El paso a paso de los juicios que enfrentará Javier Duarte en Guatemala y México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

El paso a paso de los juicios que enfrentará Javier Duarte en Guatemala y México

Duarte enfrentará dos juicios: uno de extradición en Guatemala y, si México lo gana, otro en nuestro país. Este es el paso a paso del proceso judicial.
AFP
Por Por Arturo Angel
18 de abril, 2017
Comparte

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, fue detenido el pasado fin de semana en Guatemala. Ahora, las autoridades de México deberán enfrentar y ganar dos juicios: el primero es el de extradición para que pueda ser trasladado a México, y el segundo es un juicio oral ya en el país, para que reciba una sentencia por los delitos que presuntamente cometió: delincuencia organizada y lavado de dinero.

Ambos juicios tienen sus propias reglas, tiempos y requerimientos. Este es el paso a paso de cómo serán.

El juicio de extradición

En este juicio se definirá si Duarte es extraditado a México por los delitos que se le imputan, y puede extenderse desde un mes hasta un año. Sus reglas están delimitadas por la Ley Reguladora del Procedimiento de Extradición de Guatemala y por el Tratado de Extradición entre El Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y el Gobierno de la República de Guatemala.

La persona que se requiere que sea extraditada puede desistirse de defenderse y aceptar su extradición inmediata incluso antes de que se presente la solicitud formal, lo que interrumpiría el proceso. Sin embargo el abogado del exgobernador descartó que, al menos por ahora, esta vaya a ser la ruta a seguir.

La ley también establece que mientras se desarrolla el proceso la persona detenida debe permanecer en prisión obligatoriamente.

El paso a paso de este juicio a partir de la fase en la que ya se encuentra el caso:

Paso 1: Audiencia inicial

Se trata de una audiencia en donde se notificará a Javier Duarte del inicio del proceso de extradición. La misma fue programada para este miércoles a la 1:30 de la tarde.

Paso 2: Elaboración de la solicitud formal

México tiene 60 días naturales, que están corriendo a partir de que Duarte fue detenido el sábado, para entregar la solicitud formal de extradición. De acuerdo con el tratado de ambos países esta debe contener la narración detallada de los hechos que se imputan al detenido, la orden de aprehensión que da pasado a la de extradición, datos de su identidad, entre otros.

Paso 3: Trámite de la solicitud

La solicitud formal  se presenta por la vía consular. Es decir, la PGR se la hará llegar a la Cancillería de México que a su vez la entregará al gobierno de Guatemala. Luego pasará a la Corte Suprema de ese país, que a su vez la remite a un tribunal que se encargará del juicio de extradición.

Si se considera que la solicitud está incompleta se pueden dar 30 días más a México para reunir los elementos que se requieran y México, a su vez, puede pedir una segunda ampliación por 30 días más si justifica que está reuniendo los datos faltantes.

Paso 4: Pedir fecha de audiencia

Si la solicitud formal está en orden el Ministerio Público de Guatemala debe de pedir fecha de audiencia ante el tribunal para resolver la solicitud. A partir de que la misma se pida, esta deberá realizarse en un plazo no menor a 10 días y no mayor a 15.

La única forma en que la audiencia se retrase es que el día de la misma no se presente el abogado defensor por una causa justificada, lo que implica que se reprograme para tres días posteriores.

Paso 5: Audiencia de extradición y resolución

Se trata de la audiencia donde el juez escuchará a todas las partes y ahí mismo resolverá si procede o no la extradición. El orden será el siguiente: el presidente del Tribunal otorga la palabra al Ministerio Público (el de Guatemala y PGR), luego a la defensa y al requerido (Duarte). Esto para que ofrezcan las pruebas que consideren.

Después hay una nueva ronda de alegatos finales en el mismo orden y finalmente, tras un receso, el presidente del Tribunal resuelve.

Paso 6: Apelación

Después de que el tribunal resuelve conceder o no la extradición hay un plazo de tres días que tendrán ambas partes para apelar la determinación. Si esto ocurre el caso pasa a manos de la Corte de Guatemala que lo analizará y podrá cambiar o validar la resolución, sin que para esto exista un plazo expresamente marcado.

