México no cumple con los tratados internacionales sobre derechos humanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México no cumple con los tratados internacionales sobre derechos humanos

La Auditoría Superior señaló que no se puede medir el grado de cumplimiento de los tratados firmados por México o si se han resuelto las violaciones a derechos humanos.
Cuartoscuro
Por Lizbeth Padilla
27 de febrero, 2017
Comparte

México no cuenta con un mecanismo para garantizar el cumplimiento de los tratados internacionales en materia de derechos humanos, lo que “limitada la garantía, el respeto y la protección” en la materia, concluyó la Auditoría Superior de la Federación.

La ASF señaló que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) no da seguimiento a los tratados para cuidar su cumplimiento y tampoco cuenta con un documento regulatorio en el que establezcan procedimientos de las medidas cautelares y provisionales, recomendaciones y sentencias emitidas por los organismos internacionales y dirigidas al Estado mexicano.

Por ello no puede determinar el nivel de cumplimiento de los tratados internacionales o si se han dado solución a las violaciones a derechos humanos.

Hasta 2015, México tiene firmados 47 tratados en materia de derechos humanos. 23 (48.9%) son de cumplimiento continuo, lo que obliga al Estado mexicano a su cumplimiento permanente; 14 (29.8%) fueron históricos, los cuales actualmente no tienen operación, y los restantes 10 (21.3%) tratados son de activación y de cumplimiento puntual.

La Constitución Política del país y la Convención de Viena, obligan al Estado mexicano a cumplir los compromisos establecidos en los tratados.

Desde 2011, tras una reforma se cambió el título del capítulo uno de la Constitución a “De los Derechos Humanos y sus Garantías”; y se modificaron 11 artículos que elevan a rango constitucional los derechos humanos protegidos por los tratados internacionales de los que México es parte.

Entre las causas de la falla de los tratados que identifica la Auditoría son: las deficiencias en la garantía, el respeto y la protección de los derechos humanos; la débil coordinación y articulación de políticas de derechos humanos con organismos internacionales; informes incongruentes con las violaciones del Estado Mexicano en materia de derechos humanos, así como el incremento de los señalamientos internacionales.

Esto, concluye la Auditoría, no permite conocer el grado de avance en el cumplimiento de dicho objetivo, ni de la solución del problema público.

La ASF señala que para corregir esta problemática la SRE debe ayudar en la armonización de la legislación nacional, y en el retiro de reservas y declaraciones interpretativas. También debe contribuir al cumplimiento y seguimiento de las medidas cautelares y provisionales, recomendaciones y sentencias emitidas por organismos internacionales al Estado mexicano.

En México persiste la impunidad por violaciones a derechos humanos. De acuerdo con el reporte 2016 de Amnistía Internacional, la mayoría de ellas se cometen contra civiles, indígenas, mujeres, defensores de derechos humanos y periodistas.

Entre las violaciones de garantías que más se cometen son ejecuciones extrajudiciales; tortura; abuso y extorsión a migrantes; desapariciones forzadas, entre otras, de acuerdo con un informe de Amnistía Internacional.

Consulta la Auditoría a la SRE aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

10 claves para entender la carrera hacia la Casa Blanca que arranca este lunes

Desde los caucus a las convenciones, pasando por el sistema de votación, BBC Mundo desmenuza algunos detalles de la carrera por la presidencia de EU, que arranca formalmente este lunes con el disparo de salida a las elecciones primarias con el caucus de Iowa.
BBC
3 de febrero, 2020
Comparte

Aunque pueda parecer que Estados Unidos está en campaña electoral desde hace meses, se puede decir que la carrera hacia la Casa Blanca empieza en serio este lunes 3 de febrero.

Algunos de los candidatos demócratas que compiten por la nominación de su partido, que llegaron a ser más de 20, llevan más de un año recorriendo el país para conseguir el respaldo de los votantes.

En los próximos meses sabremos quién gana los suficientes apoyos para ser el rival del presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, en noviembre.

¿En qué punto estamos y cómo se gana la presidencia?

