Los narradores de la ciudad, las voces que rescatan la historia y tradiciones de la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los narradores de la ciudad, las voces que rescatan la historia y tradiciones de la CDMX

Crear nuevos narradores es necesario para renovar el antiguo arte milenario de contar cuentos y así rescatar historias y tradiciones de la capital.
Cuartoscuro
Por María Fernanda Muñoz
14 de abril, 2017
Comparte

La narración oral es un arte y un oficio que ayuda a la conservación de las tradiciones y la historia que fortalecían la identidad de los pueblos.

Debido a su importancia el Foro Internacional de Narración Oral organizó la serie de talleres “Los barrios toman la palabra”, su intención es crear cronistas que a partir de sus relatos logren recuperar la historial oral de sus barrios. Y efectivamente uno de los logros fue recomponer vivencias viejas de los habitantes y así reconstruir sus vidas”, señaló Armando Trejo, director del FINO.

“Es un taller de narración oral que comenzó a finales del 2015 y se centra en renovar el antiguo arte milenario de contar cuentos. Las personas que lo toman encuentran una manera de recuperar los elementos y las formas para contar una historia a través de la palabra, la voz y el gesto”, añade.

Armando Trejo ha dedicado 29 años a rescatar la narrativa oral como el arte que es y ha logrado devolverle la categoría de disciplina artística en México.

La esencia de la narrativa oral recae en la invención, reinvención e improvisación. A partir de eso un gran narrador logra crear un vínculo con sus espectadores y convertirlos en interlocutores. La improvisación, a diferencia del teatro, en la narrativa oral sólo se puede con algo que dominas. Un buen narrador nunca cuenta una historia con la que no conecta o en la que no cree, explica Armando.

En el taller participaron personas desde los 14 hasta los 55, madres e hijos y aunque no era la intención se impartió un taller de narrativa oral exclusivamente para niños debido a la gran afluencia de estos en la edición de Peralvillo.

Los narradores

Martha Falcón y Erandi García

Martha tiene una tiendita en la calle Sol de la Guerrero. Se ha dedicado a ese negocio y al de comida, alguna vez le vendió quesadillas a Carlos Monsiváis. Cuando llegó al taller no se imaginaba que terminaría volviéndose una de las narradoras más destacadas del grupo.

“La plática se volvió algo diferente porque descubrimos lo que podíamos contar, algo que no sabíamos de nosotros mismos. Con mucho miedo empezamos a contar lo que teníamos guardado. En el taller encontramos que los de las tres colonias tenemos mucho en común. Yo creo que vamos a seguir contando por lo que nos reste de vida porque además de que nos gusta es una forma de rescatar la niñez que tuvimos” cuenta Martha.

Además de anécdotas de su barrio, cuenta la historia de su llegada a la Ciudad de México y cómo la fue descubriendo a partir del cómic de la Familia Burrón.

“Nunca me había escuchado hablar y a la vez con el taller descubrí que puedo hacerlo con un montón de gente y ahora platico con todos. Me enteró de cosas de la colonia, tengo vecinas que me han contado que en Tlatelolco había ranas y que antes la vendimia del mercado era en las calles. He tenido acceso a esas historias y ahora las quiero contar, compartir la importancia que tiene hablar. “

Después de tomar el taller se dio cuenta que existen lugares donde contar historias y donde conectar con el arte, lo único que falta es difusión. En la Guerrero se juntan los miércoles pero Martha ahora cuenta y escucha historias para contarlas después en su tiendita.

Para su hija Erandi García, su madre siempre ha sido una gran narradora, siempre ha pensado que cuenta “bien sabrosas” las historias. Cuando Erandi fue a la presentación de su mamá y la escuchó desenvolverse en público, en un escenario, le llamó tanto la atención que se metió al siguiente taller y cambió su vida.

El taller no sólo la unió con su mamá, también le ayudó a vencer el miedo de hablar en público. “Cuando me tocaba hablar mis piernas temblaban, mis manos se enfriaban y se me iba la voz. El taller logró transformar mi mayor miedo en una pasión”. Erandí narra la historia de las mujeres que después del terremoto del 85 reconstruyeron sus hogares.

“Cuento la historia de 30 años de mi vida en 4 minutos. De cómo vi cambiar a las mujeres de amas de casa un poco tristes que siempre han dado su vida por los demás, por sus hijos, sus esposos, sus casas a tener que dar un paso al frente y perder la comodidad pero a la vez descubrirse. Descubrir su voz, su fuerza y el valor de trabajo en comunidad que fue lo que nos hizo fuertes después del terremoto del 85”, relata Erandi.

Julio Tibón y Antonia Lozano

Tanto Julio como Antonia están comprometidos con el arte en sus barrios. Trabajan en conjunto para que las manifestaciones artísticas de Tepito se conozcan, se compartan y permanezcan a pesar de la falta de recursos económicos y apoyos a su cultura. Antonia además de ser la encargada de educación de los talleres en la galería José María Velasco del INBA colabora con la galería El Umbral que ha estado a cargo de Julio y del colectivo Los Olvidados de Tepito. Ambos son artistas y ahora narradores.

