Cómo es vivir en 5 de los países más amigables del mundo (y hay 2 de Latinoamérica)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Cómo es vivir en 5 de los países más amigables del mundo (y hay 2 de Latinoamérica)

Estos cinco países encabezan una encuesta mundial entre expatriados en las categorías de hospitalidad, y calidez humana.
Getty Images
Por Lindsey Galloway // BBC Mundo
28 de febrero, 2017
Comparte

Para muchos inmigrantes, hacer nuevos amigos puede con frecuencia facilitar la abrumadora tarea de adaptarse a un nuevo país. Pero algunos países son más hospitalarios que otros. En parte por cuestiones culturales, y en parte por la disposición y capacidad de sus habitantes a entenderte en tu idioma y enseñarte el suyo.

Para ayudar a determinar dónde es posible adaptarse más rápido, la red mundial InterNations recientemente realizó su encuesta anual, en la que participaron 14.000 expatriados de 191 países, y a quienes se les hicieron preguntas como qué tan fácil es instalarse en la nación de destino o qué tan fácil es hacer amigos.

Estos son los primeros cinco lugares del ranking de InterNations sobre las naciones más amigables para migrar.

Uganda

Según esta encuesta, Uganda es el país más amigable del mundo. Obtuvo 56% en la categoría de “hospitalidad general” (el promedio mundial fue 26%).

Dos mujeres abrazándose y sonriendo en UgandaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionUganda recibió una alta calificación por su hospitalidad.

Charlotte Beauvoisin, una británica que vive en Kampala -capital ugandesa- dice que la hospitalidad es parte esencial de la cultura de este país.

Nadya Mileva, de Bulgaria, coincide con esta apreciación. “Este es un país con mucho que ofrecer, desde paisajes impresionantes hasta bares y restaurantes de gran lujo”.

La otra cara de esta moneda es que Uganda sufre de cortes de luz ocasionales, contaminación ambiental y una infraestructura que contribuye con los enormes embotellamientos en las vías.

Sin embargo, “la mayoría de los visitantes aman el país; muchas personas deciden residenciarse aquí”, comenta Beauvoisin.

La mayoría de los extranjeros vive en Kampala, donde es muy común encontrar personas que hablan inglés y hay restaurantes internacionales. En la ciudad no hay vecindarios exclusivos para ugandeses o para expatriados.

Una calle en KampalaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMuchos inmigrantes viven en Kampala, donde se habla ampliamente inglés.

En general, el costo de la comida y los sueldos son aceptables, por lo que los expatriados pueden mantener un alto nivel de vida en esta nación africana.

Costa Rica

Este país centroamericano sobresale en todas las categorías de esta encuesta como un país donde es muy fácil asentarse.

El 89% de los expatriados se encuentra a gusto con el sentimiento general de hospitalidad de los locales, mientras que el 79% dice sentirse “como en casa”.

Unos surfistas en una playa de Costa RicaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas playas de Costa Rica atraen a muchos extranjeros.

Tanto los extranjeros como los nativos forman una comunidad que se identifica con el sentimiento “pura vida”, que engloba una de las expresiones más comunes en Costa Rica.

“La idea de vivir una ‘vida pura’ es la promesa de esta tierra, algo que desean todos aquellos cansados del bullicio y el ajetreo”, señala Diana Stobo, dueña de una posada en el país.

“Las personas comparten el mismo objetivo. Es difícil sobresalir financieramente, por eso la mayoría encuentra paz y harmonía en lo que tienen. Sin sudar, sin preocupaciones, sin problemas. Pura vida”.

La mayoría de los extranjeros en situación de retiro tienden a residenciarse en zonas de playa como Guanacaste, Jacó y Manuel Antonio, en el centro occidente del país.

Por su parte, a los profesionales les gusta vivir en el Valle Central, cerca de la capital, San José.

Santa Ana y Escazú (a 8 kilómetros de San José) son muy populares entre estadounidenses y europeos.

Dos mujeres caminando en una calle de Costa Rica.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption“Pura vida” es una frase que identifica a los costarricenses.

El costo de la vida se ha incrementado en los últimos 10 años, y en algunos lugares una taza de café puede ser tan costosa como en Londres.

Sin embargo, como en la mayoría de los países, si sabes dónde buscar y deseas mantenerte dentro de un presupuesto modesto, encontrarás muchos sitios donde puedas comer y comprar a precios razonables.

Colombia

Para muchos extranjeros, Colombia te hace sentir muy rápido como en casa.

“Los colombianos son personas deseosas de mostrarle a los visitantes su país en una onda positiva; son muy receptivos y hospitalarios“, comenta Anne Marie Zwerg-Villegas, oriunda de Estados Unidos y residente de Bogotá.

