Gobierno de Chiapas inició un museo sin planos y justificación; la obra suma 430 días de retraso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Gobierno de Chiapas

Gobierno de Chiapas inició un museo sin planos y justificación; la obra suma 430 días de retraso

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, colocó la primera piedra del Museo del Niño estatal en agosto de 2015, y 19 meses después los trabajos siguen inconclusos, aunque ya fue pagado gran parte de su costo.
Gobierno de Chiapas
Por Paris Martínez
6 de marzo, 2017
Comparte

Hace un año y seis meses, el 31 de agosto de 2015, el gobernador del estado de Chiapas, Manuel Velasco Coello, y su esposa, la actriz “Anahí de Velasco”, encabezaron la colocación de la primera piedra del “Museo del Niño y del Agua” en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, capital de la entidad.

Este museo, anunció entonces el mandatario estatal, sería “una infraestructura moderna”, la cual, subrayó, “colocará al estado a la vanguardia”.

Según el contrato firmado por las autoridades chiapanecas con las dos firmas constructoras elegidas para la realizar la obra, la primera etapa del Museo del Niño y del Agua debió ser construida en poco más de cuatro meses: entre el 13 de agosto y el 31 de diciembre de 2015.

Pese a ello, a 19 meses de que Manuel Velasco y Anahí dieran por iniciados los trabajos, éstos siguen inconclusos.

La ceremonia oficial de colocación de la primera piedra del museo se trataba de un acto simulado, ya que, para ese momento, en realidad no existían planos arquitectónicos del proyecto, tampoco planos de ingeniería civil y, de hecho, no estaban definidas las especificaciones técnicas “generales y particulares” de la obra.

Aún sin contar con un plano arquitectónico del museo, el gobernador Velasco aseguró, durante la colocación de la primera piedra, que el inmueble contaría “con todos los servicios y en su planta alta se construirán ocho salas de exposición, área administrativa, vestíbulo, área común de trabajo, sala de juntas y oficinas”.

Según el contrato firmado por las autoridades chiapanecas con las dos firmas constructoras elegidas para la realizar la obra, la primera etapa del Museo del Niño y del Agua debió ser construida en poco más de cuatro meses: entre el 13 de agosto y el 31 de diciembre de 2015.

Luego de analizar las cuentas relacionadas con este proyecto cultural financiado con recursos públicos, la Auditoría Superior de la Federación reveló que, al concluir el año 2016, este museo aún carecía de: “muros de contención de concreto armado, trabajos de albañilería y acabados, muros de concreto en edificio planta baja y primer nivel”, además de que le faltan las instalaciones generales.

Pero la Auditoría señaló una anomalía más, quizá peor que todas las anteriores: que el gobierno de Velasco ya pagó esta obra casi en su totalidad, aún cuando está lejos de ser terminada por las empresas contratadas.

Empresas premiadas

Para el desarrollo de este museo, el gobierno de Manuel Velasco emitió una convocatoria de licitación pública estatal, en la que resultaron ganadoras dos empresas, Coyatoc Grupo Consultor y Arq-Kam Grupo Consultor del Sureste.

Lo que no pudo explicar el gobierno chiapaneco a la Auditoría Superior de la Federación fue cómo se determinó que ésas eran las empresas con la mejor propuesta arquitectónica para el museo, ya que nunca presentaron dicha propuesta.

La Auditoría es enfática: “El gobierno del Estado de Chiapas no contó, previo, durante el proceso de adjudicación y una vez iniciados los trabajos, con los estudios y proyectos de arquitectura e ingeniería, las especificaciones técnicas generales y particulares, y las normas de calidad correspondientes y específicas de los trabajos a ejecutar”, relativos al proyecto denominado “Museo del Niño y Museo del Agua, primera etapa, construcción y equipamiento”.

Así, el gobierno de Manuel Velasco designó a estas dos empresas como ganadoras en un proceso de licitación estatal, sin que hubieran presentado una propuesta real para competir por la obtención del contrato.

La Auditoría Superior de la Federación también destaca que esta obra fue otorgada a ambas empresas, aún cuando las autoridades de Chiapas no contaban “con los estudios de preinversión requeridos para definir la factibilidad técnica, económica, ecológica y social de la realización de la obra”.

Es decir: la decisión de construir este museo, y de otorgar el contrato de construcción a las dos empresas beneficiadas, se tomó sin que existiera un estudio oficial que justificara la necesidad de crear dicho museo.