Desde los caucus a las convenciones, pasando por el sistema de votación, te presentamos algunas de las claves para saber qué esperar de este peculiar proceso electoral.

Short presentational grey line
BBC

1. ¿Cuándo son las elecciones presidenciales?

Las elecciones se celebran el martes 3 de noviembre de este año.

Votantes en una escuela de primaria en el condado de Chesterfield, Virginia

Getty Images
El sistema electoral estadounidense tiene una serie de particularidades que lo hacen único.

En Estados Unidos, las elecciones federales se realizan siempre un día laborable, y no uno cualquiera: se trata del primer martes después del primer lunes de noviembre.

La norma que establece la fecha de las elecciones federales en EE.UU. fue fijada en 1845 para llenar un vacío legal que existía sobre esta materia.

Después de estudiar varios factores, se decidió que el día ideal era el martes.

No faltan voces críticas que lamentan que las elecciones sean un día laborable, lo que incide negativamente en la tasa de participación.

¿Y por qué en noviembre? Se escogió ese mes por estar entre el fin de la cosecha y la llegada del frío del invierno boreal.

2. ¿Cuáles son los principales partidos?

Figuras de un burro y un elefante con los colores de la bandera estadounidense frente a un hotel en Estados Unidos

Getty Images
El burro representa al Partido Demócrata y el elefante, al Partido Republicano.

Hay dos grandes partidos que se reparten la mayoría de los votos en EE.UU.: el Demócrata y el Republicano.

Al Partido Demócrata se le identifica en EE.UU. con el liberalismo, en el sentido que se da en ese país a este concepto, que es opuesto a la idea de liberalismo clásico que se usa en otros países.

El liberalism en Estados Unidos es una corriente que defiende la intervención del estado, sanidad universal, educación asequible, programas sociales, políticas de protección medioambiental y sindicatos de trabajadores.

Su última candidata presidencial fue Hillary Clinton, que perdió ante el candidato republicano, Donald Trump.

Mike Pence y Donald Trump se dan la mano el 8 de noviembre de 2016 después de ganar las elecciones

Getty Images
Cada candidato celebra una fiesta en la noche electoral y ofrece un discurso ya sea como ganador o para reconocer la derrota después del conteo de los votos.

El Partido Republicano, conocido también como el “Grandioso Viejo Partido” (Grand Old Party, o GOP), tiene una línea de pensamiento conservador: cree en la limitación del ámbito del estado, impuestos más bajos, el mercado libre, el derecho a tener armas, la desregulación de los sindicatos y la aplicación de restricciones en temas como la inmigración y el aborto.

Otras formaciones políticas más pequeñas, como los Libertarios, los Verdes o el Partido Independiente, ocasionalmente presentan un candidato.

3. ¿Qué pasa ahora?

Este lunes arranca el proceso de elecciones primarias en el que los precandidatos batallan para conseguir la nominación de su partido.

El precandidato demócrata Joe Biden quitándose la chaqueta en Filadelfia, Pensilvania

Getty Images
El ex vicepresidente de EE.UU. Joe Biden, que aspira a la nominación del Partido Demócrata, está viajando por todo el país con su gira bautizada “No Malarkey” (nada de bobadas).

En la Constitución de EE.UU. no hay nada establecido sobre las primarias, por lo que las reglas del juego las determinan los partidos y las leyes de cada estado.

Los gobiernos estatales son los encargados de las elecciones primarias, no lo partidos.

Las leyes estatales determinan si las primarias son cerradas (solo pueden votar quienes están afiliados al partido) o abiertas (electores no afiliados también pueden participar).

Si un candidato gana una elección primaria, obtiene o todos o una proporción de los delegados del estado, dependiendo de las reglas del partido.

Esos mismos delegados votan por su candidato en la convención del partido, donde oficialmente se designa al candidato presidencial.

4. ¿Qué son los caucus? ¿Y el “supermartes”?

Un puñado de estados, como Iowa este lunes, celebran caucus en lugar de primarias.

