Flavino Ríos y 14 exfuncionarios desaparecieron 200 mdp del fondo de pensiones estatal
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro / Archivo

Flavino Ríos y 14 exfuncionarios desaparecieron 200 mdp del fondo de pensiones estatal

La Fiscalía de Veracruz investiga al exgobernador Flavino Ríos, así como a otros 14 exfuncionarios que integraban el Honorable Consejo del Instituto de Pensiones de Veracruz, por permitir el desvío de dinero de los trabajadores.
Cuartoscuro / Archivo
Por Arturo Angel
15 de marzo, 2017
Comparte

El exgobernador de Veracruz Flavino Ríos y otros 14 exfuncionarios, entre ellos el excontralor del estado y un exfuncionario implicado en uso de programas sociales a favor del PRI, autorizaron en agosto de 2015 el retiro de casi 200 millones de pesos del Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz para una supuesta inversión bancaria que generaría intereses para los trabajadores. De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía de Veracruz, el dinero desapareció.

Documentos asentados en dos denuncias que integra la Fiscalía de Veracruz por posible desvío de recursos, y a los que tuvo acceso Animal Político,  acreditan que el Comité Directivo del Instituto de Pensiones del Estado –integrado por funcionarios del gobierno de Javier Duarte, entre ellos Flavino Ríos– dieron su aval en una “sesión extraordinaria” para que salieran estos recursos de los trabajadores.

El pasado 21 diciembre, la Auditoría de Veracruz presentó en la Fiscalía una denuncia penal en contra de los responsables del presunto desvío de recursos, a la que se añadió una denuncia previa –presentada dos meses antes– por dos organizaciones civiles por los mismos hechos.

De acuerdo con la auditoría que forma parte de la carpeta de investigación FESP/595/2016/I-12, el 25 de agosto de 2015 el Honorable Comité Directivo del Instituto de Pensiones de Veracruz celebró una sesión extraordinaria que derivó en el acuerdo 83,976-A.

En dicho acuerdo, se acordó tomar 180 millones que estaban destinados para el pago de trabajadores que estaban en un fideicomiso en Banorte  y moverlos a una supuesta inversión bancaria que generaría cinco por ciento de rendimientos.

En el referido acuerdo, subrayan los auditores, se estableció que en caso de que la Secretaría de Finanzas no pagara en los términos establecidos el dinero con los intereses a los trabajadores, se tendría que regresar todo el dinero más intereses moratorios. Esto sumaba en total casi 185 millones de pesos.

Pero ni una ni la otra cosa sucedió. El gobierno de Veracruz nunca regresó el dinero que se sustrajo gracias al acuerdo mencionado, ni se pagaron intereses en lo absoluto. Los auditores ordenaron al gobierno de Veracruz que explicara el destino de los recursos o en su caso los devolviera pero tampoco pasó nada.

La Fiscalía confirmó a este medio que hasta el día de hoy el destino de estos recursos es desconocido.

Los involucrados

El acta de la sesión extraordinaria en la que se aprobó el acuerdo que permitió la salida de 200 millones de los pensionados que luego desaparecieron, confirma que a la misma asistieron los 14 integrantes del Honorable Consejo Directivo del Instituto de Pensiones del Estado. La orden del día fue exclusivamente  la aprobación de la salida de estos recursos.

Flavino Ríos figura en segundo lugar de la lista de asistentes del consejo como “Consejero Propietario de la Secretaría de Gobierno”. Cabe recordar que en ese momento Ríos era secretario de Gobierno de Javier Duarte, cargo en el que se mantuvo hasta que Duarte pidió licencia y se convirtió en gobernador interino.

Pero Flavino no estuvo solo. Entre los consejeros asistentes que aprobaron la salida de estos recursos aparecen Antonio Gómez Pelegrín, exsecretario de Finanzas en ese momento,  y Ricardo García Guzmán quien fungía como contralor del estado.

Estos dos funcionarios fueron los que en mayo de 2016 se presentaron en el noticiero Ciro por la Mañana para negar que el gobierno de Duarte había desviado casi 650 millones de pesos en contratos con empresas fantasmacomo reveló una investigación periodística  de Animal Político.

Una revisión posterior del  SAT confirmó que las compañías no existían.

En la sesión participó también el notario Armando Adriano Fabre, quien de hecho era el consejero Presidente debido al puesto que desempeñaba en ese momento como Director del Instituto de Pensiones del estado. Cabe señalar que este funcionario recibió la notaría número 1 durante la administración del exgobernador Fidel Herrera, pero ha pedido varias licencias para ocupar cargos en la administración pública.

