Consejero del nuevo aeropuerto de la CDMX fue mano derecha de Duarte y Herrera en Veracruz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Consejero del nuevo aeropuerto de la CDMX fue mano derecha de Duarte y Herrera en Veracruz

José Salvador Sánchez Estrada es consejero del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y ex funcionario de de Javier Duarte y Fidel Herrera en Veracruz. Está siendo investigado por la Auditoria Superior.
AP
Por Claudia Ocaranza de @projectPoder
15 de marzo, 2017
Comparte

José Salvador Sánchez Estrada, ex funcionario de los gobiernos de Javier Duarte y Fidel Herrera en Veracruz que está siendo investigado por la Auditoria Superior de la Federación, es consejero del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) para el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM), revela una investigación de Poder.

Sánchez Estrada está siendo investigado por la ASF por un supuesto desvío de recursos en el Estado de Veracruz y Miguel Ángel Yunes, actual gobernador de la entidad, lo denunció junto a otros funcionarios por formar parte de la trama de aviadores de la Secretaría de Educación del estado.

El Consejo de Administración del GACM es el encargado de aprobar los presupuestos y los estados financieros del NAICM. Sánchez Estrada, quien dejó la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN) de Veracruz con una deuda de 9,307 millones de pesos, forma parte de este grupo de 19 tomadores de decisión. El GACM es la sociedad que contrata la obra pública para la construcción del NAICM y lleva gastados más de 180 mil millones de pesos.

“Un espléndido servidor público de los veracruzanos”, dijo de él Fidel Herrera en sus últimos días del mandato (2004-2010), cuando Sánchez Estrada renunció a SEFIPLAN —dejando el estado con el triple de deuda— y tomó posesión como Jefe de la Oficina de Asuntos Internacionales y representante en la ciudad de México del Gobierno de Veracruz.

Desde abril de 2016 Sánchez Estrada es Subsecretario de Calidad y Regulación de la Secretaría de Turismo (SECTUR) —cargo por el cual percibe 131,959 pesos mensuales sin contar prestaciones— y como tal es el encargado de representar a la SECTUR en el Consejo de Administración del GACM.

Al respecto Octavio Mayen, director de comunicación del GACM, dijo a Poder: “Nosotros no podemos prejuzgar a una persona por lo que se diga o se haga en los medios, etc. Tenemos que esperar a que de forma institucional se den las resoluciones al respecto, lo otro sería actuar a priori sin tener una facultad para ello”.

Agregó que Gerardo Ruíz Esparza, secretario federal de Comunicaciones y Transportes y presidente del GACM, “tampoco  tiene que revisar los antecedentes. Es responsabilidad del titular de cada secretaría que el perfil de quien manda cumpla con los requisitos del consejo del grupo. El Consejo de Administración lo que marca es que los consejeros tienen que cumplir con cierto perfil de todo tipo, pero no es que uno se dedique a comprobar eso”.

Fiel de Duarte

Cuando Javier Duarte dejó la secretaría de SEFIPLAN en enero de 2009, para buscar la gubernatura, lo sustituyó Sánchez Estrada. En agosto de 2011, ya con Duarte como gobernador, volvió al Gobierno de Veracruz. Sólo estuvo diez meses en la Oficina de Asuntos Internacionales y como representante en la ciudad de México del Gobierno de Veracruz

Con Duarte primero fue asesor de la Oficina del Gobernador, donde se encargó de coordinar las acciones relativas a la integración del informe de gobierno del primer año de la nueva administración. Más tarde asumió como Jefe de la Oficina del Programa de Gobierno. Entre sus encargos estaba coordinar las acciones del Programa de Gobierno de acuerdo con los Objetivos del Plan Veracruzano de Desarrollo 2011-2016 (PVD). El objetivo del PVD era una mayor transparencia y eficiencia de los recursos.

Actualmente Javier Duarte es buscado en 190 países por lavado de dinero y delincuencia organizada, mientras que, en 2013, Sánchez Estrada fue llamado a SECTUR como Subsecretario de Planeación y Política Turística.

En el puesto, pese a denuncias

La Comisión de Hacienda del Senado ha calculado que la deuda de Veracruz asciende a 80 mil millones de pesos. En 2014, la Auditoría Superior de la Federación denunció penalmente por este motivo al gobierno de Veracruz e hizo responsables a 29 ex funcionarios y funcionarios. Según medios de comunicación que tuvieron acceso a la documentación, José Salvador Sánchez Estrada es uno de los acusados.

