Por qué es científicamente beneficioso comer huevos con el entusiasmo con que se hace en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Por qué es científicamente beneficioso comer huevos con el entusiasmo con que se hace en México

Aunque los huevos tuvieron mala prensa durante un tiempo, recuperaron su buena reputación como un alimento muy completo, rico en vitaminas y minerales.
BBC Mundo
Por Michael Mosley y James Wong BBC
5 de marzo, 2017
Comparte

Si vamos a hablar de huevos, no hay mejor lugar en el mundo que México.

Y no sólo por la fantástica variedad de recetas sino porque además de ser uno de los principales productores y exportadores, repetidamente encabeza la lista de los países que en los que más se consumen al año.

A la mexicana, estrellados, rancheros, al albañil, motuleños, ahogados, tirados, en tortilla y hasta divorciados… definitivamente, los mexicanos no se limitan a fritos, revueltos o hervidos.

Con un consumo per cápita casi alcanza los 23 kilogramos al año, el más alto a nivel internacional, aplica el refrán de que “en la variedad está el placer”.

Y es más que placer: aunque el huevo tuvo mala prensa durante un tiempo, recuperó su buena reputación y es recomendado como un alimento muy completo, rico en vitaminas y minerales, además de ser un producto accesible para gran parte de la población.

Pero, ¿cómo nos beneficia?

Excelente calidad

Nuestros cuerpos producen al menos 250,000 diferentes tipos de proteínas necesarias para producir todo, desde las hormonas hasta los músculos, y responsables desde de nuestro sistema inmunológico hasta de llevar oxígeno por el cuerpo.

Para crearlas, tenemos que consumirlas, y las que los huevos contienen son de excelente calidad.

Exploremos el huevo

Huevos y cáscarasPIXABAY

Su dura y cristalina cáscara está compuesta principalmente de carbonato de calcio. La superficie está llena de huecos diminutos para permitirle al pollo en desarrollo respirar.

Cada hueco se forma sobre una brecha en un entramado de proteína sobre la que crece la cáscara.

Cáscara magnificada 2.000 veces, con uno de los huecos para respirar.
Cáscara magnificada 2,000 veces, con uno de los huecos para respirar.

Esa membrana está hecha parcialmente de queratina, la misma proteína de la que están hechos nuestro pelo y uñas, y protege el contenido del huevo de las bacterias y el polvo.

Adentro, la clara, o albumen, es una mezcla de agua y 11% proteína.

Pero es en la yema donde reside gran parte de las bondades del huevo.

Tiene minerales, vitaminas, algo de grasa, un poco de colesterol, pero sobre todo 17% de proteína.

El hecho de que encuentras proteínas en la membrana, la clara y la yema es una prueba de cuán importantes son, y lo maravilloso de los huevos es que, aparte de la cáscara, todas son fáciles de digerir.

Pero una vez te las comes, ¿a dónde van?

¡A México!

Shocker ha sido artista de lucha libre profesional durante 22 años.

Shocker
Shocker come decenas de huevos para reparar sus músculos.

“Tu apariencia en el cuadrilátero es muy importante”, le dice a la BBC. “En mi caso, no me pongo máscaras porque me llaman ‘El señor 1,000% guapo'”.

Para desarrollar y mantener su impresionante físico, Shocker necesita consumir mucha proteína.

“Si no comes, no creces”, confirma.

En Reino Unido, la gente come en promedio 4 huevos a la semana; en México, 7; Shocker consume 50.

Necesita todas esas proteínas pues entrena tan duro todos los días: con cada ejercicio, desgarra fibras en lo profundo de sus músculos, que su cuerpo debe reparar.

Shocker haciendo ejercicio
Cada esfuerzo desgarra fibras en sus músculos.

Las enzimas en su estómago y sus intestinos descomponen los componentes de las proteínas en moléculas llamadas aminoácidos.

Éstas entran en su torrente sanguíneo y viajan a dónde sean requeridos.

En el caso de Shocker, esos aminoácidos se unen para componer las proteínas que necesita para hacer que sus músculos sean más grandes y fuertes.

Shocker en el ring
Al fin y al cabo, tiene que mantenerse 1,000% guapo.

¿A la mexicana o rancheros?

Es cuestión de gustos: con tomate, cebolla y chile o con tortilla, fríjoles y salsa picante.

Sin embargo, de la manera en la que preparamos los huevos depende cuán fácilmente podemos utilizar la proteína que contienen.

Al contrario de lo que se suele creer, si te comes los huevos crudos sólo te beneficias de alrededor de la mitad de sus proteínas.

Pero cuando los cocinas, las cambias fundamentalmente… y seguro has visto cómo sucede.

Huevos en sartén
Expuestos a altas temperaturas, van pasando de traslúcidos a blancos, y sus proteínas se van “desenredando”.

A medida que el huevo se va cocinando, ves que la clara va cuajando.

Lo que está sucediendo es que la proteína se está desnaturalizando, lo que en bioquímica significa que está cambiando estructuralmente.

Cuanto más tiempo cocines los huevos, más se desnaturalizan las proteínas: las moléculas literalmente se despliegan, lo que las hace más fáciles de absorber.

