Obama intervino mis teléfonos: la nueva acusación de Trump (y la respuesta de Barack)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Obama intervino mis teléfonos: la nueva acusación de Trump (y la respuesta de Barack)

El presidente Trump acusó a Obama de intervenir su teléfono, mientras que el exmandatario negó haber dado órdenes de espiar a algún ciudadano.
AFP
Por Redacción Animal Político
4 de marzo, 2017
Comparte

El presidente de EU, Donald Trump, volvió a usar su perfil en Twitter para atacar a sus adversarios políticos y la buena noticia es que esta vez no se refirió a México.

A través de su Twitter, el mandatario estadounidense detonó una bomba política al acusar a su antecesor, Barack Obama, de intervenir su teléfono durante la campaña electoral, aunque, como casi siempre, no dio ninguna prueba que avale sus declaraciones.

“¡Terrible! Me acabo de enterar que Obama intervino mis líneas en la Trump Tower justo antes de la victoria”, escribió. “Esto es McCartismo”, agregó el presidente, tras partir de Washington a su propiedad Mar-a-Lago, en Florida.

“Cuán bajo ha caído el presidente Obama para intervenir mis teléfonos durante el muy sagrado proceso electoral. Esto es Nixon/Watergate. ¡Mal tipo (o enfermo)!”, agregó en otro tuit.

Los tuits fueron publicados luego de la avalancha de revelaciones sobre los contactos entre diplomáticos rusos y sus más cercanos colaboradores, entre ellos el secretario de Justicia, Jeff Sessions.

“Apostaría a que un buen abogado podría llevar adelante un gran caso por el hecho de que el presidente Obama pinchara mis teléfonos en octubre, ¡justo antes de la elección!”, dijo Trump en otra publicación.

 

La respuesta de Obama a Trump

Horas más tarde, el expresidente Barack Obama respondió a las acusaciones“Ni el presidente Obama ni ningún funcionario de la Casa Blanca ordenaron espiar a ningún ciudadano estadounidense”, dijo el portavoz de Obama, Kevin Lewis, en un comunicado.

Pero el exmandatario no fue el único que reaccionó a las declaraciones de Trump.

Ben Rhodes, exasesor de Obama señaló: “un presidente no puede ordenar escuchas telefónicas, esas restricciones se establecieron para proteger a los ciudadanos de gente como usted” y agregó que sólo un tribunal puede autorizar ese tipo de decisiones.

El ataque a Obama ocurre en un contexto político  difícil para el mandatario estadounidense. Seis semanas después de su llegada a la Casa Blanca, Trump está enredado en acusaciones de colusión de su entorno y altos diplomáticos rusos durante la campaña y el período de transición.

La prensa reveló esta semana que el embajador ruso en Washington, Serguei Kisliak, se había reunido antes y después de los comicios con varios asesores cercanos a Trump.

El mandatario ha negado reiteradamente que tenga vínculos personales con el Kremlin, y sus asesores han negado o minimizado esos contactos. Pero las acusaciones han continuado con filtraciones casi diarias en la prensa.

Una de esas revelaciones, realizada por el diario The Washington Post, concierne a una reunión entre el secretario de Justicia, Jeff Sessions, y el embajador ruso en Estados Unidos, Serguei Kisliak, lo que obligó al exsenador republicano a inhibirse de participar en cualquier investigación sobre los supuestos vínculos entre la campaña de Trump y Rusia.

Con información de AFP y Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El poderoso cardenal y las otras 9 personas que enfrentan un insólito juicio en el Vaticano por malversación

Angelo Becciu, antiguo asesor del Papa, es una de 10 personas que comparecen ante un tribunal acusado de delitos financieros.
27 de julio, 2021
Comparte

El cardenal Angelo Becciu es el clérigo de mayor rango que se sienta en el banquillo por presuntos delitos financieros.

Junto a Beccio otras 9 personas enfrentan el juicio que inicia este 27 de julio en el Vaticano por cargos que incluyen malversación, blanqueo de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

El influyente cardenal de 73 años, que niega las acusaciones, fue forzado a dimitir el pasado septiembre, pero mantiene su título.

Las acusaciones están relacionadas a la compra multimillonaria de una propiedad en Londres con fondos de la Iglesia.

Becciu era un cercano asesor del papa Francisco que anteriormente había ocupado un cargo clave en el Secretariado de Estado del Vaticano, que administra las donaciones de la Iglesia.

El cardenal deberá responder preguntas sobre una controvertida inversión en un edificio de lujo en Londres que conllevó pérdidas durante su tiempo a cargo del Secretariado: desde entonces, la transacción ha estado bajo una investigación financiera.

El pago de US$200 millones por un edificio de apartamentos en la elegante avenida Sloane de Londres se hizo con dinero de la Iglesia a través de fondos y compañías en paraísos fiscales, una transacción que el cardenal había defendido en el pasado.

En un comunicado emitido a principios de mes por personas allegadas, el cardenal expresó que era “la víctima de una conspiración” y manifestó su “absoluta inocencia”, informó la agencia AFP.


¿Mayor escrutinio de la Santa Sede?

Análisis de John McManus, experto en temas religiosos de la BBC

Llegar al fondo de la problemática relación entre el Vaticano y sus finanzas se ha convertido en tema central del Vaticano bajo el papa Francisco.

En paralelo con su deseo de convertir a la Iglesia en un santuario donde todos, no importa cuán imperfectos, puedan encontrar un lugar, está su labor para lograr que el Vaticano sea un destino especialmente hostil para aquellos que busquen usarlo para enriquecerse.

Los supuestos crímenes enumerados ahora todavía tienen que ser probados en el tribunal.

Pero el simple hecho de que el Papa estuviera dispuesto al proceso y el juicio de un cardenal que no sólo era un alto miembro de la jerarquía en el Vaticano, sino también un amigo de Francisco, es una señal de su clara intención de que cuando se trata de delitos financieros, está preparado para tomar medidas sin precedentes para limpiar la reputación de la Iglesia.

El riesgo para el Papa, y para la iglesia, es que este juicio abrirá la posible mala gestión de las finanzas de la Santa Sede a un mayor escrutinio público.


Edificio en la avenida Sloane, Londres

Getty Images
El edificio en el que el cardenal Becciu invirtió el dinero del Vaticano queda en la elegante avenida Sloane, de Londres.

Dos antiguos directores de la unidad de inteligencia financiera del Vaticano están entre los diez imputados.

Enfrentan cargos de malversación, lavado de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

Una mujer italiana que trabajó para el cardenal Becciu fue acusada de malversación el año pasado.

Se espera que el juicio dure dos meses. De ser encontrados culpables, podrían enfrentar penas de prisión o multas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3gwP5X5szQM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.