No soy Donald Trump: quién es Geert Wilders, el hombre que sacude la política holandesa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

No soy Donald Trump: quién es Geert Wilders, el hombre que sacude la política holandesa

Aunque en su campaña hace referencia al Brexit británico y a la elección de Donald Trump en Estados Unidos, el político holandés Geert Wilders reivindica su individualidad y dice que su caso sólo es aplicable a su país.
BBC Mundo
Por Beatriz Díez BBC Mundo
10 de marzo, 2017
Comparte

Está amenazado de muerte, vive en una casa de máxima seguridad y ve a su esposa una vez a la semana.

El político holandés Geert Wilders dice que no le desea esta situación a su peor enemigo pero se mantiene firme en sus ideas, las mismas que lo han convertido en uno de los favoritos en las elecciones parlamentarias que se celebran este miércoles 15 de marzo en Holanda.

Muchos lo comparan con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pero Wilders reivindica su individualidad.

“No soy Donald Trump, no me llamen el Trump holandés, soy el Geert Wilders holandés“, subraya. ¿Cómo es?

El político “anti”

Nacido hace 53 años en Venlo, una ciudad industrial del sur de Holanda, Wilders es el fundador y líder del Partido para la Libertad (PVV, por sus siglas en neerlandés).

Geert Wilders en un acto de campañaLos sondeos sugieren que el partido de Geert Wilders mejorará su presencia en el Parlamento holandés.

Las premisas que le han acercado en los sondeos al actual primer ministro holandés Mark Rutte del partido liberal de derecha VVD son claras y giran en torno al No:

  • No al islam,
  • No a las mezquitas y escuelas islámicas en Holanda,
  • No al Corán, al que equipara con la obra Mein Kampf (“Mi lucha”) de Adolf Hitler,
  • No a la inmigración procedente de países musulmanes,
  • No al velo y al burka,
  • No a la Unión Europea y al euro.

En un país conocido por su tolerancia y apertura social, curiosamente este discurso del No ha encontrado eco en una población desencantada con la clase política tradicional.

¿Les suena? Es un escenario que recuerda a la victoria del sí en el Brexit (el referendo sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea) y la de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Pero -como él insiste en defender- Wilders es su propio hombre, con su propio partido, en su propio país.

La más clara diferencia

La principal diferencia entre Trump y Wilders es su relación con la política.

Geert WildersEstas son las cuartas elecciones parlamentarias en las que Geert Wilders se presenta como líder del PVV.

El magnate neoyorquino tuvo en su condición de outsider una de las bazas más potentes para hacerse con el respaldo de un electorado descontento con el sistema establecido.

Pero Wilders lleva 20 años involucrado en política.

En 1997 ocupó su primer cargo público, fue en las filas del ahora rival VVD como concejal en Utrecht, la cuarta ciudad más importante de Holanda.

Un año después entró en el Parlamento holandés y en 2002 se convirtió en portavoz parlamentario del partido, puesto en el que llamó ya la atención por sus declaraciones en contra del islam y de lo que bautizó como la islamización de Holanda y de Europa.

Dos fuertes sacudidas

El discurso de Wilders fue recibido con asombro en un país acostumbrado a la diversidad cultural y la convivencia interreligiosa.

Pero dos hechos sacudieron este pacífico panorama: en 2002,pocos días antes de las elecciones, un activista medioambiental holandés mató a tiros al político Pim Fortuyn, abierto crítico del islam,

Arresto del asesino de Pim FortuynLa policía arrestó inmediatamente al asesino del político holandés Pim Fortuyn,.

El ideario de Fortuyn fue de alguna manera recogido por Wilders, que abandonó el VVD en septiembre de 2004 por la postura del partido respecto a una posible negociación con Turquía para su entrada en la Unión Europea.

Dos meses después, un joven de origen marroquí mató en plena calle de Ámsterdam al controvertido cineasta holandés Theo van Gogh, que había realizado un documental anti-islam. Submission.

Cineasta holandés Theo van Gogh                                                         La muerte del controvertido cineasta holandés Theo van Gogh a manos de un joven de origen marroquí en 2004 abrió un debate sobre la convivencia intercultural en Holanda.

Aquel suceso, con el asesinato de Fortuyn tan reciente, sumió a Holanda en un proceso de reflexión y a Wilders le supuso un cambio radical de vida.

Vigilancia 24 horas

Desde ese momento, Wilders ha recibido múltiples amenazas de muerte de parte de individuos y de grupos como al Qaeda y el Talibán y vive bajo constante protección policial.

Va siempre acompañado de seis guardaespaldas y reside en una casa de máxima seguridad del estado. Le llevan en auto blindado de su casa al despacho del Parlamento y viste un chaleco antibalas.

