close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Autoridades, principales agresores de periodistas y defensores, acepta Gobernación
Según los casos evaluados por el Mecanismo de Protección, las autoridades son las principales causantes de las agresiones de periodistas y defensores de derechos humanos.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
19 de mayo, 2017
Comparte

Cuando el presidente Enrique Peña Nieto anunció su plan de protección a periodistas, aseguró que el gobierno federal como los gobiernos estatales “haremos valer la justicia y la libertad de expresión”. Paradójicamente, el mayor número de agresiones contra periodistas en México proviene de servidores públicos.

De acuerdo con el informe estadístico emitido por la Secretaría de Gobernación (Segob), con motivo de 265 casos de periodistas que se han integrado al Mecanismo de Protección, durante el gobierno del presidente Peña Nieto, 98 funcionarios públicos fueron “probables agresores” de periodistas, contra 84 casos en los que los ataques provinieron de “particulares” y 83 de “desconocidos”.

El informe de Segob indica, además, que este patrón se repite en los casos de ataques contra defensores de derechos humanos: en 79 casos, las agresiones provinieron de servidores públicos, contra 76 ataques de desconocidos y 65 de particulares.

Aún así, el titular de la administración pública federal afirmó : “Lucharé hasta el último día mi mandato, a fin de fortalecer las condiciones para el ejercicio pleno del periodismo”, por lo cual, el segundo punto de su plan de acción en defensa de los periodistas será establecer un “Esquema Nacional de Coordinación·, cuyo objetivo será ·coordinar las acciones para hacer frente y reducir las situaciones de riesgo contra periodistas y defensores de derechos humanos·.

¿Plan reeditado?

En el anuncio del pasado miércoles, el presidente presentó como primer punto del plan, el “fortalecer la estructura y el presupuesto asignado al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas”.

Esta promesa; sin embargo, no es un compromiso nuevo, sino que ya había sido formulado desde principios de mayo, luego de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) denunció que, para este año, el presidente no había contemplado recursos para la operación del mecanismo, en su proyecto de presupuesto de egresos.

Desde el 16 de abril pasado, la CNDH hizo público que, en la actualidad, el Mecanismo opera con recursos remanentes de 2016, lo cual fue confirmado una semana después por la Comisión Especial de Seguimiento a las Agresiones contra Periodistas, del Congreso de la Unión, la cual exhortó a la Secretaría de Hacienda a otorgar al menos 80 millones de pesos para este fin.

Sólo después de que la CNDH y el Congreso de la Unión reportaron esta omisión, el presidente se comprometió a consolidar y otorgar recursos para que el Mecanismo pueda operar en 2017, promesa formulada durante un encuentro con delegados de la organización internacional denominada Comité para la Protección a Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), sostenido el pasado 4 de mayo. Once días después, los periodistas Javier Valdez y Jonathan Rodríguez fueron asesinados.

Tres sentencias para 126 asesinatos de periodistas: CNDH

Según información divulgada por la CNDH, entre el año 2000 y la actualidad, al menos 126 periodistas han sido asesinados en México. En ese mismo lapso, sólo han sido emitidas tres sentencias relacionadas con esos crímenes.

Esta situación de impunidad es tan grave que, el pasado 16 de mayo, Jan Jarab, representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, señaló a las autoridades mexicanas que “la investigación, persecución y sentencia para los perpetradores sería la mejor prevención para que no se repita” la violencia.

Un día después, al presentar su plan de protección a periodistas, el presidente Peña Nieto se comprometió a “fortalecer” la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión”, para lo cual, anunció acciones que, de por sí, deberían darse, tales como: “revisión e impulso permanente de las investigaciones en proceso”, “coordinación transversal entre autoridades locales y federales para garantizar la inmediata atención de los periodistas”, “apoyo a las entidades en la creación de unidades o ministerios públicos especializados en libertad de expresión”, y “creación de protocolos homologados a nivel nacional para la investigación y atención a víctimas”.

