Me lavo las manos y otras frases que tienen su origen en la Semana Santa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Me lavo las manos' y otras 4 frases populares que tienen su origen en Semana Santa

Por que “no solo de pan vive el hombre”, estas son frases muy utilizadas por todos y cuál es el origen de cada una.
Cuartoscuro
Por BBC Mundo
15 de abril, 2017
Comparte

Cuando a Santo Tomás, uno de los 12 apóstoles de Cristo, le dijeron que Jesús volvería de entre los muertos, no lo creyó. Según el evangelio de Juan (20:24-29), una de las frases que Tomás llegó a decir: “Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré”.

Cuando Jesús de Nazaret resucitó, según la Biblia, fue al encuentro de sus apóstoles y recriminó a su escéptico seguidor, porque necesitó “ver para creer”.

Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron“, dijo Cristo, quien habría resucitado al tercer día de haber sido crucificado, según los evangelios del Nuevo Testamento.

Más de 2.000 años después de la vida, pasión y muerte del “hijo de Dios”, escuchamos frases como “ver para creer” en muchos contextos.

Cuando desconfiamos de una hazaña atlética, dudamos de la belleza de algún lugar o no le damos crédito a una narración fantástica acostumbramos decir “ver para creer“.

Tal vez sin saberlo, recreamos un pasaje bíblico cada vez que usamos esa frase para dejar constancia de nuestra incredulidad.

Y no es la única.

Afueras del coliseo de RomaAFP
El Vía crucis de Jesús fue recreado en las calles de Roma en esta Semana Santa.

Son muchas las frases que decimos y escuchamos cotidianamente que tienen un origen religioso.

Aprovechando que es Semana Santa, te contamos algunas de ellas.

“Yo me lavo las manos”

“Entonces Pilato, viendo que nada adelantaba, sino que más bien se promovía tumulto, tomó agua y se lavó las manos delante de la gente diciendo: ‘Inocente soy de la sangre de este justo. Vosotros veréis'”. (Mateo 27:24).

Así, Poncio Pilato, un prefecto de Judea de ese entonces, se desentendía de la decisión popular de crucificar a Jesús.

Por la Pascua, la autoridad le había dado la posibilidad a la multitud de salvar a uno de los condenados a morir, y la gente eligió al célebre bandolero Barrabás en lugar de Jesús, el “rey de los judíos”.

Los evangelios cuentan que, una semana antes y en ese mismo lugar, Jesús fue aclamado como rey por la misma muchedumbre que después decidiría que fuese crucificado.

Persona cargando una cruz representando la REUTERS
Diferentes procesiones por Semana Santa se realizaron en el mundo, como esta en Honduras.

Jesús de Nazaret sería torturado y humillado antes de ser clavado en una cruz de madera, hechos por los que Poncio Pilato  “se lavó las manos“.

De esta forma, este hombre pasó a la historia como el símbolo de la conveniencia personal y una de sus frases se repetiría millones de veces para dar a entender que no se asume responsabilidad por lo que está por suceder.

“El beso de Judas”

Si le dices Judas a alguien que no se llama Judas, es muy posible que estés insinuando que es un traidor.

Lo que le hizo el apóstol Judas Iscariote a Jesús de Nazaret se convirtió en un símbolo de la deslealtad.

Según los evangelios, el apóstol reveló la ubicación de su maestro para que fuera capturado y ejecutado a cambio de 30 monedas de plata.

Judas no sólo filtró el lugar donde Jesús podría ser descubierto y atrapado, sino que también lo señaló a través de un gesto.

‘Al que yo besare, ese es: prendedle’. Y enseguida se acercó a Jesús y dijo ‘¡Salve, maestro!’. Y le besó“, dice una de sus frases. (Mateo 26:48-49).

Incluso en nuestros días se mantiene la polémica sobre cuál fue el verdadero papel que jugó el apóstol en la muerte de Jesús, pero pocos dudan que “el beso de Judas” significa traición.

Representaci[on de Cristo cargando una cruzAFP
“Cargar una cruz” ahora es una frase que puede referirse a muchas cosas.

“No sólo de pan vive el hombre”

La cuaresma precede a la Semana Santa.

Es el periodo que representa los 40 días y 40 noches de ayuno que atravesó Jesús en el desierto, aguantando las tentaciones del demonio.

No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4), fue una de las frases que Jesús le dijo al “tentador” cuando este lo desafió a convertir rocas en pan.

Aquella respuesta de Cristo ahora es multipropósito, y puede referirse tanto al alimento espiritual como a la necesidad de ir a un partido de fútbol, por ejemplo.

“Esa es mi cruz”

Los evangelios relatan que Jesús no sólo fue torturado antes de morir, sino que tuvo que cargar con una pesada cruz de madera hasta un lugar llamado Gólgota, donde sería crucificado.

Procesión en Nueva YorkGETTY IMAGES
Las procesiones por Semana Santa también pasaron por el famoso puente de Brooklyn, en Nueva York.

El último periplo del “hijo de Dios” también generó una de las frases que podemos escuchar en muchos contextos.

