Cómo el teléfono inteligente e internet están cambiando el cristianismo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.io

Cómo el teléfono inteligente e internet están cambiando el cristianismo

La iglesia ha cambiado sus reglas sobre el uso de un teléfono durante las misas, luego de ver que muchos cristianos usan memes y redes sociales para expresar su fe.
StockSnap.io
Por Chris Stokel-Walker // BBC Mundo
14 de abril, 2017
Comparte

Cuando el reverendo Pete Phillips llegó por primera vez a Durham, Inglaterra, fue expulsado de la catedral de la ciudad por leer la Biblia en su teléfono móvil.

En el interior no se permitían el uso de teléfono, y la persona que lo abordó no creyó que estuviera usándolo para rezar.

“Me molesté un poco por eso,” dice Phillips, ahora director del Centro de Investigación Codec para Teología Digital en la Universidad de Durham.

“Pero eso me sucedió en 2008”, apunta Philips.

La catedral, que cumplirá mil años en 2018, ya actualizó su política “permitiendo que la gente tome fotos y utilicen el celular por razones religiosas, para lo que quieran”.

“La actitud cambió porque restringirle a la gente el uso del celular ahora es pedirles que se corten sus brazos”.

Nueva realidad

No es la única actualización tecnológica hecha por la Iglesia últimamente.

El aumento de aplicaciones y redes sociales diseñadas para un teléfono inteligente está cambiando la forma en la que muchos de los 2.000 millones de cristianos expresan su fe.

Así, por ejemplo, el reverendo Liam Beadle, vicario de la Iglesia Anglicana de St. Marys en el pueblo de Honley, administra la cuenta de Twitter de la parroquia, y un colega mantiene el perfil de la comunidad de la iglesia en Facebook.

Beadle, sin embargo, contrasta el enfoque de la Iglesia hacia las redes sociales con su reacción a la invención de la imprenta. “Entonces fuimos proactivos”, afirma.

“Con la llegada del teléfono inteligentes y de las redes sociales, pienso que somos reactivos, siguiendo el rebaño“.

Interpretación digital

Muchos cristianos que usan su teléfono en las iglesias tienen una aplicación llamada YouVersion -“una versión simple y sin publicidad de la Biblia que lleva la Palabra de Dios a tu vida diaria”, según se describe- que, desde su lanzamiento en 2008, ha sido instalada más de 260 millones de veces.

Aplicaciones similarmente populares existen para la Torá y el Corán.

Una aglomeración de gente que toma fotos del Papa FranciscoGETTY IMAGES
Muchas Iglesias tienen una actitud más relajada hoy en día hacia los teléfonos celulares que la que tenían hace unos años.

“Una de las primeras cosas que los cristianos hicieron con el computador fue poner la Biblia en formatos digitales”, resalta Philips.

Y esas versiones llegaron al teléfono.

“Hasta cierto punto, la Biblia en el móvil está reemplazando a la impresa“.

Sin embargo, leerla en esa forma podría estar cambiando su sentido general.

“Si lees la Biblia como un libro de papel es muy grande y complicado, y tienes que hojearlo”, sostiene Philips.

“Pero sabes que el de las Revelaciones es el último libro y el Génesis es el primero y que el de los Salmos está en medio”.

“En la versión digital simplemente vas donde te lo piden y no tienes sentido de lo que vino antes o después”.

Cómo esta interactuación puede afectar el punto de vista de la gente es algo que están explorado investigadores como Philips.

Hay estudios que sugieren, por ejemplo, que los textos leídos sobre la pantalla son, generalmente, tomados más literalmente.

Y las características estéticas de un texto, como sus temas generales y contenido emocional, también tienen más probabilidades de ser extraídos en la versión impresa.

En un libro religioso, esa distinción puede ser crucial.

“Cuando estás sobre una pantalla, tiendes a perderte la parte emocional y vas directamente por la información”, señala Philips.

“Es un tipo de lectura plana, algo para lo que no fue escrita la Biblia. Terminas leyéndola como si fuese Wikipedia, más que un texto sagrado”.

Y algunos piensan que excesivas interpretaciones literarias de textos religiosos pueden llevar al fundamentalismo.

Philips dice que, por ejemplo, si tomas el Génesis como un recuento de seis días de la creación, tendrás que creer que la ciencia está equivocada.

Dios personal

Sin embargo, también está floreciendo una nueva práctica cristiana, impulsada por la difusión de las redes sociales y la descentralización de la actividad religiosa.

Una persona leyendo la Biblia en un libro electrónicoGETTY IMAGES
Una de las primeras cosas que hicieron los cristianos con las computadoras fue subir la Biblia al formato electrónico.

Para muchos, ya no es necesario acudir a la iglesia.

Las aplicaciones y cuentas de redes sociales que publican versos de la Biblia permiten una expresión privada de fe entre la persona y su pantalla de celular.

