close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ilustración: Jesús Santamaría

Colinas de Santa Fe: 125 fosas, 14 mil restos óseos, pero no hay recursos para analizarlos

Las autoridades ministeriales de Veracruz carecen de recursos para realizar las pruebas de ADN e identificar a 249 víctimas que han sido exhumadas; el fiscal estatal reconoció que Veracruz es una "fosa enorme", y acusó al gobierno de Duarte de engañar a familiares de desaparecidos.
Ilustración: Jesús Santamaría
Por Manu Ureste
14 de marzo, 2017
Comparte


A pesar de que el predio de Colinas de Santa Fe, en el puerto de Veracruz, es la mayor fosa clandestina que se ha descubierto en lo que va de sexenio en México, las autoridades ministeriales veracruzanas carecen de recursos para realizar las pruebas de ADN que permitan identificar a las 249 personas que han sido ya exhumadas, y analizar otros 14 mil restos óseos que pudieran corresponder a más cuerpos.

Así lo denunció el grupo de madres que integran el Colectivo Solecito;  organización civil que a la fecha ha procesado 125 fosas en este lugar que, según apuntan las investigaciones, era usado como un “cementerio clandestino” por varios grupos del crimen organizado.

Jorge Winckler, fiscal del estado de Veracruz, admitió ayer públicamente a través de su cuenta personal de Twitter, que a la entidad le “urge apoyo internacional y nacional” para analizar el ADN de los restos encontrados y así comenzar a identificar a las personas enterradas en las fosas.

En entrevista con Televisa, Winckler dijo este martes que el gobierno anterior, de Javier Duarte, se dedicó a engañar a las personas que integran colectivos para buscar a desaparecidos, en relación a que les tomaban muestras de ADN para hacer confrontas con los restos encontrados.

“Eso era mentira, no se hizo, simplemente se les engañó”, dijo Winckler. “Había un desorden total en relación a los cuerpos que se encontraban y que se enviaban a fosas comunes, sin tomarles muestras que permitieran más adelante hacer una confrontación, y una identificación”. 

El fiscal mencionó que las autoridades de Veracruz tienen 276 muestras que sirven para confrontación, de un universo de miles que debieron tomarse.

Winckler dijo entender la desesperación de familiares, aunque insistió en que carecen de recursos para avanzar más rápido en la identificación de los restos, atribuyéndolo al “saqueo” que realizó el gobierno de Duarte, y que afectó fondos destinados al área de servicios periciales.

“Hoy, gracias a Dios tenemos el apoyo de policía científica, de PGR, de Cruz Roja Internacional y de instancias particulares, directamente un laboratorio certificado, que es ADN México, que con un ánimo humanitario ha venido a apoyarnos para llevar a cabo confrontaciones de restos que tenemos ya identificados”, dijo Winckler.

“Estamos avanzando poco a poco, es titánico, Veracruz es una fosa enorme”, agregó, “porque durante muchos años el crimen organizado desapareció personas con la complacencia de la autoridad”.

El fiscal señaló que en este momento las autoridades  tienen el registro 2,400 personas desaparecidas en la entidad.

La Procuraduría General de la República (PGR) no ha iniciado a la fecha una averiguación previa por el caso de Colinas de Santa Fe. Ni tampoco ha atraído las investigaciones, tal y como respondió oficialmente la dependencia a Animal Político en una solicitud de información pública.

“No hay dinero, ni interés”

Por ahora, seis meses después de que el Colectivo Solecito iniciara las labores de búsqueda en Colinas de Santa Fe, y luego de haber hallado 249 cuerpos, solo dos personas enterradas en el predio –Pedro Huesca, agente del MP de Cardel, y Gerardo Montiel, su secretario- han sido ya plenamente identificadas. Su rápida identificación fue posible gracias a que ambos fueron enterrados en la fosa con sus credenciales de identidad.  

“De 249 cuerpos encontrados a la fecha, solo se han identificado los restos de dos personas porque la fiscalía estatal nos dice que no hay dinero, y que no tienen los recursos técnicos necesarios para analizar las muestras de ADN”, apuntó en entrevista con Animal Político Celia García, integrante del Colectivo Solecito, quien busca a su hijo Alfredo Román Arroyo García, secuestrado en 2011.

