La mariguana no sólo se fuma: Una tarde en un taller de cocina cannábica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Vice

La mariguana no sólo se fuma: Una tarde en un taller de cocina cannábica

Consumidores de mariguana y cultivadores organizan talleres de cocina en Uruguay donde comparten experiencias y advierten sobre riesgos de mala dosificación
Vice
Por Eloísa Capurro / Vice
18 de abril, 2017
Comparte

El primer gran error que el chef Bruno Bukoviner tuvo en la cocina fue durante un campamento con amigos. El prensado paraguayo que habían llevado —mariguana de baja calidad que ilegalmente abastecía al mercado uruguayo— se había mojado y era imposible pensar en prender un porro. Cocinar las hojas fue la estrategia para no perderse del viaje.

Bruno cocina desde los ocho años. Aprendió sus primeras recetas de la mano de su abuela y luego decidió dejar sus estudios en ingeniería por la carrera gastronómica, que lo llevó a trabajar en restaurantes de España e Italia. Así que durante ese campamento pensó en hacer una crema catalana y decidió agregarle a la leche un puñado de hojas de mariguana picadas. “No sabía nada de tiempos ni de temperatura y quedó espantoso. Pero pegó”, recuerda.

Fueron años de investigación y aprendizaje antes de dominar las medidas exactas para hacer un buen aceite de mariguana o una manteca cannábica que, aún en la ilegalidad, transmitió en algunos cursos para usuarios. Hace unas semanas, la clase que dio en Montevideo, Uruguay, se expandió un poco más: nueve personas lo esperaban para cocinar mayonesa, flan, scones, galletas y trufas en base a una mariguana que, además, ya se produce legalmente en el país.

“Hay que ser consciente del efecto psicoactivo que tiene y esperarlo. Hay que insistirle a los amigos en que pega”, dice Bruno dando inicio al aula. Antes Laura Blanco, activista y directora académica de Gaia, un instituto de estudios cannábicos que funciona en el Museo del Cannabis, recuerda que ingerir mariguana a través de la comida hace que el efecto psicoactivo del THC, uno de los componentes de la planta, demore más en llegar y luego dure más. “Muchas veces tirábamos tricoma (donde se almacena el THC) porque no sabíamos que en la hoja también había”, explica.

Es la segunda de cuatro clases en el Museo del Cannabis, que hace pocos meses abrió sus puertas en Montevideo, recordando parte de la historia de las organizaciones sociales locales que lucharon por la legalización del consumo de mariguana en ese país sudamericano. Ahí se organizan charlas para autocultivadores y socios de clubes de membresía, las dos formas de acceder a la droga ya habilitadas por la ley que reguló el consumo en 2013.

La norma, que autoriza hasta seis plantas en el hogar y habilita clubes de entre 15 y 45 miembros (con hasta 99 plantas), también permite la compra de 40 gramos al mes en farmacias. Para eso dos empresas privadas cosechan, bajo control del Estado, la cannabis que el presidente Tabaré Vázquez (izquierda) anunció sería distribuido antes de mediados de año, con un costo aproximado de un dólar por gramo. Según datos oficiales hay más de 6 mil cultivadores y 38 clubes registrados; se estima que existen 55 mil usuarios habituales de la droga y otros 100 mil ocasionales.

María, una de las asistentes al taller, formó un club junto a 16 amigos hace un año. Ahora que tiene asegurada su cuota mensual de flores quiere aprender a hacer aceite de cannabis, tener recetas para celíacos y conocer mejor los tiempos de cocción de la planta porque en los muffins y pasteles que intentó “no daba con la tecla”. “Estaba esperando el momento” de que se legalizara el consumo, cuenta. La tendinitis que sufre le causa dolores desde el hombro a la muñeca, que se intensifican con el esfuerzo físico que implica su trabajo con niños. “Consumo desde los 20 años por temas de salud y me costaba mucho dormir. Hace cinco años empecé a fumar antes de acostarme y volví a soñar”, dice.

A su lado, Elena le muestra entusiasmada decenas de fotos que guarda en su celular. Cada una es una etapa del crecimiento de su primera planta de mariguana. Aún no se registró como cultivadora (paso obligatorio en la ley uruguaya) y tampoco le dijo a su madre qué es lo que tiene en esa maceta. Pero está feliz: pasó de ser “cero de las plantas” a cosechar albahaca y menta. “Y todo es por esta planta. Todos los días le saco fotos”, dice y muestra una imagen más, que amplía para mostrar sus primeras flores cannábicas…

Puedes leer la nota completa en www.vice.com

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 consejos (muy) simples para lidiar con la fatiga que nos generan las pantallas

Para muchos, este último año la casa se transformó en el lugar de trabajo. Y la vista es uno de los sentidos perjudicados por tanto consumo de pantallas digitales. Te compartimos consejos fáciles que puedes aplicar para aliviar la fatiga ocular.
17 de abril, 2021
Comparte

Agenda para hoy:

7:00 a 9:00 – revisar las noticias y los correos (dispositivo: teléfono celular).

