Cómo es vivir en 5 de los países más amigables del mundo (y hay 2 de Latinoamérica)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Cómo es vivir en 5 de los países más amigables del mundo (y hay 2 de Latinoamérica)

Estos cinco países encabezan una encuesta mundial entre expatriados en las categorías de hospitalidad, y calidez humana.
Getty Images
Por Lindsey Galloway // BBC Mundo
28 de febrero, 2017
Comparte

Para muchos inmigrantes, hacer nuevos amigos puede con frecuencia facilitar la abrumadora tarea de adaptarse a un nuevo país. Pero algunos países son más hospitalarios que otros. En parte por cuestiones culturales, y en parte por la disposición y capacidad de sus habitantes a entenderte en tu idioma y enseñarte el suyo.

Para ayudar a determinar dónde es posible adaptarse más rápido, la red mundial InterNations recientemente realizó su encuesta anual, en la que participaron 14.000 expatriados de 191 países, y a quienes se les hicieron preguntas como qué tan fácil es instalarse en la nación de destino o qué tan fácil es hacer amigos.

Estos son los primeros cinco lugares del ranking de InterNations sobre las naciones más amigables para migrar.

Uganda

Según esta encuesta, Uganda es el país más amigable del mundo. Obtuvo 56% en la categoría de “hospitalidad general” (el promedio mundial fue 26%).

Dos mujeres abrazándose y sonriendo en UgandaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionUganda recibió una alta calificación por su hospitalidad.

Charlotte Beauvoisin, una británica que vive en Kampala -capital ugandesa- dice que la hospitalidad es parte esencial de la cultura de este país.

Nadya Mileva, de Bulgaria, coincide con esta apreciación. “Este es un país con mucho que ofrecer, desde paisajes impresionantes hasta bares y restaurantes de gran lujo”.

La otra cara de esta moneda es que Uganda sufre de cortes de luz ocasionales, contaminación ambiental y una infraestructura que contribuye con los enormes embotellamientos en las vías.

Sin embargo, “la mayoría de los visitantes aman el país; muchas personas deciden residenciarse aquí”, comenta Beauvoisin.

La mayoría de los extranjeros vive en Kampala, donde es muy común encontrar personas que hablan inglés y hay restaurantes internacionales. En la ciudad no hay vecindarios exclusivos para ugandeses o para expatriados.

Una calle en KampalaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMuchos inmigrantes viven en Kampala, donde se habla ampliamente inglés.

En general, el costo de la comida y los sueldos son aceptables, por lo que los expatriados pueden mantener un alto nivel de vida en esta nación africana.

Costa Rica

Este país centroamericano sobresale en todas las categorías de esta encuesta como un país donde es muy fácil asentarse.

El 89% de los expatriados se encuentra a gusto con el sentimiento general de hospitalidad de los locales, mientras que el 79% dice sentirse “como en casa”.

Unos surfistas en una playa de Costa RicaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas playas de Costa Rica atraen a muchos extranjeros.

Tanto los extranjeros como los nativos forman una comunidad que se identifica con el sentimiento “pura vida”, que engloba una de las expresiones más comunes en Costa Rica.

“La idea de vivir una ‘vida pura’ es la promesa de esta tierra, algo que desean todos aquellos cansados del bullicio y el ajetreo”, señala Diana Stobo, dueña de una posada en el país.

“Las personas comparten el mismo objetivo. Es difícil sobresalir financieramente, por eso la mayoría encuentra paz y harmonía en lo que tienen. Sin sudar, sin preocupaciones, sin problemas. Pura vida”.

La mayoría de los extranjeros en situación de retiro tienden a residenciarse en zonas de playa como Guanacaste, Jacó y Manuel Antonio, en el centro occidente del país.

Por su parte, a los profesionales les gusta vivir en el Valle Central, cerca de la capital, San José.

Santa Ana y Escazú (a 8 kilómetros de San José) son muy populares entre estadounidenses y europeos.

Dos mujeres caminando en una calle de Costa Rica.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption“Pura vida” es una frase que identifica a los costarricenses.

El costo de la vida se ha incrementado en los últimos 10 años, y en algunos lugares una taza de café puede ser tan costosa como en Londres.

Sin embargo, como en la mayoría de los países, si sabes dónde buscar y deseas mantenerte dentro de un presupuesto modesto, encontrarás muchos sitios donde puedas comer y comprar a precios razonables.

Colombia

Para muchos extranjeros, Colombia te hace sentir muy rápido como en casa.

“Los colombianos son personas deseosas de mostrarle a los visitantes su país en una onda positiva; son muy receptivos y hospitalarios“, comenta Anne Marie Zwerg-Villegas, oriunda de Estados Unidos y residente de Bogotá.

“Colombia es uno de los países con menor porcentaje de residentes nacidos en el extranjero en el mundo, así que somos una novedad. Los locales creen que somos turistas y nos tratan como turistas”.