Es por eso que los huevos cocinados le dan gente que entrena tanto como Shocker más de todas esas proteínas que contienen, las cuales se descomponen en aminoácidos y reparan sus músculos.

Además, son más ricos de comer… ya sea a la mexicana, estrellados, rancheros, al albañil, motuleños, ahogados, tirados, en tortilla y hasta divorciados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Ana Ávila

Dos bandos reciben a AMLO en EU: los que cantan Cielito Lindo y los que reclaman que se vaya

La presencia de mexicanos en Washington por la visita de López Obrador se notó: a favor o en contra lanzaron reproches y consignas a favor.
Ana Ávila
Por Ana Ávila / Washington DC.
8 de julio, 2020
Comparte

Frente al monumento a Abraham Lincoln, en Washington DC, desde temprano y con pancartas de apoyo Carlos Roa esperó la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador. “Estoy aquí porque no me quiero morir en Estados Unidos y con López Obrador tengo la esperanza de que las cosas van a cambiar y yo voy a morirme a México”.

En visita oficial a Washington D.C., el mandatario mexicano visitó este miércoles a las 7:45 de la mañana, el monumento a Abraham Lincoln, templo con columnas neoclásicas que, en su interior, tiene una estatua de 159 toneladas de mármol blanco con la figura del décimo sexto presidente de Estados Unidos. 

Lee: Frente a frente: AMLO y Trump se encuentran en la Casa Blanca e inician su primera reunión

Mientras López Obrador permanecía dentro del monumento, sus seguidores gritaban porras. Carlos Roa dejó Guanajuato hace 30 años, pero aún se siente extranjero en Estados Unidos. 

Afuera del monumento a Lincoln, esperaban mexicanos de todos los rincones de Estados Unidos. Viajaron de Utah, Seattle, el Bronx, “manejamos en la noche, pero no importa queríamos demostrar nuestro apoyo al presidente”, decían dos mujeres poblanas que viven en Nueva York.

El monumento a Lincoln se ha convertido en un emblema de la lucha por los derechos civiles en EU. Ahí, se han dado momentos históricos como en 1963 cuando Martin Luther King Jr. pronunció su discurso más famoso I have a dream (Tengo un sueño) y las protestas en contra de la guerra de Vietnam. El legado más importante del presidente Abraham Lincoln fue haber abolido la esclavitud en Estados Unidos. 

Cuando AMLO salió del monumento, los alrededor de 30 seguidores corrieron al monumento a Juárez para seguir al presidente. Ahí, se encontraron con los mexicanos en Estados Unidos que se oponen a López Obrador. Entre ellos, líderes del movimiento FRENA, el cual es un frente opositor al mandatario mexicano. Sus representantes gritaban “AMLO comunista, fuera, fuera”. Gilberto Zamudio se quejaba de la liberación de Ovidio Guzmán, el Chapito, el tren Maya y el narcotráfico.

Foto: Ana Ávila

Foto: Ana Ávila

Los aficionados al presidente trataron de callar a los opositores con sus gritos. El enojo entre ambos grupos creció y empezaron los empujones, le siguieron las ofensas, las majaderías y las retas a golpes. Los insultos a los medios de comunicación y las rechiflas eran constantes. 

Del otro lado de la calle, un grupo de cinco personas jóvenes levantaba sus pancartas en silencio. Las mujeres traían una pañoleta verde enrollada en la muñeca, emblema del movimiento por el derecho a decidir en América Latina.

“Nosotros no estamos con ningún de esos grupos (en referencia a quienes se enfrentaban a gritos frente al monumento a Juárez), nosotros nos manifestamos en contra de López Obrador porque su planteamiento de austeridad quita presupuesto a las agencias que defienden las áreas naturales protegidas, porque quita el presupuesto a programas de mujeres, el feminicidio está fuera de control, quita presupuestos para fortalecer a las policías locales, por eso Guanajuato es el infierno ahorita, no hay combate a la corrupción, 78% de los contratos se adjudican de manera directa, eso es más de lo que hacía Peña Nieto, se alía con empresarios como Salinas Pliego, que es un empresario corrupto, da créditos usureros”, Jorge González trabaja como investigador de políticas sociales en Washington D.C.

Te puede interesar | De equipararlo con Hitler a callar ante el muro: Así cambió el discurso de AMLO hacia Trump

“Aquí hay dos bandos claros — decían Jorge y María González–  los que están a favor totalmente y los que están en contra como el movimiento FRENA. Nosotros no estamos en ninguno, pero somos mexicanos y estamos en contra de lo que pasa en México, es muy grave. Ojalá, agregaron, de veras hubiera política fiscal progresiva, ojalá defendiera valores liberales, el derecho a decidir, la redistribución de la riqueza”.

López Obrador después de cantar el himno nacional y hacer honores a la bandera, se retiró escoltado por camionetas negras blindadas. Afuera de la Casa Blanca ya empezaban a cantar cielito lindo para calentar los ánimos antes de la llegada del presidente. Una botarga de AMLO paseaba abrazando a niños y niñas. Aquí, no hay Susana distancia, decían.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.