¿Por qué Ivanka tendrá oficina en la Casa Blanca (y acceso a información clasificada) sin tener un cargo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty images

¿Por qué Ivanka tendrá oficina en la Casa Blanca (y acceso a información clasificada) sin tener un cargo?

Aunque Ivanka Trump no tiene un cargo en el gobierno de su padre, tendrá oficina en la cASA Blanca y acceso a información clasificada.
Getty images
Por BBC Mundo
21 de marzo, 2017
Comparte

Ivanka Trump se mudó a Washington junto a su marido y sus hijos tras la victoria de su padre en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre en Estados Unidos. A partir de ahora, estará un poco más cerca del poder que ejerce su progenitor.

Según anunció a la prensa estadounidense su abogada, Jamie Gorelick, la hija mayor del mandatario estadounidense dispondrá de una oficina en el ala este de la Casa Blanca, contará con dispositivos de comunicaciones propiedad del gobierno y con autorización para acceder a información clasificada.

Sin embargo, no tendrá un cargo formal ni recibirá un salario.

Katty Kay, periodista de la BBC en Washington, señala que es muy inusual que la hija de un presidente tenga este tipo de estatus en la Casa Blanca.

Las leyes federales contra el nepotismo impiden que los familiares del presidente sean designados en puestos gubernamentales.

Ese fue una de los escollos que tuvo que enfrentar el nombramiento del esposo de Ivanka, Jared Kushner, como asesor del presidente Trump y que fue sorteado gracias a una excepción permitida después de que la oficina de asesoría legal del Departamento de Justicia señaló que el mandatario tiene una “autoridad especial para contrataciones”.

“Aunque no hay un precedente contemporáneo para un hijo adulto del presidente, yo seguiré voluntariamente todas las reglas éticas aplicables a los empleados del gobierno. Seguiré ofreciendo a mi padre mis sinceras recomendaciones y consejos, como he hecho toda mi vida”, dijo Ivanka Trump en una declaración enviada a la página web Politico.

¿Es legal?

Jamie Gorelick dijo a la agencia AP que consideran que el hecho de que Ivanka cumpla voluntariamente con las reglas que se le aplicarían en caso de ser empleada gubernamental, pese a no serlo, es una forma conservadora de enfrentar este asunto y es una opción que cuenta con el visto bueno de la oficina de asesoría legal arriba mencionada.

El abogado destacó que esa instancia también dejó claro que Trump podría consultar a los miembros de su familia en su condición de ciudadanos particulares y argumentó que eso es lo que hará Ivanka.

Andrew Herman, un abogado que ha dado asesoría a congresistas sobre temas éticos, consideró que la manera correcta de llevar adelante este proceso es convertir a la hija del mandatario en una “empleada especial del gobierno”, aunque admitió a la agencia AP que esa opción implicaría numerosas exigencias formales y de transparencia.

Donald Trump, Ivanka Trump y Justin Trudeau.
Durante la visita del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, a la Casa Blanca, Ivanka Trump causó polémica al publicar en su cuenta de Twitter una foto suya sentada en la silla del presidente Trump.

Por su parte, Richard Painter, profesor de Derecho de la Universidad de Minnesota que encabezó la oficina de ética de la Casa Blanca durante el mandato de George W. Bush, consideró que en la práctica Ivanka está trabajando como empleada del gobierno.

“Eso quiere decir que ella, al igual que su esposo, tiene que seguir las reglas. No es un gran asunto si ella se mantiene fuera de los temas que afectan sus intereses financieros”, dijo Painter a AP.

Indicó además que, desde su punto de vista, ella debe evitar inmiscuirse en cualquier cosa que tenga que ver con comercio internacional con los países en los que se fabrican sus productos, así como inhibirse en temas de bienes raíces, dados los negocios en ese campo de la familia de su esposo.

Otros analistas, sin embargo, se muestran más preocupados.

Julian Zelizer, experto en historia política de la Universidad de Princeton, indicó que a la emisora pública NPR que el papel de Ivanka en la Casa Blanca causa dudas sobre la aplicación de las normas sobre nepotismo, sobre conflictos de interés y otras reglas que se aplican a los empleados del gobierno.

“Ya hemos visto que se le ha dado acceso a reuniones de alto nivel con líderes mundiales, del sector empresarial; y ahora tienes el tema de material clasificado de inteligencia. Hay una pregunta: ¿por qué alguien de la familia que no tiene un cargo formal debe tener acceso a este tipo de información?”, se preguntó Zelizer.