La mayoría de los expatriados vive en la capital del país, Bogotá, cuya población es de ocho millones de habitantes.

Un calle colonial de ColombiaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos colombianos son muy receptivos con los recién llegados.

Aunque el tráfico es “horrendo”, según cuenta Zwerg-Villegas, vale la pena porque vive cerca de su oficina. La mayoría de los profesionales se establecen en zonas como Chicó, Rosales, Usaquén y Cedritos, donde encuentras modernos centros comerciales, restaurantes con comida étnica diversa y clubes sociales y deportivos.

Los más jóvenes y aventureros pudieran considerar vivir en áreas más hacia el sur de la ciudad, como Teusaquillo o Soledad, donde abundan las cervecerías artesanales y discotecas baratas.

Dado que Colombia es un país agricultor, puedes encontrar frutas frescas y vegetales a lo largo del año a precios muy asequibles. Por otra parte, los servicios son económicos.

Omán

Este es uno de los países más soleados en el mundo, y su gente refleja esa calidez. Una cultura hospitalaria enraizada en la fe genera una franca apertura hacia los visitantes.

Una escena en OmánDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa calidez de los habitantes de Omán está a tono con el clima.

“Tradicionalmente, los omaníes son muy hospitalarios con el extranjero. Por sus acentuados antecedentes islámicos y sus creencias, les apasiona ayudar a sus vecinos o a aquellos que lo necesiten. Fácilmente pueden invitar a un extraño a tomar café o comer dátiles en la casa”, comenta Nicole Brewer, quien vive en Nizwa, a 160km de la capital, Mascate.

El país es conocido por su estilo de vida al aire libre y las aventuras, con buen clima y áreas para acampar.

“No me mudaría a Omán por su vida citadina”, advierte Rebecca Mayston, oriunda de Nueva Zelanda y ahora habitante de Mascate.

Un grupo de habitantes de Omán jugando cartas en una playaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas buenas condiciones del tiempo permiten muchas actividades al aire libre en Omán.

La capital cuenta con más bares y restaurantes que cualquier otra ciudad en el país, y Mayston cuenta que muchos de sus amigos extranjeros que viven aquí vienen los fines de semana a disfrutares de las discotecas.

Aunque el costo de la vida se ha encarecido, sigue siendo uno de los países económicamente más asequibles de Medio Oriente.

Filipinas

Este país insular se ha convertido en un lugar predilecto para muchas multinacionales que han abierto oficinas allí, generando una población de extranjeros provenientes de todo el mundo.

Hoy en día, residentes de 159 países no requieren visados para entrar a Filipinas. El inglés es el idioma predominante y los residentes muestran mucho entusiasmo al darles la bienvenida a los visitantes.

Una escena de mar y montaña en FilipinasDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl estilo de vida filipino es uno de los atractivos para los visitantes de ese país.

“Los filipinos son personas muy abiertas y serviciales, lo cual hace que el extranjero se sienta parte del lugar”, señala Eleanor Webley, oque vive en Manila, la capital.

Hay una cultura muy marcada por las festividades, lo cual representa muchas oportunidades para hacer nuevos amigos.

Aunque muchos de los extranjeros viven en Manila, también hay quienes buscan establecerse cerca de las hermosas playas del país.

Tagaytay, a 74 kilómetros al sur de la capital, es una isla popular para quienes quieren disfrutar del mar y seguir conectados a las ciudades, a través del transporte público.

Un grupo de filipinos saluda a la cámaraDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionHay muchas oportunidades de hacer amigos en Filipinas.

Filipinas tiene 7.100 islas y los extranjeros adoran el estilo de vida tropical de este país, pero si prefieres la vida citadina puedes quedarte en distritos de negocios como Makati y Ortigas Center en Manila, o en Cebú, la segunda ciudad del país, ubicada en una de las islas centrales.

Por lo general, el costo de la vida no es alto, y una persona con disciplina presupuestaria puede arreglárselas mensualmente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: ¿es realmente tan peligrosa la nueva variante del COVID?

La detección de una nueva variante del SARS-CoV-2 ha disparado una vez más las alertas a escala mundial, pero ¿qué tan preocupados debemos estar y cómo cambia eso la estrategia contra la pandemia?
29 de noviembre, 2021
Comparte

La identificación de una nueva variante del SARS-CoV-2 en Sudáfrica, caracterizada por un gran número de mutaciones (55 en todo el genoma, 32 en la proteína S o espícula) y el aumento vertiginoso de su incidencia relativa en esa población ha disparado una vez más las alertas a escala mundial.

Varios países han cerrado el tráfico aéreo con Sudáfrica y hay expertos que indican que es “la variante más preocupante que hemos visto hasta la fecha”. La OMS la ha elevado a la categoría de “variante preocupante” y la ha designado con la letra griega ómicron.