Las autoridades de Chiapas no pudieron acreditar siquiera que el predio designado para albergar este museo contara con “regularización de la tenencia de la tierra, ni con permisos y licencias de construcción necesarias” al momento en que se asignó la obra.

A través de esa licitación irregular, las empresas Coyatoc Grupo Consultor y Arq-Kam Grupo Consultor del Sureste, en asociación, obtuvieron un contrato de 25 millones 360 mil pesos, de los cuales, 82% provenían del gobierno federal.

Aún cuando, para el día de hoy, la obra suma 430 días de retraso (su fecha de entrega era el 31 de diciembre de 2015), las autoridades estatales ya pagaron a las empresas beneficiadas un total de 20 millones 839 mil 600 pesos. Es decir, 82% del monto total pactado, un monto equivalente a lo entregado por la Federación para financiar la obra.

Obras de construcción del Museo del Niño y del Agua, en imagen captada este sábado 4 de marzo. (Foto: gobierno de Chiapas).

Una anomalía más detectada por la Auditoría Superior de la Federación, en la asignación del contrato para construir el Museo del Niño y del Agua, fue que las autoridades de Chiapas y las empresas beneficiadas sostuvieron al menos 13 reuniones previas a la asignación de la obra, “sin razones justificadas y acreditadas” para dichos encuentros.

La dependencia del gobierno estatal a través de la cual se realizó esta asignación irregular fue la entonces Secretaría de Infraestructura y Comunicaciones de Chiapas (ahora Secretaría de Obra Pública y Comunicaciones).

Cuando esta licitación y entrega de fondos públicos fue realizada, al frente de dicha dependencia estatal se encontraba el arquitecto Bayardo Robles Riqué, quien, de hecho, posa junto a Velasco y Anahí en la foto para el recuerdo, de aquel 31 de agosto de 2015, día en que se colocó la primera piedra de este museo.

En febrero de 2016, Bayardo Robles Riqué renunció al cargo, en medio de señalamientos de malversación de fondos.

Consultado en torno a las irregularidades detectadas en esta asignación de obra, así como sobre las anomalías detectadas en la obra misma, el actual secretario de Obra Pública del gobierno de Chiapas, Jorge Betancourt, reconoció la existencia de todas éstas, pero las calificó como “problemas administrativos”.

Aunque el funcionario estatal admitió que “estuvo mal licitada la obra” del Museo, aclaró que “esas son situaciones que difícilmente se pueden componer, (debido a que) es un gasto ya ejecutado. Pero si se mal otorgó (la obra), seguramente habrá sanciones”.

–¿Cómo puede declararse ganador de una licitación pública estatal, con un contrato de 30 millones, a una empresa que ni siquiera presentó planos arquitectónicos? ¿Cómo se dieron todos esos procedimientos relacionados con la adjudicación, sin que nadie se diera cuenta de que faltaba todo eso que exige la norma? –se preguntó al funcionario.

–Indiscutiblemente, esa es una falla de quien lo dio (el contrato). Y seguramente ese fue uno de los motivos que se tomaron en cuenta para que yo, ahora, esté como nuevo secretario.

–¿Hubo actos de corrupción?

–Yo no lo creo –respondió Bentancourt–. Obviamente, yo no metería las manos al fuego, pero las empresa son responsables, serias, están acreditadas en el estado desde hace años, no son empresas de sexenio. Pero que procedieron mal al realizar el proceso licitatorio, eso es indiscutible.

Acabados…

Según la revisión realizada por la Auditoría Superior de la Federación, al concluir el año 2016, las empresas contratadas aún no construían los “muros de contención de concreto armado, ni los muros de concreto en edificio planta baja y primer nivel del museo, además de que tampoco se habían realizado los trabajos de albañilería y acabado, y también faltaban las instalaciones generales”.

Al respecto, el secretario de Obra Pública de Chiapas aseguró que “cuando hicieron la auditoría, sí había problemas de carácter administrativo, que no se solventaron en su momento”. No obstante, subrayó que “lo que se contrató ya está totalmente (acabado), el avance físico es del 100%”..

Para verificar dicha afirmación, se consultó al funcionario si era posible que proporcionara fotografías del estado actual de las obras, a lo cual accedió.

No obstante, las imágenes tomadas este sábado 4 de marzo (según afirmó el gobierno estatal) muestran que la edificación aún carece de muros de contención de concreto armado concluidos (se aprecian muros de concreto con varios metros de varillas aún sin cubrir, y aún con la simbra sosteniendo el material pétreo); además de que en las imágenes tampoco se observan muros de concreto en el edificio de planta baja o en el primer nivel.

