filmar aquella escena. Es decir que los lemmings no se aventaban por voluntad sino que eran empujados por los realizadores hacia el océano.

 

Por si esto no fuera suficiente, se encontró que el documental de Disney ni siquiera se había grabado en el Océano Ártico sino en el Río Bow cerca del centro de Calgary en Canadá (donde al parecer los lemmings sólo van si su agente de viajes los mandó por error).

Así que si pensaban que la muerte de Mufasa en el Rey León era lo más cercano a crueldad animal de parte de Disney Pictures, están muy equivocados.

Racismo

El dato de si Walt Disney era racista o no, es casi imposible de saber y tampoco se trata de decir que el padre de Mickey Mouse era la peor persona del mundo. Lo que sí es un hecho, es que algunas cintas realizadas por los estudios Disney, por allá de la década de los cuarenta, mostraban personajes negros pero con un estereotipo racista de esa raza.

Tres ejemplos son claros de este tema:

  • Los cuervos de Dumbo. La cinta del elefante con orejas enormes toca el tema del racismo sureño de una manera muy ligera. Durante la cinta, nos topamos con los cuervos, personajes negros extremadamente estereotípicos. El hecho de que los cuervos hablen de una manera estereotipada sólo podría haber reforzado los estereotipos de aquella época. Además, el líder de los cuervos se llama Jim Crow, nombre con el que los blancos nombraban a los negros en el sur (a los negros como ellos pensaban que eran, sucios, desarreglados, poco educados y tontos).
disney

Jim Crow

La cosa se pone peor con la “Canción de los peones”. La cinta de Disney nos muestra a unos trabajadores de circo (obviamente negros, pero sin rostro) que trabajan mientras cantan algo como: “Trabajamos como esclavos casi hasta morir, pero estamos encantados de corazón”. Y rematan con un verso que dice más o menos así: “A seguir trabajando, basta de evitarlo. Tira de la cuerda, mono peludo” (sólo les faltó que estuvieran comiendo plátano).

 

  • Los centauros en Fantasia. En la versión original de Fantasia (1940), durante el fragmento de los centauros, en un principio todos encuentran pareja (heterosexual, por supuesto), basados en su color. Lo que pocos saben es que en la versión original de la cinta, se incluía una pequeña escena donde había una centauro “negrita” (con sus trenzitas y boca grande y blanca) que por supuesto era sirvienta de las centauros femeninas. Tiempo después esta escena sería borrada.

 

  • Canción del Sur. Esta película resultó tan ofensiva, que los estudios Disney decidieron guardarla en una caja fuerte con la intención de no volverla a sacar nunca. ¿Por qué? Esencialmente porque en Song of the South (1947), los estudios Disney convirtieron el sistema de plantación en una utopía absurda donde negros y blancos viven en armonía. Claro, una armonía donde los negros son inferiores y serviles a los blancos y se conforman con trabajar en los campos todos los días. ¡¡Zip-a-dee-doo-fucking-dah!!

 

A estos ejemplos cinematográficos, puede uno agregarle el hecho de que en los primeros años de apertura de Disneyland, hubo cierta polémica por la poca voluntad de la compañía en contratar a minorías para trabajar en el parque de diversiones.

Sexismo

Si nos pusiéramos a hablar sobre como las cintas de Disney, en específico las de princesas, son sexistas, quizá no acabaríamos nunca. Sólo por mencionar algún ejemplo claro, La Sirenita recibió las peores críticas por básicamente enseñar a las niñas del mundo que para ser feliz necesitas cambiar una parte de tu cuerpo haciendo incluso hasta lo imposible por ello, como vender tu voz.

 

Pero para ejemplificar un poco más clara la postura del tío Walt sobre las mujeres, un ex empleado de los estudios platicó alguna vez lo siguiente: “Algunos de los socios creían que a Walt no le gustaban las mujeres. El no confiaba ni en los gatos ni en las mujeres” (imagínense, menos confiaría en Gatúbela).

Para apoyar el tema del sexismo, o más bien machismo de los estudios, existe una carta que los ejecutivos de Disney mandaron en 1938 a una chava que andaba buscando chamba ahí. La carta contenía la siguiente frase: “las mujeres no hacen trabajo creativo”.

disney

No sé porque tengo la impresión de que al recibir esta carta, esa mujer pensó en al menos 50 formas bien creativas para contestarles.

Cine propagandístico

Todos recordamos aquellos cortometrajes animados donde el Pato Donald lucha contra Hitler y el nazismo. Son divertidos, políticamente correctos (si eres norteamericano viviendo en los cuarenta) y además fijan una postura clara sobre la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, los rumores son cada vez más crecientes de que el señor Walt Disney era antisemita (nos referimos al odio hacia los judíos, no al odio hacia las semitas poblanas).

En 1938, sólo un mes después de la Kristallnacht (el comienzo de la campaña nazi para reunir a todos los judíos), Leni Riefenstahl llegó a Estados Unidos. La cineasta y conocida propagandista del partido nazi andaba buscando apoyo de productores norteamericanos para difundir su película Olympia, sobre los Juegos de Berlín de 1936 (una cinta que vanagloriaba la raza aria), y Disney fue el único que aceptó recibirla.

