Inseguridad, pobreza, fosas comunes, ataques a la prensa: los otros pendientes que dejó Duarte
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Inseguridad, pobreza, fosas comunes, ataques a la prensa: los otros pendientes que dejó Duarte

Además del presunto desvío de miles de millones de fondos públicos a través de empresas fantasma, el gobierno de Duarte dejó tras de sí una estela de malos resultados en seguridad, economía, pobreza y empleo.
Cuartoscuro
Por Manuel Ureste
15 de abril, 2017
Comparte

Los asesinatos de periodistas, cientos de fosas clandestinas, el aumento de la pobreza, la pérdida de empleos, una deuda por las nubes, el rebrote de la violencia…  Además de la creación de un entramado de empresas fantasma para desviar miles de millones de fondos públicos, el gobierno de Duarte en Veracruz se caracterizó por dejar una larga lista de pendientes sin cumplir.

“Veracruz es un tiradero de cuerpos”

Las brigadas organizadas por la sociedad civil han encontrado múltiples fosas clandestinas en Veracruz.

El mayor hallazgo se produjo en Colinas de Santa Fe; un predio ubicado a unos 10 kilómetros del Puerto de Veracruz, donde mujeres integrantes del Colectivo Solecito encontraron entre agosto de 2016 -dos meses antes de que Duarte pidiera licencia- y marzo de este 2017 un total de 125 fosas clandestinas y los restos de al menos 250 cuerpos. Se trata de la mayor fosa clandestina de México en lo que va de sexenio de Enrique Peña Nieto.

En febrero de 2016, las autoridades encontraron otro predio en Veracruz llamado ‘Rancho El Limón’, donde hallaron al menos 3 mil restos humanos, entre los que se encontraban los de dos de los 5 jóvenes que fueron secuestrados en Tierra Blanca, Veracruz, en enero de 2016.

Y en abril de 2016, la Brigada Nacional de búsqueda de personas desaparecidas encontró en 15 días de trabajos, 15 fosas clandestinas con cientos de restos. “Veracruz es un tiradero de cuerpos”, criticó uno de los activistas que participó en la brigada.

Homicidios en su máximo histórico      

¿Y las cifras sobre seguridad? En agosto de 2016, dos meses antes de que en octubre Duarte pidiera licencia como gobernador, se registraron 179 asesinatos en Veracruz, la cifra mensual más alta en la entidad desde que se lleva un registro oficial (1997) de este delito. De hecho, este dato ‘pulverizó’ el récord registrado en julio de 2016, con 132 homicidios.

De enero a septiembre de 2016 hubo 846 homicidios dolosos, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública. Lo que representa un alza de 119% en comparación con el mismo periodo de 2015 (385 asesinatos), y de 117% en comparación con 2014 (389).

¿Ya solo se roban frutsis en Veracruz?

2014 fue el año con mejores resultados para la administración duartista, en cuanto a la cifra de homicidios se refiere: se pasó de 863 en 2013, a 487. Un 45% a la baja.

Tal vez por la euforia de este dato, Duarte declaró en octubre de ese 2014 que en su estado “antes se hablaba de balaceras, de asesinatos y ahora hablamos de que se robaron un frutsi y unos pingüinos en un Oxxo”.

El Sabueso verificó la información y concluyó que tal afirmación era “ridícula”, ya que ese mismo mes se robaron 535 autos, hubo 281 robos a casa habitación y 189 robos a negocio, además de que se registró 5 balaceras en varios municipios, dejando 9 muertos y 6 policías lesionados.

La entidad más peligrosa para la prensa

Desde el 2000 hasta octubre de 2016, cuando Duarte dejó de ser gobernador de Veracruz, un total de 21 periodistas fueron asesinados en la entidad, según documentó la organización civil Artículo 19.

Ahora bien, de esos 21 casos en 16 años, cuatro fueron cometidos durante el gobierno de Fidel Herrera (2004-2010), y hasta 17 tuvieron lugar en la administración de Javier Duarte. Es decir, 17 comunicadores asesinados en algo menos de 6 años; una cifra que sitúa a Veracruz como la entidad en México “más violenta para la prensa”.

El primer asesinato de un periodista durante el gobierno de Duarte fue el de Noel López Olguín, de Noticias de Acayucan, desaparecido en marzo de 2011 –tres meses después de la toma de protesta del mandatario- y hallado muerto meses después.

Tras él, vino una larga lista que puedes consultar aquí.

Más pobreza

Durante la campaña proselitista para acceder a la gubernatura, Javier Duarte insistió en la que sería una de sus propuestas más ambiciosas: reducir la pobreza al 50% en la entidad durante su mandato.

Pero de acuerdo con cifras oficiales del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Duarte no solo no cumplió su promesa, sino que además deja un Veracruz más empobrecido.

Según el Coneval, cuando Duarte tomó protesta el 1 de diciembre de 2010, el 57.6% de los veracruzanos vivía en condiciones de pobreza. Dos años después, en 2012, el número se redujo: 52.6%. Sin embargo, para el año 2014 –el dato más reciente que Coneval publicó en 2015-, el número de pobres en el estado era de un 58%; casi 6 de cada 10 veracruzanos.

