3 grandes promesas que Trump no pudo cumplir en sus primeros 100 días como presidente de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

3 grandes promesas que Trump no pudo cumplir en sus primeros 100 días como presidente de EU

Durante su campaña, Donald Trump hizo promesas titánicas para sus primeros 100 días como presidente, pero la realidad ha sido bien distinta.
AFP
Por Luis Fajardo // BBC Mundo
29 de abril, 2017
Comparte

Durante su campaña para la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump hizo promesas titánicas para sus primeros 100 días de gobierno, que se cumplen este sábado.

Asegurando que él, y solo él, tenía el poder innato para cortar con la inercia burocrática de Washington y aprobar reformas revolucionarias, dijo que cosecharía una victoria tras otra en cuestión de días.

Luego de las promesas, la realidad ha sido bien distinta.

Ahora Trump alega que calificar a un presidente por sus primeros 100 días en el gobierno es “ridículo”, quizás por que varias de sus promesas centrales de campaña están estancadas, tal vez permanentemente.

Trump ha corrido en este primer tramo de su mandato con la suerte de los antipolíticos en el mundo entero: es mucho más fácil hacer promesas en campaña que cumplir desde el gobierno.

También se ha encontrado con un sistema político como el estadounidense que cuenta con numerosos frenos institucionales precisamente para evitar que un presidente pudiese imponer su voluntad de manera imperial.

Y así, promesas importantes de la revolución que prometía Trump se están estancando en pleitos judiciales, rencillas parlamentarias y la oposición férrea a su mandato de medio país.

Esto se ha visto en el desarrollo de tres de sus promesas centrales de campaña, hoy todavía lejos de volverse realidad: la construcción de un muro fronterizo, la imposición de una prohibición migratoria a los ciudadanos de ciertas nacionalidades y el desmantelamiento de la ley de salud conocida como “Obamacare”.

Topó con los jueces

Trump ha reservado algunos de sus insultos más fuertes para los jueces de su país.

Al que suspendió su decisión de imponer un vetomigratorios a los ciudadanos de ciertos países musulmanes, lo describió como “una especie de un juez” (“so-called judge”).

Mujer musulmana.AFP
Trump intentó restringir la entrada de ciudadanos de varios países con mayoría musulmana.

Independiente de sus insultos, la rama judicial del gobierno federal se ha atravesado en los intentos del presidente de cambiar por decreto la política migratoria estadounidense en sus primeros 100 días de gobierno.

La raíz de esta iniciativa de Trump se encuentra en uno de los más controversiales planteamientos que hizo en campaña. Cuando recorría Estados Unidos buscando votos, inicialmente propuso una prohibición total a la entrada de musulmanes al país.

En ese momento, un coro de opositores calificó esa propuesta de descaradamente inconstitucional, asegurando además que parecía confirmar los peores temores del mundo musulmán acerca a los prejuicios estadounidenses frente a su religión.

A ello Trump respondió modificando su argumento hasta llegar a la idea del “escrutinio extremo” que aplicaría a inmigrantes de muchos de esos países.

Con apenas una semana en el poder, el 27 de enero, emitió una orden ejecutiva, estableciendo restricciones temporales a la entrada de personas de siete países, incluso aquellas que contaban con permisos legales de residencia permanente en Estados Unidos.

Esas siete naciones son de mayoría musulmana. De esa manera entendió dar cumplimiento a su promesa de campaña.

Pero en medio de nutridas protestas en los principales aeropuertos del país apenas se empezó a cumplir la orden presidencial, varios jueces federales empezaron a bloquear la aplicación de la medida, alegando cuestiones de inconstitucionalidad.

Ventaja

Trump asegura que es un exabrupto que un juez local pueda suspender el cumplimiento de su voluntad.

Y ha notificado que llevará el caso hasta el máximo tribunal, la Corte Suprema de Justicia.

Donald y Melania Trump.AFP
¿Cómo tratará la historia al mandato de Trump?

En este campo, el mandatario tiene ya una gran ventaja, pues el alto tribunal cuenta con una mayoría conservadora.