“Colombia es uno de los países con menor porcentaje de residentes nacidos en el extranjero en el mundo, así que somos una novedad. Los locales creen que somos turistas y nos tratan como turistas”.

La mayoría de los expatriados vive en la capital del país, Bogotá, cuya población es de ocho millones de habitantes.

Un calle colonial de ColombiaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos colombianos son muy receptivos con los recién llegados.

Aunque el tráfico es “horrendo”, según cuenta Zwerg-Villegas, vale la pena porque vive cerca de su oficina. La mayoría de los profesionales se establecen en zonas como Chicó, Rosales, Usaquén y Cedritos, donde encuentras modernos centros comerciales, restaurantes con comida étnica diversa y clubes sociales y deportivos.

Los más jóvenes y aventureros pudieran considerar vivir en áreas más hacia el sur de la ciudad, como Teusaquillo o Soledad, donde abundan las cervecerías artesanales y discotecas baratas.

Dado que Colombia es un país agricultor, puedes encontrar frutas frescas y vegetales a lo largo del año a precios muy asequibles. Por otra parte, los servicios son económicos.

Omán

Este es uno de los países más soleados en el mundo, y su gente refleja esa calidez. Una cultura hospitalaria enraizada en la fe genera una franca apertura hacia los visitantes.

Una escena en OmánDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa calidez de los habitantes de Omán está a tono con el clima.

“Tradicionalmente, los omaníes son muy hospitalarios con el extranjero. Por sus acentuados antecedentes islámicos y sus creencias, les apasiona ayudar a sus vecinos o a aquellos que lo necesiten. Fácilmente pueden invitar a un extraño a tomar café o comer dátiles en la casa”, comenta Nicole Brewer, quien vive en Nizwa, a 160km de la capital, Mascate.

El país es conocido por su estilo de vida al aire libre y las aventuras, con buen clima y áreas para acampar.

“No me mudaría a Omán por su vida citadina”, advierte Rebecca Mayston, oriunda de Nueva Zelanda y ahora habitante de Mascate.

Un grupo de habitantes de Omán jugando cartas en una playaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas buenas condiciones del tiempo permiten muchas actividades al aire libre en Omán.

La capital cuenta con más bares y restaurantes que cualquier otra ciudad en el país, y Mayston cuenta que muchos de sus amigos extranjeros que viven aquí vienen los fines de semana a disfrutares de las discotecas.

Aunque el costo de la vida se ha encarecido, sigue siendo uno de los países económicamente más asequibles de Medio Oriente.

Filipinas

Este país insular se ha convertido en un lugar predilecto para muchas multinacionales que han abierto oficinas allí, generando una población de extranjeros provenientes de todo el mundo.

Hoy en día, residentes de 159 países no requieren visados para entrar a Filipinas. El inglés es el idioma predominante y los residentes muestran mucho entusiasmo al darles la bienvenida a los visitantes.

Una escena de mar y montaña en FilipinasDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl estilo de vida filipino es uno de los atractivos para los visitantes de ese país.

“Los filipinos son personas muy abiertas y serviciales, lo cual hace que el extranjero se sienta parte del lugar”, señala Eleanor Webley, oque vive en Manila, la capital.

Hay una cultura muy marcada por las festividades, lo cual representa muchas oportunidades para hacer nuevos amigos.

Aunque muchos de los extranjeros viven en Manila, también hay quienes buscan establecerse cerca de las hermosas playas del país.

Tagaytay, a 74 kilómetros al sur de la capital, es una isla popular para quienes quieren disfrutar del mar y seguir conectados a las ciudades, a través del transporte público.

Un grupo de filipinos saluda a la cámaraDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionHay muchas oportunidades de hacer amigos en Filipinas.

Filipinas tiene 7.100 islas y los extranjeros adoran el estilo de vida tropical de este país, pero si prefieres la vida citadina puedes quedarte en distritos de negocios como Makati y Ortigas Center en Manila, o en Cebú, la segunda ciudad del país, ubicada en una de las islas centrales.

Por lo general, el costo de la vida no es alto, y una persona con disciplina presupuestaria puede arreglárselas mensualmente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Es más fácil matar a una persona que amar a un hombre": Imperdonable, documental sobre un pandillero homosexual en El Salvador

El documental, seleccionado para los "IDA Documentary" -que abren la posibilidad de una nominación para los Oscar- cuenta la impactante historia de pandilleros que decidieron hacer pública su homosexualidad dentro de una prisión.
10 de diciembre, 2020
Comparte

En una escena del documental salvadoreño “Imperdonable”, Geovany, el personaje principal, relata de forma descarnada un violento asesinato.

Y después pronuncia una frase que enmarca este filme: “Es más fácil matar a una persona que amar a un hombre”.

