Por qué grandes marcas están retirando su publicidad de Google y YouTube
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Por qué grandes marcas están retirando su publicidad de Google y YouTube

Anunciantes se molestaron con Google al observar que su publicidad era colocada junto a videos extremistas de contenido político y religioso.
BBC Mundo
Por Rory Cellan-Jones Corresponsal de Tecnología (BBC Mundo)
22 de marzo, 2017
Comparte

Google, el “rey” de las búsquedas de internet, no atraviesa su mejor momento.

Algunas de las marcas más grandes del mundo han decidido retirar su publicidad de YouTube, la plataforma de videos del gigante tecnológico.

La cadena de almacenes y supermercados Marks & Spencer fue la última en eliminar sus anuncios del sitio web.

Antes lo hicieron también el gobierno británico y grandes marcas internacionales como Audi, L’Oreal, McDonald’s, los bancos Lloyds, HSBC o RBS o clientes en el país de Havas Group UK, el brazo británico de la sexta agencia de publicidad más grande del mundo, entre los que se incluye la BBC.

La discordia entre los anunciantes y la compañía tecnológica se produce a raíz de una investigación del diario The Times, de Reino Unido, que concluyó que Google estaba colocando avisos publicitarios junto a videos extremistas de contenido político y religioso.

Matt BrittinGETTY IMAGES
Matt Brittin pidió disculpas a los clientes y dijo que la empresa “asume la responsabilidad” del problema.

La comparecencia este lunes de Matt Brittin, el director de Google en Europa, en la Advertising Week Europe (Semana de la Publicidad en Europa) -un gran evento de publicidad en Londres- no pudo haber sido más oportuna.

El nuevo reto del motor de búsqueda más importante del mundo no es fácil: solucionar el problema y reparar los daños en su reputación.

¿Se enfrenta Google a una crisis de confianza?

“Mala publicidad”

Google es uno de los negocios más lucrativos del mundo y perder la confianza de sus clientes es, para la empresa, una cuestión de importancia.

Por eso, Brittin comenzó pidiendo disculpas: “Lamentamos que algo así haya ocurrido. No queremos que pase y asumimos la responsabilidad”.

Sin embargo, le restó cierto dramatismo asegurando que esos anuncios no habían tenido, en realidad, tantas vistas.

Luego se apresuró a prometer que Google se estaba tomando el asunto muy en serio, invirtiendo millones de dólares y empleando a miles de personas para garantizar que la “mala publicidad” no logra colarse en la plataforma.

YouTubeGETTY IMAGES
¿Será capaz Google de controlar el contenido de la forma más adecuada?

El gigante tecnológico se enfrenta ahora a dos problemas. Por un lado, identificar los videos ilegales que que deben ser eliminados de YouTube, Por otro, determinar cuáles son legales pero no son aptos para ofrecer publicidad.

Durante su intervención, los periodistas presionaron a Brittin para saber si la firma contratará a gente cuyo rol específico sea eliminar los videos extremistas.

Pero el presidente de Google en Europa se mostró evasivo, respondiendo que la mejor opción era combinar tecnología inteligente con alertas de los usuarios sobre contenido inapropiado.

No obstante, su mayor desafío será proporcionar más claridad a sus clientes a la hora de decidir qué videos son “seguros para ofrecer anuncios”.

Y poner los límites no será fácil.

Tal y como señaló Brittin, los medios de comunicación publican mucho contenido sensible en internet, pero necesitan ganar dinero con publicidad si quieren seguir haciendo periodismo.

Brittin parece estar seguro de que al hacer un análisis exhaustivo de sus políticas y mostrar a los anunciantes cómo pueden controlar dónde aparecen sus mensajes, Google será capaz de recuperar su confianza.

La empresa, que insiste en que es una plataforma tecnológica y no una empresa mediática, encuentra cada vez más difícil mantener esta distinción.

Los medios de comunicación se enfrentan a regulaciones estrictas y las próximas podrían surgir del propio Google si no se solucionan los actuales problemas de otra manera.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Especial

Jeidy lleva en el cuerpo las balas del ataque que sufrió y que marcó su vida

Solo dos de sus agresores enfrentan un proceso legal por tentativa de homicidio, aunque sin la agravante de odio.
Foto: Especial
Por Lucero Hernández
18 de agosto, 2020
Comparte

El 4 julio de 2020 marcó la vida de Jeidy Hernández. Tres mecánicos la balearon por la espalda y la hirieron en una pierna; ya caída, le dispararon en la cabeza; sólo dos de ellos enfrentan un proceso legal por tentativa de homicidio, sin la agravante de odio.

A partir de esa fecha, Jeidy, mujer transgénero e indígena de Puebla, decidió dejar Tehuacán por temor a una nueva agresión; lleva en su cuerpo las dos balas que los médicos decidieron no retirarle para no poner su vida en mayor riesgo.

Entérate: La historia de Jeidy, joven indígena que sufrió un ataque transfóbico en Tehuacán, Puebla

Jeidy ha acudido a dos revisiones médicas desde que la dieron de alta en el Hospital General de Tehuacán, Puebla, municipio al que llegó a vivir en 2010, cuando tenía 22 años de edad.

Cada vez que acude al médico viaja alrededor de seis horas para trasladarse desde la zona donde actualmente vive al hospital de Tehuacán, donde la atienden especialistas en ortopedia, neurología, medicina interna y recibe terapia psicológica.

La agresión de la que fue víctima se mediatizó y llevó a colectivos de la comunidad LGBTTTIQ en Tehuacán a pedir, una vez más, que las autoridades detengan la discriminación y las agresiones contra sus integrantes.

