close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El único derecho de las trabajadoras del hogar: demanda por despido injustificado

Aunque no haya un contrato firmado, estas trabajadoras pueden apelar a las leyes en caso de un despido injustificado, pero se enfrentan a una limitante: deben acreditar la relación laboral
Por Claudia Altamirano
30 de marzo, 2017
Comparte

Tras el fallecimiento de su padre, Gabriela Ramírez se vio obligada a trabajar para apoyar económicamente a su madre, aunque sólo tenía 15 años. Empezó en la casa de una mujer mayor a la que cuidó por varios años hasta su muerte, y después siguió trabajando con otros miembros de esa familia por un cuarto de siglo, hasta finales de 2015.

El nieto de aquella maestra se casó y su nueva esposa no quería en su casa a “personas que no fueran de su confianza”, por lo que Gabriela fue despedida junto con el resto del personal, incluido su esposo que era chofer. Los trabajadores intentaron conservar su empleo y, al no lograrlo, pidieron al menos una indemnización por el despido, pero la esposa del señor se opuso. “¿Por qué le vas a dar algo si es una gata?”, reprochó la mujer.

Ante este panorama, Ramírez acudió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, donde le recomendaron pedir orientación al Instituto de las Mujeres y de ahí la canalizaron al Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (Caceh), quienes la asesoraron para iniciar un proceso legal y la apoyaron durante el juicio en la Junta de  Conciliación y Arbitraje. Gabriela, su esposo y otra compañera ganaron la demanda a principios de 2016 y desde entonces, aquel empleador les ha pagado mes a mes la liquidación que por ley les corresponde.

El caso de estos empleados, sin embargo, es excepcional. Aunque todos los trabajadores del hogar tienen derecho a exigir una indemnización en caso de despido injustificado o de cualquier abuso laboral, este recurso se ve frecuentemente limitado por un obstáculo: acreditar su trabajo.

Igual que cualquier trabajador informal –que en México son el 60 % de la fuerza productiva- los del hogar no cuentan con un contrato ni prestaciones y, sin embargo, generan derechos laborales solo por estar sujetos a un horario, un lugar de trabajo y recibir órdenes de un patrón, asegura el abogado Manuel Fuentes, especialista en el sector.

En México, el trabajo doméstico no tiene reconocimiento legal porque se da como una opción para personas que no tienen estudios ni experiencia en otra actividad, por lo que se desarrolla de manera espontánea y bajo las reglas del empleador. Los 2.4 millones de trabajadores del hogar (95 % mujeres) realizan su trabajo en la informalidad y sin derechos laborales, por lo que no tienen prestaciones y casi ninguna ha recibido una liquidación al ser despedida, pues no tienen forma documental de comprobar que trabajaron en una casa.

“De acuerdo con el derecho laboral no se requiere antigüedad específica (para exigir indemnización), desde el momento de la contratación se vuelve un trabajador como cualquiera. No es necesario que haya contrato por escrito para reconocer sus derechos, basta que tenga horario, esté sujeta a un lugar de trabajo y reciba órdenes de un empleador, pero hay que demostrarlo, ahí es donde muchos casos se atoran”, explica el defensor.

En el caso de las trabajadoras de entrada por salida –que no viven en la casa del empleador sino que laboran en ella solo unas horas- también se genera una relación laboral conocida como “labores discontinuas”, que les otorga derechos pero con la misma condición: poder comprobar tanto la relación como el despido injustificado, lo que se vuelve aún más difícil porque los empleadores suelen acusarlas de robo, inasistencia al trabajo, incumplimiento y otras faltas, con el objetivo de eludir su responsabilidad.

“Acceder a la justicia es algo que prácticamente no se logra para cualquier trabajador, sólo un 5 % de las demandas (laborales) resultan a favor del demandante”, lamenta el abogado, asesor del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho).

Pero el panorama es peor para las trabajadoras del hogar (95 % de este sector son mujeres), pues su trabajo, además de ser informal, se desarrolla en la privacidad del hogar del empleador. “La indemnización en caso de despido es un derecho, no estamos pidiendo limosna. Y ellos lo único que te quieren dar es los días que trabajaste y ya”, refiere Ana Laura Aquino, secretaria general Colegiada del Sinactraho.

El problema, explica, es que el empleador no reconoce su casa como un centro de trabajo ni a la trabajadora como tal, sino que la ven como una persona que “les ayuda en la casa”. Fue el caso de Gabriela, a quien sus empleadores acusaron de ‘ingratitud’ por tomar acciones legales contra ellos.

“Como es tuyo, como el que manda eres tú en tu casa, no tiene que haber una ley que rija si la ley eres tú; no entienden que a la hora de contratar a alguien te conviertes en un centro de trabajo, no lo reconocen y esto no ayuda. No es fácil hacerles entender que no es su ley, es la Ley Federal del Trabajo la que tiene que regir ahí”, puntualiza Aquino.

El pago por día de trabajo de Gabriela siempre fue de 300 pesos, sin embargo su empleador declaró durante el juicio que le pagaba 500, así que la demanda se basó en esa cantidad y sobre eso se fijó la indemnización. “Le gané todo, no negocié nada porque mis derechos no son negociables, eso aprendí en los talleres”, cuenta la trabajadora sobre su experiencia en el Sindicato.

No obstante, ella dice que su triunfo no es el pago sino el reconocimiento. “Más que el dinero, es porque se me reconozca como un ser humano que trabaja y que tiene derechos”.

Gráfico: Omar Bobadilla

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Nissan: qué hay detrás de la estrepitosa caída del fabricante de automóviles

Este lunes se informó de que el CEO de la compañía, Hiroto Saikawa, abandonará su cargo la próxima semana en medio de un escándalo por pagos indebidos que supuestamente recibió.
Getty Images
9 de septiembre, 2019
Comparte

¿Ha tocado fondo Nissan?

