Los políticos que usan hologramas para estar en 7 lugares al mismo tiempo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Los políticos que usan hologramas para estar en 7 lugares al mismo tiempo

El candidato izquierdista a las presidenciales francesas, Jean-Luc Mélenchon, utilizó la tecnología para tener presencia en varios sitios a la vez.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
20 de abril, 2017
Comparte

El candidato izquierdista a las presidenciales francesas Jean-Luc Mélenchon es capaz de “aparecer” en varios lugares al mismo tiempo, pero no es un dios.

Mientras se desplaza por el escenario de Dijon, la capital de la Borgoña francesa, para ofrecer su discurso, se sube también a las tarimas de Nancy, Grenoble, Montpellier, Clermont-Ferrand y hasta en Le Port, en la lejana isla Reunión, en el Océano Índico.

Pero Mélechon no se transporta en carne y hueso; lo hace de forma futurista con una proyección holográfica.

Su imagen es recreada gracias a una ilusión óptica conocida como“Pepper’s ghost” (Fantasma de Pepper), la cual fue popularizada por el científico británico John Henry Pepper en el siglo XIX y se ha usado para la “reencarnación digital” de artistas como Whitney Houston.

El efecto se utiliza también en teatros, parques de atracciones, shows televisivos y conciertos (uno de los más recientes fue el de un homenaje al músico Juan Gabriel el pasado mes de febrero).

Pero en los últimos años ha cobrado importancia en el terreno político en diferentes partes del mundo.

Para Mélenchon no fue un mitin cualquiera; era su último gran mitin antes de las elecciones, que se celebran el próximo domingo 23 de abril.

El candidato de la izquierda radical francesa está en alza desde fines de marzo, codo a codo con el conservador François Fillon y por detrás del centrista Emmanuel Macron y de la derechista Marine Le Pen, según las últimas encuestas.

Y espera que el “efecto holograma” le ayude a conseguir la victoria.

Holograma de Mélenchon GETTY IMAGES
Mélenchon “se subió” a los escenarios de isla Reunión en forma de holograma…
Holograma de MélenchonGETTY IMAGES
… y en otras seis ciudades al mismo tiempo.

La luz adecuada…

Musion Events es la empresa detrás de la tecnología que hizo posible que Mélenchon, de la plataforma de izquierdas Francia Insumisa, se volviera “omnipresente” sobre los escenarios.

Los especialistas usaron una cámara para capturar su discurso en directo y, con ayuda de una luz especial, lograron crear una imagen realista que después se proyectó en forma de holograma sobre las tablas de otras ciudades.

“El truco consiste en fijar la iluminación de la grabación en un haz digital muy similar, y también el ángulo y la luz sobre los escenarios de todos los lugares en que se proyecta”, le dijo a la BBC Ian O’Connell, director de Musion Events.

La señal se envió vía satélite a varias ciudades francesas y a la isla Reunión, frente a la costa de Madagascar.

El uso de la luz es fundamental.GETTY IMAGES
El uso de la luz es fundamental para que el efecto sea más realista, dicen los especialistas.

“Un golpe maestro”

“Creo que es un golpe maestro para Jean-Luxc Mélenchon”, le dijo a la BBC Alain Beuve-Méry, periodista político del diario francés Le Monde.

“Fue una estrategia suya para que hablemos de él. Muchos medios de comunicación ya estaban ahí para ver el holograma y comentarlo. Pero no creo que sea la forma en la que haremos política en el futuro”.

Sin embargo, el francés no es el primero en probar esta técnica.

Narendra Modi, primer ministro de India, usó un holograma en tres dimensiones y venció a la dinastía Gandhi en 2014.

Narendra ModiSANJAY KANOJIA/GETTY IMAGES
Narendra Modi usó hologramas mucho antes que Mélenchon…
audiencia observando el holograma de ModiGETTY IMAGES
…y ganó las elecciones de 2014.

Esta tecnología le permitió llegar desde un estudio en la ciudad de Ahmedabad, en el estado de Gujarat (en el oeste de India), hasta personas en más de 100 localidades en todo el país de forma simultánea.

La imagen del político, que cuando “se volvió” holograma tenía 63 años, se retransmitió a través de satélite y viajó 1.000 kilómetros hasta Nueva Delhi y otras ciudades.

India es un país muy grande;no es posible viajar a todas partes. Los mítines en tres dimensiones nos ayudan a llegar a más gente”, dijo Harshad Patel, portavoz del Bharatiya Janata Party (BJP), el partido de Modi.

“A la gente le impresiona mucho cuando Modi se presenta ante ellos y, tras acabar el discurso, se desvanece, desaparece”, agregó Patel.

Religión y política

Podría decirse que su aparición tuvo connotaciones místicas, casi religiosas.