Bandera de Iowa con la sombra de un candidato haciendo campaña

Getty Images
El caucus de Iowa de este lunes 3 de febrero es la primera competición en el proceso de nominación del Partido Demócrata.

Los caucus son una suerte de “asambleas populares” o “asambleas de partido” cuya organización recae en manos de los partidos en precintos de todo el estado.

Al no ser competencia de los gobiernos estatales, los partidos tienen más flexibilidad para determinar las reglas, como por ejemplo quién puede votar.

Los interesados se pueden inscribir para votar hasta un minuto antes de que comiencen los caucus, a las 19:00 hora local. No hay un método estándar y cada estado lo hace según sus propias normas.

Normalmente los participantes se reúnen en escuelas, iglesias o incluso en casas particulares para discutir sobre las cualidades de los aspirantes y convencer a los indecisos.

Al final de la jornada votan por escrito o a mano alzada. El candidato que logra la mayoría de votos, consigue todos los del caucus.

El presidente Donald Trump en un mitin en Fort Wayne, Indiana el 5 de noviembre de 2018

Getty Images
Las campañas presidenciales en Estados Unidos pueden ser largas, duran unos 18 meses.

Otro singular término es el de “supermartes”, que se refiere al día en que la mayoría de estados y territorios de EE.UU. celebran sus primarias o caucus.

Este año, el supermartes es el 3 de marzo.

Ese día habrá elecciones en: Alabama, Arkansas, California, Carolina del Norte, Colorado, Maine, Massachusetts, Minnesota, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah, Vermont y Virginia, además de la Samoa estadounidense y el grupo demócratas en el extranjero.

5. Entonces ¿cuánto dura todo esto? ¿Cuándo tendrá Trump un rival?

Habrá primarias y caucus por todo Estados Unidos desde febrero hasta junio.

Ahora bien, es probable que el candidato demócrata se conozca antes de esa fecha.

La Convención Nacional Demócrata, en la que el partido nombrará sus candidatos para presidente y vicepresidente, se celebra del 13 al 16 de julio.

La del Partido Republicano tiene lugar más tarde, del 24 al 27 de agosto (técnicamente, el presidente Trump no será oficialmente el candidato republicano hasta que sea anunciado en la convención).

Imagen del debate presidencial entre los candidatos Donald Trump y Hillary Clinton en la Universidad Hofstra el 26 de septiembre de 2016 en Hempstead, Nueva York

Getty Images
En 2016, los nominados fueron Donald Trump por el Partido Republicano y Hillary Clinton por el Partido Demócrata.

Después de eso se prevé que haya cuatro debates en los que el presidente Trump y el vicepresidente, Mike Pence, se verán las caras con sus rivales demócratas.

La independiente Comisión de Debates Presidenciales, establecida en 1987, patrocina y dirige estos debates.

El primero de los tres debates presidenciales se celebra en Indiana el 29 de septiembre, y los otros dos ocurrirán en octubre.

El debate entre vicepresidentes tendrá lugar el 7 de octubre en Utah.

En total, la campaña generalmente dura 18 meses desde el principio hasta el final.

6. ¿Cómo gana un candidato las elecciones? Pista: necesita 270 votos

El voto popular -es decir, el número de votos recibidos por cada candidato- no será el que determine el ganador de las elecciones el 3 de noviembre.

Esto es así porque al presidente de EE.UU. no lo elige directamente el pueblo sino un grupo de representantes que se conocen como el colegio electoral, de acuerdo a lo que establece la Constitución junto a una compleja serie de leyes estatales y federales.

Laura y George Bush en un mitin de campaña en Chattanooga, Tennessee

Getty Images
George W Bush y Donald Trump son dos de los cinco presidentes de Estados Unidos que ganaron las elecciones pese a haber perdido el voto popular.

Una simple mayoría de 270 de los 538 votos del colegio electoral se traduce en una plaza en la Casa Blanca.

Esto hace que algunos estados sean muy importantes para los candidatos, ya que los que más poblados tienen mayor cantidad de votos electorales.

