Nuevo protocolo policial protege a manifestantes en CDMX; prevé uso de fuerza en caso extremo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Nuevo protocolo policial protege a manifestantes en CDMX; prevé uso de fuerza en caso extremo

La Secretaría de Seguridad Pública publicó un protocolo con las reglas de actuación de la policía de la Ciudad de México en caso de manifestaciones.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
30 de marzo, 2017
Comparte

A partir de este jueves, los elementos de la policía capitalina deberán proteger a los ciudadanos que participen en protestas y marchas y prevenir el abuso de la fuerza o usar armas letales o cualquier otro objeto contra las multitudes.

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México publicó este 29 de marzo su nuevo Protocolo de actuación policial para la protección de personas en el contexto de manifestaciones o reuniones, con el cual se abandona el anterior paradigma de “control de multitudes” y se adopta uno de “protección al ejercicio de derechos”.

El nuevo protocolo de la SSP fue redactado por las autoridades en conjunto con las organizaciones civiles agrupadas en el Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social, y busca solventar las recomendaciones emitidas por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, tras los abusos policiacos cometidos en distintas protestas, al menos desde el 1 de diciembre de 2012, señaló el  abogado Leopoldo Maldonado, de Artículo 19 dedicada a la protección y promoción del derecho a la libertad de expresión.

Ni redadas ni uso de armas

El nuevo protocolo prohíbe las redadas con operativos de captura indiscriminada de manifestantes. Ahora las autoridades quedan obligadas a hacer una diferenciación clara, fundamentada, entre personas que cometan ilícitos durante manifestaciones, y aquellas que ejercen legalmente sus derechos a la protesta y libre expresión.

Las autoridades, además, deberán planear y desarrollar medidas tendientes a garantizar el derecho a manifestarse, y a la par que reduzcan los impactos de las manifestaciones a terceros, pero los agentes participantes en estos operativos deberán estar siempre uniformados o, en su caso, portar identificaciones visibles que los acrediten como servidores públicos.

A esos agentes les queda prohibido el uso de “armas letales” y, subraya el nuevo protocolo, “queda estrictamente prohibido el uso indebido de cualquier objeto, sea o no parte del equipo”, durante el seguimiento de manifestaciones (esto, luego de que se ha documentado el uso de cascos, escudos, rociadores personales de gas, piedras, sistemas de descarga eléctrica, palos, tubos, y otros artefactos, para agredir a manifestantes).

Debido a que el acorralamiento de manifestantes ha sido una práctica policiaca constantemente condenada en recomendaciones de derechos humanos, el nuevo protocolo establece que, de ahora en adelante, “se evitará la orden y ejecución de técnicas o tácticas tendientes a controlar o encapsular a las personas participantes” en protestas.

Asimismo, se indica que “las y los policías deberán mantener presencia y distancia razonable de los contingentes durante el desarrollo de las manifestaciones o reuniones hasta su conclusión, para garantizar el ejercicio de estos derechos“.

Sin contacto con periodistas y activistas

El nuevo protocolo también prohíbe a los agentes de policía capitalinos “usar teléfonos celulares o cualquier otro dispositivo móvil de uso personal para grabar o fotografiar” a manifestantes.

En el mismo sentido, tampoco podrán “desapoderar” a periodistas, ciudadanos o defensores de derechos humanos de su “material y herramientas de trabajo”, y explícitamente se prohíbe “la destrucción, alteración o desaparición deliberada de notas o material fotográfico, de grabación sonora o audiovisual”.

De hecho, el nuevo protocolo ordena que “las y los policías se abstendrán de generar cualquier tipo de interlocución con las personas defensoras de derechos humanos, periodistas y colaboradores periodísticos”, y “no deberán emitir ningún tipo de opinión personal respecto del contexto de manifestación o reunión”.

“Lo que se busca con el nuevo protocolo es garantizar el derecho a manifestarse –explicó el representante de Artículo 19–, y no simplemente establecer limitaciones desproporcionadas, como la presencia policial numerosa, o el uso de la fuerza”.

Uso de la fuerza, solo en caso extremo

La Policía Preventiva de la Ciudad de México podrá “recurrir a la dispersión de una manifestación o reunión si resulta estrictamente necesario”, según el nuevo protocolo. Sin embargo, detalló el abogado, luego de un debate de varios meses entre agrupaciones civiles y autoridades capitalinas, se lograron establecer “salvaguardas” que garanticen que éste sea el último recurso, y “no puede aplicarse discrecionalmente”.

