Aumentan los delitos sexuales en México; en un año el registro subió de 27 mil a 30 mil casos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ilustración: Jesús Santamaría Reséndiz

Aumentan los delitos sexuales en México; en un año el registro subió de 27 mil a 30 mil casos

Cada 24 horas se denunciados 80 casos de delitos como abuso sexual, pederastia y hostigamiento en promedio en México; Baja California, Chihuahua, BCS y Morelos son los estados con la mayor incidencia y predomina la impunidad.
Ilustración: Jesús Santamaría Reséndiz
Por Arturo Angel
3 de abril, 2017
Comparte

La violencia sexual en México es un delito que va en ascenso. En 2016 se denunciaron casi 30 mil casos nuevos de posibles delitos sexuales en todo el país, cifra superior en tres mil casos a la registrada apenas un año antes, en 2015, cuando se reportaron 27 mil denuncias.

Y en el primer bimestre de 2017 estos delitos continúan en incremento, con un alza ya del ocho por ciento.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública evidencian que en 2016 se registraron en números exactos 29 mil 725 averiguaciones y carpetas de investigación por delitos sexuales. De estos casos, doce mil 889 corresponden específicamente a denuncias por violaciones, mientras que 16 mil 836 son otros delitos como abuso sexual, pederastia, hostigamiento, etcétera.

Esto significa que en promedio en el 2016 cada 24 horas se denunciaron al menos 81 nuevos casos de violencia sexual en el país, o lo que es lo mismo, entre 3 y 4 violaciones o abusos sexuales por hora.

El número de casos denunciados de violencia sexual en 2016 representa un incremento del nueve por ciento respecto a 2015, cuando se reportaron 27 mil 186 casos en las procuradurías y fiscalías de los estados.

Si separamos los delitos, en el caso específico de las violaciones estas tienen un repunte del cinco por ciento en el último año, mientras que el grupo de los otros delitos sexuales concentra un alza concentras un alza del 13 por ciento.

Este repunte en los casos de violencia sexual se mantiene en el arranque del 2017. Los datos oficiales indican que en el primer bimestre de este año se registraron cuatro mil 395 casos de violencia sexual que equivalen a un incremento del 8.2 por ciento respecto a los cuatro mil 62 casos del primer bimestre de 2016.

Los anteriores datos corresponden únicamente a los casos que se denuncian en las agencias del Ministerio Público. De acuerdo con estimaciones del INEGI, cerca del 95 por ciento de los delitos sexuales ni siquiera se denuncian, sino que se quedan en la llamada “cifra negra”.

Focos rojos: 16 estados arriba del promedio

La violencia sexual en México dejó en 2016 una tasa de 24.31 casos denunciados por cada cien mil habitantes. Las mismas cifras evidencian que 16 de estos estados se encuentran arriba de este promedio.

El caso más grave es el de Baja California, donde la tasa de delitos sexuales alcanza más de 60 casos por cada cien mil habitantes, es decir, casi tres veces el promedio nacional. Hay otras dos entidades que le siguen con niveles similares: Chihuahua con una tasa de 57 denuncias por cada cien mil habitantes, y Baja California Sur con un promedio de 55 a 56 casos.

La cuarta entidad con la mayor incidencia de casos de violencia sexual es Morelos con una tasa de 43 casos por cada cien mil habitantes – cerca del doble del promedio nacional – y en quinto sitio se encuentra Durango con casi 38 casos en promedio,

El estado que en 2016 cumuló el mayor número de averiguaciones por delitos sexuales fue el estado de México con tres mil 715 casos, que representan el 13 por ciento de todos los casos registrados a nivel nacional. Pero dado que esta entidad tiene una población superior a los 17 millones de habitantes, su tasa de es de casi 22 casos, por debajo del promedio nacional.

Por el contrario la Ciudad de México es de las entidades donde la violencia sexual si está por encima de la media nacional. La capital del país registró en 2016 un total de dos mil 265 denuncias que representan una tasa de casi 30 casos por cada cien mil habitantes. La ciudad ocupa el puesto 11 a nivel nacional con la mayor incidencia  en estos delitos.