Julio comenzó a hacer teatro en 1986 con compañeros de la vocacional. Cuando salieron de la escuela no soltaron el arte y formaron el colectivo Los Olvidados de Tepito. Con el tiempo lograron poner una galería independiente y con sus recursos impulsar a nuevos artistas de la Ciudad de México. El Umbral es un espacio abierto a todo tipo de arte y fue ahí donde se llevó a cabo el taller de narrativa oral de la Peralvillo donde Armando formó a su primera generación de niños narradores.

“El encuentro con Armando me enseñó algo muy importante, yo leo, he hecho películas, obras de teatro, pero Armando me enseñó algo que no tenía, mirar al público. Me costó mucho trabajo sacar mi historia porque uno de los requisitos era entablar una relación con el público. Ahora que le narró a los niños de la primaria ya no les leo las historias, los veo, conozco sus nombres, interactúo con ellos. Ese fue mi gran hallazgo del taller”, cuenta Julio.

Marlón Arellano y Maria del Carmen Mendoza

María del Carmen entró al taller por su hijo. Estaba por tomar uno sobre violencia contra la mujer pero optó por el de narrativa oral ya que su hijo ha estado involucrado en la oratoria desde que en quinto de primaria una de sus maestras descubrió el talento de Marlón quien con tan sólo 14 años es un artista completo, además de la oratoria es violinista.

Al final terminó invitando a sus dos hijos para que tomaran el taller porque era algo que quería que ellos vivieran también. María del Carmen descubrió que también tenía talento y se quitó el miedo. Para Bellas Artes preparó un cuento filosófico que se llama El poder del anillo y cuenta la historia de un chico que no se valora pero al final descubre todos su talentos.

El taller fue una forma de acercarse a sus hijos y de abrirles nuevos horizontes. Ahora Marlón quiere dedicarse de lleno a la narrativa oral, cuenta que cambió su vida.

“Ya había estado con anterioridad en otros grupos de oratoria pero nunca había tenido la oportunidad de contar cuentos. Pensaba que era parecido pero poco a poco me di cuenta de que no, que es algo más completo porque pones algo de ti, de tus sentimientos y cuando cuentas, aunque no quieras, te adentras en la historia y activas tu imaginación. El taller cambió mucho mi personalidad. Antes tenía el vocabulario normal de un niño de 14 años pero ahora es mucho más extenso. Es el inicio de toda una vida contando”, dice María del Carmen.

Visita la página de la galería en el siguiente link para enterarte de la fecha del próximo taller.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El extraordinario hallazgo de una canoa milenaria durante las obras del Tren Maya

La canoa maya está casi completamente intacta y se cree que tiene más de 1,000 años.
30 de octubre, 2021
Comparte

Un equipo de arqueólogos descubrió una canoa maya de madera que se cree que tiene más de 1,000 años en el sur de México.

La embarcación, que mide unos 1.6 metros, fue hallada casi completamente intacta, sumergida en un cenote cerca de las ruinas de la ciudad maya de Chichén Itzá.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dijo en un comunicado que pudo haber sido utilizada para extraer agua del cenote o depositar ofrendas rituales.

El extraordinario hallazgo se produjo durante las obras de construcción del nuevo ferrocarril turístico conocido como Tren Maya, que conecta los estados de Yucatán y Quintana Roo, en el sureste del país.

“La relevancia radica en que es la primera canoa de este tipo que se encuentra completa y tan bien conservada en el área maya, habiendo también fragmentos de estas embarcaciones y remos en Quintana Roo, Guatemala y Belice”, dijo Helena Barba Meinecke, responsable de la Oficina Península de Yucatán de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH.

En su comunicado, la institución agregó que los arqueólogos también habían descubierto piezas de cerámica, un cuchillo ritual y pinturas murales en una pared rocosa del cenote.

El próximo mes de noviembre se realizará una nueva prospección a la canoa, a fin de precisar su antigüedad y conocer exactamente de qué árbol es la madera, para lo que contarán con el apoyo de expertos de la Universidad La Sorbona, de París.

Se cree que la canoa era usada para extraer agua del cenote o depositar ofrendas.

Reuters
Se cree que la canoa era usada para extraer agua del cenote o depositar ofrendas.

La civilización maya floreció antes de que los españoles conquistaran la región. En su tiempo, los mayas gobernaron grandes extensiones de territorio en lo que hoy es el sur de México, Guatemala, Belice y Honduras.

La canoa ha sido fechado tentativamente entre 830-950 d.C., hacia el final de la edad de oro de la civilización maya.

Alrededor de este período, la civilización maya sufrió un gran colapso político, marcado por el abandono de ciudades repartidas por la actual Centroamérica, dejando ruinas de imponentes pirámides y otros edificios de piedra.

No hay una teoría única aceptada para explicar este colapso, pero se cree que una combinación de factores, como una guerra interna, la sequía y la superpoblación pueden haber contribuido.

El llamado Tren Maya es un proyecto multimillonario, liderado por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, que se extenderá por cinco estados del sur de México.

Los defensores del proyecto dicen que la red ferroviaria ayudará a aliviar la pobreza en la región. Pero los críticos argumentan que puede dañar los ecosistemas locales y sitios no descubiertos de importancia histórica.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qJW_CoGVKDk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.