“Está escrito que líderes espirituales y semidioses han logrado estar presentes en 53 lugares al mismo tiempo, pues ése el número de cuerpos presentes en toda persona, algo que está demostrado científicamente”, le dijo a la agencia de noticias Efe Arun Kumar Jain, secretario de la oficina nacional del BJP.

“Sin embargo, Modi fue capaz de estar presente en 140 lugares al mismo tiempo gracias a la tecnología”.

El político hinduista, quien comenzó su vida vendiendo té en la estación de trenes de Vadnegar, es un fanático de las nuevas tecnologías.

Tiene cerca de 30 millones de seguidores en Twitter y escribe mensajes a diario en la red social, que comenzó a usar en 2009.

“La tecnología es la clave para el progreso”, se lee en la web de Modi, quien también cuenta con su propio canal de YouTube y fue uno de los primeros políticos de país en abrazar las redes sociales (tiene cuentas en Facebook, Pinterest, Tumblr y Flickr).

Pero hubo otro político que se valió de esta técnica.

Erdogan en forma de hologramaYOUTUBE/POLYVISION
El presidente turco Recep Tayyip Erdogan usó un holograma gigantesco en 2014.
Erdogan en forma de hologramaYOUTUBE/POLYVISION
La proyección digital tenía tres metros de altura.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan utilizó un enorme holograma en 2014.

Su mensaje fue grabado con anterioridad y las imágenes resultan casi fantasmagóricas.

En este caso, se trató de una proyección tridimensional de unos tres metros de altura que fue ampliamente ovacionada por las masas, asombradas ante tal visión.

Todavía no son muchos los políticos que han explorado la opción de los hologramas, pero algunos esperan que esta técnica futurista cobre fuerza en los próximos años.

“No es un capricho de comunicación, sino un símbolo político fuerte“, declaró a medios franceses Sophia Chikirou, directora de comunicación de la campaña de Mélenchon.

El objetivo: volverse omnipresente (y convencer a las masas), una capacidad atribuida a los dioses que cada vez se aprecia más en política.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
ALINE SUÁREZ DEL REAL, GLOBAL PRESS JOURNAL MÉXICO

La pandemia inspira a una nueva generación agricultora

Cuando la pandemia interrumpió los medios de subsistencia y el suministro de alimentos, una nueva generación de mexicanas y mexicanos decidió ensuciarse las manos para aprender a cultivar.
ALINE SUÁREZ DEL REAL, GLOBAL PRESS JOURNAL MÉXICO
Por Aline Suárez del Real y Adriana Alcázar González**
17 de julio, 2022
Comparte

Tras haber crecido en una ciudad de concreto de más de 5 millones de habitantes, María de Lourdes Félix nunca pensó que cosecharía maíz y que le preocuparían los gusanos.

Sin embargo, durante el confinamiento por la pandemia en marzo de 2020, la joven de 32 años se unió a más jóvenes para tomar un curso de economía social de tres meses ofrecido por el Instituto Mexiquense de la Juventud, una entidad gubernamental. Con inspiración, el grupo de 10 participantes comenzó un proyecto para sembrar y cosechar maíz, y se denominó Maizkali. Pidieron prestada una sección de tierra que había pertenecido a la familia de uno de los integrantes por varias generaciones.

Obtuvieron la primera cosecha en noviembre de 2021; tuvieron que pasar varios días limpiándola, luego de que descubrieron que la habían guardado mal y quedó expuesta a los parásitos. Fue una de las muchas lecciones que aprendieron al volver a vincularse con la tierra, dice Félix.

“Nos gustaría que más jóvenes se dieran cuenta de que cuidar y valorar el campo es importante, incluso aquí donde parece que ya no hay razón para hacerlo”, dice. “Trabajar el campo no solo representa una alternativa económica sino que tiene que ver con recuperar formas de organización y cosmovisión”.

Después de más de dos años de pandemia, jóvenes de ciudades mexicanas han encontrado una inspiración inesperada en las formas de vida más tradicionales. Aunque esta tendencia se estaba gestando antes de 2020, las cuarentenas inspiraron más interés en los orígenes de la comida y de la ropa, y en cómo sobrevivir sin las comodidades modernas.

Lee: El bosque comunitario que se transformó en una semilla de empleos en México

“Los jóvenes de hoy en día ni siquiera saben de dónde vienen las frutas y verduras que comen. No lo cuestionan porque no conocen el campo, sus padres no les enseñaron o no lo trabajaron ellos mismos”, dice Ana Isabel Moreno, profesora e investigadora de la Escuela Nacional de Estudios Superiores Unidad Morelia, parte de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Durante la pandemia, Moreno y su alumnado de ciencias agroforestales crearon Activando agroecologías, un PDF de distribución gratuita que difunde esta tendencia emergente.