Su despacho está en el rincón más aislado del edificio legislativo al que sólo se puede llegar por un pasillo para que sea más fácil eludir un posible ataque.

A su esposa Krisztina, a quien conoció en la embajada de Hungría en Holanda y con la que se casó en 1992, sólo la ve una vez a la semana por cuestiones de seguridad.

Geert Wilders rodeado de guardaespaldasEl político holandés Geert Wilders viaja rodeado de guardaespaldas allá donde va desde hace más de una década.

Hace 12 ó 13 años que no paseo solo, ni manejo mi propio auto, o abro mi buzón de correo ¡o vivo en mi propia casa!”, le dijo Wilders recientemente al periodista de la BBC John Sweeny para el programa Newsnight.

Halo de misterio

Esta situación le rodea de un halo de riesgo y misterio que, según algunos analistas, juega en su favor.

Además, le da motivos para insistir en su mensaje de rechazo al islam, del que dice que no es una religión sino una “ideología equiparable al fascismo o el comunismo”.

Las amenazas de muerte no le intimidaron.

En 2008 realizó el documental Fitna en el que intercalaba versos del Corán con imágenes de ataques armados.

El filme sólo se transmitió en un sitio de internet y le supuso un veto para entrar en Reino Unidos, que fue retirado en 2010.

Familiares de víctimas del vuelo MH17 derribado en julio de 2014.El periodista de la BBC John Sweeny cuestionó la fijación de Geert Wilders con el islam, cuando el peor ataque sufrido por Holanda fue el derribo del vuelo comercial MH17 en el que murieron 193 holandeses y cuya autoría no tuvo que ver con musulmanes.

No digo que todas las personas sean extremistas pero la ideología del islam y la libertad son conceptos incompatibles, no podemos abrir las fronteras”, expresó Wilders en la entrevista con Sweeny.

“Si ignoramos los problemas de ahora, y no le digo ya los del futuro con la llegada de más gente de África por la explosión demográfica, dejaremos de existir”, sostuvo.

“Las personas somos iguales”, admitió, “pero las ideologías, los valores no son iguales, las religiones no son iguales.

“Decir que la cultura islámica es igual que el cristianismo, que hay que dejarles entrar sin exigirles que se integren o se asimilen es lo peor que nos ha pasado”, insistió.

En un mitin de 2014, Wilders le preguntó a sus simpatizantes si querían más o menos marroquíes en Holanda. “¡Menos, menos!”, le respondieron.

Este acto le valió a Wilders el pasado diciembre una condena por discriminación y ofensa a un grupo, aunque no le impusieron sentencia.

Mezquita de Rotterdam, Holanda           Iniciativa de apoyo a los musulmanes en la mezquita de Rótterdam.

Viaje de juventud a Israel

Es complejo definir con exactitud dónde se originó este rechazo frontal de Wilders al islam.

Criado como católico, se declara agnóstico pero defiende la superioridad de la tradición judeocristiana.

Con apenas 18 años, viajó a Israel, donde pasó dos años, parte de ellos en un kibutz, y quedó cautivado por el país.

Algunos biógrafos cuentan que, ya de vuelta en Holanda pero antes de su entrada en política, fue asaltado por una persona de origen marroquí.

Geert WildersEl característico tono rubio platino del cabello de Geert Wilders también ha servido como elemento de comparación con Donald Trump.

Fuera por un evento personal o por una cuestión ideológica, el caso es que el antiislamismo de Wilders se ha convertido en su sello personal.

Le sigue de cerca su rechazo a la Unión Europea y su promesa de sacar a Holanda del bloque si llega al poder, el llamado Nexit.

Impacto imborrable

El líder del PVV no quiere que se lo identifique con la extrema derecha o grupos fascistas.

Su caso es difícil de etiquetar porque en cuestiones sociales se considera progresista y defiende con firmeza los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales).

Wilders ha logrado que estas elecciones giren en torno al concepto de identidad, quizá ayudado por los citados precedentes del Brexit y Trump.

En la línea del eslogan “Hagamos a Estados Unidos grandioso de nuevo”, el de Wilders dice: “Devolvamos Holanda a los holandeses”.

“Vivimos lo que yo llamo una primavera patriótica”, expone.

Geert Wilders y Mark RuttePara Geert Wilders será muy difícil encontrar aliados políticos para formar un posible gobierno en Holanda.

Dado el sistema de gobiernos de coalición que rige en Holanda y el rechazo de los demás partidos del espectro político a aliarse con él, es improbable que Wilders llegue a ser primer ministro.