Pero, con los datos disponibles, ¿podemos aceptar la pertinencia de estas afirmaciones?, ¿se basan en demostraciones o son conjeturas?, ¿cuándo podemos definir una nueva variante como de preocupación y qué consecuencias tiene eso sobre nuestra estrategia frente a la pandemia? Intentaré en los siguientes párrafos arrojar un poco de luz sobre estos temas.

La secuencia genómica de la variante ómicron (linaje B.1.1.529 en el sistema PANGO, o linaje 21K de NextStrain) muestra 55 mutaciones respecto al virus original de Wuhan, 32 de ellas situadas en la proteína S o espícula, la más importante por su papel en la infección de las células y la respuesta inmunitaria.

Muchas de esas mutaciones se han detectado previamente en variantes de preocupación (VOCs) o de interés (VOIs) del virus, como las mutaciones N501Y (presente en las VOCs alfa, beta y gamma), las T95I, T478K y G142D (todas en delta), o se ha demostrado su papel en la interacción con el receptor celular ACE2 (S477N, Q498R), o se encuentran en regiones de unión de algunos anticuerpos (G339D, S371L, S373P, S375F).

Esta acumulación de mutaciones con efectos conocidos ya es motivo de interés y preocupación, pero todavía se tienen que realizar los experimentos adecuados para demostrar sus efectos cuando se encuentran simultáneamente.

Gráfico de la mutación.

BBC

Los efectos de dos mutaciones no son siempre aditivos y las interacciones (epistasias en lenguaje técnico) pueden ser tanto en sentido positivo (aumentando el efecto de cada una) como negativo (disminuyéndolo).

Hasta que no dispongamos de resultados de laboratorio y de datos epidemiológicos y de vigilancia genómica que nos demuestren una mayor transmisibilidad o mayores posibilidades de escape frente a la respuesta inmunitaria no es razonable pasar de vigilancia a alerta o, menos aún, a alarma.

La razón esgrimida por la OMS para declararla como VOC es que puede estar asociada a un mayor riesgo de infección, si bien no hay todavía información pública que respalde esta afirmación.

Vigilancia genómica sudafricana

Sin embargo, las señales de alerta se han disparado debido al rápido aumento de casos detectados en Sudáfrica con esta variante. No es extraño que una nueva variante se detecte en este país, uno de los que tiene mejor sistema de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 y en el que, como en casi todos los países del continente africano, la vacunación no ha progresado de la misma forma.

Una mujer con mascarilla trabaja en el laboratorio de la empresa de biotecnología Afrigen, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 5 de octubre de 2021

Getty Images
Sudáfrica cuenta con uno de los mejores sistemas de vigilancia del virus que produce la covid-19.

Gracias a su vigilancia, rápidamente se obtuvo la secuencia del virus responsable de un brote de covid-19 observado en la provincia de Gauteng, en un momento con una incidencia acumulada muy baja de la infección (alrededor de 10 casos por 100.000 habitantes).

En esas circunstancias, cualquier variante asociada a un brote alcanza rápidamente una alta frecuencia relativa, lo que puede indicar una mayor transmisibilidad pero también que crece donde apenas había nada.

Si la principal causa de alarma es la transmisibilidad, otras propiedades asociadas a mutaciones en la espícula no dejan mucho lugar a la tranquilidad, como hemos indicado previamente. De nuevo nos planteamos la pregunta de cómo surge un virus con tantas mutaciones.

La respuesta no es definitiva, pero la principal sospecha es que ha evolucionado en un paciente con un sistema inmunitario debilitado infectado durante un periodo prolongado de tiempo, al cabo del cual se ha transmitido a otras personas en una cadena que nos es desconocida por ahora.

¿Qué podemos hacer frente a una nueva variante de preocupación?

Personas con mascarillas caminan por un centro comercial en España

Getty Images
Varios países ha vuelto a imponer el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social.

Por el momento, tenemos las mismas herramientas que contra las demás: vacunar, usar mascarillas, mantener distancias, ventilar los recintos cerrados, es decir, reducir al máximo la exposición y circulación del virus, aumentar la población inmunizada en todos los países del planeta, limitando las oportunidades de que aparezcan nuevas mutaciones en el virus.

Aunque pensábamos que tras la variante delta sería difícil que aparecieran variantes de preocupación, la variante ómicron nos ha vuelto a sorprender.

Con independencia de que tenga o no las graves consecuencias que justifican su declaración como VOC, es evidente que la evolución del SARS-CoV-2 puede seguir deparando sorpresas. Cuanto antes reduzcamos esas posibilidades, mejor para todos.

*Fernando González Candelas es Catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación “Infección y Salud Pública” FISABIO-Universitat de València. Su artículo original se publicó en The Conversation.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.