Según el nuevo protocolo, la policía de la Ciudad de México podrá dispersar protestas en tres casos: cuando “se acredita un peligro real e inminente de daño irreparable hacia la vida e integridad de personas participantes, autoridades y terceros”; cuando “exista una amenaza o afectación real y objetiva a las instituciones estratégicas o bienes”.

Siguiendo lo marcado por la Ley que Regula el Uso de la Fuerza en la Ciudad de México, el nuevo protocolo policiaco determina que la policía está obligada a permitir a todo ciudadano, o grupo de ciudadanos, realizar reuniones y manifestaciones públicas, y ordena que “ante cualquier conflicto se recurrirá a medios no violentos (…) por lo que ante todo se privilegiarán estrategias destinadas a reducir la tensión basándose en la comunicación, la negociación y el diálogo”.

Sin embargo, “de persistir el conflicto”, y agotados los “medios no violentos”, los mandos policiacos podrán optar por el uso de la fuerza.

El nuevo protocolo establece que “los actos contrarios a la ley, atribuidos a una persona, incluso la comisión de delitos, no deben atribuirse o ser factor para afectar a otras personas que ejercen el derecho de manifestación”.

–¿Qué lectura debe darse a la permanencia en el protocolo de términos como “uso de fuerza” y “dispersión” de manifestaciones? –se consultó al representante de Artículo 19.

–En los estándares internacionales no existe una prohibición absoluta al uso de la fuerza, siempre que se reúnan ciertos requisitos extremos –explicó el abogado–. El uso de la fuerza, y la dispersión de manifestaciones (en el nuevo protocolo) son recursos que sólo quedan justificados en casos extremos, y únicamente cuando se ponga en riesgo la vida y la integridad de las personas.

Abundó: “Con el nuevo protocolo, el único caso en que se permite el uso de la fuerza es cuando ésta sea la única vía para salvaguardar la vida y la integridad de las personas, pero esa es una valoración que no podrán realizar las autoridades de forma discrecional, sino que se establecen mecanismos para documentar y fundamentar objetivamente el porqué no se pudo tomar otra medida. Entonces, el uso de la fuerza y de la dispersión de manifestantes queda restringido a un ámbito muy acotado”.

Diálogo y negociación ante cierres viales

En el caso de los bloqueos viales, el protocolo policiaco establece que los mandos policiacos deben “implementar estrategias destinadas a reducir la tensión, basándose en la comunicación, la negociación y el diálogo”, que deberá consistir en exhortar “a las personas que intervienen en el bloqueo para liberar la vialidad”.

De negarse los manifestantes, la policía tendrá autorizado formar “una línea de contención pacífica, con la finalidad de recuperar la vialidad”.

Aunque la línea de contención se describe en el protocolo como “pacífica”, en el párrafo siguiente se establece que, también en estos casos, el puesto de mando policiaco podrá “determinar y autorizar” el uso de la fuerza”.

En el caso de los bloqueos, detalló el representante de Artículo 19, la dispersión de los manifestantes podrá realizarse únicamente cuando la protesta ponga en riesgo la vida e integridad de las personas, y no sólo por el interés de las autoridades de liberar el paso.

El nuevo protocolo policiaco, concluyó el abogado, “evidentemente representa un gran avance, pero somos conscientes de que no basta con tener instrumentos legales que cumplan con los más altos estándares de protección de derechos humanos.

El reto siempre está en la implementación de esos instrumentos legales, entonces, como organizaciones civiles no entregamos un cheque en blanco a las autoridades: mantendremos el foco puesto en la aplicación de estas medidas”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Soberana 02: qué se sabe de la vacuna que desarrolla Cuba contra el COVID

Cuba está tratando de desarrollar la primera vacuna contra COVID de América Latina y quiere inmunizar con ella a toda su población en 2021.
19 de febrero, 2021
Comparte
Cuba

Getty
Cuba podría ser el primer país de América Latina en crear su propia vacuna contra la covid-19.

Algunos países han centrado sus esfuerzos en importar las vacunas contra el coronavirus. Otros, como Cuba, están enfocados en producir sus propias vacunas.

Según los organismos científicos de ese país, actualmente trabajan en el desarrollo de al menos cuatro posibles vacunas contra la covid-19 que ya se están probando en humanos.

Quienes lideran esos estudios se han mostrado optimistas con los primeros resultados.