Otro que participó en la autorización del acuerdo fue Ralnulfo Márquez Hernández, quien en ese momento figuraba como consejero representante de la Secretaría de Desarrollo Social estatal.

Dos años antes de la firma de ese acuerdo, Márquez Hernández había renunciado como delegado de la Secretaría de Desarrollo Social Federal tras hacerse público el desvío de recursos federales de esta dependencia a favor de candidatos del PRI. En diciembre pasado tres funcionarios que colaboraron con Márquez fueron acusados por la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales de coaccionar con los programas el voto.

Y la lista sigue. Otro consejero en la sesión fue Fernando Benítez Obeso, exsecretario de Salud quien en noviembre pasado  reconoció ante diputados que la construcción de 109 instalaciones de salud en la entidad se quedó a medias por la falta de recursos en la entidad. También aparece la última exsecretaria de Educación del gobierno de Duarte, Xóchitl Adela Osorio, quien dijo que documentos de la dependencia habían sido robados.

Otro que figura como consejero es Faustino García Fernández, líder de la Federación de Trabajadores al Servicio del Estado, y quien públicamente defendió el proyecto de basificación de trabajadores del estado propuesto por Javier Duarte, hecho que fue criticado por la oposición debido a la afectación a los recursos.

La lista de consejeros que dieron su aval para esta salida de recursos de los trabajadores pensionados la completan Erick Porres Blesa, exdelegado dela SEP en Veracruz, así como varios representantes sindicales, así como Octavio Antonio Gil García quien relevó a Adriano Fabre en la dirección del Instituto de Pensiones.

Más desvíos

Autoridades de la Fiscalía General de Justicia de Veracruz indicaron a Animal Político que esta carpeta de investigación por el desvío de las pensiones de los trabajadores de la entidad será consignada en los próximos días ante un juez penal.

Actualmente, de los 14 exintegrantes del Consejo Directivo del Instituto de Pensiones que se encuentran denunciados, el único actualmente preso es el exgobernador Flavino Ríos, quien el fin de semana pasado fue detenido por su posible complicidad en la fuga del también exmandatario Javier Duarte.

Este caso es solo uno de varios que están bajo investigación ministerial por múltiples desvíos que se registraron del Instituto de Pensiones del Estado en la administración de Duarte. El Órgano de Fiscalización Superior del estado de Veracruz ha presentado denuncias penales por un desfalco que supera los tres mil millones de pesos.

Por otro lado la Fiscalía de Veracruz confirmo a este medio que tiene otra carpeta de investigación que también involucra a Flavino Ríos por el presunto desvío de casi 250 millones de pesos cuando este se desempeñó como secretario de Gobierno en los últimos dos años dela administración de Duarte.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

EU flexibiliza su política hacia Cuba y permitirá más vuelos y envíos de remesas

Con las medidas anunciadas por el Departamento de Estado se da marcha atrás a la política restrictiva del expresidente Donald Trump hacia la isla.
17 de mayo, 2022
Comparte

El gobierno de Estados Unidos anunció este lunes una serie de medidas que buscan suavizar la política hacia Cuba y que suponen una marcha atrás respecto a las decisiones tomadas por el expresidente Donald Trump.

Así, el Departamento de Estado informó que se restablecerán los vuelos comerciales a varias ciudades cubanas, que desde agosto de 2020 solo llegaban a La Habana, y se suspenderá el límite de US$1.000 por trimestre a las remesas.

Cuba enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes y nuestra política continuará enfocándose en empoderar al pueblo cubano para ayudarlo a crear un futuro libre de represión y sufrimiento económico”, señaló el gobierno de Biden en un comunicado.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, hizo un llamado al gobierno cubano para que libere “inmediatamente” a los “presos políticos” y respete los derechos fundamentales de su pueblo.

Una persona ondea las banderas de Cuba y EE.UU.

Getty Images

El cambio de política se produce después de una revisión interna dentro del gobierno de Biden que ha llevado meses.

Representantes de EE.UU. y de Cuba se reunieron en abril en Washington para hablar de asuntos migratorios, en el primer diálogo de alto nivel entre ambos países desde la llegada de Biden a la Casa Blanca.

Otras medidas

Entre las nuevas medidas presentadas este lunes, el gobierno de Biden anunció el apoyo a un acceso amplio a internet en la isla, así como permitir envíos de remesas a personas que no sean de la familia.

Nos aseguraremos de que las remesas fluyan más libremente hacia el pueblo cubano, sin enriquecer a quienes perpetran abusos contra los derechos humanos”, dijo Price.

Pasajeros procedentes de EE.UU. llegan a La Habana

Getty Images
Los vuelos entre EE.UU. y Cuba habían sido suspendidos en el gobierno de Donald Trump.