Pero su impacto en la política holandesa y europea es ya imborrable y, en ese sentido, Wilders se puede considerar vencedor sin siquiera ganar la elección.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Brexit: 3 aspectos que cambiarán en la vida de europeos y británicos tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea

Este 1 de enero acaba el llamado "periodo de transición" en el que Londres y Bruselas mantuvieron la mayoría de las leyes de la Unión mientras negociaban su nueva relación. ¿Qué pasa ahora?
BBC
1 de enero, 2021
Comparte

Reino Unido abandonó la Unión Europea (UE) el pasado 31 de enero de 2020, pero los cambios más visibles para ciudadanos europeos y británicos de a pie se notarán en 2021.

Este 1 de enero acaba el llamado “periodo de transición” en el que Londres y Bruselas mantuvieron la mayoría de las leyes de la Unión mientras negociaban su nueva relación.

Y el pasado 24 de diciembre, tras varios meses de intensas negociaciones y cuatro años de terremoto político originado por el referendo del Brexit, ambas partes sellaron el acuerdo que definirá su relación futura por décadas.

Aunque esto evita el llamado “Brexit duro” -una salida del bloque sin acuerdo- europeos y británicos ya no contarán con las mismas libertades que antes.

El Brexit supone, entre otros cambios, el fin del libre movimiento de personas, la imposición de controles aduaneros y la limitación de servicios que antes fluían de un lado a otro sin mayores restricciones.

Las nuevas regulaciones están contenidas en un documento de más de mil páginas donde se abordan, además, otros puntos como la cooperación climática, de seguridad y transporte.

No se descarta que en el futuro se restablezcan algunas facilidades que se perderán al efectuarse el Brexit, pero en BBC Mundo resumimos algunos de los aspectos principales que cambiarán para el ciudadano de a pie a partir de este 1 de enero.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Travel

BBC

1. Estancias limitadas

Durante años, británicos y europeos viajaban de un lado a otro del canal de la Mancha y podían elegir libremente donde vivir y trabajar.

Dichas facilidades llegaron a su fin y ahora se necesitará un visado para estancias largas y motivos de trabajo.

Para viajes de turismo, sin embargo, británicos y europeos seguirán sin necesitar visas y podrán usar sus permisos de conducción para manejar en cada país.

En el caso de los británicos, ahora solo pueden permanecer en territorio de la UE un máximo total de 90 días en un período de 180 días consecutivos. Para visitas a Bulgaria, Croacia, Chipre y Rumanía se aplican otras reglas. Si se viaja a estos países, las visitas a otros países de la UE no contarán para el total de 90 días.

Los británicos también deberán garantizar que sus pasaportes tienen al menos seis meses de validez (y no más de 10 años de haber sido expedidos) y pueden verse obligados a declarar ante las autoridades europeas cuestiones como el motivo de su visita y el pasaje de vuelta desde la UE.

Boris Johnson al anunciar el acuerdo.

Getty Images
Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron un costoso acuerdo para definir su relación futura el pasado 24 de diciembre, a solo una semana del plazo final.

Es muy probable que más adelante los británicos deban utilizar y pagar el ETIAS (el sistema de registro electrónico de la UE para viajeros exentos de visado).

Además, al pasar por los controles migratorios, en principio ya no podrán utilizar la fila rápida reservada a los ciudadanos de la UE, el Área Económica Europea (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y Suiza, lo que podría dilatar esperas en fronteras y aeropuertos.

Los europeos, por otra parte, pueden permanecer hasta seis meses en Reino Unido.

Si se viaja para recibir un tratamiento médico privado el permiso podría extenderse. Lo mismo si eres académico y cumples ciertos requisitos. En esos casos, la estancia puede ampliarse hasta 11 y 12 meses respectivamente.

Británicos en una cola en el aeropuerto.

Getty Images
Los británicos tendrán que tomar filas rápidas distintas cuando a partir de ahora aterricen en territorio europeo.

Además, ya no podrán entrar en Reino Unido con su tarjeta de identificación a partir de octubre de 2021, a menos que hayan oficializado su estatus como residente, en cuyo caso no habrá cambios hasta 2025. Los demás tendrán que presentar su pasaporte.

Por otra parte, europeos y británicos seguirán contando con asistencia médica de emergencia durante los viajes de turismo tanto en Reino Unido como la UE.

Actualmente, esta asistencia médica es facilitada por una tarjeta sanitaria común con la que cuentan tanto europeos y británicos. Reino Unido planea expedir una nueva tarjeta para sus ciudadanos, pero en principio tendrá una cobertura muy similar a su homóloga europea.

Sin embargo, el gobierno británico aconseja comprar un seguro de viaje con cobertura médica antes de irse de vacaciones, incluso a la UE.

