Building 8, el misterioso laboratorio de Facebook que crea tecnología para leer el pensamiento
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Building 8, el misterioso laboratorio de Facebook que crea tecnología para leer el pensamiento

La división más misteriosa de Facebook quiere que seamos capaces de “escribir” con la mente y “escuchar” con la piel. Estos son los proyectos que está desarrollando.
AFP
Por BBC Mundo
25 de abril, 2017
Comparte

8 es un número mágico para Facebook.

Es el número de letras que tiene la palabra que le da nombre y que pronunciamos casi a diario para referirnos a la plataforma que creó Mark Zuckerberg.

Es la cifra que acompaña a F8, la conferencia para desarrolladores que celebra en San Francisco, EU, todos años y que congrega a miles de personas de todo el mundo.

Es el número de horas de los hackathones que organizó en sus primeros días, antes de convertirse en el gigante tecnológico que es ahora.

Y es también el número que define su edificio más misterioso, Building 8 (edificio 8, en español), el laboratorio desde el que desarrolla las apuestas más innovadoras y futuristas.

Tras las paredes de color beige de este bloque de cemento -situado en las oficinas centrales de Facebook en Menlo Park, California- se esconden los secretos mejor guardados de la red social.

Ahora, por fin, conocemos algo más sobre ellos.

Gente trabajando en el Building 8 de FacebookREGINA DUGAN/FACEBOOK
“Building 8” es el edificio más misterioso de la red social.

Fue en la F8 de 2016 cuando Zuckerberg habló por primera vez sobre esta división, liderada por Regina Dugan, la exdirectora de DARPA, la controvertida Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada del departamento de Defensa de Estados Unidos.

Se trata de un plan estratégico que Zuckerberg lleva planeando toda una década para desarrollar las últimas tecnologías, desde realidad aumentada hasta inteligencia artificial o conectividad.

En la F8 de este año (que tuvo lugar el 18 y el 19 de abril en San José, California) el fundador y CEO de Facebook explicó por primera vez dos de los proyectos que se están creando en Building 8.

Y parecen sacados de una película de ciencia ficción: “escribir” con la mente y “escuchar” con la piel.

Ondas cerebrales

Por un lado, Facebook asegura que sus tecnologías nos permitirán controlar las computadoras directamente con nuestros cerebros.

Gracias a un software de “discurso silencioso” seremos capaces de transmitir a las máquinas unas 100 palabras por minuto, aseguró Dugan.

El proyecto está en sus primeras etapas y requerirá el desarrollo de nueva tecnología para detectar ondas cerebrales sin necesidad de cirugía.

“No estamos hablando de decodificar pensamientos al azar”, dijo la especialista.

“Podrán elegir entre muchos pensamientos y decidir cuáles quieren compartir”.

“Estamos hablando sobre decodificar esas palabras. Una interfaz de discurso silencioso con toda la velocidad y la flexibilidad de la voz”, explicó Dugan.

Dugan y ZuckerbergFACEBOOK
Regina Dugan (izda) dirige la unidad con la que Zuckerberg (dcha) soñaba desde hace 10 años.

Building 8 es algo así como el laboratorio de investigación de hardware de la empresa.

Facebook dice ha contratado a más de 60 científicos y académicos para trabajar en el proyecto (y está reclutando a 45 personas más).

En su página de Facebook, Zuckerberg dice que “nuestros cerebros producen datos suficientes como para transmitir cuatro películas en HD cada segundo“.

“El problema es que la mejor manera que tenemos para conseguir información en el mundo -el habla- sólo puede transmitir la misma cantidad de datos que un módem de la década de 1980”.

“Estamos trabajando en un sistema que nos permitirá escribir directamente desde nuestro cerebro cinco unas veces más rápido de lo que podemos escribir en el teclado de nuestros teléfonos hoy día”, añadió Zuckerberg.

“En última instancia, queremos convertirlo en un dispositivo wearable (tecnología que se carga o se lleva puesta) que pueda fabricarse a gran escala”.