“Nuestro país será uno de los primeros que podrá inmunizar a toda su población“, dijo en el programa Mesa Redonda Eduardo Martínez, presidente de BioCubaFarma, el grupo empresarial que lidera la investigación y el desarrollo de vacunas y medicamentos en Cuba.

Las cuatro candidatas a vacunas están en las fases I y II de ensayos clínicos, en los que se mide su eficacia y seguridad en humanos.

Una de ellas, llamada Soberanda 02, podría entrar a fase III en marzo, con lo cual, si supera las pruebas, estaría más cerca de ser aprobada para su uso masivo.

Cualquier candidata debe superar la fase III, en las que se comprueba la eficacia y la seguridad de la vacuna en miles de personas.

Cuba.

Getty
Las autoridades de Cuba confían en que puedan vacunar a toda su población en 2021.

Si todo sale bien, Cuba espera producir 100 millones de dosis de Soberana 02 en 2021, con lo cual, además de inmunizar a sus más 11 millones de habitantes, también podría exportar su vacuna o la tecnología a otros países.

Los resultados de estos ensayos clínicos, sin embargo, aún no se han publicado en revistas especializadas revisadas por pares, por lo que expertos que no están involucrados en estos estudios piden cautela.

La Organización Panamericana de la Salud, por su parte, se ha mostrado optimista, pero advierte que las candidatas deben superar todas las pruebas.

Si Cuba logra sus objetivos con estas investigaciones, podría convertirse en el primer país de América Latina en desarrollar su propia vacuna contra la covid-19, y quizás, uno de los primeros en vacunar a toda su población.

Cuatro candidatas

Cuba trabaja paralelamente en cuatro posibles vacunas.

Por una parte están Soberana 01 y Soberana 02, desarrolladas por el Instituto Finlay de Vacunas.

Las otras dos son conocidas como Mambisa y Abdala, producidas por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

Vacunas

BBC

Estas cuatro vacunas funcionan de manera similar. Su acción se basa en un mismo tipo de antígeno que se usa en la zona de la espiga del virus, que es la llave con la que el virus ingresa a la célula.

Entonces, la idea es generar anticuerpos en esa zona para inhibir la entrada del virus a la célula, según explicó Martínez, de BioCubaFarma.

También tienen en común la ventaja de que, según sus creadores, solo requieren entre 8 °C y 2 °C de refrigeración.

La diferencia entre ellas radica en cada una tiene distintas formulaciones.

Las dos vacunas Soberana utilizan un antígeno obtenido de células de mamíferos en varias formulaciones; mientras que Mambisa y Abdala usan un antígeno tomado de levadura, también en varias formulaciones.

La Mambisa, por su parte, tiene la particularidad de ser un spray que se aplica por la nariz.

Además, contiene una porción de la proteína de espiga del coronavirus y una proteína del virus de la hepatitis B, con las que se estimula el sistema inmune, según explica el registro de candidatas a vacunas de la Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés).

Soberana.

Getty
Cuba tiene las esperanzas puestas en su vacuna Soberana.

Soberana 02

En la carrera de las cuatro candidatas, Soberana 02 parece llevar la delantera.

Se trata de una vacuna conjugada. Eso significa que un antígeno se fusiona con una molécula portadora para reforzar su estabilidad y eficacia.

En este caso, lo que se hace es unir una toxina del tétano a la proteína con la que el virus se adhiere la célula.

De esa manera, cuando el virus intenta entrar a la célula usando esa proteína, se genera una reacción inmune contra la toxina que lleva la proteína, con lo cual se bloquea su entrada a la célula.

En la primera etapa de ensayos, los científicos cubanos han probado la aplicación de la vacuna en dos dosis, y en algunos casos añadiendo una tercera dosis de Soberana 01 como refuerzo.

La tecnología de Soberana 02 ya ha sido utilizada con éxito en otras vacunas fabricadas en Cuba.

“Están utilizando una tecnología segura“, le dice a BBC Mundo Andrés Vecino, médico especialista en sistemas de salud de la Universidad Johns Hopkins, en EE.UU., quien no está involucrado en esas investigaciones.

Fase III

Hasta ahora, según los investigadores cubanos, Soberana 02 ha mostrado la capacidad de inducir anticuerpos y ahora están analizando la capacidad que esos anticuerpos tienen de inhibir el virus.

Tras comenzar los ensayos clínicos en noviembre, el Instituto Finlay aspira a entrar a la fase III en marzo, según lo indicó Vicente Vérez Bencomo, director general de la institución, en el programa Mesa Redonda de la televisión cubana.

