No he salido de casa desde 2016: el drama de los que sufren de trastorno de ansiedad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC

No he salido de casa desde 2016: el drama de los que sufren de trastorno de ansiedad

Es una enfermedad debilitante que afecta metal y físicamente; las víctimas frecuentemente enfrentan problemas para que se les reconozca su discapacidad.
BBC
Por BBC Mundo
3 de marzo, 2017
Comparte

“Me dan ataques de vértigo, eso es uno de los principales detonantes de mi agorafobia y mi ansiedad de estar afuera. Básicamente, me la paso dentro de la casa y mi mamá se encarga de hacer las compras y traer la comida”.

Así describió John (el nombre que dio a un programa de la BBC) los efectos y consecuencias de su trastorno de ansiedad, en el marco de las dificultades que ha enfrentado para lograr ayuda de las organizaciones estatales de seguro social.

John, que vive en Gales, Reino Unido, no ha salido de su casa desde finales de 2016 debido a su ansiedad que está agravada por vértigo y un trastorno neurológico adicional para el cual está en una lista de espera con el sistema de salud público NHS (Servicio Nacional de Salud, por sus siglas en inglés) para que lo diagnostiquen.

“Verdaderos discapacitados”

Los trastornos mentales son difíciles de diagnosticar y eso deja a las víctimas en un limbo cuando se trata de que se les reconozca su discapacidad y puedan recibir fondos y apoyo del gobierno.

“Yo soy una de las personas que han sido excluidas. Ya no recibo prestaciones. Solía recibir un subsidio de discapacidad para mi sustento pero ahora se me ha negado y me encuentro en medio de un proceso ante los tribunales para que me lo restauren”, explicó John a la BBC.

La situación se ha vuelto más precaria en Reino Unido, con un sistema de salud pública sobrecargado y después de que un parlamentario del gobernante Partido Conservador pidiera que los subsidios se les dieran a los “verdaderos discapacitados” y no a las personas que se quedan en sus casad tomando medicamentos.

George Freeman, parlamentario conservador británicoEl parlamentario conservador George Freeman declaró en la Cámara de los Comunes su oposición al subsidio a ciertas discapacidades psicológicas.

No obstante, el dilema que enfrentan los que sufren de trastorno de ansiedad tiene resonancia en muchas partes del mundo.

Pánico paralizante

El problema viene de la dificultad en definir el mal y cómo éste puede debilitar a una persona, algunas veces prácticamente paralizarla y no permitir su funcionamiento en el mundo exterior.

“Todas las personas sufren algún tipo de ansiedad”, señala John. Puede ser un nerviosismo o preocupación, como cuando uno tiene que hablar en público y le sudan las manos. Eso es algo muy común pero no es trastorno de ansiedad.

La Asociación Psiquiátrica de Estados Unidos define el diagnóstico de trastorno de ansiedad cuando ese nerviosismo o preocupación tiene las siguientes manifestaciones:

1) La reacción desproporcionada, o inapropiada según la edad del individuo, a la situación en particular

2) Un impedimento a la habilidad para funcionar normalmente

Entre los efectos notables están las palpitaciones, confusión mental, problemas con el habla, desequilibrio, fatiga, hasta desmayos.

“Tu cerebro empieza a funcionar mal y empiezas a sentirte ansioso en situaciones donde es completamente inapropiado y es completamente debilitante”, asegura John.

Agravantes

Hay varios niveles y tipos de ansiedad, que pueden ir desde la ansiedad generalizada hasta un pánico paralizante.

La condición se puede agravar si la acompañan otros desórdenes neurológicos o mentales como el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y depresión. En el caso de John, él está afectado por vértigo.

John sufre de vértigo
John dice que su enfermedad tiene muchos altibajos.

“No me puedo parar muchas veces pues me dan ataques de vértigo, eso es uno de los principales detonantes de mi agorafobia y mi ansiedad de estar puertas afuera”, relata.

“Siento como si me fuera a desmayar así que, básicamente, me la paso dentro de la casa y mi mamá se encarga de hacer las compras y traer la comida porque no me puedo parar mucha parte del tiempo”.

John depende del cuidado de su madre, una mujer pensionada de 70 años, que cada vez tiene que prestarle mayor atención pues la mezcla de trastornos que sufre no le permite predecir cuándo le va a dar un ataque.