“Hay muchos espacios en las zonas periurbanas donde ya se practicaba la agricultura y que siguen ahí y son jóvenes que lo están retomando”, señala Moreno.

En Cuautitlán Izcalli, una ciudad del Estado de México, solo el 10% de la población se dedica a la agricultura. El desarrollo urbano ha convertido a esta zona en una comunidad dormitorio, donde la gente duerme tras volver del trabajo o de la escuela, a una distancia de 34 kilómetros (21 millas) en el centro de la Ciudad de México. Dado que la mayoría de los alimentos provienen de otros estados, existía cierta preocupación de que la población enfrentaría escasez durante la pandemia.

“Literalmente, yo crecí en el cemento. No recuerdo nada relacionado al campo, ni al bosque, ni mucho menos al trabajo en la tierra”, dice Melissa González, de 26 años, científica política e integrante de Maizkali.

Este deseo de volver a una forma de vida agrícola desconcierta e incluso preocupa a algunos familiares mayores. Rafael Cerón, de 62 años, dice que ha disuadido a sus hijos de cultivar un terreno que es propiedad de su familia, pero que no se ha sembrado en décadas.

Lee: Los guardianes del bosque que da agua a la ciudad de Xalapa, en México

“Yo les digo a mis hijos que el campo ya dio lo que tenía que dar y de eso no van a vivir”, dice. “Si quieren tener plantitas está bien, pero no invertirle a sembrar. Nosotros quisimos sacar a nuestros hijos del campo porque es mucho trabajo y poca paga. Queremos que vayan a la universidad”.

Más al sur, en San Cristóbal de Las Casas, un centro urbano de rápido crecimiento con cerca de 200 000 habitantes, en el estado de Chiapas, esta tendencia surgió por necesidad, ya que la pandemia vació las calles que alguna vez fueron turísticas. Colectivos emergentes juveniles e infantiles buscaron recuperar espacios públicos, como la plaza del barrio de Tlaxcala, para cultivar hortalizas y fomentar las actividades artísticas tradicionales.

Elías Darinel Vázquez Ballinas, de 37 años, integrante del Colectivo Plan Bioma, dice que estos espacios representan una oportunidad para que las personas se reconecten con la tierra, cultiven sus propios alimentos y creen espacios de colaboración.

“Llegamos a un acuerdo con la junta directiva del barrio para convertir la plazuela en un jardín de producción de alimentos y en un espacio de apoyo y aprendizaje”, dice Vázquez Ballinas. “Todos los integrantes comparten con los demás lo que saben: tejer, bordar, cantar, tocar guitarra, escribir poemas, mientras se cultiva de manera colectiva cebollas, cilantros, acelgas, repollos, zanahorias”.

Basilia López, de 26 años, oriunda de San Juan Cancuc, municipio vecino con una población predominantemente indígena, va al jardín tres veces por semana. En su metro cuadrado (11 pies cuadrados), ha aprendido a cultivar 10 tipos de plantas y ya no tiene que comprar muchos alimentos en el mercado. En reciprocidad, ella da clases de bordado a otras personas.

“En este lugar aprendí a que si todos ponemos, todos ganamos”, afirma.

Geovanni Nájera Guzmán, de 26 años, fundó El Semillero, un centro agroecológico al norte de la ciudad, en marzo de 2020. Él dice que debido a los cierres de las escuelas a causa de la pandemia, las y los jóvenes locales necesitaban actividades al aire libre seguras mientras sus padres se iban a trabajar.

“Algunos chicos querían reunirse para bailar y rapear, y pensé que podríamos ir más allá y utilizar el hip hop junto con la agroecología y la producción de alimentos para concientizar a la población sobre la importancia de la alimentación saludable, de la autoproducción y el consumo de alimentos sanos”, explica Nájera Guzmán.

En Cuautitlán Izcalli, mientras Maizkali se prepara para su segunda cosecha, Félix dice que quienes integran el grupo han aprendido que la agricultura les conecta con la tierra y con sus identidades culturales.

“Esto es una lucha, es una resistencia y es un tema de soberanía alimentaria; queríamos entender cómo funciona el campo en nuestro país”, dice. “Si se deja de sembrar no solo se pierde el maíz, se pierden un montón de prácticas y de formas de ver el mundo”.

**Aline Suárez del Real es una reportera de Global Press Journal que se encuentra en Tecámac, Estado de México.

**Adriana Alcázar González es una reportera de Global Press Journal con sede en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

**Aída Carrazco, GPJ, adaptó este artículo de su versión en inglés.

Global Press is an award-winning international news publication with more than 40 independent news bureaus across Africa, Asia and Latin America.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.