Del negocio al gobierno

Ivanka Trump y Angela Merkel.Ivanka Trump participó en las reuniones programadas durante la visita a Estados Unidos de la canciller de Alemania, Ángela Merkel.

Desde la elección presidencial, Ivanka renunció a su cargo directivo en la Organización Trump y acordó recibir un pago fijo, en lugar de un porcentaje de las ganancias como hasta ahora.

En cuanto a su empresa de modas, puso la gestión cotidiana en manos de la presidenta de la misma y colocó sus intereses bajo un fideicomiso administrado por sus cuñados Josh Kushner y Nicole Meyer, según informó The New York Times.

También prohibió a la empresa hacer operaciones con gobiernos extranjeros y usar en los anuncios publicitarios de su marca imágenes suyas tomadas después de la toma de posesión de su padre, ocurrida el pasado 20 de enero.

Desde entonces, Ivanka Trump ha participado junto a su padre en reuniones con líderes internacionales como el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; y la canciller de Alemania, Ángela Merkel.

Estos encuentros han causado polémica porque, pese a no tener un cargo de responsabilidad que los justifique, Ivanka ha tenido abierto acceso a estos dirigentes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Qué tan buenas son las caretas para protegernos del coronavirus?

En apariencia, los protectores plásticos se ven más cómodos y fáciles de usar. BBC Mundo recogió la opinión de diversos expertos para entender si nos brindan o no el mismo nivel de protección.
Getty Images
13 de julio, 2020
Comparte

Con la flexibilización de las normas de confinamiento y la reapertura de tiendas, bares y restaurantes en numerosas ciudades del mundo, los cubrebocas se han convertido en una prenda de uso cotidiano.

En Reino Unido y otros países de Europa, por ejemplo, muchas marcas de ropa ofrecen mascarillas de tela reutilizables en distintos modelos, patrones y colores.

Sin embargo, en las últimas semanas, un nuevo elemento de protección ha empezado a verse en las calles: se trata de un protector o careta de plástico transparente, que hasta poco solo era utilizado por personal sanitario o en ambientes médicos u hospitalarios.

A simple vista, estos escudos protectores se ven más cómodos que las mascarillas: al no estar en contacto directo con la nariz y la boca se hace más fácil respirar, hablar, dan menos calor y, definitivamente, son menos claustrofóbicos.

¿Pero nos protegen en la misma medida que una mascarilla facial? ¿Podemos remplazar a una por otra?

Ventajas

Según un artículo de opinión publicado recientemente en JAMA, la revista de la Asociación Médica Estadounidense, estas caretas tienen una serie de ventajas.

“Son cómodas de usar, protegen los portales de entrada del virus y reducen la potencial autoinoculación, ya que evitan que el usuario se toque la cara”, dice el texto elaborado por el doctor Eli Perencevich, especialista en enfermedades infecciosas de la Universida de Iowa, y otros dos investigadores.

A diferencia de los tapabocas no hace falta quitárselas para facilitar la comunicación, pueden reutilizase indefinidamente si no están averiadas, y limpiase fácilmente con agua y jabón o desinfectantes comunes, señala el artículo.

Mesero con protector facial

Getty Images
Para las personas que están en contacto constante con miembros del público y necesitan comunicarse verbalmente, las caretas resultan mucho más cómodas.

Los autores no abogan por el uso de esta careta como única medida pero sí consideran que puede ser un elemento más en una estrategia de contención del coronavirus que incluya el lavado de manos, la distancia social y el rastreo de contactos.

Por otro lado, añaden, las caretas cubren un área mucho más amplia del rostro, incluyendo los ojos, que son otra vía de entrada para el SARS-CoV-2.

Protección más amplia

Según un estudio de simulación de tos de 2014, una buena careta plástica puede reducir la exposición total a las gotas expulsadas por la tos y los aerosoles (las gotas diminutas) en un 96% a una distancia de 46 cm.

Pero, con los aerosoles más pequeños, el protector fue menos efectivo, bloqueando al 68% inmediatamente después de la exposición a la tos, y solo al 23% en los 30 minutos siguientes, ya que estos aerosoles más pequeños pueden quedar flotando bajo el visor, en el espacio donde se produce la inhalación.

En opinión de Julian Tang, profesor del departamento de Ciencias Respiratorias de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, las caretas son por lo general bastante efectivas, pero reconoce que compararlas directamente con las mascarillas quirúrgicas es difícil, y que los estudios que se han hecho hasta el momento solo lo han logrado de forma limitada.