Aspectos de la obra del Museo del Niño y del Agua en su estado actual, con los muros de concreto armado aún inconclusos, y sin los muros de la planta baja y del primer nivel.

Dichas imágenes tampoco evidencian que hayan concluido los trabajos de albañilería, y menos que en la obra se hayan realizado “acabados, o instalaciones generales”.

Aún así, el funcionario insistió en que las observaciones realizadas por la auditoría están totalmente solventadas.

Según el gobierno de Chiapas, el museo será inaugurado este año, aunque sólo estará construida su ala izquierda.

¿Castigos?

Por todas estas irregularidades relacionadas con Museo del Niño y del Agua del gobierno chiapaneco, la Auditoría Superior de la Federación anunció que tramitará diversas “promociones de responsabilidades administrativas sancionatorias”.

Estas medidas, sin embargo, serán encomendadas a la Secretaría de la Función Pública del Estado de Chiapas, es decir, a la misma administración de Manuel Velasco.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Lo que los últimos estudios revelan sobre cuántas horas de sueño necesitas para pensar y sentirte mejor

Lograr dormir las horas suficientes de forma regular es crucial para mantener el funcionamiento normal del cerebro, así como para mejorar el estado de ánimo y el comportamiento tanto de niños como de adultos.
Por Barbara Jacquelyn Sahakian, Jianfeng Feng y Wei Cheng / BBC News Mundo
6 de mayo, 2022
Comparte

La mayoría de nosotros tiene problemas para pensar claro después de pasar una noche de mal sueño, con la mente nublada y la incapacidad de funcionar como de costumbre en la escuela, la universidad o el trabajo.

Podrás notar que no te concentras bien o que tu memoria no está en su punto. Como quiera que sea, décadas de mal sueño pueden potencialmente producir una disminución cognitiva.

El mal sueño también afecta el estado de ánimo y el comportamiento de las personas, ya sean niños o adultos. De manera que, ¿cuánto sueño necesita nuestro cerebro para poder operar apropiadamente a largo plazo? Nuestra nueva investigación, publicada en Nature Aging, ofrece una respuesta.

El sueño es un componente importante para mantener el funcionamiento normal del cerebro. El cerebro se reorganiza y se recarga durante el sueño. Además de remover los desperdicios tóxicos y fortalecer nuestro sistema inmune, el sueño también es clave para la “consolidación de la memoria”, durante la cual nuevos segmentos de recuerdos basados en nuestras experiencias son transferidos a nuestra memoria de largo plazo.

Una cantidad y calidad óptima de sueño nos permite tener más energía y mejor bienestar. Posibilita el desarrollo de nuestra creatividad y pensamiento.

Investigadores que observaron a bebés entre los tres y 12 meses notaron que un mejor sueño está asociado a mejores resultados de comportamiento en el primer año de vida, como la habilidad de adaptarse a nuevas situaciones o la regulación eficiente de la emoción.

Hay importantes cimientos fundamentales para el conocimiento, incluyendo la “flexibilidad cognitiva” (que nos permite cambiar de perspectiva fácilmente), y que están vinculados al bienestar posterior en la vida.

La regularidad del sueño parece estar conectada a la “red neuronal por defecto” (RND), que involucra a las regiones que están activas cuando estamos despiertos pero sin que estemos haciendo una tarea específica, como cuando descansamos mientras nuestra mente vaga.

Esta red incluye regiones que son importantes para la función cognitiva, como la corteza cingulada posterior (que se desactiva durante las funciones cognitivas), los lóbulos parietales (que procesan la información sensorial) y la corteza frontal (implicada en la planeación y cognición compleja).

Ilustración con la silueta de un hombre dormido y el cerebro y sistema nervioso superpuesto

Getty Images
El cerebro se reorganiza y se recarga durante el sueño.

Hay señales de que, en adolescentes y adultos jóvenes, el mal sueño puede estar asociado con cambios de conectividad dentro de esta red. Esto es importante porque nuestros cerebros todavía se están desarrollando hasta entrada la adolescencia y en la temprana adultez.

La alteración de esta red puede entonces tener un efecto colateral en la cognición, como la interferencia en la concentración y el procesamiento basado en el recuerdo, así como en procesos cognitivos más avanzados.