10:00 – reunión por Zoom (dispositivo: tableta)

10:30 a 18:30 – trabajar (dispositivo: computadora portátil)

20:00 – serie (dispositivo: televisor)

Tal vez esta agenda del día puede aplicarse a muchas personas que durante la pandemia por la covid-19 tuvieron que adaptarse al teletrabajo.

Y la consecuencia evidente tras estas actividades es que nuestros ojos estén cansados por estar mirando constantemente dispositivos electrónicos.

Según un reciente estudio publicado en la revista American Journal of Ophthalmology, el exceso de exposición a las pantallas digitales y las actividades al aire libre limitadas están asociadas a la aparición y la progresión de la miopía y podrían agravarse durante y posteriormente al período de la pandemia.

En un lente se refleja una pantalla electrónica.

Getty Images

Incluso algunos oftalmólogos advierten que “la fatiga visual digital en la pandemia de la covid-19 es una amenaza emergente para la salud pública”, según publica el Indian Journal of Ophthalmology.

Los niños tampoco están exentos. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) sostiene que mirar las pantallas durante horas y horas puede provocar fatiga visual, visión borrosa y ojos secos también en los menores.

Pero a no desesperarse.

Aquí te compartimos 4 consejos simples que puedes aplicar en el teletrabajo y en tus horas de ocio electrónicas para aliviar la fatiga que genera la prolongada exposición a las pantallas digitales.

1. Alarma para la 20-20-20

Ya te contamos sobre los beneficios de la regla 20-20-20 en la que tanto insisten los especialistas en ojos. 👉 La regla 20-20-20

Igual, te la refrescamos.

Reloj que marca 20 segundos.

Getty Images
La regla 20-20-20 es una manera de ayudar a descansar los ojos.

La técnica 20-20-20 sirve para relajar los músculos de dentro y alrededor de los ojos que son los que hacen que puedas mirar detenidamente en una misma dirección.

Consiste en que cada 20 minutos, debes mirar algo al menos a 20 pies de distancia, que son unos seis metros, durante 20 segundos.

Pero seamos sinceros. ¿Recuerdas descansar los ojos cada 20 minutos?

Una solución práctica para cumplir con la regla es programar una alarma en el teléfono.

Si tu teléfono no cuenta con esa función, existen varias aplicaciones gratuitas que puedes descargar como Repeat Alarm o Interval Timer y que cada 20 minutos tengas un ayuda de memoria electrónico.

2. Lámparas LED y ubicación

Si la luz artificial de tu casa te provoca dolores de cabeza, una recomendación es cambiar las bombillas.

Intenta usar lámparas LED o una luz más suave que no cause destellos o haga zumbido.

Otro consejo es que coloques la pantalla de la computadora evitando el reflejo sobre todo de la iluminación que provenga del techo o de las ventanas.

Un hombre a oscuras mira una pantalla.

Getty Images
Puedes mejorar la luz y tu posición frente a la pantalla para aliviar la fatiga ocular.

Por último, según la Asociación Estadounidense de Optometristas (AOA, por sus siglas en inglés), a la mayoría de las personas les resulta más cómodo ver una pantalla cuando los ojos miran hacia abajo.

La pantalla debe estar entre unos 15 a 20 grados por debajo del nivel de los ojos medido desde el centro de la pantalla (entre unos 10 y 12 cm) y entre 50 a 70 cm de distancia de los ojos.

3. Letra más grande y color

Adaptar la letra de la computadora puede ayudarte a que el ojo no se esfuerce más de lo que ya lo hace diariamente frente la pantalla.

No hay un tamaño ideal que se adapte a todas las personas así que debes encontrar cuál te sienta mejor, opinan los especialistas.

Una mujer frunce el ceño intentando leer la pantalla del teléfono celular.

Getty Images
Recuerda que puedes ajustar el tamaño de la letra en sus aparatos electrónicos para no forzar tu vista.

Ajustar el brillo de la pantalla para que coincida con el nivel de la luz en donde te encuentres es otra forma de ayudar a evitar la fatiga ocular.

Y algunos expertos dicen que el texto oscuro sobre un fondo claro es generalmente mejor para los ojos que el texto claro sobre un fondo oscuro.

4. Presente en Zoom

¿Estás cansado de las reuniones de Zoom?

De ellas tal vez no puedas escaparte pero si te fatiga ver tu propio rostro en la pantalla puedes ocultarlo sin que afecte la comunicación.

Puedes hacerlo con la función “Hide self view” en el menú que se despliega en los tres puntos a la derecha del cuadro donde aparece tu cara.

Boris Miranda y Analía Llorente en una llamada de Zoom.

BBC
Puedes ocultar tu rostro en una llamada de Zoom si estás cansado de verte a ti mismo.

Puedes volver a habilitarlo si cambiaste de opinión.

Y tú que llevas trabajando o estudiando en casa hace más de un año por la pandemia del covid-19, ¿tienes algunos consejos simples para evitar la fatiga que te provocan las pantallas de los aparatos electrónicos?

Cuéntanos en este post de Facebook.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.