El Vive Latino ya es mayor de edad: la diversidad marca la edición 18 del festival
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@arturodaen

El Vive Latino ya es mayor de edad: la diversidad marca la edición 18 del festival

El festival musical celebró su mayoría de edad con gran variedad de géneros como pop, folk, rock y grupero. Además entre el público hubo una zona llamada Restart, para personas con alguna discapacidad.
@arturodaen
Por @arturodaen
20 de marzo, 2017
Comparte

Parece que fue ayer el primer Vive Latino… pero ya es mayor edad.

El Festival llegó a su edición 18, y para celebrarlo tuvo el sábado 18 de marzo una mezcla de bandas y cantantes de diferentes continentes, géneros y públicos en el Foro Sol de la Ciudad de México.

El sábado los asistentes pudieron disfrutar del pop de JotDog, hasta el folk del británico Jake Bugg, pasando por el garage rock de la banda japonesa The 5, 6, 7, 8’S,  hasta llegar al ska de Inspector y dando un giro al idioma inglés con The Pretty Reckless.

Mientras que el domingo se presentaron los ya clásicos Enanitos verdes y Hombres G, además de Julieta Venegas, asidua asistente al festival.

Incluso se presentaron Bronco, del género grupero, y La Sonora Santanera para abrir la pista de baile La Sonora Santanera, tal como en ediciones pasadas irrumpieron opciones de música norteña o cumbia, como los Tigres del Norte o Los Ángeles Azules.

El Vive tuvo sonidos para todos los gustos. La diversidad de los músicos también se vio reflejada en el público.

Había gente de todas las edades, con cabello de diferentes colores, parejas homosexuales, mujeres con la chamarra de “México is the shit” y algunos que decidieron llevar mariguana, para combinar su efecto con la experiencia musical.

 

La cantante Tessa Ia, una de las primeras en presentarse, celebró que hubiera “menstruación sobre estos escenarios”, resaltando que el evento tenía presencia femenina en su elenco, además de las miles de asistentes como público.

A un costado del escenario principal del Festival, pudo observarse una zona llamada Restart, acondicionada para personas con discapacidad y sus acompañantes, de modo que no sufran empujones o su vista sea bloqueada.

El proyecto, impulsado por una fundación, busca ayudar a que las personas que están en silla de ruedas o que tienen algún otro problema físico (de visión e incluso auditivo) también puedan estar en eventos como el Vive Latino, con apoyo para su traslado hasta el Foro y de regreso a casa.

No hay una zona Restart en cada uno de los escenarios del Vive, y para ellos es complicado moverse de uno a otro, sin embargo agradecieron tener un espacio y atención, en la lucha de ir adecuando la infraestructura y tener mejores alternativas para su inclusión.

“Me asaltaron hace cuatro años en un Starbucks en División del Norte, me dieron tres disparos, sufrí una lesión medular”, contó Kenneth en la zona Restart, resaltando que su estado físico no le impide tener un vida plena, y rockear.

Foto: Restart

“Es mi primer Vive, vengo a ver a los Fabulosos Cadillacs, los escuchaba desde pequeño con mis hermanos”, dijo Ari Morales, quien tiene distrofia muscular. “Hay que luchar por lo que uno quiere, a pesar de que tengas una discapacidad, o una enfermedad”, agregó.

Foto: Montserrat Sánchez

La edición 18 del Vive Latino 2017 también incluyó una zona con hamacas y juegos infantiles, llamada El Parque, para relajarse o en el caso de los que son papás llevar ahí a sus hijos pequeños, antes de volver a dirigirse a uno de los escenarios.

“México es el país más chingón”, dijo durante su presentación el vocalista del grupo venezolano Okills, además de llamar a la gente a descargar de cualquier forma su música, incluso de forma ilegal, con tal de esparcirla.

Como en cada Vive, algunos se quejaron de los precios de la cerveza, los refrescos y la comida, del horario en que se programa la actuación de las bandas, o la mala señal de internet. Aunque esos inconvenientes parecieron olvidarse cuando miles cantaron al unísono canciones de los Cadillacs, Babasónicos y Jarabe de Palo.

La Sonora Santanera, que celebra 60 años de trayectoria, sorprendió al público al cantar a dúo con Paquita la del Barrio, Julieta Venegas, Dany Frank y Rocco de La Maldita Vecindad.

Foto: Montserrat Sánchez

Mon Laferte cantó con el colombiano Juanes. Juntos interpretaron “Amárrame”.