“Mi condición ha ido en vaivén en los últimos años”, explica. “El diagnóstico original fue en 2011 pero tuve una muy mala recaída el año pasado y durante los últimos seis meses del año estuve muy enfermo y muy mareado”.

“Mi madre me sacaba en el auto por una media hora, podríamos dar una vuelta o ir a las tiendas pero muchas veces, al entrar en las tiendas, me daban ataques de vértigo muy intensos. Así que hicimos eso cada vez menos hacia el final del año”.

Persona con ansiedadEl trastorno de ansiedad puede dejar al individuo completamente inoperable.

Desde entonces no ha salido de su casa y sus subsidios fueron descontinuados porque, dice, según el Departamento de Trabajo y Pensiones no está severamente discapacitado.

“Les escribí una carta de siete páginas detallando específicamente cómo sí cumplo con los criterios, con cada una de las categorías de discapacidad, y su fallo, su decisión, fue que eso no es verdad”, afirma.

“No he salido de casa desde 2016 y que un funcionario del gobierno me diga que yo en realidad no estoy discapacitado es un absoluto insulto“, se queja.

“Mi madre de 70 años me cuida a tiempo completo sin ningún tipo de apoyo. El gobierno no nos ha dado apoyo alguno. Ella ha trabajado toda su vida y esto es un total insulto para ella que nos coloquen en esta situación”.

Determinación y superación

Sin embargo, la BBC habló con otro afectado por el trastorno de ansiedad, Stephen O’Reilly, de Dublín, Irlanda, que asegura que es posible superar la enfermedad forzándose a salir y buscar un trabajo con voluntad y determinación y combinar con medicamentos y ejercicios de meditación.

O´Reilly dice que no se puede permitir que la enfermedad se apodere de la persona y defina su existencia.

A pesar de sufrir de ansiedad por muchos años, decidió irse de mochilero a Australia.

Mochileros en AustraliaUna actividad física, como viajar de mochilero, puede ayudar al individuo a romper el ciclo de su ansiedad, dice Stephen O´Reilly.

“Me ponía a llorar en cada lugar que parábamos, sentía náuseas del pánico, no podía mirar a nadie en la cara, tartamudeaba. Literalmente no podía hacer nada”, confiesa. “Pero fui porque me dije a mí mismo, así no es como quiero vivir mi vida”.

O´Reilly tiene ahora un trabajo, aunque reconoce que algunas veces la situación se puede tornar difícil y se llena de pánico y miedo.

“Puedo estar parado allí y de pronto mi corazón empieza a latir muy rápido, sudo y no puedo mirar hacia arriba”.

Pero tiene un método que lo retorna a la normalidad. “Empiezo a hacer ejercicios de meditación. Me digo quién soy y dónde estoy. Cuento una por una las baldosas del piso y así lidio con eso. Porque prefiero trabajar y tener esos ataques aleatorios de pánico y recuperar el control”.

Stephen O’Reilly exhorta a otros a hacer lo mismo y no depender de la asistencia de la seguridad social.

John, por su parte, dice que estaría dispuesto a intentar romper su aislamiento pero insiste en tener asistencia estatal.

“Me gustaría poder salir y hacer cosas. Terminar mis estudios, por ejemplo, poder conseguir empleo. Pero no tengo el apoyo para hacerlo y el gobierno me lo está negando y eso es muy insultante y deprimente”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 claves sobre el 'preocupante repunte de contagios' de coronavirus en EU

Sin haber superado aún la primera ola de contagios, Estados Unidos hace frente a un aumento de los casos de coronavirus. ¿A qué se debe?
28 de junio, 2020
Comparte
Jóvenes con mascarilla en Nueva York

Alexi Rosenfeld/Getty Images
Estados Unidos está viviendo un repunte del número de casos de coronavirus.

¿Un nuevo cierre?

Cuando las esperanzas de millones de ciudadanos están puestas en la reapertura de la economía en Estados Unidos, afectada por la pandemia del coronavirus, en muchas partes del país lo que se está planteando es un nuevo cierre.

Casi cinco meses después de que el gobierno del presidente Donald Trump empezara a tomar medidas contra la pandemia, Estados Unidos está viviendo un repunte del número de casos de coronavirus.