Todo esto ocurre en el entorno de hacinamiento de la prisión de San Francisco Gotera, donde un grupo de pandilleros y expandilleros reconoce de forma pública su homosexualidad.

Después de 12 días de rodaje, el producto final ya ha dado sus primeros frutos: hace pocas semanas, “Imperdonable” fue seleccionado por los “IDA Documentary”, lo que abre la posibilidad de que pueda ser nominado a los premios Oscar.

“Ojalá se diera. Sería la primera vez que un filme de El Salvador llega a los premios de la Academia“, señaló su directora, la española Marlén Viñayo.

BBC Mundo conversó con Viñayo para conocer más detalles de esta producción que podría hacer historia.

¿Cómo llegas a la historia de hombres, pandilleros, dentro de una prisión, que deciden decir abiertamente que son homosexuales?

Yo llevo casi ocho años viviendo aquí en El Salvador y la verdad que en este tiempo nunca me había interesado por hacer algún documental sobre pandillas. Porque es uno de los temas más conocidos y más contados desde El Salvador al mundo y yo creía que no tenía nada nuevo que aportar.

Pandillero

Getty Images
Muchos de los pandilleros que estaban en la prisión de San Francisco Gotera dejaron estas organizaciones y se convirtieron al cristianismo.

Pero un día, Carlos Martínez, que es reportero del periódico El Faro especializado en pandillas, me contó que acababa de salir de una prisión de San Francisco Gotera y que ahí había conocido a unos pandilleros que habían dicho abiertamente que eran homosexuales.

La inédita “legalización” de las pandillas que logró reducir los asesinatos en Ecuador (y lo que pueden aprender de esto en Centroamérica y México)

A mí me sorprendió mucho porque las pandillas son organizaciones criminales profundamente machistas y homofóbicas. Y por la sola sospecha de que uno de sus miembros es gay, los matan. Entonces, descubrir a este grupo de personas pues me sorprendió muchísimo.

Con esa historia me di cuenta que tenía algo nuevo que contar y que podía ofrecer una perspectiva única y diferente a todo lo que te hayan contado antes alrededor del tema las pandillas.

Está la historia, por supuesto, muy interesante, pero ¿qué es lo que quieres contar en este documental?

Intento contar una historia de que el mundo es complejo. Que no es una cuestión de buenos perfectos o malos perfectos. Que el mundo no es de blancos puros o negros puros, sino que hay muchos grises.

Creo que este documental va sobre esos grises. Es historia que habla de amor, que habla de odio. Que habla del abismo al que puede llegar un ser humano y que retrata una sociedad con una brújula moral rota: para algunas personas es más fácil matar a un hombre que amar a otro.

Lo ideal sería que el documental provoque un debate sobre ese tema.

"Los que dejaron las pandillas eran enemigos a muerte y una vez que dejaron de pertenecer a esos grupos, se volvieron hermanos de religión"", Source: , Source description: , Image:

¿Cómo se filma una producción en una prisión donde incluso los guardias tienen que ir encapuchados para que no los reconozcan?

Pues para mí fue un reto sobre todo porque sabía que solo teníamos 12 días de rodaje. Solo nos dieron ese tiempo para acceder a la cárcel.

Y no sabíamos qué era lo que nos íbamos a encontrar. A mí me interesaba conocer primero por qué estas personas -de las cuales no conocía nada hasta el momento- habían decidido unirse a una organización criminal como es una pandilla, que además los odia por ser quien son.

Los pandilleros y asesinos que son celebridades de YouTube

Otra de las dudas que tenía era si finalmente en esta pequeña celda de aislamiento -donde son llevados los reos que se declaran homosexuales- ellos se habían sentido de alguna forma libres.

Pero cuando llegamos allá no sabíamos muy bien qué nos iba a dar la realidad. Entonces el reto fue que en esos 12 días de rodaje tuvimos que estar con los ojos súper abiertos, con los oídos súper pendientes de lo que la realidad nos tenía que contar.

Fue un rodaje muy intenso, en un espacio de filmación muy reducido, pero tuvimos la suerte de que no solamente nos dieron el permiso para grabar dentro del penal, sino que nos permitieron entrar a filmar dentro de la celda, que para mí eso era fundamental.

Cuando ya encontramos los personajes, en un momento encontramos el sentido de la película, que es cuando uno de ellos dice que para él matar a una persona era malo pero no era tan difícil, mientras que amar a otro hombre era algo fuera de “lo natural”.

Y lo que intentamos hacer con el documental es darle sentido a esa frase.

Ellos son pandilleros, acusados de graves crímenes, ¿no se corre de un riesgo hacer apología a un grupo que ha causado tanto dolor en El Salvador?

Yo creo que las pandillas le han hecho muchísimo daño al país, han hecho un sinfín de atrocidades, pero también creo que eso está en el documental.