Por otro están los estados con la menor incidencia de delitos sexuales en cuanto a casos denunciados se refiere. Según los datos oficiales Veracruz es la entidad con la tasa más baja con 6.5 casos denunciados por cada cien mil habitantes. Después se encuentra Sinaloa con un promedio de casi siete casos y Jalisco con once,

La lista de los cinco estados con la menor incidencia de delitos de violencia sexual denunciados la completan Nayarit con una tasa de 12 casos por cien mil habitantes y Guerrero con casi 14 casos.

Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla)

Ataques sin castigo

Las agresiones sexuales son delitos que en la mayoría de los casos quedan impunes e nuestro país incluso cuando se denuncian.

Un diagnóstico sobre la violencia sexual elaborado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), cuyos resultados fueron publicados por Animal Político en 2016, muestra que en promedio de cada cien casos de agresiones sexuales que se cometen en el país, solo seis llegan a ser denunciadas y de esas apenas la tercera parte son consignadas ante un juez.

El análisis realizado por la Comisión a partir de los datos proporcionados por quince estados que proporcionaron datos, es que entre 2010 y 2015 se iniciaron 83 mil 463 averiguaciones previas por delitos sexuales, de las cuales 29 mil 349 fueron consignadas. Esto significa que apenas el 35 por ciento de los casos llegó a manos de un juez.

Otro problema evidenciado por el estudio de la CEAV es el desorden que predomina en el país en cuanto a cómo se califican y castigan los casos de violencia sexual dado que no hay criterios homologados en los códigos penales vigentes.

Como ejemplo, en el caso del hostigamiento sexual los códigos penales de Zacatecas y Tamaulipas establecen como condición que haya un daño y perjuicio comprobable lo que según el análisis debería ser irrelevante, pues aunque el hostigamiento no deriva en consecuencias no significa que no exista.

O por ejemplo hay estados donde la violación impropia (utilizar un objeto para penetrar a la víctima) en estados como Aguascalientes, Nayarit, Oaxaca y Sinaloa se considera un delito más grave que la violación propia (copular con la víctima contra su voluntad), mientras que en otros estados como Durango, Hidalgo, Tabasco y Zacatecas, se le considera menos grave.

El estudio de la Comisión de Víctimas también reveló que existe un desorden generalizado en el registro de los casos de violencia sexual. Cada dependencia, ya sea de justicia, de salud, de atención social o de derechos humanos, registra arbitrariamente la información sobre las víctimas, las características del evento ocurrido y los servicios brindados.

Prejuicios dificultan justicia

Esta semana dos jueces federales, en distintos casos, ordenaron liberar sin que se desarrollara un juicio a personas que habían sido procesadas por agresiones sexuales en Veracruz. Uno de estos jueces, el del caso de Daphne, fue suspendido ya por el Consejo de la Judicatura Federal, mientras que el próximo miércoles se prevé el análisis del segundo caso.

La abogada experta en temas de género y derechos humanos, Karla Michelle Salas, dijo que si los casos de estos dos jueces son “atípicos” dado que se metieron a analizar el fondo de los casos y absolvieron a los detenidos, lo cierto es que sí hay muchos jueces que frenan procesos o los dificultan debido a las condiciones que se ponen a las víctimas.

“Lo que existe en muchos de estos razonamientos es una actuación misógina, discriminatoria e ignorante del marco constitucional en materia de derechos humanos de las mujeres, particularmente de lo establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (…) existe un estereotipo de que por ejemplo, si las mujeres abusadas no se defienden es que lo consienten y eso es un error”, dijo en entrevista.

Michelle Salas enfatizó que uno de los problemas fundamentales en los delitos sexuales es que las víctimas se convierten casi siempre en “las sospechosas”, lo que contribuye a que los casos ni siquiera sean denunciados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

8 frases con las que Bolsonaro minimizó el coronavirus antes de contagiarse

El presidente Jair Bolsonaro anunció este martes que había resultado positivo al test de covid-19, un día después de informar que se había sometido a la prueba y a una placa de pulmones.
7 de julio, 2020
Comparte
Presidente Jair Bolsonaro em manifestação no dia 19 de abril de 2020

AFP
Bolsonaro participó en varios mítines antes de contagiarse sin usar mascarilla.