El país registró este viernes un récord diario de contagios con 45,330.

Desde abril no se veían números similares de nuevas infecciones en el país.

“Esto es algo por lo que realmente estoy preocupado”, había advertido ya el martes sobre esta tendencia el doctor Anthony Fauci, jefe de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud de EE.UU., en una comparecencia ante el Congreso.

“Bajamos de 30,000 (nuevos casos al día) a 25,000 a 20,000 y, entonces, nos quedamos allí, pero ahora estamos subiendo. Eso es muy preocupante para mí”, agregó.

Anthony Faucci.

Getty Images
El doctor Anthony Faucci considera “preocupante” el aumento de contagios confirmados.

La situación está generando gran presión en varios estados, al punto de llevarlos a suspender los planes de reactivación de la economía.

La pandemia ha evolucionado y los focos de preocupación se han trasladado a otros estados después de que Washington, California y Nueva York centraran la atención en abril y mayo.

Luego de que Texas registró este jueves un récord de 5,996 casos nuevos, el gobernador Greg Abbott anunció que se mantendrían en pausa los planes para pasar a las etapas siguientes de la reapertura de actividades.

Este viernes, Abbot fue un paso más allá y ordenó el cierre de todos los bares.

En Arizona, otro de los estados más golpeados ahora, el gobernador Doug Ducey, tras haberle dado “luz verde” a los negocios, señaló el jueves que ahora la luz es “amarilla”, y agregó que los ciudadanos se encuentran “más seguros en casa”.

Mientras hay 30 estados que están registrando un claro aumento de casos, hay una decena de estados en los que la situación no parece haber variado mucho en las últimas dos semanas y otra decena en la que el número de casos sigue descendiendo.

Cuadros sobre evolución del número de casos y de muertes por covid-19 en EE.UU.

BBC

BBC Mundo te explica tres claves sobre el estado actual de la epidemia de coronavirus en Estados Unidos.

1. ¿Más casos porque hay más exámenes de diagnóstico?

Aunque el aumento del número de casos confirmados es un hecho claro, lo que no siempre está claro es qué significa.

El presidente Trump, por ejemplo, ha sugerido que el incremento de casos obedece a que ha crecido sustancialmente la cantidad de exámenes de diagnóstico de la enfermedad.

En general, los especialistas suelen coincidir en que es normal que un aumento de estas pruebas muestre un mayor número de casos, pero señalan que también hay otros factores.

Jóvenes sin mascarillas en una playa en Estados Unidos.

Getty Images
Los jóvenes representan un alto porcentaje de los contagiados.

“Es muy difícil entender lo que significa el número de casos porque depende tanto de la actividad epidémica como del número de exámenes que se están haciendo”, dice John Ioannidis, profesor de Medicina y Epidemiología de la Universidad de Stanford.

El experto explica que, aunque Estados Unidos estuvo muy retrasado inicialmente en la realización de pruebas diagnóstico, ahora está haciendo muchas más por lo que detectará más casos que antes.

“Otra métrica a la que uno podría referirse es a la proporción de exámenes que se están haciendo que dan positivo, lo que en este momento no es tan malo como el número total de casos, incluso en los estados que han visto cierto agravamiento”, señala a BBC Mundo.

La OMS recomienda que los países pasen 14 días con una tasa de casos positivos de 5% o menos antes de comenzar a levantar las medidas de confinamiento; en EE.UU. el promedio nacional se encuentra en 6% pero hay 21 estados con un registro superior, comenzando por Arizona, que tiene una tasa por encima del 23%.

Estados de EE.UU. donde hay una mayor tasa de casos positivos en las pruebas de covid-19.

BBC

“Mucha gente está cansada de estar en sus casas, pero el virus no se ha cansado de infectarnos. Estamos viendo áreas del país que reabrieron antes de estar listas y eso es como atravesarse en la trayectoria de un puñetazo: vas a resultar golpeado”, dice a BBC Mundo Tom Frieden, quien fue director de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Lo que estamos viendo, lamentablemente, era muy predecible“, agrega Frieden, quien en la actualidad es director ejecutivo de Resolve to Save Lives, una iniciativa de Vital Strategies, una ONG dedicada a temas de salud pública.