Esto es, la pobreza repuntó: pasó de 57.6% de la población pobre en 2010 a 58%. O traducido a números totales: con Duarte la cifra de pobres en Veracruz aumentó en 186 mil personas.

Aumenta el rezago educativo

Con Javier Duarte también aumentó el rezago educativo en la entidad.

El Coneval reporta que en 2010 el 25.8% de la población presentaba rezago educativo, frente al 27.8% de 2014. O en número totales: ahora hay 28 mil personas más que presentan rezago educativo que cuando Duarte inició su mandato.

Además, dejó a Veracruz en el lugar 29 de 32 en el ranking del Índice de Cumplimiento de la Responsabilidad Educativa Estatal (ICRE) 2016, el cual mide qué tanto cumplen las autoridades con su obligación de garantizar el derecho a aprender de todos los niños y jóvenes.

Veracruz tenía una calificación de 4.6 sobre 10 en el ICRE, el cual destaca algunos datos relevantes. Por ejemplo, que 4 de cada 10 jóvenes en secundaria no desarrollan conocimientos y habilidades básicas en Matemáticas; 8 de cada 10 niños de 3 años se quedan fuera del preescolar; y solamente 1 de cada 10 niños en la entidad con necesidades educativas especiales recibe atención especial.

Destrucción de empleos

Otro de los pendientes de Duarte fue la creación de empleos. Si bien la meta de Veracruz era crear 74 mil empleos anuales en función de su Población Económicamente Activa, las cifras oficiales reflejan que el objetivo nunca estuvo cerca de cumplirse. Es más, en algunos años, como en 2013 y 2015, no solo no se generaron 70 mil empleos, sino que se perdieron mil 500 y más de 9 mil, respectivamente.

Y otro dato: de haberse cumplido la meta propuesta por el ejecutivo estatal, de 2011 a 2015 se habrían creado 370 mil nuevos puestos de trabajo en Veracruz. En cambio, de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, solo se crearon 44 mil en esos 5 años.

Además, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, de 2013 a 2015 el desempleo aumentó en Veracruz 12%.

grafico-veracruz-duarte

La deuda aumenta… 

La deuda pública de Veracruz aumentó de 21 mil 500 millones de pesos en 2010, cuando entró Duarte, a 45 mil 776 millones en 2016, un 63% al alza. De hecho, por monto total de deuda, en el país solo están más endeudados la Ciudad de México y Nuevo León.

Como porcentaje del PIB estatal, la deuda de Veracruz aumentó de 3.1% a 4.7%. A nivel nacional, Veracruz es en 2016 el sexto estado con mayor deuda según el PIB comprometido –el número 1 es Chihuahua, con 8.3%-

La deuda pública estatal es el dinero que los gobernadores piden prestado a acreedores privados para financiar proyectos en la entidad –autopistas u otras obras de infraestructura, por ejemplo- o aliviar las finanzas locales.

Que los gobiernos estatales contraten deuda no es algo negativo si ésta se utiliza para proyectos productivos. El problema, según apunta el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), es que los estados contraten un monto de deuda mayor a sus ingresos y ofrecen como garantía de pago las participaciones federales –los recursos que entrega el gobierno federal para que la economía del estado esté en marcha y contribuya a la del país-.

En el caso de Veracruz, el 79.5% de las participaciones federales están comprometidas para el pago de la deuda. Es decir, casi todo lo que el gobierno federal da al Estado es parte de la garantía para pagar a los bancos y acreedores.

… Y el crecimiento se estanca

En contraste con la deuda, Veracruz solo creció 1.7% en promedio entre 2010 y 2016, por debajo del crecimiento de todos los estados con los que colinda. Además, según datos del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal del Inegi, es el segundo estado con menor crecimiento en ese periodo, después de Campeche. Y al acortar la ventana de tiempo de 2013 a 2016, el estado se ha mantenido estancado con un crecimiento anual promedio de 0%.

De acuerdo con la organización México cómo vamos, este bajo crecimiento económico ha generado una baja productividad laboral y alta informalidad en los empleos. La productividad laboral en Veracruz es de 106 pesos por hora trabajada, mientras que a nivel nacional cada hora trabajada equivale a 133 pesos. En cuanto a la informalidad, 62.2% de los trabajadores son informales, el  mayor nivel durante los últimos 10 años. 

México cómo vamos apunta que una razón detrás de este bajo desempeño económico de Veracruz es un “ambiente de negocios poco propicio”, debido al manejo “poco responsable” de la deuda por parte de la administración de Duarte, y a la inseguridad que vive el Estado; donde el 80% de la población percibe a Veracruz como “inseguro”, según la encuesta ENVIPE del Inegi, frente a 73% a nivel nacional.   

Adeuda gobierno de Duarte más de 2 mil millones a la UV

Y por último, otro de los grandes ‘debes’ de Duarte: terminó su gobierno con una deuda de 2 mil 301 millones de pesos a la Universidad Veracruzana (UV).