Foto: Montserrat Sánchez

Con información y fotos de Montserrat Sánchez.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el documento sobre la investigación del 11-S recién desclasificado por el FBI

El memorando enumera algunos contactos entre varios ciudadanos sauditas y los secuestradores de los aviones, pero no implica directamente al gobierno de Riad.
EPA
12 de septiembre, 2021
Comparte

En el vigésimo aniversario del atentado más mortífero en suelo estadounidense, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) publicó un documento que analiza las posibles conexiones entre varios ciudadanos sauditas en Estados Unidos y dos de los atacantes del 11 de septiembre de 2001.

Los familiares de las víctimas de los ataques de las Torres Gemelas llevaban años solicitando la divulgación de estos archivos clasificados, argumentando que los funcionarios sauditas habrían tenido conocimiento previo del atentado pero que no intentaron detenerlo.

15 de los 19 secuestradores de los aviones eran ciudadanos sauditas.

Sin embargo, el documento —el primero de varios que se espera que sean hechos públicos— no proporciona ninguna evidencia de que el gobierno saudita hubiera estado vinculado o tuviera conocimiento del complot contra las Torres Gemelas.

Antes de la desclasificación, la embajada saudita en Washington se mostró a favor de que los archivos se sacaran a la luz, y una vez más negó cualquier vínculo entre su país y los secuestradores, señalando que tales afirmaciones son “falsas y maliciosas”.

¿Qué dice el documento?

El documento del FBI de 16 páginas se basa en entrevistas con una fuente cuya identidad está clasificada (nombrada como PII) y describe los contactos entre varios ciudadanos sauditas y dos de los secuestradores, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Midhar.

Ambos se hicieron pasar por estudiantes para ingresar a Estados Unidos en el año 2000.

El memorando del FBI dice que luego recibieron un apoyo logístico significativo de Omar al-Bayoumi, quien, según testigos, era un visitante frecuente del Consulado de Arabia Saudita en Los Ángeles a pesar de que su estatus oficial en ese momento era el de estudiante.

Según la fuente del FBI, Bayoumi tenía “un estatus muy alto” en el consulado.

“La asistencia de Bayoumi a Hamzi y Midhar incluyó traducción, viajes, alojamiento y financiación”, dice el documento.

Ataque torres gemelas

Getty Images

Por otra parte, el archivo del FBI también asegura que hubo vínculos entre los dos secuestradores y Fahad al-Thumairy, un imán (líder musulmán) de la mezquita del rey Fahad en Los Ángeles, a quien las fuentes citadas describen como “de creencias extremistas”.

Tanto Bayoumi como Thumairy abandonaron Estados Unidos semanas antes de los ataques del 11 de septiembre, según la agencia de noticias AP.

La agencia también citó a Jim Kreindler, un abogado de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre, diciendo que el documento publicado “valida los argumentos que presentados en el litigio sobre la responsabilidad del gobierno saudí en los ataques del 11 de septiembre”.

El mes pasado, una demanda iniciada por familiares llevó a que varios altos exfuncionarios sauditas fueran interrogados bajo juramento.

Joe Biden en el Pentágono

EPA
Las familias de algunas víctimas llevaban tiempo presionando al presidente Joe Biden para que desclasificara los documentos.

Las administraciones precedentes, las de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump,se negaron a desclasificar los documentos, citando como argumento la seguridad nacional.

Pero el actual presidente Joe Biden ordenó la semana pasada una revisión de los documentos y les pidió a los funcionarios que publicaran lo que pudieran durante los próximos seis meses.

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre vínculos oficiales sauditas con el atentado, dado el número de ciudadanos de ese país involucrados y los antecedentes del líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Getty Images
El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Estados Unidos y Arabia Saudita han sido aliados durante mucho tiempo, aunque a veces la relación ha sido compleja.

El anterior presidente estadounidense, Donald Trump, fortaleció los lazos entre su país y la monarquía absoluta.

Pero Biden calificó a Arabia Saudita de “paria” después de que en febrero de este año un informe de inteligencia de Estados Unidos implica al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. Bin Salman niega haber ordenado el asesinato, que tuvo lugar en el consulado saudita en Estambul.

El corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner, afirma que desde entonces Biden ha suavizado su postura hacia el que es el hombre más poderoso de Arabia Saudita, reflejando la importancia de la alianza entre ambos países.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LOgy5j2Z8vw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.