 

Walt le dio la bienvenida, un tour por los estudios Disney (que al parecer incluía gorrito con orejas de Mickey) y la trató de maravilla. Tanto así que a su regreso a Alemania, Leni elogió a Disney, sus buenas ondas y sus estudios.

Además, Walt era miembro fundador de la Alianza Cinematográfica para la Preservación de los Ideales Estadounidenses (MPA), creada básicamente para “defender” la industria del cine contra la “peligrosísima” infiltración comunista y judía.

Lo curioso llegó años después, cuando los Estados Unidos decidieron entrarle a la Segunda Guerra Mundial, y los estudios Disney comenzaron a trabajar en pequeños cortos animados donde se mofaban del nazismo y japoneses, y ensalsaban el patriotismo norteamericano.

Algunos de los más famosos fueron:

  • Commando Duck

 

  • Der Fuhrer’s Face.

 

  • Education For Death (de como se hacen los nazis desde pequeños y son educados para matar)

https://www.youtube.com/watch?v=l14WDZCnz-w&feature=youtu.be

 

Si bien la historia nos ha enseñado (o las maestros de historia, al menos) que los alemanes eran los malos de la película, lo que al final de cuentas estaba haciendo Disney también era propaganda. El uso de entrañables personajes animados para implantar una ideología en el público resulta igual de cuestionable que un filme de atletas alemanes (posibles modelos a seguir) diciendo que el alemán puro es lo mejor del mundo.

En todo caso, lo verdaderamente oscuro resulta el odio, ya sea hacia judíos, negros, lemmings, alemanes o semitas poblanas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Carlos III es proclamado formalmente rey en una histórica ceremonia

El nuevo monarca fue proclamado rey en el palacio de St. James por el Consejo de Ascensión, un cuerpo ceremonial que se reúne tras la muerte de un monarca para hacer la proclamación formal de la ascensión del sucesor al trono.
10 de septiembre, 2022
Comparte

Carlos III fue proclamado rey.

Su ascenso al trono fue oficializado en una ceremonia celebrada este sábado en el Palacio de St. James, en el centro de Londres.

Carlos se convirtió en rey inmediatamente después de la muerte de su madre, la reina Isabel II, pero no fue hasta este sábado cuando su nuevo rol fue oficialmente confirmado.

El monarca fue proclamado por el Consejo de Ascensión y prestó juramento durante una elaborada y tradicional ceremonia, que no se había llevado a cabo en más de siete décadas.

Durante el acto, que fue televisado por primera vez en la historia, las banderas que se habían bajado a media asta en duelo por el fallecimiento de la reina Isabel se izaron de nuevo para celebrar al nuevo rey.

Más proclamaciones tendrán lugar en todo Reino Unido hasta el domingo, cuando las banderas volverán a estar a media asta durante el período de luto que sucede a la muerte de la reina, el pasado 8 de septiembre.

Cómo fue la ceremonia

El evento se divide en dos partes, y el rey solo está presente en la segunda.

En la primera parte, el presidente del Consejo Privado -en este caso la parlamentaria Penny Mordaunt, nombrada recientemente por la actual primera ministra Liz Truss- oficializó la muerte de Isabel II.

Proclamación del nuevo rey.

BBC

Luego el secretario del Consejo leyó en voz alta el texto de la Proclamación de Ascención, incluido el título elegido por Carlos como rey, Carlos III.

La proclamación está firmada por un grupo que incluye a la reina consorte, el príncipe de Gales, el arzobispo de Canterbury, el lord canciller, el arzobispo de York y la primera ministra. Antes de la firma, los asistentes pronunciaron el “Dios salve al rey”.

El rey entró para la segunda parte del Consejo, al que asisten solo consejeros privados. En ella dio una declaración personal sobre la muerte de la reina.

“Es mi obligación más dolorosa anunciar la muerte de mi querida madre, la reina”, señaló.

Rey Carlos III.

Getty Images

“Sé cuán profundamente ustedes, la nación entera -y diría que el mundo entero- simpatizan conmigo en esta irreparable pérdida que hemos sufrido”.

“La simpatía expresada por tanta gente a mi hermana y hermanos es mi mayor consolación. Y ese abrumador cariño y apoyo debería ser extendido a toda nuestra familia en nuestra pérdida”.

También rindió homenaje a Camila, la reina consorte. “Estoy profundamente alentado por el apoyo constante de mi amada esposa”, dijo.

Qué es el Consejo de Ascensión y quién lo forma

El Consejo de Ascensión es un cuerpo ceremonial que se reúne tras la muerte de un monarca para hacer la proclamación formal de la ascensión del sucesor al trono.

Históricamente (desde el tiempo de los reyes normandos), participan en el consejo todos los miembros del también llamado Consejo Privado (Privy Council, en inglés), que está integrado por un grupo de políticos de alto rango que asesoran formalmente al monarca, el alcalde de la ciudad de Londres y jueces y funcionarios importantes.

El Consejo Privado se remonta a los primeros años de la monarquía, cuando estaba formado por aquellas personas designadas por el rey o la reina para que los asesoraran en asuntos de Estado.