También anunció que ampliará el procesamiento de visas. Esto incluye viajes educativos, reuniones profesionales e investigación.

El anuncio se da meses después de las fuertes protestas que se desataron en la isla y por las que el gobierno cubano arrestó a cientos de personas.

“Un paso limitado en la dirección correcta”

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) cubano calificó las medidas de Biden como “un paso limitado en la dirección correcta”.

“Los anuncios no modifican en lo absoluto el bloqueo, ni las medidas principales de cerco económico tomadas por Trump”, señala el comunicado difundido en el diario estatal Granma.

“No revierte la inclusión arbitraria y fraudulenta de Cuba en la lista del Departamento de Estado sobre países que supuestamente son patrocinadores del terrorismo, una de las principales causas de las dificultades con las que tropieza Cuba para sus transacciones comerciales y financieras en muchas partes del mundo”, continúa.

“Se trata, sin embargo, de un paso limitado en la dirección correcta, una respuesta a la denuncia del pueblo y del gobierno cubanos”, añade.

El senador estadounidense Marco Rubio, un republicano de origen cubano de Florida, rechazó las nuevas políticas de la Casa Blanca.

“El régimen en Cuba amenazó a Biden con la migración masiva y tiene simpatizantes dentro de la administración y el resultado es que hoy vemos los primeros pasos hacia las políticas de Obama sobre Cuba”, escribió en Twitter.

Bob Menendez

Getty Images
El senador demócrata Bob Menéndez ha condenado los planes de la administración Biden para aliviar las tensiones con Cuba

El demócrata Bob Menéndez también expuso su desacuerdo: “Seamos claros, aquellos que aún piensan que incrementar los viajes servirá para fomentar la democracia en Cuba están simplemente negándose a reconocer la realidad”.

Desde Miami, Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia de la disidencia cubana, respaldó el restablecimiento de los vuelos comerciales ya que regula la “competencia entre las líneas aéreas” y eso beneficia al cubano dentro y fuera de la isla, dijo a la agencia EFE.

No obstante, criticó que Biden “haya faltado a su palabra” cuando aseguró que “consultaría con el exilio cubano, como parte integral de esta nación y de nuestra tierra” este tipo de decisiones.

Cuba entre Obama y Trump

En 2015, el expresidente Barack Obama había sacado a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo del gobierno de EE.UU, en la que estaba desde 1982.

Esto supuso un paso importante en el “deshielo” que un año después resultaría en que ambos países reanudaran sus relaciones diplomáticas.

Barack Obama y Raúl Castro

Getty Images
Barack Obama fue el primer presidente de EE.UU. en visitar Cuba en casi 90 años.

Pero ese acercamiento, como muchas otras políticas del presidente Obama, fue revertido por el gobierno de Donald Trump, quien dio paso a una política de mano dura hacia la isla.

El anunció de incluir nuevamente a Cuba en la lista, en la que solo están Corea del Norte, Irán y Siria, fue hecho por la administración Trump un par de semanas antes de la toma de posesión del presidente Joe Biden, en enero de 2021.

A los países que considera patrocinadores del terrorismo, Washington les prohíbe exportar o vender armas, ciertas exportaciones que también mejorarían sus capacidades militares son controladas y les restringe la asistencia económica.

Los países en la lista tampoco pueden acceder a préstamos del Fondo Monetario Internacional y otras instituciones globales.

Pero ahora, con el anunció de flexibilización de las políticas hacia la isla, muchos se preguntan si el presidente Baiden sacará de nuevo a Cuba de la lista, como ocurrió cuando era vicepresidente.


Primer paso para mejorar las relaciones entre EE.UU. y Cuba

Por Will Grant, corresponsal en México y Centroamérica

La noticia será un alivio para miles de cubanos que están desesperados por ver a sus familias en Florida y en otros lugares de Estados Unidos.

La isla está experimentando, quizás, su éxodo más agudo desde la Guerra Fría. Hay muchos cubanos viajando a Nicaragua y luego a través de América Central hasta la frontera de Estados Unidos con México.

Después de 2016, el gobierno de Trump implementó una gran cantidad de nuevas sanciones económicas en la isla gobernada por el comunismo, las cuales habían sido relajadas durante la presidencia de Obama.

Junto con la recesión económica causada por la pandemia de coronavirus y la mala gestión por parte del Estado, la economía en Cuba ha estado en una situación desesperada en los últimos años.

Estos cambios representan el primer paso de la Casa Blanca hacia alguna forma de renormalización de las relaciones con Cuba.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rlYN7MCr_i0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.