Esa es la pregunta que muchos se hacen después de que se informara este lunes que el CEO de la compañía, Hiroto Saikawa, abandonará su cargo la próxima semana en medio de un escándalo por pagos indebidos que supuestamente recibió.

El año pasado el expresidente de Nissan Carlos Ghosn fue detenido por una presunta malversación de fondos.

A estas crisis en la dirección de la automotriz, hay que sumar los pésimos resultados que presentó el pasado julio, los peores en una década.

Entre abril y junio de este año, el beneficio neto de Nissan cayó casi un 95% en comparación con el mismo periodo de 2018.

Por su parte, su beneficio de explotación se redujo en un drástico 98.5%. Es decir, que sus ganancias ni siquiera alcanzaron los US$15 millones.

“Reconocemos que los resultados son muy mediocres”, dijo entonces Hiroto Saikawa.

Estos resultados llevaron a la firma a tomar medidas drásticas.

Entre ellas, el despido de alrededor del 10% de sus empleados, lo que significa la eliminación de unos 12,5000 puestos de trabajo para reducir su producción global en un 10% para el año 2022.

El presidente de Nissan, Hiroto Saikawa

AFP
El presidente de Nissan, Hiroto Saikawa, reconoció ante la prensa este jueves que los últimos resultados de la empresa eran “mediocres”.

¿Cómo se explica este desplome del que fuera uno de los referentes mundiales en la construcción de automóviles?

El escándalo Ghosn

“La rentabilidad se vio afectada negativamente por la disminución de los ingresos y por factores externos como los costes de las materias primas, las fluctuaciones de los tipos de cambio y las inversiones para cumplir con las normas regulatorias”, señaló Nissan en un comunicado el pasado julio.

En efecto, al igual que sus rivales, la firma está teniendo que hacer grandes inversiones tecnológicas para desarrollar los vehículos autónomos y para responder al endurecimiento de las nuevas normativas medioambientales.

Sin embargo, además de por el estancamiento de grandes mercados como el de EU, Europa o Japón, la empresa enmarcó sus resultados como consecuencia del cambio de estrategia tras el escándalo que el año pasado supuso el arresto de su expresidente Carlos Ghosn.

Carlos Ghosn

Getty Images
La detención de Carlos Ghosn puso en entredicho el futuro de la Alianza, un grupo mundial de fabricación de automóviles que incluye a Renault, Nissan y Mitsubishi.

Pese a haber rechazado los cargos en su contra, las acusaciones contra Ghosn supusieron una gran presión sobre la alianza creada entre Nissan, Renault y Mitsubishi, en la cual las tensiones están lejos de desaparecer.

“Eso realmente hizo a la empresa caer en picado”, reflexionó hace unas semanas en la radio pública estadounidense NPR Michelle Krebs, analista de la empresa automotriz Autotrader.

Nissan no esconde el duro golpe que sufrió por este escándalo, y por ello decidió reducir en unos US$184,000 millones los objetivos de venta fijados durante la presidencia de Ghosn para finales de marzo de 2023.

Peor imagen y competencia

A los problemas de Nissan se suma, según expertos, una estrategia desafortunada dirigida a aumentar su presencia en el mercado a expensas de la rentabilidad.

Por ejemplo, Nissan apostó por realizar ventas con grandes descuentos a las compañías de alquiler de automóviles, lo que además de recortar sus ganancias también pudo haber “empañado” la marca, según Krebs.

Michael Ramsey, analista de la consultora Gartner, coincidió también en cómo esta táctica de Nissan perjudicó la imagen que el público tenía de la marca.

Exposicion de autos Nissan

Getty Images
La imagen de los autos de Nissan puede haberse visto afectada por las últimas estrategias de la compañía, dicen expertos.

Según el experto, los consumidores solían ver los autos de Nissan como deportivos y confiables, pero las ansias de la empresa por expandir su presencia en el mercado pudo dejar en entredicho la identidad corporativa de la marca.

“¿Quién es hoy el comprador de Nissan? La respuesta no es tan obvia”, se preguntó en NPR.

Otro factor que destacan los expertos es la creciente competencia que para Nissan suponen fabricantes coreanos como Hyundai y Kia, que ofrecen a sus clientes vehículos a precios menores.

“A la vez que vemos cómo sus productos mejoran en términos de calidad y diseño, también están ganando consumidores que buscan algo asequible”, dijo en NPR sobre estas marcas el analista de CarGurus George Augustaitis.

Auto de Hyundai.

Getty Images
La competencia de fabricantes como Hyundai han supuesto un duro golpe para las ventas de Nissan.

El experto también apuntó al diseño como uno de los puntos débiles de Nissan, citando el ejemplo de los modelos de utilitarios deportivos Rogue y Murano que están “casi cinco años desactualizados”.

“Estas supresiones de puestos de trabajo son medidas necesarias para reestructurar la compañía y evitar que la situación siga deteriorándose”, le dijo a AFP en julio Satoru Takada, analista de la consultora de Tokio TIW.

“La cuestión es saber si Nissan ha tocado fondo y podrá renacer rápidamente” pero “las perspectivas son vagas y los obstáculos numerosos”, pronosticó el experto.

*Este artículo se publicó originalmente en julio de 2019 y fue actualizado con la noticia de la renuncia de Hiroto Saikawa.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=wLuT0dfmeds

https://www.youtube.com/watch?v=fQcI0qFkzwQ

https://www.youtube.com/watch?v=xLBMdL-Roq0&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.