Sin embargo, no está garantizado que los magistrados conservadores de la corte voten de manera unánime a favor de la política migratoria del presidente.

Y en todo caso, si al final lo hacen, una decisión favorable a Trump en este campo tomará meses o incluso años.

En términos de conveniencia política, pueden parecer décadas para un mandatario que aspiraba a exhibir el trofeo en los primeros 100 días de su mandato.

El Congreso soberano

No solo Trump, sino el partido republicano entero, llevaba años prometiendo que una de las primeras cosas que harían al llegar al poder sería anular la reforma al sistema de salud acometida por el anterior presidente, Barack Obama.

El sistema conocido como Obamacare extendió la cobertura de los seguros de salud a decenas de millones de estadounidenses que antes no contaban con ellos.

Manifestación por ObamacareAFP
Muchos demócratas salieron a defender al Obamacare.

Sin embargo, para hacerlo, se elevaron ciertos impuestos. Y se extendió el alcance del gobierno federal, situación que enardece a los conservadores estadounidenses, que sueñan con un gobierno mucho más reducido en sus poderes de intervención en la vida cotidiana de los ciudadanos.

Por lo que Trump había asegurado que el día mismo de su posesión como presidente iniciaría el trámite legislativo de una norma para suprimir y reemplazar el Obamacare.

Pero si sus intentos de cambiar por decreto la política de inmigración fueron interrumpidos por los jueces, su promesa de matar al Obamacare en los primeros 100 días de su mandato se estrelló contra la voluntad de los congresistas.

Pese a contar con mayoría en ambas cámaras de la legislatura, el Partido Republicano no pudo ponerse de acuerdo en su posición frente al plan de salud.

Y prácticamente todos los congresistas se encontraron con la furia de los votantes y los activistas del opositor Partido Demócrata, que en los días anteriores a las deliberaciones sobre la medida organizaron protestas y manifestaciones en las localidades de los parlamentarios, advirtiéndoles que pagarían un alto costo en las próximas elecciones si desmantelaban una medida que le ha otorgado cobertura de salud a decenas de millones de personas.

En medio de una humillación política, el gobierno de Trump se vio obligado a retirar el proyecto antes que lo votara la Cámara de Representantes. Es tal vez la derrota más grande de Trump desde que llegó al poder.

Sin embargo, el presidente no se ha dado por vencido. Esta semana se conoció que los republicanos en la Cámara Baja trabajaban en una nueva versión consensuada de la reforma, que podría alcanzar los votos que no logró la versión anterior.

No obstante, incluso si la Cámara lo aprueba, todavía faltaría su trámite en el Senado. Por lo que, si algún día ocurre, no será en los primeros 100 días de la era Trump.

Las promesas sobre el muro

Casi no hubo acto de campaña en que el hoy gobernante no prometiera la construcción de un muro fronterizo que sería pagado por México.

Muro fronterizoAFP
Todavía no hay financiación para el muro.

Que el gobierno mexicano estuviese dispuesto a pagar por una obra que muchos ven como una afrenta directa a su nación, pareció siempre muy difícil de creer.

Pero Trump tampoco ha conseguido asegurar financiación de su propio gobierno para el muro.

El elevado costo que se estima para la obra, de más de US$21.000 millones según un estudio interno del mismo gobierno, hace que los conservadores, cuidadosos del gasto fiscal, aseguren que hay otras prioridades.

Esta semana, además, los legisladores demócratas se negaron a dar su visto bueno a un acuerdo para aprobar una ley de gasto necesaria para que el gobierno federal siga funcionando más allá del fin de semana, si dicha ley incluía fondos para el muro.

Enfrentado a la posibilidad de un cierre de todos los servicios del gobierno federal, la Casa Blanca cedió e indicó que buscará “después” financiación para la construcción de la obra fronteriza.

Aunque los seguidores del presidente podrán alegar que la entrada de indocumentados en el país está disminuyendo sin que se haya puesto el primer ladrillo.

