¿Qué cómplices de Javier Duarte siguen prófugos?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlos Sebastián / Nómada.gt

¿Qué cómplices de Javier Duarte siguen prófugos?

Uno de ellos, Moisés Mansur, es señalado como el principal prestanombres de Javier Duarte; su captura se ha postergado porque dio información a las autoridades mexicanas para recuperar más de 400 mdp.
Carlos Sebastián / Nómada.gt
Por Arturo Angel
20 de abril, 2017
Comparte

Cuatro personas vinculadas con la presunta red de lavado de dinero de Javier Duarte, entre ellos un empresario identificado por las autoridades como su principal prestanombres, continúan oficialmente prófugas de la justicia ya que desde octubre pasado un juez federal giró órdenes de aprehensión en su contra.

Todas ellas cuentan con fichas rojas de Interpol para su localización en caso de que hayan salido de México, confirmaron a Animal Político autoridades federales.

Originalmente, la lista de acusados por la Procuraduría la componían nueve personas encabezadas por el exgobernador de Veracruz pero en los ultimos meses se ha conseguido detener a cuatro de ellas. Además la PGR desactivó una de las órdenes, girada contra un abogado de Duarte, luego de que este accedió a proporcionar datos clave a los investigadores.

Las personas que están prófugas y las ya detenidas fueron acusadas por la Procuraduría General de la República (PGR) de haberse coludido para ocultar el origen de más de 200 millones de pesos provenientes del erario e invertirlo en empresas y propiedades con fines ilícitos.

Dos de las personas detenidas ya fueron sentenciadas.

Los cuatro prófugos

El empresario Moisés Mansur Cysneiros es una de las cuatro personas que están legalmente prófugas, aunque desde finales del año pasado las autoridades lo tienen ubicado en Canadá. La orden en su contra está vigente pero no se ha cumplido porque esta persona accedió a cooperar con las autoridades en la recuperación de recursos públicos desviados.

De acuerdo con la acusación de la PGR y que dio parte a su orden de aprehensión, Mansur era el principal prestanombres de Duarte, y como tal se encargaba de coordinar todas las acciones relacionadas con el movimiento de recursos entre empresas fachada, así como la adquisición de propiedades.

Mansur era, por ejemplo, uno de los co-propietarios del rancho Las Mesas, el cual presuntamente fue adquirido con recursos desviados de Salud y Educación en Veracruz. También era dueño de varios departamentos en la Ciudad de México. Un abogado de Duarte que testificó en PGR dijo que todas esas propiedades eran en realidad ocupadas por el exgobernador.

La colaboración de Mansur ante la PGR ha permitido hasta ahora recuperar más de 400 millones de pesos desviados en la administración de Duarte. Aun con ello, la dependencia prevé cumplir en algún momento la orden de aprehensión, aunque el empresario recibiría una pena reducida.

Rafael Gerardo Rosas Bocardo es otra de las personas que cuenta con orden de aprehensión y está prófuga.

Según la acusación de PGR, esta persona actuaba bajo instrucciones de Mansur y su labor era fungir como prestanombres. Su paradero es desconocido.

En el expediente está asentado que, por ejemplo, Bocardo es socio de una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple denominado Corporativo Monjafin, que recibió cientos de millones de pesos que posiblemente provenían de las arcas públicas.

Los otros dos prófugos son Santa Bartolo Acuña y Miguel Velázquez Nieva. La investigación de la PGR ubica a ambos como comisarios ejidales, los cuales presuntamente se coludieron con Mansur para simular que él era un ejidatario y venderle terrenos ejidales a precios ínfimos.

Luego, esos terrenos fueron “vendidos” con sobreprecio a una empresa de nombre Consorcio Brades, que los pagó con dinero público proveniente de empresas fantasma.

El paradero de estas últimas dos personas tampoco se conoce.

El que negoció

Una de las órdenes de aprehensión que se giró originalmente era en contra de José Juan Janeiro Rodríguez, abogado que trabajaba para Moisés Mansur, y que según las investigaciones también auxilió en la creación de compañías fachada a la vez de servir como prestanombres.

En la acusación la PGR estableció que Janeiro ayudó en la creación de compañías como Consorcio Brades, la cual concentró recursos públicos provenientes de empresas fantasma que recibieron contratos. También trabajó en la constitución de empresas fachada en Estados Unidos a través de las que se adquirieron propiedades y diversos bienes.

Janeiro igual sirvió como prestanombres para, por ejemplo, poner a su nombre un tercio del rancho La Mesa en el Estado de México, o adquirir un conjunto de departamentos de lujo en Ixtapa Zihuatanejo.

En febrero de este año Janeiro decidió contactar a la PGR con el objetivo de confesar su participación en el entramado de desvío de recursos que encabezaba Javier Duarte. Hizo una primera declaración que quedó asentada en 150 páginas, dando detalles precisos del movimiento de recursos. A cambio de ello la PGR solicitó a un juez dejar sin efecto la orden de aprehensión en su contra.

Las detenidas con sentencia

Dos de las nueve personas contra las que se giraron las ordenes de aprehensión ya fueron detenidas y sentenciadas. Se trata de las hermanas Nadia Isabel Arzate Peralta y Elia Arzate Peralta, quienes figuraban como accionistas de la empresa Consorcio Brades.