Esta tercera fase, según Vérez Bencomo, tendría 42.600 participantes en la isla.

En enero, el Instituto Finlay anunció que había logrado un acuerdo con Irán para transferir la tecnología de Soberana 02 y realizar ensayos de fase III en ese país.

Ambas naciones enfrentan duras sanciones por parte de Estados Unidos, las cuales a menudo impiden que las compañías farmacéuticas extranjeras negocien con ellas, según explica la agencia Reuters.

Por eso, este tipo de colaboraciones son una forma de ser autosuficientes en la producción y abastecimiento de vacunas.

Además, Cuba y México están en conversaciones sobre la posibilidad de que en este último también se realicen ensayos de la fase III de Soberana 02, según informan el diario oficial Granma y la agencia Bloomberg.

Vérez Bencomo ha calificado los primeros resultados como “alentadores” y “muy importantes” y afirma que en abril Cuba podría producir su primer millón de vacunas.

Si todo sale bien, Cuba aspira a vacunar a toda su población antes de que acabe 2021.

Vicente Vérez Bencomo

Getty
Vicente Vérez Bencomo, director general del Instituto Finlay, dice que en abril Cuba podría producir un millón de vacunas.

Cautela

Los avances que reportan los investigadores cubanos son prometedores, pero expertos independientes recomiendan tener cautela.

Parte de ello se debe a que los resultados de las fases 1 y 2 no se han publicado en revistas científicas revisadas por pares, un estándar para verificar la validez de un estudio.

“No hay ninguna razón en particular para pensar que las cosas no funcionarían”, dice Vecino, pero “hay que esperar a que salgan los estudios y ellos los publiquen”.

Una opinión similar tiene Beate Kampmann, directora del Centro de Vacunas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Citada por el portal Business Insider, Kampmann dice que hasta que los datos relevantes de los ensayos no se hagan públicos, será imposible saber qué tan buena es la vacuna.

Esta crítica, según explica Vecino, es la misma que en su momento se les hizo a Rusia, China o la farmacéutica Pfizer por no publicar los resultados de sus estudios.

Kampmann y Vecino, sin embargo, también coinciden en que Cuba tiene una sólida tradición en la producción de vacunas.

“Hay que reconocer que Cuba siempre ha creado sus propias vacunas y le ha ido bien“, dice Vecino.

Kampmann añade que otra ventaja de una vacuna hecha en Cuba es que podría tener “un precio atractivo” para países de ingreso medio o bajo.

BBC Mundo contactó por correo electrónico al Instituto Finlay y a BioCubaFarma para indagar sobre la vacuna Soberana 02, pero no obtuvo respuesta inmediata.

Qué dice la OMS

“Soy optimista de los resultados, van bien”, dijo en enero José Moya, representante de OPS/OMS en Cuba.

La vacuna Soberana 02 aparece dentro del monitoreo de desarrollo de vacunas de la OMS.

En una rueda de prensa el 17 de febrero, el director asistente de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa, dijo que están al tanto de que en Cuba están concluyendo la fase 2.

Barbosa también indicó que todas las vacunas deben completar las tres fases y cumplir con las regulaciones de los países donde se va a utilizar.

Cuba.

Getty
Cuba había logrado contener la pandemia, pero recientemente los casos han aumentado.

Finalmente, Barbosa indicó que la OPS puso en contacto a Cuba con la Coalición para Innovaciones en Preparación ante Epidemias (CEPI), para que los investigadores puedan dar información a este organismo y así optar por fondos que entrega para el desarrollo de vacunas.

Según explica Will Grant, corresponsal de la BBC en Cuba, el país no tiene la capacidad de fabricar 100 millones de dosis de la vacuna sin algún tipo de asistencia internacional.

El covid-19 en Cuba

Hasta el 17 de febrero Cuba había reportado 40.765 casos de covid-19 y 277 muertes.

Esta cifra, aunque es baja comparada con otros países de la región como México o Brasil, es suficiente para ejercer presión sobre sistema de salud cubano, según reporta Grant.

Hacia mediados de 2020 Cuba había logrado contener el brote gracias a una combinación de una agresiva campaña de mitigación y al cierre de los aeropuertos.

Durante julio y agosto hubo varias semanas consecutivas con pocas muertes y baja transmisión del virus.

En los últimos días, sin embargo, por primera vez desde el comienzo de la pandemia, se han comenzado a reportar más de 1.000 casos al día.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.