La alteración de los patrones de sueño, incluyendo la dificultad de caer y permanecer dormido, son características significativas del proceso de envejecimiento. Estas alteraciones del sueño son candidatos altamente verosímiles a ser contribuyentes a la disminución cognitiva y los desórdenes psiquiátricos en gente mayor.

Siete horas, pero no más ni menos

Una mujer de mediana edad con dificultades para dormir

Getty Images
Todos reaccionamos diferente a la falta de sueño.

El objetivo de nuestro estudio es conocer mejor el vínculo entre el sueño, la cognición y el bienestar.

Encontramos que tanto el sueño insuficiente como el excesivo contribuían a una deficiencia en la función cognitiva de una población de mediana a avanzada edad de 500 mil adultos tomados del UK BioBank (un banco de datos biomédicos en Reino Unido).

Sin embargo, no estudiamos a los niños ni adolescentes, y como sus cerebros todavía se están desarrollando, es posible que requieran diferente duración de sueño óptimo.

Uno de nuestros descubrimientos clave fue que siete horas de sueño cada noche era óptimo, con más o menos que eso aportando menos beneficios en cognición y salud mental.

De hecho, encontramos que las personas que durmieron esa cantidad tuvieron en promedio mejores resultados en exámenes cognitivos (incluyendo velocidad de procesamiento, atención visual y memoria) que aquellos que durmieron más o menos. Los individuos también necesitan consistentemente siete horas de sueño, sin mucha fluctuación en duración.

Dicho eso, todos respondemos ligeramente diferente a la falta de sueño. Descubrimos que la relación entre la duración del sueño, la cognición y la salud mental estaba mediada por la genética y la estructura cerebral.

Observamos que las regiones del cerebro más afectadas por la privación de sueño incluían el hipocampo, bien conocido por su papel en el aprendizaje y la memoria, y las regiones de la corteza frontal, implicada en el control vertical de la emoción.

Una doctora examina a un hombre mayor

Getty Images
La privación del sueño puede afectar el aprendizaje y la memoria.

Pero, aunque la falta de sueño puede afectar nuestros cerebros, también puede ocurrir a la inversa.

Es posible que el encogimiento asociado con la edad de las regiones del cerebro involucradas en la regulación del sueño y la vigilia contribuya a los problemas para dormir más adelante en la vida. Puede, por ejemplo, reducir la producción y secreción de melatonina, una hormona que ayuda a controlar el ciclo de sueño, en adultos más viejos.

Este descubrimiento parece sustentar otra evidencia que sugiere que hay un vínculo entre la duración del sueño y el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer y demencia.

Mientras siete horas de sueño son óptimas para protegernos contra la demencia, nuestro estudio indica que dormir lo suficiente también puede ayudar a aliviar los síntomas de la demencia protegiendo la memoria.

Esto realza la importancia de monitorear el sueño en pacientes mayores con desórdenes psiquiátricos y demencia para poder mejorar sus funciones cognitivas, salud mental y bienestar.

Cómo mejorar nuestro sueño

Un buen comienzo es asegurarnos de que la temperatura y la ventilación en nuestros dormitorios sean buenas: deberían estar frescas y aireadas.

También podrías evitar beber mucho alcohol y no ver películas de terror u otro contenido alarmante antes de irte a la cama. Idealmente, deberías estar en un estado calmado y relajado cuando intentas entrar en sueño. Pensar sobre algo agradable y relajante, como la última vez que estuviste en la playa, funciona para muchos.

Una mujer de espaldas dentro de un mar cristalino observando una idílica isla en la distancia

Getty Images
Piensa en un momento agradable que tuviste para relajarte y poder dormir.

Soluciones tecnológicas como las apps o dispositivos personales también pueden beneficiar la salud mental, así como registrar el sueño y garantizar la consistencia de la duración del sueño.

Para disfrutar la vida y funcionar óptimamente en la vida diaria, podrías entonces monitorear tus propios patrones de sueño para asegurarte de que estás obteniendo siete horas de sueño de manera regular.

*Barbara Jacquelyn Sahakian es profesora de Neuropsicología Clínica y Christelle Langley es investigadora asociada de posdoctorado en Neurociencia Cognitiva, ambas de la Universidad de Cambridge; Jianfeng Feng es profesor de Ciencia y Tecnología para la Inteligencia Inspirada en el Cerebro y Wei Cheng es principal joven investigador de Neurociencia, ambos de la Universidad de Fudan. Su artículo original fue publicado en The Conversation, cuya versión en inglés puedes leer aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.