La PGR presentó pruebas ante el juez que demostraban que Brades era una empresa creada exprofeso para recibir dinero que había sido triangulado entre empresas fantasma. Ya con esos recursos, Brades pagó a Moises Mansur por terrenos ejidales sobrevaluados. La intención de todo esto, según las autoridades, era lavar el origen de los recursos.

El pasado 12 de abril se dio a conocer que el juez de control del Reclusorio Norte, Gerardo Moreno García, dictó sentencia condenatoria de tres años y cuatro meses de prisión contra las dos hermanas por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La sentencia se alcanzó gracias a que la PGR pactó con Nadia y Elia un “proceso abreviado” que permite el nuevo sistema penal. El acuerdo consistió en que las detenidas reconocieran su culpabilidad en el delito de lavado de dinero, a cambio de que se les quitara el cargo de delincuencia organizada.

Los detenidos sin sentencia

En la última semana la PGR consiguió cumplimentar dos órdenes de aprehensión por este caso. El pasado sábado 17 de abril fue capturado Javier Duarte en Guatemala. Ayer, en una audiencia en ese país, se informó al exgobernador de Veracruz del arranque del juicio de extradición en su contra. La Procuraduría tiene ahora un plazo de 60 días para formalizar la petición.

Por otro lado el día de ayer se dio a conocer la captura de Javier Nava Soria en España, gracias a una ficha roja de localización y captura de Interpol.

Nava es identificado en la investigación de la Procuraduría como un contador que trabajaba bajo las instrucciones de Mansur, y su rol consistía en contribuir en la constitución de diversas empresas que se utilizaron para triangular recursos. En varias de ellas era nombrado comisario o apoderado.

La Procuraduría ubicó a Nava como la cabeza responsable de la operación financiera que permitió que más de 250 millones de pesos llegaran a Consorcio Brades, previa triangulación entre más de 15 compañías, y luego que ese dinero fuera entregado a Mansur por la supuesta compra de terrenos ejidales.

La PGR indicó ayer que Nava fue capturado en la ciudad de Cabrils en Barcelona. En los próximos días se oficializará ante España la solicitud formal de extradición en su contra.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Luna Azul': el raro evento cósmico que podrá verse este 31 de octubre (y no se repetirá hasta 2023)

El de la "Luna azul" es un fenómeno inusual que se produce cada 2.5 años aproximadamente debido al tiempo que duran los ciclos lunares.
27 de octubre, 2020
Comparte

En realidad no es azul. Es una Luna llena, como cualquier otra, del color que se ven la mayoría de las Lunas llenas: entre gris pálido, blanco lechoso o plateado.

Lo que hace raro a este fenómeno, que el folclor bautizó como “Blue Moon” o “Luna azul”, es que se dan dos Lunas llenas en un solo mes, cuando lo normal es ver una.

Un ciclo lunar, el período en el que ocurren todas las fases de la Luna, se repite cada 29,5 días aproximadamente.

Si coincide que la Luna llena se produce el primer o segundo día y el mes tiene 31 días, es entonces cuando es probable que aparezca una segunda Luna llena.

Esta es la conocida como “Luna azul”.

El mes de febrero, que tiene 28 días, nunca verá una.

Luna en el Capitolio

Getty Images
Así se vio la Luna Azul detrás del domo del Capitolio, en Washington D.C. en 2015.

¿Cuándo es la “Luna azul” de 2020?

Es un fenómeno inusual que se da cada 2,5 años.

La última vez que ocurrió fue el 31 de marzo de 2018.

Este año aparecerá en el cielo en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, cuando muchos países celebran Halloween y en México empieza la festividad del Día de Muertos.

Ya hubo una Luna llena el 1 de octubre y a finales de mes podremos ver la segunda.

Calabaza de Halloween

Getty Images
Este año coincide con Halloween.

¿Por qué azul?

Tal como explica la NASA en su sitio web, la definición de Luna azul surgió en la década de los 40 del siglo XX.

En esa época el Maine Farmer’s Almanac (la fuente más confiable en todo lo relacionado con el clima desde hace casi 200 años) ofrecía una definición de la Luna Azul tan enrevesada que muchos astrónomos tenían dificultades para entenderla.

Para poder explicar las Lunas azules en lenguaje llano, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado ‘Una vez cada Luna Azul’. El autor, James Hugh Pruett (1886-1955) citó al almanaque de Maine de 1937 y dijo: “La segunda (Luna llena) en un mes, tal como yo la interpreto, se llama Luna Azul”.

Esto no era correcto -asegura la NASA- pero por lo menos pudo entenderse.

Y así nació la Luna Azul moderna.

El volcán Krakatoa

Getty Images
El volcán Krakatoa, en Indonesia, volvió a expulsar cenizas el pasado 11 de abril de 2020.

Lunas y volcanes

Aunque la que veremos no fue una verdadera Luna azul, sí existen las lunas de este color.

Pero sólo pueden verse azules después de una erupción volcánica.

En 1883, después del terremoto del volcán Krakatoa en Indonesia, la gente dijo que casi cada noche se podían ver Lunas azules.

Con la fuerza de la erupción, similar a una bomba nuclear de 100 megatones, se elevaron hacia lo más alto de la atmósfera terrestre nubes de ceniza cuyas partículas hicieron que la Luna se viera azul.

También hubo informes de Lunas azules en México en 1983, tras la erupción del volcán El Chichón, y en el estado de Washington en 1980, tras la erupción del Monte Santa Helena.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.