Steven Woolf, director emérito del Centro sobre Sociedad y Salud de la Virginia Commonwealth University, considera que aunque hay algo de cierto en que si haces más test vas a encontrar más casos, no se puede menospreciar lo que ocurre.

“Es un argumento loco. Es equivalente a decir que si dejamos de hacer mamografías, vamos a tener menos casos de cáncer de mama. Muchos de estos casos son gente que está enferma y que terminará en los hospitales. Entonces, verás morir a gente real”, dice Woolf a BBC Mundo.

2. Menos muertes, ¿por ahora?

Otra característica de la fase actual del coronavirus por la que está pasando Estados Unidos es un descenso notable de la cifra de muertes.

Con más de 120,000 muertos hasta este 26 de junio, Estados Unidos es, con diferencia, el país del mundo más golpeado por la pandemia.

Kayleigh McEnany

Getty Images
Kayleigh McEnany, la portavoz de la Casa Blanca, destacó el descenso de las muertes.

“Vamos en la dirección correcta”, dijo el martes la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, al referirse a esta tendencia y destacar que, por primera vez en mucho tiempo, habían ocurrido menos de 300 fallecimientos en un día por covid-19.

La cifra refleja una caída notable desde el máximo de 6,409 muertes registrado el 16 de abril, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Ioannidis señala que parece haber una especie de disociación entre el número de muertes y el número de casos confirmados.

“El número de muertes parece estar descendiendo de forma estable”, señala.

Otros expertos, como Woolf, no son optimistas.

“Hay que tomar en cuenta que el número de personas que dan positivo en los exámenes de diagnóstico es un indicador de lo que vendrá”, señala.

“Entre 7 y 10 días de un repunte en la cifra de casos verás un incremento en las hospitalizaciones porque se requiere cierto tiempo tras el contagio para que la gente se enferme. Y, luego, hace falta más tiempo para que tengan problemas respiratorios y requieran ser internados en la unidad de cuidados intensivos y, finalmente, fallezcan”, explica.

“Puedes ver este fenómeno en lugares donde está ocurriendo el repunte, como Arizona, cuyos hospitales ya empiezan a sentir la presión que sufrieron los centros médicos en Nueva York y Nueva Jersey en marzo y abril”, añade.

Para este miércoles, ya estaban ocupadas 88% de las camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos en Arizona. A mediados de mayo, esa cifra era de 68%.

Tom Frieden coincide en que hay una brecha temporal de varias semanas entre los contagios y las muertes, por lo que los efectos de las nuevas infecciones no pueden verse aún.

Sin embargo, destaca que parte de la cifra de muertes obedece a mejoras en la atención sanitaria.

Personas en un bar en Texas.

Getty Images
El repunte de los contagios llevó a que se ordenara el cierre de los bares en Texas.

“Ha habido algunas mejoras en los cuidados de salud que incluyen una mayor capacidad para atender a los pacientes sin que los centros médicos se vean rebasados”, apunta Frieden, quien también es analista en Salud Pública del Council on Foreign Relations.

3. Más jóvenes que mayores

Otra particularidad de la situación actual de la pandemia en Estados Unidos que, además, puede ayudar a explicar el aparente desacople entre el aumento de los casos y el descenso de las muertes es el hecho de que una proporción importante de los nuevos casos son gente joven.

Este jueves, el director de los CDC, Robert Redfield, señaló que los jóvenes han ayudado a impulsar el aumento de casos confirmados al decir que en meses pasados muchos de esos casos no habrían sido diagnosticados.

En Florida, uno de los estados más afectados ahora, la edad media de los contagiados cayó de marzo a junio de 65 a 35 años de edad, mientras que en Arizona casi la mitad de todos los casos corresponden a personas entre 20 y 44 años.

“Hay un cambio en los grupos etarios, quizá debido a que la gente mayor ha aprendido a protegerse mejor y la tasa de mortalidad está muy relacionada con la edad”, dice Frieden a BBC Mundo.

John Ioannidis considera fundamental que se siga protegiendo a las personas mayores.

“Los ancianatos vivieron desastres y probablemente casi el 50% de las muertes ocurrió allí. Si logramos proteger este tipo de centros de alto riesgo, probablemente logremos evitar bastante el impacto del coronavirus, incluso si sigue habiendo muchos casos”, concluye.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.