Duarte afirmó en junio de 2015 que las denuncias por desvío de recursos, al realizar movimientos bancarios para aparentar el pago de la deuda de Veracruz, habían sido resueltas. La ASF confirmó un mes después que las demandas siguen en curso.

La Procuraduría General de la República no ha llamado a ninguno de los funcionarios involucrados en la demanda de la ASF o por las acusaciones del actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes.Sánchez Estrada trabajó en la Auditoria Superior de la Federación entre 2001 y 2004.

Se buscó a Sánchez Estrada a través del Departamento de Comunicación de la SECTUR pero no respondió a la solicitud.

Si quieres leer la nota completa de Poder, da click aquí.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Estados Unidos tendrá un gobierno dividido tras la victoria republicana en la Cámara de Representantes

Estados Unidos tendrá un gobierno dividido en el que un partido tendrá la Presidencia y el otro, el control de una cámara del Congreso. ¿Cuáles son las repercusiones?
16 de noviembre, 2022
Comparte

Los demócratas, que controlan la presidencia y el Congreso desde enero de 2021, acaban de perder su mayoría en la Cámara de Representantes.

Estados Unidos tendrá “un gobierno dividido” a partir de enero.

El término se refiere a una situación en la que una o las dos cámaras del Congreso están bajo control de un partido distinto al del presidente en ejercicio, actualmente el demócrata Joe Biden.

El control que el Partido Republicano logró de la Cámara de Representantes en las elecciones de medio término, según proyecciones divulgadas este miércoles de noche, significa que Estados Unidos tendrá un gobierno de este tipo cuando los nuevos representantes asuman su cargo.

Gobiernos divididos han sido bastante comunes desde los años 70, el más reciente se dio durante los dos últimos años de la presidencia de Donald Trump, cuando los demócratas controlaban la cámara baja del Congreso.

Que los republicanos recuperen la mayoría de la Cámara de Representantes que habían perdido en 2018 puede significar dos años de confrontación política con pocos logros legislativos, anticipan expertos.

“Creo que un acuerdo bipartidista sería muy difícil, dada la enorme división entre los dos partidos en casi todas las cuestiones importantes a las que se enfrenta el país”, dijo Alan Abramowitz, un politólogo de la Universidad Emory que ha escrito varios libros sobre elecciones estadounidenses a BBC Mundo.

El camino que sigue una ley

En Estados Unidos cada cámara puede iniciar un proceso legislativo. El proyecto de ley tiene que ser aprobado por las dos, antes de ser enviado al presidente para que lo firme y lo convierta en ley.

Nancy Pelosi, Mitch McConnell y Kevin McCarthy

 

Una ley puede morir en cualquier fase si una de las cámaras vota en contra, o si el presidente la veta.

Algunas personas apoyan un gobierno dividido porque significa que cada partido político puede vigilar al otro, por ejemplo, controlando medidas de gasto no deseadas o bloqueando ciertos proyectos para que no se conviertan en ley.

Recientemente, el empresario y actual dueño de Twitter Elon Musk aconsejó a sus millones de seguidores en la red social que votaran a los republicanos en las elecciones de mitad de período, dado que el presidente Biden es demócrata.

Su razonamiento, dijo, es que “el poder compartido contiene los peores excesos de ambos partidos”.

Ventajas e inconvenientes

Los gobiernos divididos pueden forzar a los legisladores a presentar leyes que tengan una base de apoyo más amplia, lo que hace que sean más difíciles de revocar cuando el poder cambie de manos.

En ese caso, la cooperación aporta estabilidad política.

El Capitolio en un atardecer

Getty Images

Pero cuando los partidos están polarizados en sus posiciones, un gobierno dividido puede hacer que a un partido le resulte imposible aprobar leyes, lo que conduce a un punto muerto en el que es difícil avanzar en políticas para todo el país.

Grandes cambios legislativos a menudo han ocurrido bajo gobiernos de un solo partido, como el New Deal del presidente Franklin Roosevelt y la ley de Cuidado de Salud Asequible de Barack Obama, coloquialmente conocida como Obamacare.

Gobiernos divididos también pueden llevar a más cierres de gobierno, que se produce cuando los partidos no se ponen de acuerdo en un presupuesto para continuar con la financiación pública.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.