Reino Unido invoca el artículo 50 que da inicio al Brexit: ¿qué viene ahora?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Reino Unido invoca el artículo 50 que da inicio al Brexit: ¿qué viene ahora?

Reino Unido comenzó este miércoles el proceso formal para abandonar la Unión Europea (UE), conocido como Brexit, después de 44 años de ser parte del bloque.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
29 de marzo, 2017
Comparte

Lo prometido por la primera ministra británica, Theresa May, en octubre acaba de cumplirse: Reino Unido comenzó este miércoles el proceso formal para abandonar la Unión Europea (UE), después de 44 años de formar parte del bloque.

El embajador británico ante la UE, Tim Barrow, le entregó a Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, la carta que firmó May para invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, el que pone en marcha el llamado Brexit.

El documento da una idea general de cómo May ve las negociaciones que tomarán dos años.

La primera ministra había dicho que iniciaría el proceso apenas cuatro meses después del 23 de junio de 2016, cuando la mayoría de los británicos votaron en un referendo a favor de abandonar la Unión Europea (UE), y menos de tres desde que sucedió a David Cameron al frente del gobierno.

En una entrevista con la BBC, May dijo que activaría el artículo 50 antes de que terminara marzo.

“Eso marcará la primera etapa de Reino Unido convirtiéndose en un país independiente y soberano de nuevo”, sentenció.

Y efectivamente, después de que la ley del Brexit rebotara como una pelota de ping pong entre la Cámara de los Comunes (la cámara baja del Parlamento) y la de los Lores (la alta) durante varias semanas, la salida británica de la UE ya comenzó a hacerse realidad.

Pero,¿qué significa eso?

Pues quiere decir que el mecanismo que da inicio al proceso del Brexit se activa justo el mes en el que se cumplen 60 años del Tratado de Roma, el que dio origen a la unión.

En sus cinco párrafos, el artículo 50 del Tratado de Lisboa prevé un mecanismo para la retirada voluntaria y unilateral de un país de la Unión Europea.

Y, por lo tanto, al invocarlo se inicia el proceso para la salida de la UE.

Protesta por el Brexit frente al Parlamento en Londres, el 13 de marzo de 2017.AP
Decenas de manifestantes han reclamado a Theresa May que el Brexit no es “un cheque en blanco”.

Es algo inédito, ya que nunca antes un país miembro ha abandonado esta unión política y económica de 28 países que, desde sus inicios, no ha hecho más que expandirse.

De hecho, el artículo fue escrito por el escocés John Olav Kerr, miembro independiente y eurófilo de la Cámara de los Lores, y recientemente ha dicho que fue pensado para un posible caso de golpe de Estado, pero que nunca pensó que se activaría para un proceso como el Brexit.

¿Qué es lo que sigue, entonces?

Ahora que Reino Unido le comunicó al Consejo Europeo que activó el artículo 50, empiezan las negociaciones para establecer los términos de la nueva relación entre Londres y el resto del bloque.

Estos definirán, entre otros aspectos, los límites al libre movimiento, los derechos de los británicos que viven en otros países de la UE y también los de los nacionales de esos países que residen en Reino Unido, así como el acceso o no de Londres al mercado común.

Y como parte del “acuerdo de divorcio”, que los expertos creen que podría tener un costo de hasta $50,000 millones de libras (US$62,000 millones), se espera que las negociaciones también aborden los acuerdos de seguridad transfronteriza, la orden de detención europea, así como la retirada de las agencias de la UE con sede en Reino Unido y el posible fin de la contribución de Londres a las pensiones de los funcionarios públicos del bloque.

Mapa

Ya antes del referéndum de junio, el gobierno británico publicó un informe sobre el proceso de retirada de la Unión Europea que señalaba que también se deberían discutir estos temas:

  • La devolución de los fondos de la UE destinados a regiones de Reino Unido y a agricultores británicos y que nunca se gastaron.
  • La cooperación en política exterior, incluidas las sanciones.
  • El acceso a las agencias de la UE que jueguen un papel en la legislación británica, como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés).
  • El acceso de los ciudadanos de Reino Unido a la Tarjeta Sanitaria Europea.
  • El derecho de los pescadores británicos a pescar en aguas que no son de Reino Unido, como el Mar del Norte.
  • Los compromisos medioambientales de Reino Unido como parte de varias convenciones de Naciones Unidas sobre el tema

Aunque la Comisión Europea se ha negado a adelantar los temas que serán abordados en las negociaciones.

¿Quiénes negocian?

La Comisión Europea creó en diciembre de 2016 un grupo de trabajo encabezado por Michel Barnier, un político francés con una vasta experiencia en la arena europea, y que será el encargado de conducir las negociaciones con Reino Unido.

Negociadores del Brexit

Barnier ocupó varios cargos en el gabinete francés, como el de ministro de Medio Ambiente (1993-1995), ministro del Estado para Asuntos Europeos (1995-1997), ministro de Asuntos Exteriores (2004-2005) y ministro de Agricultura y Pesca (2007-2009).

Su experiencia europea incluye haber sido el comisionado para las políticas regionales (1999-2004) y el comisionado para el mercado interno (2010-2014) de la Comisión Europea, y miembro del Parlamento Europeo (2009-2010).

En el caso de Reino Unido, la responsabilidad de las negociaciones del Brexit recae en la primera ministra, Theresa May, quien cuenta con el apoyo del Departamento para la Salida de la Unión Europea, presidido por David Davis, quien es a su vez miembro del gabinete.