Es posible ganar el voto popular, pero perder el electoral, como les pasó a los demócratas Al Gore (2000) y Hillary Clinton (2016),

7. ¿Cómo funciona el colegio electoral y qué pasa si ningún candidato gana su voto?

El colegio electoral es el término para referirse al conjunto de representantes o electores que se forma cada cuatro años para elegir al presidente y al vicepresidente de EE.UU.

Cada estado tiene un número de electores en proporción a su representación en el Congreso: la suma de sus senadores (cada estado tiene dos) más sus representantes en la Cámara (el número viene determinado por la población).

Una mujer protesta con una pancarta después de que el colegio electoral le diera la victoria a Donald Trurmp

Getty Images
No todos los estadounidenses están de acuerdo con la figura del colegio electoral.

Los seis estados con más delegados son California (55), Texas (38), Nueva York (29), Florida (29), Illinois (20) y Pensilvania (20).

Este sistema les da mayor peso a los estados más pequeños y eso significa que un candidato presidencial debe recolectar votos por todo el país.

Si ningún candidato recibe la mayoría de los votos del colegio electoral, la Cámara de Representantes elige al presidente entre los tres candidatos con más votos y el Senado elige al vicepresidente entre los dos candidatos restantes.

Es una situación inusual, pero ocurrió una vez: el demócrata John Quincy Adams llegó a la Casa Blanca por esta vía en 1824.

8. ¿Qué son estados péndulo, rojos y azules?

Bastiones republicanos como Idaho, Alaska y muchos estados del sur son considerados “estados rojos”. Los estados dominados por los demócratas como California, Illinois y gran parte de la región de Nueva Inglaterra o la costa noreste se conocen como “estados azules”.

Votantes en Virginia

Getty Images
Algunos estados son tradicionalmente republicanos o demócratas. Otros cambian de signo según el candidato.

Los estados péndulo son aquellos que pueden cambiar de signo dependiendo del candidato o candidata.

Como los equipos de campaña a menudo deciden no enviar a sus candidatos o invertir recursos en estados que consideran imposibles de ganar, la competición electoral se dirime sobre todo en esos pocos estados péndulo, como Ohio y Florida.

Arizona, Pensilvania y Wisconsin quizá sean considerados estados péndulo en estas presidenciales de 2020.

9. ¿Cuánto tiempo tienen los electores para votar?

Como muchas cosas en Estados Unidos, depende del estado.

Cola de personas para votar en las elecciones del 6 de noviembre de 2012 en St. Petersburg, Florida

Getty Images
En Estados Unidos no hay voto por internet.

La mayoría de los estados ofrecen votación temprana, que permite a los electores registrados votar antes del día de las elecciones.

También hay voto por correo, para electores que no pueden ir físicamente a un centro de votación por enfermedad, discapacidad, planes de viaje o por estudiar en otro estado.

Para los que votan el día de las elecciones, deben ir en persona a un centro de votación. No se puede votar por internet.

Cada estado maneja su propio conteo y normalmente se determina el ganador la misma noche de las elecciones.

10. ¿Qué pasa cuando se anuncia un ganador?

El entonces presidente electo Donald Trump se reunió con el presidente saliente Barack Obama en la Casa Blanca el 10 de noviembre de 2016

Getty Images
El candidato vencedor y el presidente en el cargo comparten un período de transición que dura alrededor de dos meses y medio.

Hay un período de transición después de la jornada electoral, que le permite al nuevo presidente seleccionar los miembros de su gabinete y hacer planes.

En enero, el presidente electo toma posesión del cargo en un evento que se llama la inauguración.

La 20ª enmienda de la Constitución, ratificada en 1933, establece que la inauguración debe celebrarse el 20 de enero.

Después de una ceremonia en el Congreso, el presidente regresa a la Casa Blanca en un desfile que da inicio a su mandato de cuatro años.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=U72BRgPU7_g&t=38s

https://www.youtube.com/watch?v=tiaxz0q_LpA

https://www.youtube.com/watch?v=sQxT-oKkuko&t=20s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.