Actualmente hay cerca de 700 miembros -la mayoría políticos del pasado y del presente-, pero solo 200 de ellos participaron este sábado para firmar la proclamación. Entre ellos se encuentran los ex primeros ministros Boris Johnson, Theresa May, David Cameron, Gordon Brown, Tony Blair y John Major.

El líder laborista, Keir Starmer, y los ex primeros ministros Tony Blair, Gordon Brown, Boris Johnson, David Cameron, Theresa May y John Major estuvieron entre los asistentes.

Getty Images
El líder laborista, Keir Starmer, y los ex primeros ministros Tony Blair, Gordon Brown, Boris Johnson, David Cameron, Theresa May y John Major estuvieron entre los asistentes.

Entre los asistentes también estuvieron la reina consorte, Camila, y el hijo del rey, William, el nuevo príncipe de Gales.

La proclamación de Carlos III también se leyó en Edimburgo, Cardiff y Belfast, las capitales de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, respectivamente.

El juramento

El nuevo monarca está obligado a prestar juramento para preservar la seguridad de la Iglesia de Escocia en su ascenso.

En Escocia existe una división de poderes entre la Iglesia y el Estado, cada uno supremo en su propia esfera.

La Iglesia se gobierna a sí misma en todo lo que concierne a sus propias actividades. Su autoridad suprema es la Asamblea General de la Iglesia de Escocia, presidida por un moderador elegido cada año por la propia Asamblea.

Este juramento ha sido proclamado por todos los monarcas durante su ascención, desde Jorge I en 1714.

El rey firmó dos documentos del juramento para registrarlo, con la reina consorte y el príncipe de Gales entre los testigos de su firma.

Carlos III, la reina consorte Camila y el príncipe de Gales, William.

PA Media

Después tuvo lugar lugar la primera proclamación pública desde el balcón del Friary Court del Palacio de St. James, a través de un funcionario conocido como el Rey de Armas Principal de la Jarretera, acompañada de un espectáculo centenario, con trompetistas tocando una fanfarria y sonó el himno nacional, con las palabras “Dios salve al rey” y no “Dios salve a la reina” por primera vez desde 1952.

También se dispararon 41 salvas desde Hyde Park y 62 en la Torre de Londres.

La proclamación desde el balcón del Friary Court del Palacio de St. James por un funcionario conocido como el Rey de Armas Principal de la Jarretera.

Getty Images
La proclamación desde el balcón del Friary Court del Palacio de St. James por un funcionario conocido como el Rey de Armas Principal de la Jarretera.

Tras la finalización de la ceremonia St. James, se leyó la proclamación en la City, el distrito financiero de Londres.

Ahora puede pasar un tiempo antes de que se lleve a cabo la coronación de Carlos III, que será el gran momento simbólico de su ascenso al trono.

Pasaron unos 16 meses entre la muerte del padre de la reina Isabel, el rey Jorge VI, en febrero de 1952 y su coronación en junio de 1953.


Análisis de Sean Coughlan, corresponsal de la Casa Real

El nuevo rey rindió un cálido homenaje a su madre, pero este fue el momento en que Carlos comenzó a pensar en el futuro de su propio reinado.

Ante las filas del Consejo de Ascensión, el rey Carlos prometió dedicar el resto de su vida a servir como monarca.

Fue una mezcla de lenguaje ritual, ornamentado y practicidad constitucional.

Carlos es ahora el jefe de Estado y esta fue el traspaso simbólico y sin incidentes de un reinado al siguiente, con juramentos y firmas.

El tintero utilizado para ello se lo habían regalado sus hijos, el príncipe William y el príncipe Harry.

Los anuncios también confirmaron que el día del funeral de Estado de la reina será un día feriado.

Pero aquí estaba el rey asumiendo públicamente sus nuevas responsabilidades, prometiendo seguir el ejemplo de la reina. Fue una coreografía de la continuidad.


Cómo será la coronación

En los últimos 900 años la coronación se ha celebrado en la abadía de Westminster. Guillermo el conquistador fue el primer monarca en ser coronado allí y Carlos III será el número 40.

Se trata de un servicio religioso anglicano, oficiado por el arzobispo de Canterbury. En el momento cumbre de la ceremonia, el arzobispo colocará la corona de San Eduardo sobre la cabeza de Carlos, una pieza de oro sólido que data de 1661.

La corona es la pieza principal de las Joyas de la Corona en la Torre de Londres y solo la usa el monarca en el momento de la coronación (especialmente por su peso de 2,23 kg).

A diferencia de las bodas reales, la coronación es un evento de Estado, y el gobierno paga por esta y, en última instancia, decide la lista de invitados.

Habrá música, lecturas y el ritual de unción del nuevo monarca, utilizando aceite de naranja, rosas, canela, almizcle y ámbar gris.

El nuevo rey realizará el juramento de coronación frente a un mundo expectante. Durante esta ceremonia recibirá el orbe y el cetro como símbolos de su nuevo papel y el arzobispo de Canterbury colocará la sólida corona de oro sobre su cabeza.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=56aMhD0Mi28

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.