Y la posibilidad de escoger la doctrina que no les atrae.

Muchos que se consideran como cristianos activos podrían incluso no creer estrictamente en Dios o Jesucristo, o en los actos descritos en la Biblia.

“Está apareciendo una nueva clase de cristianismo mutado para una era digital, que sigue mucha de la ética del mundo secular”, apunta Philips.

Conocido como deísmo terapéutico moralista, se centra más en el lado caritativo y moral de la Biblia que en la noción de que el Universo fue creado por un líder todopoderoso que lo ve todo.

Esa forma de religión fue descrita por primera vez por los sociólogos en 2005, pero ha sido sobrealimentada por la internet y las redes sociales.

“La gente está buscando una experiencia religiosa más personalizada”, dice Heidi Campbell, especialista en religión y cultura digital de la Universidad de Texas A&M.

La catedral de DurhamGETTY IMAGES
La catedral de Durham ha sido testigo de muchos cambios en el último milenio. Los teléfonos inteligentes son el más reciente.

“La generación del milenio prefiere esa imagen general de Dios más que el Dios intervencionista”, señala.

Y prefiere a Dios que a Jesús, porque no es alguien en concreto. Está detrás de ellos y les permite seguir adelante con sus propias vidas más que Jesús, quien llega e interfiere con todo”.

Así, los versos más populares de la Biblia, compartidos en las redes sociales por YouVersion, frecuentemente reflejan los ideales seculares e inclusivos del deísmo terapéutico moralista.

Muchos se refieren a luchas personales o el manejo de la ansiedad, por ejemplo, más que a la promoción de la gloria de Dios.

Escoger y combinar creencias religiosas no es algo nuevo, pero ahora es más fácil que nunca diseñar una fe individual.

Memes religiosos en el teléfono

Y eso incluye convertir figuras religiosas en memes.

Story Time Jesus, que usa iconografía clásica religiosa con textos, describiendo versos en lenguaje coloquial, se convirtió en un meme viral en 2012, y sigue teniendo popularidad.

Otros incluyen Bunny Christ y Republican Jesus.

Muchos de esos memes comenzaron como chistes, pero también son usados para difundir ideas religiosas.

“Con un meme no puedes transmitir una verdad teológica en profundidad, pero puedes resumir su esencia, utilizándolo como señuelo para atraer a la gente”, apunta Campbell.

Un meme de Cristo hablando sobre el episodio de Lázaro en slang
Muchos memes religiosos comienzan como una broma, pero hay muchos que buscan provocar el debate y afirmar creencias.

Y eso se aplica también a Twitter.

Hay iglesias de todo el mundo que estimulan a sus congregaciones a tuitear sermones en vivo.

Ese uso, sin embargo, ha creado fricciones y sigue siendo motivo de debate.

También existe el temor de que los mensajes cortos no sean la forma apropiada de representar conceptos complejos y delicados.

“Cuando hablas en 140 caracteres o en un video de siete segundos, la tendencia es a estereotipar o simplificar“, dice Campbell.

“No es solo usar las herramientas, sino tratarlas con el respeto necesario”.

Y es por eso quizás que la Catedral de Durham se mostró tan circunspecta sobre Phillips y su móvil en 2008.

Aun así, las distintas religiones, no solo la cristiana, ahora tienen menos que ver con el predicador en el púlpito.

“Lo digital se relaciona con la comunicación bidireccional”, destaca Campbell.

“Las personas llegan con una cierta expectativa sobre su comunidad y la libertad que van a tener, y las instituciones religiosas tienen que adaptarse o ser una excepción”.

Pero si hay algo que tiene la fe organizada es justamente su capacidad para adaptarse.

El cristianismo se ha estado reinventando a sí mismo por casi 2.000 años.

El teléfono  y las redes sociales son solo los últimos avances para forzar un cambio.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Escasez de autos y precios altos, así afecta la industria automotriz a las economías del mundo

Los problemas de la industria automotriz generan un "efector multiplicador" que afecta el empleo y el crecimiento económico.
11 de noviembre, 2021
Comparte

Cuando la cadena de fabricación y suministro de autos funcionaba como un engranaje perfectamente engrasado, antes de la pandemia de covid-19, los consumidores podían elegir la marca y el modelo que querían.

Ahora, que hay una inédita escasez de autos a nivel mundial, los compradores se están anotando en listas de espera y pueden pasar meses antes de que puedan conseguirlos.

Esa escasez ha provocado un aumento de precios en algunos modelos de carros nuevos y ha disparado los precios de los autos usados.

Las grandes compañías están fabricando menos automóviles porque no hay suficientes semiconductores en el mercado, una pieza esencial en su producción.

A eso se suma el hambre de chips que tienen las empresas tecnológicas que fabrican desde electrodomésticos, computadores y celulares hasta consolas de videojuegos.