La sola llegada de Trump al poder, con su discurso antiinmigración, parece haber actuado como un fuerte elemento disuasorio, que redujo de manera dramática la llegada de los sin papeles.

Seguidora de Trump.AFP
Muchos creen en el discurso antipolítico de Trump.

Según estimaciones de las autoridades migratorias, el número de indocumentados interceptados en la frontera sur del país pasó de 40.000 mensuales a finales del año pasado a 12.193 en marzo, una caída de más del 70%.

Si esta tendencia se mantiene, Trump podría terminar diciendo que el muro ya no se requiere con la urgencia de antes.

¿100 días no es nada?

Falta mucho para llegar al momento en que la historia pueda ofrecer un veredicto del gobierno de Trump.

Fue elegido por un periodo de 1.460 días. Los primeros 100 días apenas dan un indicio de lo que puede ser su gobierno.

Pero fue él mismo el que creó la impresión en muchos de sus votantes, de que tenía una especie de llave mágica para resolver los problemas de su nación de manera casi inmediata.

Y por eso, él mismo enfrentará la decepción de algunos de sus seguidores a medida que se dan cuenta que nadie podía solucionar esos problemas en apenas 100 días.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿A qué se han comprometido los países de América Latina en la cumbre sobre cambio climático?

Acabar con la deforestación y depender menos del metano y del carbón fueron algunas de las propuestas de la COP26 en Escocia, pero ¿qué países de la región firmaron los acuerdos al respecto?
10 de noviembre, 2021
Comparte

El cambio climático se está intensificando y ahora amenaza todos los aspectos de la vida humana.

De no controlarse, la humanidad se enfrenta a sequías cada vez más graves y un mayor aumento del nivel del mar, lo que conllevaría a la extinción masiva de especies: sería una catástrofe.

También aumentaría la frecuencia de inundaciones, olas de calor, huracanes e incendios forestales.

Para controlarlo, líderes de todo el mundo se encuentran reunidos desde el 1 de noviembre en la ciudad de Glasgow, en Reino Unido, donde se lleva a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26.

La cumbre ya ha rendido frutos y generado varios acuerdos, pero no todos los países asistentes los respaldan.

Aquí te ofrecemos un resumen de los compromisos más importantes que se han logrado y de los países que se adhirieron, con un foco en América Latina.

Acabar con la deforestación para 2030

Más de 130 líderes mundiales prometieron la semana pasada ponerle fin y revertir la deforestación para 2030. Fue el primer gran acuerdo logrado en la cumbre climática COP26.

Brasil, donde grandes partes de la selva amazónica ya han sido taladas, fue uno de los signatarios. Canadá, China, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia también respaldaron la iniciativa.

Los árboles a veces son talados para crear tierras de pastoreo y alimentar al ganado.

Getty Images
Los árboles a veces son talados para crear tierras de pastoreo y alimentar al ganado.

Dentro de los países latinoamericanos que firmaron este acuerdo se encuentran Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú República Dominicana y Uruguay.

Para lograr la meta se utilizarán alrededor de US$19.200 millones de fondos públicos y privados.

Simon Lewis, experto en clima y bosques de la University College London, le dijo a la BBC que es una buena noticia que tantos países se comprometan a ponerle fin a la deforestación y que se cuente con una “financiación significativa para seguir adelante en ese viaje”.

Pero recordó que el mundo “ha estado aquí antes”, haciendo alusión a una declaración voluntaria similar que fue firmada por 40 países en 2014 en Nueva York y que “no logró frenar la deforestación en absoluto”.

Boris Johnson, el primer ministro de Reino Unido y anfitrión de cumbre mundial en Glasgow, calificó de “histórico” este nuevo compromiso firmado por más de 130 países.

La tala de árboles contribuye al cambio climático porque agota los bosques que absorben grandes cantidades de CO2.

Menos metano

El metano es uno de los gases de efecto invernadero que más contribuye al cambio climático y es responsable de un tercio del calentamiento actual de la Tierra.

Metano.