Tras ensañarse con las favelas, las tribus indígenas y contagiar a miles de brasileños en los últimos meses, el coronavirus llegó también esta semana al Palacio de la Alvorada.

El presidente Jair Bolsonaro anunció este martes que había resultado positivo al test de covid-19, un día después de informar que se había sometido a la prueba y a una placa de pulmones.

“Estoy perfectamente bien. Las medidas que estoy tomando son para evitar la contaminación por parte de terceros”, dijo a periodistas.

Aunque Brasil se ha convertido en el segundo país del mundo con más contagios y muertos, el presidente ha sido vocal y crítico de los confinamientos y el uso de máscaras y ha realizado numerosos mítines y encuentros con seguidores.

En BBC Mundo te contamos algunas polémicas frases con las que el mandatario ha minimizado el impacto del virus desde que comenzó la pandemia.

1- “Fantasía”

Cuando los casos de coronavirus comenzaban a dejar sus primeras víctimas en Brasil y en el resto del mundo y los países empezaban a decretar las cuarentenas, Bolsonaro consideró que el virus era “fantasía”.

“Obviamente, tenemos una crisis en este momento, una pequeña crisis. En mi opinión, el tema del coronavirus es mucho más fantasía, que no es todo lo que los principales medios de comunicación propagan o propagan en todo el mundo”, dijo.

Poco después consideró que era también “histeria” y “neurosis”.

“No podemos entrar en una neurosis como si fuera el fin del mundo. Otros virus más peligrosos han sucedido en el pasado y no hemos tenido esta crisis en absoluto. Ciertamente hay un interés económico en todo esto para provocar esta histeria”, dijo en una entrevista con Rádio Tupi.

En ese momento ya el país había registrado 28.912 contagios y 1.760 muertos por coronavirus.

2- “Una gripecita de nada”

Poco después de referirse al coronavirus como una “histeria” y de acusar a los gobernadores de los estados por imponer cuarentenas que, en su criterio, afectarían la economía, Bolsonaro no solo se refirió al coronavirus como una “gripecita” sino que aseguró que, de contagiarse, no tendría síntomas por su pasado como deportista.

“En mi caso particular, debido a mi historia como atleta, si estuviera infectado por el virus, no tendría que preocuparme, no sentiría nada o sería, a lo sumo, una gripecita o un resfriado”, afirmó.

Hileras de fosas comunes

BBC
Fosas comunes han tenido que ser abiertas para enterrar a los numerosos muertos.

También dijo que, tras sufrir un atentado durante su campaña, no sería el coronavirus quien más lo afectara o que la enfermedad era como “la lluvia”, que moja pero no ahoga.

3- La “sobredimensión” del coronavirus

A medida que el número de muertos y contagios se multiplicaba, el mandatario comentó que consideraba que el impacto del virus se estaba exagerando.

“Está la cuestión del coronavirus que, a mi entender, está siendo sobredimensionado el poder destructivo de este virus”, dijo a periodistas.

4- “El virus se está yendo”

Uno de los argumentos frecuentes del presidente, pese a las crecientes cifras de muertos y de contagios en su país, fue que los efectos del coronavirus están disminuyendo, que los brasileños tienen una “resistencia especial” o que el clima tropical de Brasil impide que el virus se propague.

“Hoy tenemos información de que, debido a que tenemos un clima más tropical , casi hemos llegado al final , o ya ha terminado (…) el virus no se propaga tan rápido en clima cálido climas como el nuestro”, dijo en marzo.

Soldados brasileños en trajes protectores se preparan para desinfectar un albergue público en Río de Janerio

AFP/Getty Images
Durante varias semanas, Brasil ha sido el foco del brote de coronavirus en América Latina.

También ha asegurado que a medida que el virus “desaparece” comienza a mostrarse los efectos de la crisis que deja.

“Parece que este problema del virus está empezando a desaparecer, pero el problema del desempleo está surgiendo con dificultad”, afirmó el mismo día que Brasil alcanzó 1.200 muertes por coronavirus.