Si la resolución no se apela en esos días se considera como definitiva. Es decir, Duarte podría no ser extraditado si gana el juicio.

Paso 7: La entrega

Si la resolución de extradición  se vuelve definitiva, el detenido (Duarte) quedará legalmente en custodia de la cancillería de Guatemala mientras corre un plazo que no deberá exceder los 15 días para que el Poder Ejecutivo de ese país elabore el Acuerdo de Extradición.

Ya con ese acuerdo se hará la entrega inmediata del detenido a las autoridades de México para su traslado.

El juicio oral en México

Si Javier Duarte es extraditado a México deberá enfrentar un proceso penal bajo las nuevas reglas del sistema penal acusatorio. Este juicio tendrá una duración máxima de un año y solo podrá alargarse si así lo requiere la defensa para integrar su caso.

Este es el paso a paso de este proceso de acuerdo con lo marcado en el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Paso 1: Audiencia inicial

Tan pronto pise suelo mexicano Duarte deberá ser llevado ante el juez que giró la orden de aprehensión en su contra: el Juez de Control del Reclusorio Norte en la Ciudad de México.

En esta audiencia oral el juez revisará que la detención haya sido legal y después la PGR dará lectura a un resumen del caso que imputa al exgobernador.

El juez otorgará un plazo de 72 horas, que puede ampliarse a 144 horas, para que la defensa presente pruebas y el detenido pueda declarar si así lo desea. Ya con esta información definirá si abre un juicio en su contra.

El juez puede modificar o quitar delitos a Duarte si considera que la evidencia inicial no es suficiente, es decir, aunque él está acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero, podría enjuiciarlo solo por uno de los delitos.

Paso 2: Prisión preventiva

Si Duarte es vinculado a proceso por el delito de Delincuencia Organizada el juez ordenará que sea recluido en un penal de forma obligatoria mientras se desarrolla el juicio, pues dicho delito amerita prisión automática. También definirá a que penal sería trasladado.

En el caso de que el juez lo vincule a proceso sólo por lavado de dinero, el Ministerio Público deberá pedir la prisión argumentando que es una persona que estuvo prófuga y tiene los recursos para escapar. El juez podrá autorizar esa medida o cambiarla por alguna otra como, por ejemplo, un arraigo domiciliario o una prohibición para que Duarte abandone el estado o el país.

Paso 3: Investigación complementaria

El juez concederá a la PGR un periodo máximo de seis meses para complementar su investigación y presentar la acusación formal.

Paso opcional: Juicio exprés

Podría ocurrir si las dos partes, en este caso la PGR y Javier Duarte, acuerdan una posible sentencia para no llegar al juicio oral completo. Lo permite el nuevo sistema penal y se le denomina “procedimiento abreviado”, pero tiene algunas condicionantes.

Es necesario que el inculpado, o sea Duarte, se declare culpable de los delitos que la PGR le impute. La Procuraduría puede modificar o eliminar un delito a cambio de que el detenido se declare responsable de otro.

El beneficio para el detenido es que puede recibir una reducción de hasta un tercio de la pena que contempla el Código Penal si decide declarase culpable.

El juicio exprés solo puede pedirse después de la vinculación a proceso pero antes de que se ordene abrir el juicio principal ante un Tribunal Oral. Aquí es el juez de control el que dictará la sentencia que proponga la propia PGR.

Paso 4: Acusación formal escrita

Si no hay procedimiento abreviado y la PGR ya concluyó la investigación, tendrá un plazo máximo de 15 días para presentar la acusación formal por escrito contra Duarte. Esta acusación podrá ser por todos los delitos que originalmente contempló o, de ser el caso, sólo por uno de ellos y desestimar el otro.

En esta etapa las partes están obligadas a revelarse entre sí las pruebas que tienen y que presentarán en el eventual juicio oral. Además, la defensa del inculpado tendrá 10 días para analizar la acusación escrita y presentar observaciones que considere oportunas, así como su lista de evidencias.