Getty Images
Argentina, Chile y México son tres de los más de diez países latinoamericanos que se comprometieron a reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030.

Decenas de países se han sumado a una iniciativa liderada por EE.UU. y la Unión Europea (UE) que busca reducir las emisiones de este gas en al menos un 30% para 2030, en comparación con los niveles de 2020.

En el marco de la COP26 casi 100 países suplementarios se sumaron al compromiso.

La lista ahora incluye a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

China, Rusia e India, tres de los principales emisores de metano en el mundo, se abstuvieron de adherirse al plan.

Alrededor del 40% de las emisiones de metano provienen de fuentes naturales como los humedales, pero la mayor parte ahora proviene de una variedad de actividades humanas, que van desde la agricultura, como la producción de ganado y arroz, hasta el uso de gas natural y los vertederos de basura.

Desde 2008 ha habido un gran aumento en las emisiones de metano, que algunos investigadores vinculan al auge de la fracturación hidráulica en algunas partes de EE.UU.

Carbón

Más de 40 países se comprometieron a acelerar la transición energética y reducir el uso del carbón, el mayor contribuyente al cambio climático.

El compromiso incluye poner fin a todas las inversiones que consideren abrir nuevas centrales eléctricas que utilicen carbón, además de impulsar el desarrollo de “energías limpias“.

Planta de carbón en China.

Getty Images
Alrededor del 37% de la electricidad mundial se produjo con carbón en 2019.

Los firmantes estipulan eliminar gradualmente el uso de este contaminante hacia la década de 2030 para las principales economías y la década de 2040 para las naciones más pobres.

“El fin del carbón está a la vista”, aseguró el ministro británico de Energía y Negocios, Kwasi Kwarteng.

“El mundo se está moviendo en la dirección correcta, está listo para sellar el destino del carbón y abrazar los beneficios ambientales y económicos de construir un futuro impulsado por la energía limpia”, añadió.

Grandes consumidores de carbón como Alemania, Canadá, Chile, Corea del Sur, Polonia, Ucrania y Vietnam respaldaron el acuerdo.

Docenas de organizaciones también lo hicieron y varios de los bancos más importantes del mundo acordaron dejar de financiar la industria del carbón.

No obstante, Australia, India, China y EE.UU., cuatro de los más dependientes del carbón en el mundo, no lo firmaron.

Además de Chile, Ecuador ha sido el único país de América Latina que se ha adherido.

Para Juan Pablo Osornio, jefe de la delegación de Greenpeace en la COP26, esta declaración “aún está muy por debajo” de lo que el mundo necesita.

“A pesar del titular brillante, da a los países un enorme margen de maniobra para elegir su propia fecha de eliminación”, precisó.

Zona ecológica libre de pesca

Colombia, Ecuador, Panamá y Costa Rica acordaron el segundo día de la cumbre un convenio para crear una zona ecológica libre de pesca en sus aguas en el océano Pacífico.

El llamado Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR) tendrá una extensión de 500.000 kilómetros cuadrados y conectará a las islas Galápagos en Ecuador, la isla Malpelo en Colombia y las de Cocos y Coiba, situadas en aguas territoriales de Costa Rica y Panamá.

Corredor Marino

CMAR
El Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental es una de las áreas de conservación de vida marina más grande del planeta.

“Vamos a proteger ecosistemas como Galápagos y las islas Cocos, que se encuentran entre los más valiosos del mundo”, dijo el presidente de Costa Rica, Álvaro Quesada, durante la firma del acuerdo.

La iniciativa tiene como principal objetivo resguardar las especies migratorias que transitan anualmente por la zona y que no se vean afectadas por la pesca comercial.

Con 500.000 kilómetros cuadrados, el corredor será “la reserva marina más grande en Occidente”, de acuerdo con el gobierno colombiano.

Al darse a conocer el pacto, el primer ministro británico, Boris Johnson, describió el esfuerzo como una “iniciativa audaz, ambiciosa y crucial para los esfuerzos de conservación en esta hermosa región”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2zHpbpjUUY4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.