Hasta el lunes (última cifras disponibles) Brasil había reportado 65.487 muertos y 1.623.284 contagios, según datos del Ministerio de Salud, aunque varios estudios sugieren que los números pueden ser varias veces mayor.

5- “¿Qué quieres que haga? Soy un Mesías, pero no hago milagros”

A medida que aumentaban las muertes por coronavirus en el país, el mandatario intentó en varias ocasiones reducir el impacto en la opinión pública por la pérdida de vidas.

El mismo día que Brasil superó a China en el número de contagios, aseguró que, aunque su nombre también era Mesías (se llama oficialmente Jair Messias Bolsonaro), no podía hacer milagros.

“¿Y qué?”- respondió a una periodista que le preguntó por el creciente número de víctimas- “Lo siento. ¿Qué quieres que haga? Soy un Mesías, pero no hago milagros”.

Bolsonaro con un niño

Getty Images
El presidente Jair Bolsonaro ha ignorado abiertamente las reglas de distanciamiento social.

6-El debate de la hidroxicloroquina

El anuncio de Bolsonaro de este martes de que está tomando hidroxicloroquina , una droga cuya eficacia médica contra el coronavirus no ha sido demostrada, tomó a pocos por sorpresa en Brasil.

Al igual que también ha hecho su par estadounidense, Donald Trump, Bolsonaro ha repetido en varias ocasiones los supuestos beneficios del medicamento contra la enfermedad.

“Algunos morirán, por supuesto, no todos tomarán la medicina y se mantendrán con vida, pero la gran mayoría sobrevivirá (al tomarla)”, afirmó.

El mes pasado aseguró que “tenía información de que la cloroquina estaba funcionando, de una manera que no estaba científicamente probada” y que se estaba administrando porque “no tenía otra alternativa”.

7- “La ola del desempleo”

Gran parte de los discursos en los que Bolsonaro ha minimizado el impacto del coronavirus utilizan el argumento de que la paralización del país por la cuarentena va a provocar más muertes que el propio virus.

“Tenemos la ola de covid, sí. Sabemos que conduce a la muerte muchas veces, pero tenemos una ola aún mayor que es el desempleo. Y, con el debido respeto, también conduce a catástrofes para todos en el país”, aseguró.

Vanderleia dos Santos

BBC
El coronavirus ha afectado particularmente tribus indias en Brasil.

En su criterio, el impacto del virus sería menor que las pérdidas que puede provocar una crisis económica.

“No podemos permitir que el efecto secundario del tratamiento de la pandemia sea más dañino que la pandemia en sí. La vida y el empleo, una cosa está completamente ligada a la otra”.

8- Las máscaras y las “multas”

Pese a las recomendaciones de las autoridades de salud de casi todo el mundo, el presidente brasileño ha estado entre los que ha cuestionado el uso de mascarillas para evitar los contagios.

Además de participar en varios mítines y saludar a personas con la mano (incluso después de limpiarse la nariz), Bolsonaro también ha vetado artículos de una ley sobre el uso de mascarillas para que no fueran obligatorias en comercios, templos y escuelas.

De igual forma, se opuso a aceptar las cláusulas que obligaban a los poderes públicos a distribuir máscaras a la población más vulnerable y a las empresas a suministrar dicho material a sus trabajadores de forma gratuita.

Bolsonaro con sus simpatizantes apuntando sus dedos al cielo

Reprodução/Facebook
Bolsonaro (de espaldas en el centro) y sus simpatizantes se han reunido varias veces durante la pandemia.

“Hoy firmé varios vetos a un proyecto de ley que hablaba sobre el uso obligatorio de máscaras, incluso dentro de casa. Nadie va a entrar en tu casa para multarte”, escribió en sus redes sociales, aunque la ley no mencionaba el uso de protecciones dentro de la vivienda.

Un juez federal obligó al mandatario en junio pasado a utilizar la máscara en sus mítines por ser obligatoria en el estado, aunque incluso este martes al dar la noticia su enfermedad, el mandatario se la quitó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ibw92oQE5vc

https://www.youtube.com/watch?v=OZghZxbbTdw&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.