Si las vamos a usar, lo más importante a tener en cuenta es “cuán lejos el protector se curva para cubrir las orejas (si queda un espacio los aerosoles podrían entrar por esa vía y provocar una infección) y qué tanto se extiende por debajo (para protegernos de los aerosoles flotantes que podemos inhalar bajo el protector)”, le dice Tang a BBC Mundo.

Otro factor a tener en cuenta es que no quede un hueco en la parte superior, donde el visor se apoya sobre la frente, para reducir el riesgo de exposición a las gotas o aerosoles que pueden caer desde arriba.

Ni solas ni en el contexto comunitario

Sin embargo, no todos los expertos coinciden en que las caretas sean una buena opción, aunque aceptan que cuando el uso de mascarilla no es viable —ya sea porque afecta demasiado la comunicación o por la razón que fuere— siempre es mejor utilizarla que ir con el rostro descubierto.

Trabajadores sanitarios con equipo protector

Getty Images
Hasta hace relativamente poco, los escudos faciales solo se utilizaban dentro del ámbito hospitalario.

Aaron Glatt, director del departamento de medicina del hospital Mount Sinai South Nassau, en Estados Unidos, cree que el beneficio de las caretas varían según quién las use.

“Recomendamos su uso en el caso de un trabajador sanitario, por ejemplo, que debe entrar en la habitación de un paciente que tiene o se sospecha que tiene COVID-19 y no lleva mascarilla”, le dice a BBC Mundo.

“En ese caso, el potencial de que el paciente expulse partículas de virus es grande y es importante proteger los ojos del trabajador sanitario con gafas o con una careta, por encima de la mascarilla”.

“Pero en un contexto comunitario, recomendamos la mascarilla (y no la careta), porque es más efectiva evitando que el virus se extienda a las zonas circundantes. Si la persona que usa el tapabocas está expulsando virus, las gotas quedarán atrapadas por la mascarilla”.

En definitiva, “se trata de un mecanismo más efectivo“, añade Glatt.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), tampoco recomiendan su uso en el contexto de la vida cotidiana o como sustituto para los cubrebocas de tela.

Pero en caso de que alguien decida usarlo sin una mascarilla debajo, debe asegurarse de que cubra los costados de la cara y se extienda por debajo de la barbilla.

Protección contra los aerosoles

Si bien las caretas faciales impiden el paso de las gotas, como su contorno no está sellado a la cara, permite el paso de cierto número de aerosoles.

Mesera con pantalla facial

Getty Images
Con la relajación de las medidas de confinamiento, aumenta el riesgo de transmisión de la COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció recientemente, en respuesta a una carta abierta publicada por más de 200 científicos, que hay cada vez más evidencia de que el coronavirus puede propagarse por estas pequeñas partículas suspendidas en el aire.

“La transmisión aérea no puede descartarse en escenarios con multitudes o en lugares cerrados y poco ventilados”, declaró el miércoles un representante del organismo.

Sin embargo, esta vía de transmisión, le explica a BBC Mundo Luis Ostrosky, profesor de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina McGovern de UTHealth de Houston, EU, no es la principal.

“Creemos que la ruta de transmisión primaria de la COVID-19 es a través de las gotas, con lo cual hay dos formas de protegerse de ellas: una es cubriendo tu boca y tu nariz con una mascarilla, pero eso deja el resto de tu cara al descubierto”.

“La otra es con una careta facial, que te cubre toda la cara”, dice Ostrosky.

“Puede que los aerosoles contribuyan a la transmisión en ambientes cerrados, particularmente en situaciones como procedimientos médicos, pero ese es un un tema controvertido”.

Distancia social

PA Media
Mantener la distancia social y lavarse las manos siguen siendo dos medidas cruciales para frenar la pandemia.

“Por eso hay un consenso creciente entre epidemiólogos de que la careta puede ser una muy buena alternativa para protegerse dentro un contexto comunitario”.

En opinión de Ostrosky, son particularmente beneficiosas para los niños pequeños, por que dejan ver las expresiones faciales.

“Creo que serán un elemento clave para la reapertura de las escuelas“.

La OMS, por su parte, señala que, para el público en general, las caretas pueden considerarse como una alternativa en el caso de que haya una escasez de mascarillas no médicas, pero dice que son “inferiores a las mascarillas respecto a la prevención de la transmisión por gotas”.

En el documento que sirve de guía para el uso de las mascarillas en el contexto de la COVID-19, con fecha del 5 de junio, señala que las caretas faciales pueden ser más fáciles de usar para personas con desórdenes de salud mental, problemas de desarrollo, sordera o dificultades auditivas y niños.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2l6SQqdn2Y8

https://www.youtube.com/watch?v=bMlqVqUdonE

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.