Paso 5: Audiencia intermedia

Se realizará en un plazo no menor a 30 días ni mayor a 40 luego de que se hizo la acusación formal escrita.

En esta audiencia la PGR presentará oralmente su acusación y la defensa sus elementos. El juez de control encabezará la audiencia y deberá cerciorarse que todas las pruebas sean del conocimiento de las partes y autorizarlas para su presentación en el juicio oral. Finalmente dictará el auto de apertura del juicio oral.

Paso 6: Juicio oral

Se realizará en un plazo que no sea menor a 20 días ni mayor a 60 a partir de que se dictó el auto de apertura de juicio oral. Tiene lugar ante tres nuevos magistrados que hasta ese momento no conocen ningún antecedente del caso. A este tribunal se le denomina Tribunal de Enjuiciamiento.

Es un juicio en toda la extensión de la palabra. Se presentan en audiencia las pruebas, se cita a testigos, se hacen interrogatorios y contrainterrogatorios, y además el acusado podrá rendir su declaración y recibir cuestionamientos.

El juicio es continuo y solo se decretarán recesos cuando sea necesario por la duración o por la comparecencia de testigos. Concluido el mismo el Tribunal tendrá un plazo de 24 horas como máximo para deliberar y emitir su fallo absolutorio o condenatorio. Será una decisión unánime si los tres magistrados están de acuerdo con la misma, o por mayoría de dos a uno.

Si el fallo es condenatorio, en un plazo máximo de cinco días hábiles se convocará a una nueva audiencia para dictar la sentencia que corresponda.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

El país que ya atraviesa una 'tercera ola' de COVID-19

Mientras numerosos países enfrentan la temida "segunda ola" de casos de coronavirus, y todavía hay lugares que no superan la primera, Irán ya está contando los muertos de una tercera oleada.
EPA
16 de octubre, 2020
Comparte

Mientras numerosos países enfrentan la temida “segunda ola” de casos de coronavirus, y todavía hay lugares que no superan la primera, Irán ya está contando los muertos de una tercera oleada.

Y en el que ya era uno de los países de Medio Oriente más afectados por la pandemia, esa “tercera ola” es la más letal hasta la fecha.

Irán volvió a romper su récord de contagios diarios a mediados de la semana con los 4,830 nuevos casos de COVID-19 del miércoles 14 de octubre, según los registros de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).

Pero la nación persa está rompiendo marcas desde el pasado 22 de septiembre, cuando superó por primera vez los 3,574 casos diarios registrados a principios de junio, en lo más alto de su “segunda ola”.

“Aunque la segunda ola de coronavirus fue contenida exitosamente, la tercera ola ha estado emergiendo porque se han ignorado los protocolos sanitarios”, alertó ese mismo día el ministro de Salud iraní, Saeed Namaki, según un reporte de la agencia oficial Iran Press.

Menos de dos semanas después, el 5 de octubre, Irán ya había igualado su récord de muertes diarias, que se remontaba al mes de julio.

Y los 279 muertos registrados este miércoles también son el mayor número diario en un país que, según cifras oficiales, ya suma más de medio millón de contagios y casi 30,000 muertos por la pandemia.

Entierro en Irán

Getty Images
Irán volvió a romper su récord de muertes por COVID-19 en un mismo día.

La cifra real, sin embargo, es mucho mayor: en agosto pasado el servicio persa de la BBC recibió registros gubernamentales filtrados que mostraban que a 20 de julio habían muerto casi 42,000 personas con síntomas de COVID-19, pero el Ministerio de Salud solamente reportaba 14,405 fallecidos.

La cantidad de personas identificadas como infectadas en esos documentos también era casi el doble de las cifras del ministerio.

Y el viceministro de Salud iraní, Iraj Haririchi, finalmente reconoció que el número real de muertos es “significativamente” más alto que el de las cifras oficiales.

Según BBC Persa, Haririchi explicó que las estadísticas oficiales se basan en el número de muertes con prueba de PCR positiva, pero estimó que, dependiendo de la provincia, el número real de víctimas de coronavirus es entre 1.5 y 2.2 veces más alto que el arrojado por esos registros.