Consejo EuropeoGETTY IMAGES
El gobierno británico debe notificar al Concejo Europeo su salida de la Unión Europea.

“Será un proceso de negociación fluido”, prometió May en octubre.

Y Jeremy Corbyn, el líder del Partido Laborista y opuesto al Brexit, pidió que se mantenga al Parlamento permanentemente informado de la evolución del mismo.

“Queremos informes constantes de cómo avanzan las negociaciones, para que el Parlamento también se involucre”, dijo este lunes.

Además, “todo el mundo tiene derecho a ser escuchado en lo referente a las futuras relaciones con Europa. No podemos dejar el continente, somos geográficamente parte de él”, añadió.

¿Cuál es el plazo?

Sea como fuere, Londres y los 27 países del bloque tienen como máximo un plazo de dos años para ponerse de acuerdo.

Para ello deberán presentar el borrador al Consejo Europeo, donde para ser aprobado necesitará el visto bueno de al menos 20 países que representen el 65% de la UE.

Pero si en dos años no consiguieran alcanzar un pacto, Reino Unido quedaría automáticamente fuera de la UE y se le aplicarían las disposiciones estándar de la Organización Mundial del Comercio.

Y no son pocos los que ya han levantado la voz de alarma ante esa posibilidad.

Open Britain, una alianza multipartidista que aboga por que se mantengan los vínculos con la UE tras el Brexit, ha advertido que “si Londres se retira sin un acuerdo sustitutivo, tendrá con el bloque una relación comercial menos favorable que el que tiene cualquier nación industrializada“.

Y respalda la declaración con una investigación solicitada por la parlamentaria laborista Pat McFadden y que concluye que ningún miembro del G20 -un grupo formado por las 20 mayores economías del mundo- que interactúa con la UE lo hace sin un acuerdo comercial específico.

Contenedores en el puerto de Tilbury, Inglaterra.GETTY IMAGES
No son pocos los que advierten que sin un acuerdo, tras el Brexit la relación comercial de Londres con el bloque será peor que el de cualquier nación industrializada.

Aunque los 27 también podrían acceder a que se extienda el plazo de dos años para negociar los términos de la nueva relación, retrasando así sin fecha la salida definitiva de Londres de la UE.

Reino Unido y la Unión Europea se adentran hoy en territorio desconocido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Semáforo COVID-19: agosto iniciará con la mitad de los estados en naranja

Los nuevos estados que llegan a color naranja son Querétaro, Guanajuato, y Quintana Roo.
Cuartoscuro
31 de julio, 2020
Comparte

A partir del lunes 3 de agosto y durante las próximas dos semanas, la mitad de las entidades federativas del país se encontrarán en color naranja y la otra mitad en color rojo en el Semáforo Epidemiológico de Riesgo COVID-19.

La Secretaría de Salud Federal dio a conocer la nueva actualización de dicha herramienta la cual ubica a 16 estados en el color naranja que significa riesgo de contagio “alto”. Son dos estados mas en comparación con los 14 que desde hace dos semanas estaban en naranja y que así seguirán hasta el domingo.

Leer más: México es el tercer país con más muertes por COVID-19 y registra mayor aumento de casos en un día

En tanto, la cifra de estados en rojo que significa riesgo “máximo”, descenderá de 16 a 14 a partir del próximo lunes.

Los nuevos estados que llegan a color naranja son Querétaro, Guanajuato, y Quintana Roo. A ellos se suman los que ya estaban en ese color: Baja California, Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Aguascalientes, Tlaxcala, estado de México, Ciudad de México, Morelos, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Campeche.

Mapa del semáforo COVID-19 que aplicará desde el 3 de agosto

Mapa del semáforo COVID-19 que aplicará desde el 3 de agosto

Hay casos como el de Michoacán y Durango que hace dos semanas estaban en naranja pero ahora se encuentran en rojo, luego de que los niveles de riesgo crecieron en dichas entidades. Además, se mantienen en rojo Baja California Sur, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Zacatecas, Veracruz, Nayarit, Jalisco, Yucatán, Colima, Hidalgo, Puebla y Tabasco,

Hasta ahora aún no hay ninguna entidad federativa que se ubique en el color amarillo que significa riesgo “medio”, ni verde que se trata de riesgo “bajo”.

En la conferencia de prensa desde Puebla, el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell reiteró que hay cuatro parámetros principales que se ponderan a la hora de diseñar el color del semáforo: porcentaje de ocupación hospitalaria de pacientes de infección respiratoria aguda grave (IRAG); porcentaje semanal de positividad a COVID-19; tendencia de hospitalización de enfermos por IRAG; y tendencia de síndrome COVID-19.

Mediciones para clasificar a los estados en el semáforo epidemiológico COVID

Mediciones para clasificar a los estados en el semáforo epidemiológico COVID

López-Gatell reiteró que la vigencia del semáforo que arranca el próximo lunes será de dos semanas, lo que no impedirá que se puedan hacer revisiones continuas si se presenta algún escenario de alarma.

El subsecretario detalló además que luego de la reunión que se realizo esta semana entre la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y la Comisión Nacional de Salud (CONASA) se alcanzaron tres acuerdos principales:

  • Realizar una revisión técnica de los indicadores y metodología de la evaluación de riesgos.
  • Incorporar nuevos indicadores al Semáforo de Riesgo COVID-19 con propuestas de parte de los estados a través de su secretaría de Salud
  • Concluir y publicar el lineamiento para la metodología de cálculo del semáforo de riesgo
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.