Celia García opinó que, además de la falta de dinero y de recursos técnicos para analizar las muestras de ADN, tampoco hay voluntad del Gobierno Federal para ayudar a las madres que buscan a sus seres queridos en fosas clandestinas.

“Si hubiera interés, ya tendríamos muchos más resultados de los que tenemos”, señaló Celia, quien, como muestra de lo anterior, criticó que a la fecha el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, no se haya interesado personalmente por el caso de Colinas de Santa Fe.

“Nos preguntamos cómo es posible que a Colinas de Santa Fe haya venido gente de muy lejos para interesarse por lo que está sucediendo con las fosas, y que nuestro presidente aún no haya venido –expuso la integrante de Solecito-. Realmente, nos gustaría saber qué opina Peña Nieto sobre la fosa clandestina más grande de México”.

Terminan de procesar 125 fosas, pero buscan más

Durante una visita de Animal Político a las inmediaciones de Colinas de Santa Fe –la Fiscalía no permite el acceso al predio donde se realizan las excavaciones, puesto que se trata de una “escena del crimen”, Celia García detalló que a los 245 cuerpos encontrados hasta el domingo 12 de marzo, se sumaron otros cuatro cadáveres más que fueron hallados ayer lunes.

Por lo que, en total, van 249 cuerpos recuperados, según confirmó también la Fiscalía de Veracruz.

Además, las madres del Colectivo Solecito terminaron de procesar ayer las 125 fosas clandestinas encontradas en Colinas de Santa Fe desde agosto de 2016. Sin embargo, este martes ya iniciaron la búsqueda de más posibles fosas en el predio y sus alrededores.

“Las labores de búsqueda aún continúan”, recalcó Celia García.

El MP que soñaba con ser el Procurador de Veracruz

Animal Político publicó ayer lunes un perfil de Pedro Huesca, agente del Ministerio Público, y de Gerardo Montiel, su secretario. Ambos son las dos únicas víctimas que han sido identificadas hasta el momento en Colinas de Santa Fe.

La viuda de Pedro, Yiridia, relató en entrevista que su esposo llevaba ocho meses como Fiscal Especializado adscrito a la Secretaría de Marina en el Operativo Veracruz Seguro, y 10 años como Ministerio Público en la agencia octava, cuando fue secuestrado en abril de 2013 por un grupo del crimen organizado en Cardel, municipio de La Antigua. Junto al funcionario también fue secuestrado Gerardo, su secretario y hombre de confianza.

“El sueño de Pedro era ser fiscal general de Veracruz. Defendía que siendo honesto y dedicado a su trabajo, iba a cumplir esa meta”, comentó Yiridia quien criticó que tras el secuestro de su esposo la Fiscalía veracruzana no saliera públicamente a reconocer a Pedro Huesca y  Gerardo Montiel por sus años de servicio y trabajo.

Lee aquí el perfil completo de Pedro y Gerardo.  

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

WeWork: cómo el excéntrico estilo de vida de su fundador, Adam Neumann, afectó a la empresa

El emprendedor de 40 años estaba en la cima del liderazgo empresarial, cuando crecieron los cuestionamientos sobre su gestión y la rentabilidad a largo plazo del negocio. En medio de la crisis, tuvo que dar un paso al costado y ceder parte del control de la firma.
Getty Images
26 de septiembre, 2019
Comparte

El negocio de WeWork es rentar o comprar edificios en diferentes partes del mundo, transformarlos por dentro y convertirlos en espacios de trabajo compartido o “co-working”.

Adam Neumann estuvo al mando de la empresa desde que la cofundó en 2010. Pero esta semana anunció que dejaría su cargo como director ejecutivo y que renunciaría a un control significativo sobre la compañía, luego de que se complicaran los planes de la firma para vender acciones en la bolsa.

WeWork, que arrienda oficinas en más de 500 ubicaciones en 29 países, tenía a Neumann como una especie de líder carismático que impulsaba la expansión de la firma.

Reconocido como un emprendedor poco común que sabía convencer a los grandes inversores para financiar sus proyectos, cayó en desgracia luego de que el valor de la empresa bajara drásticamente antes de la oferta pública inicial en el mercado accionario.