Puede ser un trabajo exigente, alguna adicción, alguna persona cercana que nos genera problemas permanentemente o un antiguo amor que no podemos olvidar.

La gente, cuando se refiere a esa “carga” que tiene que sobrellevar suele decir “esa es mi cruz”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Profesor procesado por hostigamiento sexual sigue dando clases en Universidad de Oaxaca

El pasado 10 de septiembre, la Fiscalía de Oaxaca vinculó a proceso a un profesor de la Unistmo por hostigamiento sexual, pese a ello la Universidad le asignó 3 grupos para seguir dando clases.
Cuartoscuro Archivo
9 de octubre, 2020
Comparte

En mayo de 2019, “Mar” (seudónimo), de 19 años, tan solo fue a ver a su tutor, el profesor Silvio “N”, que además le daba clases en el segundo semestre de la carrera de Derecho en la Universidad del Istmo de Oaxaca (Unistmo), campus Ixtepec. Él, de más de 30 años, cerró la puerta de su cubículo, comenzó a tocar sus hombros, le dio un beso en la frente, luego más abajo, tomaba su mano e incluso metió la suya bajo la blusa de la chica.

Ella se quedó en shock sin saber qué hacer y después de salir de ahí trató de evitarlo en la escuela. Pero otro día, que iba maquillada, él insistió en que fuera nuevamente a tutoría y cuando estuvo a solas con ella, le dijo que le gustaba que se pintara los labios y volvió a besarla. Asustada, salió y le contó todo a un compañero que iba pasando, decidió denunciarlo ante las autoridades escolares y, tiempo después, legalmente.

El pasado 10 de septiembre, la Fiscalía General de Oaxaca decidió vincularlo a proceso por hostigamiento sexual, un delito que, en caso de ser encontrado culpable, se castiga con uno a tres años de prisión, más el mismo periodo de inhabilitación como funcionario, ya que trabaja en una universidad pública.

Sin embargo, la Unistmo ya le asignó tres grupos para seguir siendo profesor el próximo semestre, que iniciará el próximo lunes 12 de octubre.

Ante las medidas cautelares dictadas para protección de la alumna, solo se cuidó que no le vuelva a dar clases. Aunque cuando denunció internamente, hace año y medio, sí lo tuvo como maestro un semestre más; la universidad únicamente sancionó a Silvio “N” con un “extrañamiento” el 24 de junio y dio instrucciones a la plantilla docente para que no cierren las puertas de sus cubículos cuando estén con estudiantes dentro.

En entrevista con Animal Político, el vicerrector académico del campus Ixtepec, Israel Flores, dijo que no tomarán otra medida contra el maestro hasta que haya una resolución judicial firme. Ni siquiera una suspensión provisional, porque consideran que afectaría sus derechos laborales.

Pero el caso de Silvio no es el único. El profesor José Guadalupe “N”, de la misma carrera, también está denunciado ante la Fiscalía por hostigamiento y abuso sexual contra otra alumna. En ese caso, según Flores, no hubo denuncia interna, por lo que no se ha tomado ninguna medida contra él. Mar, por ejemplo, lo tendrá como maestro este ciclo, y hay grupos que tienen asignados a ambos profesores, a pesar de los procesos legales que tienen por haber acosado a alumnas de la universidad.

Revictimización y persecución

Después de lo ocurrido con el profesor Sivlio “N”, Mar habló con una maestra que le daba confianza y es quien la ha acompañado a lo largo de este proceso. También se lo contó a la jefa de la carrera de Derecho, pero nunca se le va a olvidar una de las cosas que le respondió: “Así son los maestros”. Eso y que le recomendó mejor ni acercarse a los cubículos de varios.

La directora habló con el profesor y eso afectó de inmediato los estudios de Mar. Cuenta que el maestro empezó a hacer comentarios sarcásticos en clase respecto a que las mujeres no deberían quejarse tanto, y que cuando levantaba la mano para participar o preguntar algo, le decía que ella mejor no hablara o simplemente la ignoraba. Entonces ella también descuidó la materia y su calificación bajó, un problema que se continuó el semestre siguiente porque volvió a tenerlo de profesor.

Lo único que ganó con su denuncia fue que él dejara de ser su tutor y ya no tener que estar a solas con él. Pero aun así, Silvio “N” le seguía mandando mensajes de celular para saludarla, preguntarle si iba a ir a eventos y si podrían verse, al grado que ella prefirió cambiar de número de teléfono.

De la amonestación que recibió, Mar ni se enteró, porque nadie le informó de qué había pasado con su denuncia, qué proceso se siguió ni si tuvo resolución. Lo que sí supo fue que meses después, la Unistmo le dio la plaza definitiva como profesor.

De acuerdo con el vicerrector Flores, en el proceso interno se determinó que no era una falta grave y por eso solo ameritaba una amonestación, que queda en su expediente, pero no le impide seguir dando clases, a menos que reincida. También asegura que decidieron que Silvio “N” no volviera a tener mujeres a su cargo en el programa de tutoría. Aunque la profesora que ha dado acompañamiento a las estudiantes dice que sí ha seguido como tutor de otras chicas.