“La industria de los semiconductores está tratando de ponerse al día con la demanda, pero simplemente no puede”, dice Susan Golicic, profesora de la Facultad de Negocios de la Universidad Estatal de Colorado, en Estados Unidos.

Ante la falta de chips, los fabricantes de vehículos han tenido que seleccionar qué modelos seiguen en la línea de producción y qué modelos no, explica la experta.

chip

Getty Images
Las empresas que fabrican semiconductores no logran abastecer la demanda.

“Muchas de las empresas solo están produciendo los vehículos que les generan mayores ganancias“, como coches utilitarios deportivos (SUV, por sus siglas en inglés), camiones o autos de lujo.

“La situación es bastante seria”.

Willy Shih, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, le dice a BBC Mundo que la escasez afecta a toda la cadena de fabricación en la industria automotriz. Es decir, a todas las empresas que fabrican partes.

“Esto tiene un efecto en el empleo que generan todos los negocios asociados a la fabricación de un automóvil. Entonces, las consecuencias se han extendido rápidamente”.

En Japón, país de marcas como Toyota y Nissan, la escasez de partes hizo que las exportaciones del sector bajaran un 46% en septiembre, en comparación con el año anterior, una clara demostración de la importancia de la industria automotriz para su economía.

Trabajador en fábrica de autos

Getty Images

“Se calcula que la fabricación de automóviles genera cerca del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) global”, señala David Menachof, profesor del Departamento de Gestión de Operaciones y Tecnología de la Información de la Escuela de Negocios de la Florida Atlantic University (FAU).

En el último año, según explica en conversación con BBC Mundo, cerca de 8 millones de vehículos dejaron de ser producidos. Esta situación se traduce en una pérdida de ingresos cercana a los US$200.000 millones para la industria automotriz.

Sube el precio de los autos usados y nuevos

“En Estados Unidos los autos se están vendiendo incluso a valores más altos que el precio de venta porque hay gente dispuesta a ofrecer más que el precio normal”, le dice a BBC Mundo Menachof.

Y como no hay suficientes productos nuevos disponibles en el mercado, ha subido la demanda de vehículos usados, elevando el costo promedio de un auto de segunda mano en EE.UU. a más de US$25.000.

De hecho, apunta Susan Golicic, el valor promedio de un vehículo ha venido subiendo cerca de US$200 cada mes.

Lo mismo está ocurriendo en otras partes del mundo. México, por ejemplo, es el cuarto exportador mundial de autos y el séptimo productor.

Fábrica automotriz en México

Getty Images

Este país, que exporta un 80% de su producción y tiene el liderazgo en la industria automotriz de América Latina, está viviendo los efectos de la escasez mundial en la fabricación de carros.

Guillermo Prieto, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), comenta que el precio de los autos nuevos ha subido un 9%, mientras que el mercado de los seminuevos (con una antigüedad no superior a los cinco años) también ha visto un incremento en su costo.

“Hay más demanda, menos coches y los clientes a veces tienen que esperar cinco o seis meses para comprar lo que están buscando”, le dice a BBC Mundo.

“Es una escasez enorme”, apunta, que ha tenido un fuerte impacto en el mercado laboral, dado que genera dos millones de empleos directos, y muchos otros indirectos al sumar todas las empresas que proveen partes y servicios.

A la escasez de automóviles, se ha sumado un factor adicional: el aumento en la entrada ilegal de los llamados “autos basura” desde EE.UU.: vehículos en mal estado que no encuentran compradores en la mayor economía del mundo, pero sí tienen demanda al otro lado de la frontera.

Efectos laborales y económicos

Aunque los autos se producen en distintas regiones del mundo, gran parte de la fabricación está concentrada en países como EE.UU. y China.

Pero también participan en la cadena otros más pequeños como, por ejemplo, Eslovaquia.

Este último país, que apenas tiene poco más de 5.6 millones de habitantes, alberga grandes fábricas de Volkswagen, Peugeot y Kia, y produce un millón de automóviles al año, lo que lo convierte en la nación con la mayor producción per cápita del mundo.

Fábrica en Eslovaquia

Getty Images

Eso hace que los problemas en la industria automotriz tengan un fuerte efecto en su economía.

En el contexto global, debido al tamaño de la industria automotriz, se produce un “efecto multiplicador”, dice David Menachof.

“Una compañía que emplea a 100 personas, genera efectos en la contratación de hasta 500 trabajadores”, por todas las empresas asociadas que giran en torno a ella.

Y cuando todas las personas que intervienen en la cadena de fabricación de un auto se ven afectadas, se resiente la economía local, especialmente cuando se cierran temporalmente algunas plantas.

“Todas las estimaciones apuntan a que la escasez se extenderá hacia 2022, incluso hasta 2023, antes de volver realmente a una situación de mercado normal”, apunta Menachof.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4QEW0DHWIlg&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.