Además de estas consideraciones, también se impondrán límites a los artículos que cada ciudadano lleve consigo de un lado a otro y los pasaportes de mascotas europeos dejarán de ser válidos en Reino Unido.

2. Visados especiales para trabajar

Los europeos que quieran trabajar en Reino Unido tendrán que aplicar en línea para una visa y se les pedirá una oferta de trabajo, suficiente nivel de inglés y un salario de al menos 25.600 libras al año (US$34.189), entre otros requerimientos que juntos conforman un sistema basado en puntos.

Y los ciudadanos británicos que quieran vivir y trabajar en algún país del bloque deberán cumplir los requisitos del sistema migratorio de donde quieran establecerse.

Vista de la zona financiera de Londres este diciembre.

Getty Images
Trabajar en Reino Unido no será tan sencillo como antes para los europeos, quienes deberán solicitar una visa con varios requerimientos.

Así también, algunas profesiones ya no serán homologadas de forma automática como antes, por ejemplo la arquitectura, la medicina o la enfermería.

Sin embargo, aquellos ciudadanos que ya vivían en Reino Unido y la UE antes del final de 2020 tienen sus derechos garantizados y solo necesitan formalizar su estatus como residentes.

Las nuevas regulaciones no aplican en el caso de Irlanda, que en materia de viajes y migración tiene una serie de arreglos con Reino Unido que son anteriores a la entrada de ambos en la Unión Europea, la llamada Área de Viaje Común (Common Travel Area o CTA).

Principales consecuencias tras el Brexit, en cuatro puntos

  • Fin de la libertad de movimiento: Se puede seguir viajando sin visa, pero solo para estancias cortas.
  • Visados para trabajar: Reino Unido implantará un nuevo sistema basado en puntos y la UE aplicará las reglas para terceros países.
  • Salida del mercado único: No habrá tarifas adicionales entre exportaciones e importaciones, pero se impondrán controles de seguridad en aduanas que podrían dilatar el intercambio fluido de bienes.
  • Excepciones: Las consideraciones anteriores no aplican para Irlanda del Norte ni europeos ni británicos con residencia oficial y regularizada en Reino Unido y la UE.
Short presentational grey line

BBC

Fin del programa Erasmus

El nuevo acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas no impidió la ruptura del programa Erasmus para los estudiantes universitarios.

Reino Unido no participará más en este esquema en que se facilitaba que los universitarios europeos estudiaran durante un semestre o año fuera de sus países de origen en otro Estado miembro.

Boris Johnson anunció en su lugar otra alternativa para los estudiantes británicos, aunque aún no se han revelado suficientes detalles.

Los estudiantes en Irlanda del Norte sí continuarán en dicho programa como parte de un pacto con el gobierno de la República de Irlanda.

Trade

BBC

3. Bienes y servicios

En este aspecto, el haber conseguido un acuerdo ha salvado a muchos de un aumento considerable de precios en muchos productos que Reino Unido importa desde la UE y viceversa.

Y es que ambas partes acordaron no imponer tarifas ni costos adicionales al flujo de bienes, lo que en principio beneficia tanto a exportadores como importadores a ambos lados del canal.

Camionero en Dover, Reino Unido.

Getty Images
A pesar del acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas, se introducirán controles migratorios y aduaneros que obstaculizarán el fácil flujo de antes.

Sin embargo, serán necesarios nuevos controles fronterizos y trámites burocráticos antes no existentes, lo que podría provocar demoras y disrupciones en las cadenas de suministro.

Esos controles, sin embargo, no se impondrán en Irlanda del Norte. Esto es porque comparte frontera terrestre con la República de Irlanda, miembro de la UE, y permanecerá de forma efectiva dentro del mercado único europeo.

Por otra parte, los proveedores de servicios británicos tendrán que adecuarse a las reglas de cada Estado miembro o relocalizarse en la UE si desean continuar operando como hoy.

Otro aspecto en que se insiste que tanto europeos como británicos deben estar alertas es el posible cambio en las tarifas de roaming para celulares.

Mujer hablando por teléfono en Roma.

Getty Images
Los ciudadanos tendrán que estar atentos a lo que dicten los proveedores de internet en materia de roaming.

Antes, un británico o europeo podía disfrutar de la misma tarifa contratada en su país de origen en cualquier Estado miembro de la UE.

Reino Unido y la UE han dicho que cooperarán en “justas y transparentes tarifas para el roaming internacional”, pero nada detiene que viajeros británicos y europeos no sean cobrados por usar su teléfono en uno u otro territorio.

De cualquier forma, las compañías proveedoras serán las encargadas de mantener las mismas condiciones o de lo contrario fijar nuevas tarifas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TX16kTOyqzo&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.