En ese contexto, la salida a bolsa se pospuso y analistas de mercado han estado cuestionando que el modelo de negocio sea realmente rentable a largo plazo.

Pero… ¿quién es Adam Neumann?

De un kibbutz a un co-working

Originario de Israel, Neumann estuvo en la Armada antes de mudarse a Nueva York para “conseguir un gran trabajo, divertirse mucho y ganar mucho dinero“, como lo dijo en una entrevista con TechCrunch en 2017.

Se matriculó en el Baruch College de la City University de Nueva York en 2002, pero se retiró justo antes de graduarse para dedicarse a los negocios.

Una de sus primeras empresas fue una compañía de ropa para bebés que se convirtió en la marca de lujo Egg Baby.

Más tarde, él y su socio comercial Miguel McKelvey, renovaron un espacio de oficina y subarrendaron la propiedad. Vendieron finalmente el negocio, pero la idea se convirtió en WeWork.

Adi Neumann y Adam Neumann

Getty Images
Neumann ha tenido una vida personal “glamorosa” junto a su hermana Adi (con quien aparece en la foto) y su esposa Rebekah, prima de la actriz Gwyneth Paltrow.

Neumann, quien finalmente se tituló en 2017, ha vinculado el origen de WeWork con su historia personal, relacionando su infancia itinerante y el tiempo que pasó viviendo en un kibutz, con el énfasis de WeWork en el trabajo comunitario.

Incluso dijo en una entrevista con el diario Haaretz que a veces se refería a WeWork como “Kibbutz 2.0”.

Dinero fácil

La extravagante personalidad de Neumann cautivó a los inversores, incluido el gigante japonés Softbank, un importante promotor de la empresa.

El presidente ejecutivo de Softbank, Masayoshi Son, supuestamente resolvió los términos de una de sus rondas de inversión durante un viaje en automóvil, después de un recorrido de 12 minutos por las oficinas de WeWork en Nueva York.

La inversión de Softbank ayudó a la compañía a alcanzar una valoración máxima de aproximadamente US$47.000 millones, a pesar de sus grandes pérdidas, una situación que ha generado repetidos cuestionamientos.

Neumann intentó abordar ese rompecabezas, diciéndole a Forbes en 2017: “Nuestra valoración y tamaño hoy se basan mucho más en nuestra energía y espiritualidad que en un múltiplo de ingresos”.

Trabajo y placer

El crecimiento de WeWork convirtió a Neumann en multimillonario, con un patrimonio neto estimado en US$2.200 millones, según Forbes.

Su glamorosa vida personal (su esposa Rebekah es la prima de la actriz Gwyneth Paltrow, mientras que su hermana Adi es una ex modelo que alguna vez fue una Miss Teen Israel), contribuyó a los rumores sobre la compañía.

Pero la combinación de trabajo y placer, que había sido un elemento clave de la cultura de WeWork, se convirtió en un problema a medida que la empresa hizo planes para salir a bolsa.

Los potenciales inversores cuestionaron los vínculos entre las finanzas personales de Neumann y WeWork, así como su decisión de expandir la firma a áreas de interés personal, como el surf y una escuela.

También plantearon preguntas sobre su capacidad de tomar decisiones en medio de quejas sobre su estilo de vida lleno de fiestas.

Adam Neumann

Getty Images
Potenciales inversores cuestionaron los vínculos entre las finanzas personales de Neumann y WeWork

La magia se desvanece

WeWork trató de responder a esas inquietudes. Entre otros pasos, Neumann devolvió US$5.9 millones en acciones que había recibido por vender la marca “We”.

Medios económicos estadounidenses reportaron que si esposa Rebekah Neumann -prima de la actriz Gwineth Paltrow- también renunció esta semana de sus cargos en la empresa.

Pero incluso el anuncio de que Adam Neumann se haría a un lado y reduciría su poder de voto en el directorio, no logró calmar las dudas sobre las perspectivas a largo plazo de WeWork.

Los críticos han dicho durante mucho tiempo que la empresa es una típica compañía de bienes raíces, y que sus finanzas inestables se han ensombrecido por el estilo personal de Neumann.

Sin embargo, habrá que ver cuándo y en qué condiciones la empresa saldrá finalmente a bolsa y cuál será realmente su valoración de mercado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=0imLxAHjGjA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.