El viceministro también advirtió que tanto trabajadores de la salud como suministros médicos están al borde del agotamiento por el empeoramiento de la situación en Teherán y otras regiones del país.

Teherán “cerrada”

En estos momentos, 27 de las 31 provincias del país ya han sido designadas por las autoridades iraníes como zonas “rojas” por el rápido aumento de contagios.

Y la situación en la capital, Teherán, y sus suburbios, ha sido descrita como especialmente “crítica”.

Ambulancia en Teherán

EPA
Los servicios médicos en Teherán están casi al límite de sus capacidades.

El doctor Alireza Zali, quien comanda las operaciones contra el coronavirus en la provincia de Teherán, advirtió este miércoles que la misma vive “los días más difíciles de la tercera ola la enfermedad”.

“Si no se realiza una intervención seria, esta subida no declinará y las condiciones pueden mantenerla así”, agregó Zali, según declaraciones recogidas por BBC Persa.

Para tratar de limitar la propagación del virus, el uso de mascarillas en la capital es obligatorio desde el pasado sábado, con el gobierno anunciando multas de 6.60 dólares para quien salga a la calle sin una.

Y este miércoles también quedaron prohibidos todos los viajes desde o hacia Teherán y otras cuatro grandes ciudades iraníes hasta el mediodía del domingo.

La medida se ordenó un día después de que el líder supremo de Irán, ayatolá Alí Jamenei, pidiera expresamente la prohibición “de ciertas actividades y viajes”.

Mujer con mascarilla en Teherán

EPA
Las mascarillas son obligatorias en Teherán desde el sábado pasado.

“Las regulaciones sobre el corona deben ser soberanas y vinculantes. Hace tiempo que les he dicho al estimado presidente y a los funcionarios que deben hacerse cumplir”, dijo también Jamenei, según su cuenta de Twitter.

El presidente Hassan Rouhani, por su parte, ya había declarado la semana pasada que cualquier persona que oculte una infección por COVID-19 y no se ponga en cuarentena durante 14 días debería enfrentar “el mayor castigo”.

Y el mandatario también advirtió que los empleados del gobierno que incumplan repetidamente las regulaciones podrían ser suspendidos durante un año y que los negocios infractores podrían cerrarse.

Predicciones sombrías

Las nuevas disposiciones son un buen reflejo de la posición oficial, que culpa del resurgimiento del virus a la falta de cumplimiento de medidas como el uso de máscaras y el distanciamiento social.

Y es que aunque el ministro de Salud iraní, Saeed Namaki, insistió esta semana que mantener “sanciones ilegales” durante una pandemia equivale a un genocidio, también aseguró que Irán ha podido satisfacer sus necesidades de medicamentos y equipos de protección, e incluso exportar a otros países.

Iraníes en una celebración religiosa

Reuters
Las autoridades han amenazado con sancionar a quienes no cumplan con las regulaciones.

En un país empobrecido y agotado por años de sanciones, sin embargo, la confianza en la capacidad de las autoridades para lidiar con la pandemia de coronavirus ha ido disminuyendo.

Y hasta el jefe de la Asociación Médica Iraní, quien es nombrado por el gobierno, se ha mostrado crítico, acusando a los funcionarios encargados de lidiar con la crisis de haber ignorado las advertencias de los expertos.

“Algunas decisiones no fueron tomadas por los expertos, como la reapertura de escuelas o el anuncio de protocolos que la gente no estaba obligada a seguir”, dijo Mohammad Reza Zafarghandi, en declaraciones recogidas por el diario The Guardian.

Pero para Mohammad Talebpour, el director del hospital Sina, el más viejo de Teherán, si los iraníes no actúan todos juntos las consecuencias podrían ser todavía más desastrosas.

Talebpour le dijo al mismo The Guardian que, en ese caso, y si la enfermedad persiste por otros 18 meses, el número de muertos podría alcanzar los 300,000.

Más que una ola, un verdadero maremoto para Irán.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.