Así llegó el 2020 y la ola de feminismo que recorre todo el país. El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se organizó un “tendedero” de denuncias públicas contra acosadores en los otros campus de la Unistmo y en varios del Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca (SUNEO), compuesto por 17 planteles que tienen al mismo rector, Modesto Seara.

Al no saber nada de qué había pasado con su denuncia interna, Mar ahora exhibió públicamente su caso contra Silvio y una compañera suya acusó a José Guadalupe “N”, a quien después de eso denunció ante la Fiscalía.

Pero la reacción de la comunidad universitaria, profesores y alumnos, no fue de respaldo, sino todo lo contrario, dice. Ha sufrido el rechazo de sus compañeros, que nadie la apoye y la tachen de mentirosa, que no le hablen ni le contesten cuestiones escolares, que una chica diga que no se debe vestir provocadora, y hasta que la rodeen en una zona a las orillas del campus y la increpen; denuncia que hay profesores que dicen que ella tiene problemas psicológicos, que han afectado sus calificaciones a pesar de cumplir con sus tareas; y que uno ha pedido a los estudiantes que hagan enojar a la maestra que la ayudó para que la puedan correr, porque en el campus “no caben las feministas”.

Junto a la denuncia ante Fiscalía, Mar puso una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, que cuestionó a los involucrados. Según la estudiante, él aceptó lo que le había hecho pero justificó que fue sin mala intención; mientras que la directora de carrera dijo que le ofreció ir al Centro de Justicia para las Mujeres y no quiso, pero ella asegura que esto es falso.

Las denuncias públicas del Día de la Mujer sí provocaron una reacción de la UnIstmo: el 14 de marzo formó una comisión de investigación para el caso de Mar y el de su compañera contra José Guadalupe “N”. De acuerdo con el vicerrector Flores, ésta se compone por siete integrantes, cuatro mujeres y tres hombres de los campus Tehuantepec y Juchitán, ninguno de Ixtepec ni de la carrera de Derecho, para garantizar su imparcialidad.

En los últimos días de clases presenciales, cuando se ordenó parar actividades por la pandemia de COVID-19, las alumnas que denunciaron acoso fueron sacadas de sus clases y sin previo aviso tuvieron que exponer sus casos frente a esa comisión, sin el apoyo de abogadas o de las profesoras que les han dado acompañamiento, ni atención psicológica, lo que consideraron revictimizante.

Al preguntarle al vicerrector por qué se hizo este interrogatorio si el caso de Silvio “N” ya se había sancionado un año antes, contestó que van a “revisar la actuación del profesor, por una parte, y revisar si la sanción, el castigo, fueron los adecuados, esperando también la resolución del órgano jursdiccional, que es externo a la universidad”.

Y además, porque la comisión investigadora no solo está evaluando las denuncias de acoso sexual, sino también investigará a las maestras que han acompañado a las alumnas que denuncian, ya que hay quejas de su desempeño académico.

Quejas que esas maestras consideran que son una persecución orquestada por los propios profesores.

En espera de sentencia y resultados

Una de las maestras que ha dado acompañamiento a las víctimas dice si ahora la universidad está investigando estos casos es porque se volvieron mediáticos, pero ha habido otras denuncias, como hace un año, que ella informó que un alumno había amenazado a su pareja con matarla. Pero Flores dice que la maestra habla de violaciones y amenazas de feminicidio que nunca se reportaron internamente y por eso no hubo investigaciones antes.

Por el 8 de marzo, otras universidades del SUNEO, la misma red a la que pertenece la Unistmo, también tuvieron “tendederos” de denuncias. Lulú, alumna de la Universidad del Mar, cuenta que hubo muchísimas quejas de un profesor ya adulto mayor, que es muy conservador e incluso religioso, pero a todas las alumnas las incomoda con miradas a sus escotes o intentos por acercarse a ellas.

La universidad abrió un portal para poner denuncias en línea, pero ella lo intentó y nunca logró que le cargara la página. Y ahora que quiso consultarla, seis meses después, se encontró con que ya ni siquiera está disponible y al preguntar le dijeron que es que era temporal.

En la Unistmo, el vicerrector de Ixtepec dice que la comisión investigadora que lleva los casos de Silvio “N” y José Guadalupe “N” tiene preparado un informe para presentar al Consejo Académico, la máxima autoridad de la Universidad, pero hasta que haya una resolución judicial.

En el primer caso, el juez puso un plazo de dos meses desde la vinculación a proceso para la investigación complementaria, por lo que en poco más de un mes deberá resolverse si es encontrado culpable. En el segundo, la Fiscalía todavía no ha judicializado la carpeta de investigación y la alumna está en espera de que en los próximos días se fije fecha de audiencia inicial.

Mar solo quiere que se haga justicia y que la Unistmo proteja al resto de sus alumnas y a las generaciones por venir de que no vayan a sufrir el mismo acoso del que fue víctima ella.

“Yo quiero justicia y que la Universidad no haga caso omiso. Porque eso pasó, me pasó a mí y puede pasarle a las demás, y van a seguir haciendo eso, con total impunidad, y la universidad como si no supieran nada”, se lamenta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.