El 8 de agosto, en su segunda revisión médica, Jeidy se mostró tranquila. Es consciente de que dos balas estarán en ella por tiempo indefinido o hasta que su cuerpo genere las condiciones necesarias para que le sean retiradas sin peligro.

Hasta ese día no había mostrado pérdida de fuerza en alguna de sus extremidades, ni dificultad para hablar, ni mareos o dolores de cabeza, reacciones comunes en condiciones similares a las de Jeidy, explicó a Animal Político el director de salud municipal de Tehuacán, Samuel Rodríguez Serrano, quien da seguimiento al caso.

“Acepta que tendrá la bala adentro y sigue con su vida normal (…) si llegase a haber un cambio se tendría que operar de emergencia para evitar complicaciones, pero tras valoraciones de rutina vemos que no hay cambio neurológico y eso es lo que se esperaba”, explicó el médico.

Cada valoración implica tres esferas neurológicas: tiempo, lugar y espacio (saber dónde está, qué día es y quién es). Así se determina que no tiene pérdida de funciones motoras, que sus signos vitales están dentro de los parámetros normales y que no hay infección. Se espera que con el paso del tiempo las balas modifiquen su posición.

El día de la agresión Jeidy recibió dos impactos de bala: uno en la cabeza, que le provocó un hematoma epidural, una acumulación de sangre que ocurre entre la capa que rodea al sistema nervioso y el cráneo; en ella la bala se encuentra en tejido celular, lo que no implica afectaciones cerebrales.

“Extraer la bala podría afectar ciertas funciones de la cabeza, conlleva el riesgo de tocar una parte sensible y afectar el estilo de vida del paciente (…) Una persona puede permanecer de por vida con una bala bajo seguimiento médico, y en caso de una alteración motora o neurológica se actúa de otra manera. Ahorita se valora el riesgo-beneficio”, explicó Rodríguez Serrano.

La otra bala la recibió en la tibia de la pierna derecha. Retirársela implicaría una fractura de hueso, por esa razón se le colocó una férula hasta ver la evolución. “Muchas veces el cuerpo va rechazando elementos extraños, al hacerlo, el médico interviene para retirarlos sin generar alguna fractura”. Por eso periódicamente Jeidy debe someterse a masajes.

Aparte de las revisiones periódicas recibe, también antiinflamatorios, antimicrobianos y analgésicos, contra el dolor, infecciones e inflamaciones; para evitar cualquier otro daño deberá cumplir con sus citas médicas por un periodo largo. También recibe un apoyo económico del área de atención a grupos vulnerables del municipio. Un tratamiento como el de Jeidy puede rebasar los 60 mil pesos.

Sin la agravante de odio

El pasado 22 de julio dos de los tres agresores que identificó Jeidy fueron vinculados a proceso por tentativa de homicidio, sin considerar la agravante por odio que contempla el Código Penal de Puebla en su artículo 330 bis: “existe odio cuando el agente lo comete por razón de preferencias sexuales, apariencia física (…) La existencia de cualquier otro móvil no excluye el odio”.

Animal Político preguntó a la Fiscalía General del Estado el motivo para no considerar el delito como intento de homicidio con agravante por odio. Respondió que es una investigación en curso, por lo que no puede dar más información. Sobre la vinculación a proceso de sólo dos agresores indicó que “por el momento es lo que obra en la carpeta de investigación.”

Tras la detención de los mecánicos y su vinculación a proceso, sus familiares declararon que son “inocentes” y dijeron que no entienden el por qué fue liberado el tercer agresor, que es además dueño del taller cercano a la zona donde vivía Jeidy.

En mayo de 2020, la Fiscalía General nombró a María Eugenia Calderón Olimán como titular de la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Violencia de Género contra las Mujeres. Se pidió una entrevista con ella para conocer su posición sobre las agresiones contra las mujeres transgénero en Puebla y la aplicación de la agravante por odio, pero se negó señalando que no tienen autorizadas entrevistas.

Una sentencia por el delito de tentativa de homicidio podría llevar a los agresores de Jeidy a 30 años de prisión, pero si se considerara la agravante por odio la pena aumentaría hasta 50 años, explicó el abogado penalista, Rubén Curiel Tejeda.

En el caso Tehuacán el municipio suma 16 crímenes por homofobia, transfobia y bifobia de 2010 a la fecha, de acuerdo con un registro del Club G, organización defensora de los derechos de la comunidad LGBTTTIQ.

Por su parte, el colectivo Vida Plena registra en el estado tres ataques transfóbicos en lo que va de 2020, y 67 crímenes de odio en los últimos 23 años.

La organización Letra Ese, especializada en temas de diversidad, género y sexualidad, reporta en promedio 79 agresiones contra la comunidad al año. El Observatorio de Violencia Social y de Género de la Universidad Iberoamericana en Puebla registra 32 agresiones de 2007 a 2018.

A consideración de Rubén Curiel, quien también coordina la Maestría en Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana campus Puebla, en la etapa de investigación del delito cometido contra Jeidy corresponde al Ministerio Público investigar el intento de homicidio como crimen de odio y solicitar el encuadre en el tipo penal, si no quedaría como intento de homicidio simple no agravado, detalló, recortando las penas para sus agresores.

Lamentablemente, agregó, existen vacíos legales en la Fiscalía, ya que debe cubrir todas las agresiones hacia la comunidad observando la agravante por odio y la fiscalía especializada debería atraer los casos, lo que en el caso de Jeidy no está ocurriendo, porque las autoridades no la reconocen como una mujer trans y durante la investigación han tratado a Jeidy como hombre, quien por temor a una nueva agresión huyó de Tehuacán, en tanto dos de sus agresores alegan inocencia y un tercero, sin la agravante del odio, ya cobró su libertad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.