Está esa parte del pandillero que asesina gente, que viola personas, eso no se omite en el documental. De hecho, era muy importante para nosotros que eso estuviera.

Pero también queríamos mostrar otro punto de vista. Porque las pandillas han hecho un profundo daño no solo en El Salvador, sino en otras partes del continente, y para intentar que eso deje de ocurrir tenemos que conocerlas muy bien, hay que entenderlas.

Te repito, esto no es de buenos perfectos o malos perfectos. Cuando un niño con 12 años se convierte en asesino y luego hace cosas horribles, para mí él también es una víctima de una sociedad que lo ha hecho asesino cuando solo tiene 12 años.

Entonces creo que el tema es más complejo, que la sociedad salvadoreña es muy compleja.

Que nos deja un personaje como Geovany, que en pocas palabras nos revela en media hora casi toda su vida.

Sí, cuando llegamos a la cárcel le preguntamos a los que estaban allí quiénes querían participar, algunos respondieron que sí y entre ellos estaba Geovany, que no solo tenía una historia interesante, sino que era importante dar a conocer y contaba mucho de lo que es esta sociedad salvadoreña.

Guardianes de prisión con pasamontañas.

Getty Images
Los guardianes de la prisión deben andar con pasamontañas.

Además, él tenía una relación de pareja con alguien que estaba en la misma celda y había ciertos conflictos entre ellos que nos parecía le iban a dar otro punto de vista al documental. Por eso decidimos que él fuera el personaje central.

Con Geovany confirmé esto que te decía: que el ser humano es muy complejo. Que es muy fácil juzgar desde el prejuicio que tenemos cada uno, pero que, si conoces mucho más las historias de cada uno, te das cuenta de que todo es mucho más complicado.

Y eso nos llevó a que durante la producción y la edición tuviéramos debates muy intensos, porque no queríamos romantizar la imagen de la pandilla. De no solo mostrar que por ser homosexual estaba siendo una víctima, sino evidenciar que él también era un asesino y había hecho cosas terribles.

Para mí también fue un conflicto casi que preguntarme: “¿yo qué siento por estas personas?”, porque en un momento te cuentan unas cosas horribles, con una frialdad absoluta, y después hay momentos de ternura y amor entre ellos. Y ahí fue que decidí que no tenía por qué decir qué siento yo por ellos, sino intentar transmitir esta realidad que nos encontramos en esta pequeña celda y que el público saque sus propias conclusiones.

"Las cárceles en El Salvador no son lugares pensados para la reinserción, sino para el castigo"", Source: , Source description: , Image:

Hay un elemento religioso muy poderoso dentro de esta historia. ¿Cuándo se lo encuentran dentro de la exploración de la producción?

El tema religioso entra en esta búsqueda de intentar darle sentido a esa frase que nos dijo Geovany, que para él era más fácil matar que amar a una persona del mismo sexo.

Pues allí nos encontramos con distintos aspectos de la sociedad salvadoreña que teníamos que retratar. Y uno de ellos fue la Iglesia, o, mejor dicho, la postura de la Iglesia sobre este tema, que era muy importante para el personaje principal porque en la prisión donde él está hay dos Iglesias que pugnan por el control del lugar.

A esto se suma la postura de la pandilla sobre los gays. Y la postura del Estado sobre este tema, que lo podemos ver con la prueba científica (una suerte de test de personalidad) que le hacen al protagonista.

Y también están las contradicciones individuales, de lo que supone para ellos el ser gay en esta sociedad y ese micromundo en el que viven

Pero sobre la cárcel hay algo interesante que decir: hace dos años, la mayoría de los presos que estaba allí dejó la pandilla y se convirtió a una Iglesia cristiana. Y en el documental podemos ver que esto hace parte de la vida diaria de los reclusos.

Prisioneros en El Salvador

Getty Images
Las pandillas en El Salvador son responsables de numeros y violentos crímenes.

Con un ingrediente especial: los que renunciaron a las pandillas eran enemigos a muerte y una vez que dejaron de pertenecer a esos grupos se volvieron hermanos de religión. Y así, está este pequeño grupo de expandilleros, ahora convertidos al cristianismo, que dicen abiertamente que son gays. Muy complejo, como decía.

Y también queda claro que las cárceles en El Salvador no son lugares pensados para la reinserción, sino para el castigo.

Se nota el esfuerzo de la producción. ¿Hay algún tipo de apoyo o de ayuda al cine en El Salvador?

No. Es un país que no tiene industria de cine, que no tiene ley de cine, no hay un fondo de cine. La televisión no invierte en hacer proyectos de cine. No hay formación.

Es realmente una carrera de fondo, donde los que realmente queremos hacer cine nos morimos por hacerlo, porque nos importan que las historias sean contadas, pero donde es muy complicado lograrlo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.