“Incluso un simple clic cerebral que responda a ‘sí’ o ”no’ podría ayudar a hacer que cosas como realidad aumentada se vea mucho más natural”.

Mark ZuckerbergGETTY IMAGES
Mark Zuckerberg dijo que podemos transmitir hasta cuatro películas en HD por segundo con nuestro cerebro.

“Escuchar” con la piel

Otro de los proyectos de Building 8 es desarrollar una tecnología que permita “escuchar” a través de la piel.

El sistema será similar al braile y usará puntos de presión en la piel para transmitir información.

“Un día, no muy lejano, tal vez sea posible pensar en mandarín y sentirlo, inmediatamente, en español“, dijo Dugan.

Pero lograr estos sistemas tan sofisticados, asegura Dave Lee, corresponsal de tecnología de la BBC, requiere la implantación de un chip informático en el cerebro.

“Ya existen en el mercado tecnologías que controlan el cerebro de manera externa, pero son simplistas en comparación (con las de Facebook)”, dice Lee.

Algunos ejemplos son la electroencefalografía (o EEG), usada ampliamente en neuromárketing, que usa electrodos para monitorizar impulsos eléctricos en el cerebro.

“Necesitaremos nuevos sensores no invasivos que puedan medir la actividad cerebral cientos de veces por segundo desde lugares precisos a milímetros, sin distorsionar la señal”, dijo Facebook en un comunicado.

“Hoy día, todavía no existe un método no invasivo que sea capaz de hacer esto”.

F8REUTERS
Facebook quiere desarrollar una tecnología “no invasiva”.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la 'regla del silencio incómodo' que utilizan famosos emprendedores como Tim Cook o Jeff Bezos

Si alguna vez te has arrepentido de hablar sin pensar, te contamos cómo funciona una singular regla que algunos de los que manejan las mayores empresas del mundo han aplicado en su ambiente laboral y frente al público.
30 de septiembre, 2020
Comparte

Cuando nos apresuramos en dar una respuesta, las cosas pueden salir mal, y por eso no sería extraño que más de una vez te hayas arrepentido de hablar sin haber pensado lo que ibas a decir.

Hay una estrategia que conocidos emprendedores como Tim Cook, director ejecutivo de Apple, y Jeff Bezos, fundador de Amazon, han puesto en práctica, precisamente para concentrar toda su atención en sus palabras.

Se trata de la “regla del silencio incómodo”, un concepto desarrollado por Justin Bariso, consultor y autor del bestseller “EQ Aplicado, Guía para la Inteligencia Emocional en el Mundo Real”.

Consiste en que cuando te enfrentas a una pregunta desafiante, en vez de responder de inmediato, haces una pausa y piensas profundamente cómo quieres responder.

¿Por qué es incómodo?, porque la pausa puede ser de 10 segundos, 20, o incluso más tiempo, haciendo que el interlocutor se sienta desconcertado, si no está acostumbrado a este tipo de interacciones.

En diálogo con BBC Mundo, Bariso cuenta que Tim Cook es conocido por hacer largas pausas que, en el contexto de un diálogo, se pueden volver muy incómodas.

También lo hace Jeff Bezos, aunque su estilo -agrega Bariso- sigue una manera metódica: al principio de las reuniones se toma un tiempo largo para leer informes en silencio antes de iniciar el diálogo.

Mentes inteligentes como Tim Cook o Jeff Bezos acogen la regla del silencio incómodo”, dice Bariso.

Jeff Bezos

Getty Images
Jeff Bezos, fundador de Amazon, también utiliza largos intervalos de silencio al inicio de las reuniones, explica Justin Bariso.

“Esta regla siempre ha sido una herramienta valiosa de la inteligencia emocional, porque te permite equilibrar el pensamiento y la emoción, en vez de reaccionar basado solo en los sentimientos”.

El silencio de Steve Jobs

Tim Cook y Jeff Bezos no son los únicos directores de empresas que han utlizado la regla del silencio incómodo.