Al corte financiero de junio de 2016, el gobierno mantiene retenidos 324.7 millones de pesos correspondientes al subsidio que autoridades federales remitieron a la UV, a través de la administración del estado. Además, el gobierno de Duarte sigue sin entregar mil 976.2 millones de pesos correspondientes a los subsidios que el gobierno del estado presupuesto para la UV y que no le dio.

Con información de Tania Montalvo. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Tanya Dalton

Cómo reducir el estrés en la pandemia de COVID en 3 simples pasos

La demanda de atenciones relacionadas con la salud mental han aumentado durante los meses en que la COVID-19 se ha propagado por el mundo. ¿Cómo enfrentar los altos niveles de estrés y ansiedad que provoca la pandemia? Esta es una de las herramientas que puede ayudarte.
Tanya Dalton
19 de noviembre, 2020
Comparte

La pandemia de COVID-19 ha dejado ya más de 40 millones de personas infectadas en el mundo y más de un millón de víctimas fatales.

Quienes no han sido afectados de manera directa por el virus, probablemente han tenido que hacer cambios en su vida para adaptarse a las presiones familiares, económicas o laborales que la pandemia ha impuesto en un contexto de incertidumbre.

Según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 130 países, la demanda de consultas relacionadas con problemas de salud mental se ha incrementado, mientras que los sistemas de salud no dan abasto para responder a esos requerimientos.

Los especialistas hablan de una “crisis de salud mental sin precedentes”, donde una de las causas son los altos niveles de estrés.

Tanya Dalton, consultora especializada en productividad laboral, fundadora de la firma estadounidense Inkwell Press y autora de The Joy of Missing Out (“La alegría de perderse las cosas”), se ha especializado en el trabajo con mujeres.

En estos meses le ha tocado ver cómo muchas de ellas han aumentado su autoexigencia para responder a las demandas del trabajo y de su vida familiar, particularmente aquellas que suelen ser perfeccionistas y que, por ese motivo,no se permiten fallar.

“Tenemos que ser agresivamente imperfectos”, dice Dalton en diálogo con BBC Mundo, refiriéndose a la urgente necesidad de aceptar la imperfección como parte de nuestras vidas de una manera frontal.

No basta, explica, con bajar las revoluciones y reducir el número de tareas. Lo que se requiere es un profundo cambio de mentalidad que permita aceptar la imperfección en nuestras vidas como algo natural.

Una ilustración con personas usando mascarillas

Getty
“Está bien sentirse vulnerables”, argumenta Dalton.

Y ahora, en tiempos de pandemia, es el mejor momento para hacerlo. “Está bien sentirse vulnerable porque todos nos estamos sintiendo de esa manera”.

“En todos mis años de experiencia, he visto cómo ese cambio de mentalidad las ayuda enormemente en el trabajo y en sus vidas”, señala.

Estos son tres simples pasos para ser agresivamente imperfectos y bajar los niveles de estrés, según la consultora.

1. Priorizar lo que es importante y urgente

Se trata de identificar las tareas que nos llevan hacia objetivos a largo plazo y que tienen una fecha límite apremiante.

Para eso, hay que ponerlas en la parte superior de una listay darles máxima prioridad.

El problema es que cuando las personas están corriendo contra el reloj, no queda espacio para innovar o para encontrar soluciones creativas. Ahí es donde entra el segundo nivel.

2. Desarrollar lo que es importante, pero no urgente

En el segundo nivel están las actividades que nos acercan a nuestros objetivos finales porque se centran en la planificación futura y la superación personal, pero no tienen una fecha límite inminente.

Y precisamente porque no tienen un plazo a cumplir de manera urgente, es muy fácil que desaparezcan completamente del radar.

Es importante dejarles un espacio, dice Dalton, porque se trata de las actividades y proyectos que eventualmente aumentarán las posibilidades de un mejor desempeño laboral y personal.

3. Adaptarse (dejando de lado las cosas sin importancia)

En el tercer nivel entran las cosas sin mayor importancia, que no ayudan a alcanzar las metas a largo plazo pero que hacen muchísimo ruido.

Por ejemplo, cualquier tarea cotidiana del hogar como lavar los platos. O cumplir con un compromiso extralaboral simplemente porque nos sentimos obligados a hacerlo.

Una ilustración que muestra a una mujer sentada en posición de yoga frente a un reloj

BBC
Dalton plantea que es necesario priorizar las tareas partiendo por las cosas que son importantes y urgentes al mismo tiempo.

Por eso, hay ocasiones en que hay que decir que no. “No pasa nada si la cocina es un desastre”, apunta Dalton. Si se tiene que hacer más tarde o incluso mañana… tendrá que quedar para después.

Lo bueno de hacer una lista de cuestiones importantes, agrega, es que dejamos de desperdiciar energía pensando en qué viene a continuación y, en cambio, trabajamos por prioridades.

“Centrarse en nuestras prioridades es lo que separa a los ocupados de los verdaderamente productivos”, apunta.

“Pasé años sintiendo que todos los días se quedaban cortos. Finalmente me desperté y me di cuenta de que no existe lo perfecto”.

“Es hora de liberarse”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DuMVeWY6gZU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.