En una ocasión, Steve Jobs se tomó cerca de 20 segundos en contestar un ataque personal, entregando una respuesta contundente.

Era 1997 cuando Jobs -que recién había regresado a Apple- participaba en una conferencia con desarrolladores.

Una persona del público lo atacó diciéndole, “no sabes de lo que estás hablando“.

Lo primero que hace Jobs es quedarse sentado en silencio. Y pensar.

Steve Jobs

Getty Images
En 1997 Steve Jobs, respondió a un ataque en público utilizando la regla del silencio incómodo.

En un tiempo que seguramente parecía una eternidad para la audiencia en el contexto del ataque y la esperada respuesta, Jobs tomó un poco de agua y cerca de 10 segundos, comenzó a responder.

“Tú sabes”, le contesta. “Puedes agradar a algunas personas en algunas ocasiones, pero…”, Jobs vuelve a hacer una pausa como de ocho segundos.

Luego continúa con su respuesta. “Una de las cosas más difíciles cuando estás tratando de lograr un cambio es que, personas como este caballero tienen razón… en algunas áreas”.

Ese es el inicio de una larga respuesta que dejó al público deslumbrado. Pero más allá de las habilidades de Job para responder al ataque y plantear su visión a largo plazo, una de las cosas que destaca Bariso es la duración y efectividad de esa técnica discursiva.

8 beneficios

La inteligencia emocional, agrega, se refiere a la capacidad de entender y manejar las emociones.

Cuando estamos bajo presión, hablamos y actuamos de una manera diferente a cuando tenemos tiempo de analizar las cosas.

“Yo tiendo a hablar demasiado rápido y me he metido en problemas por eso“, cuenta el autor.

Imagen de un reloj

Getty Images
El silencio incómodo suele extenderse por un período de tiempo de entre 10 y 20 segundos.

Esa fue una de las razones por las que Bariso decidió entrar al campo de la inteligencia emocional.

Y cuando practicas la regla del silencio incómodo por un tiempo suficiente, agrega, dejarás de sentirte incómodo.

Estos son algunos de los beneficios que puede proveer la práctica regular de esta regla, según Bariso:

  • Silenciar el mundo exterior
  • Ejercitar tu pensamiento
  • Llegar a la raíz de los problemas con mayor efectividad
  • Dar respuestas mejor pensadas, más profundas
  • Equilibrar tus emociones
  • Estar en armonía con tus valores y principios
  • Decir lo que realmente quieres decir
  • Aumentar tu confianza

Una de las dudas que genera esta regla es si efectivamente cualquier persona puede implementarla.

No solamente por la capacidad personal de ponerla en práctica, sino porque en contextos formales puede generar un rechazo por parte de las demás personas.

Es decir, no todos somos Cook, Bezos o Jobs. Y lo que en algunas personas puede parecer muy interesante, en otras podría llegar a ser visto como insólito, inadecuado, o completamente fuera de lugar.

“Personas como Cook o Bezos no siempre estuvieron en posiciones de poder”, contesta Bariso.

“Una de las razones por las que llegaron donde están, es porque tenían confianza en sus habilidades”, agrega. “Seguir la regla te ayuda a desarrollar la autoconfianza”.

¿Puede la regla jugar en tu contra?

La regla no es una solución mágica y puede jugar en tu contra cuando enfrentas determinadas circunstancias, como cuando se requiere exactamente lo contrario: una respuesta rápida.

“Siempre habrá escenarios donde tienes que hablar o responder rápidamente”, responde Bariso.

“Pero esos escenarios son menores en número de lo que la gente piensa. La mayor parte del tiempo, tomarse 10 o 30 segundos antes de responder, no te hará mal”.

Y si los segundos de pausa se te hacen demasiado eternos, el autor recomienda resistirse a la tentación de contestar lo primero que se te viene a la cabeza y al menos dejar un pequeño espacio para pensar antes de hablar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.