Cabe destacar que durante el acto en el que este plan de protección a periodistas fue anunciado, fotorreporteros que daban cobertura exigieron al presidente, a gritos, “¡Justicia!” y “!No más discursos!”.

405 solicitudes aceptadas

Durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el Mecanismo de Protección para las Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas  de la Segob ha rechazado 84 solicitudes de incorporación al Mecanismo; en contraste le ha dado entrada a 405 solicitudes.

En todos los casos se elaboró una evaluación por parte de la Unidad de Riesgo del Mecanismo, conformada por un grupo de especialistas capacitados por la organización Freedom House. “Cuando se determina que no hay elementos para dictar las medidas se rechaza la solicitud”, dijo el subsecretario de los derechos humanos de la Segob, Roberto Campa, en entrevista con Animal Político.

Para que la solicitud resulte negativa influyen una serie de factores relacionados con la falta de cumplimiento a los requisitos señalados en la Ley para la Protección de Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas, como pudiera ser que el solicitante no ejerza el periodismo o la defensa de los derechos humanos, según informaron las autoridades consultadas.

Sin embargo, se han presentado casos en los que la evaluación de riesgo resulta negativa “porque la autoridad no observa un riesgo en la integridad física de la persona o cuando se trata de hostigamiento judicial por parte de políticos”, dijo Leopoldo Maldonado, abogado de ARTICLE 19, organización que brinda apoyo legal a periodistas y medios de comunicación ante el Mecanismo.

“Cuando se han presentado casos de hostigamiento judicial, como son las demandas de políticos contra periodistas, la Unidad de Riesgo considera que no es necesario otorgar medidas porque no ven un factor de riesgo físico. Lo mismo sucede con amenazas vertidas en redes sociales; lo que nosotros hemos dicho es que este tipo de actos son un inhibidor para el trabajo de los periodistas y deben tener cabida en el Mecanismo”.

Una vez que la evaluación de riesgo concluye, ésta se presenta ante la Junta de Gobierno del Mecanismo y ahí se ponen en votación de sus integrantes, entre los que se encuentran cuatro representantes del gobierno, dos defensores, dos periodistas, todos con voz y voto, así como invitados permanentes, con voz pero sin voto, entre ellos un representante de la Oficina en México de la Alta Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Según el “Informe estadístico de marzo 2017” del Mecanismo, elaborado por la Segob, sólo durante el año pasado se negaron 17 solicitudes: 10 de periodistas y 7 de defensores y defensoras de derechos humanos.

Desde la óptica de las autoridades, el actual rezago en la protección a periodistas y defensores que solicitan su inclusión en el Mecanismo demuestra un “avance”, ya que representa un “descenso de 50% en el número de solicitudes que no han sido aceptadas, con respecto a los primeros años” de funcionamiento de este protocolo de actuación, tal como señala otro informe de Gobernación, titulado “Avances y retos 2012-2016”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Los países de América Latina donde se pagan más y menos impuestos
Cuba y Brasil son los países latinoamericanos donde más se pagan impuestos, mientras que Guatemala es el país de la región con menores impuestos.
24 de marzo, 2019
Comparte

Aunque el mundo de los impuestos suele ser una nebulosa por las peleas técnicas y las pasiones políticas que desata, es un debate que nunca está lejos de las primeras planas.

Si la economía marcha bien, no es extraño que se eleven las voces reclamando una mejor distribución del ingreso, a través de un alza de impuestos que le permita al Estado recaudar más dinero.

Con la misma fuerza, surgen los detractores que alertan sobre los efectos negativos que eso puede tener en el ahorro o la inversión.

¿Se pagan muchos o pocos impuestos en América Latina?

La respuesta depende del punto de comparación. Lo que habitualmente hacen los economistas es tomar como referente a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a muchas de las economías más desarrolladas del mundo.

En la región el promedio de los tributos llega a un 23% del Producto Interno Bruto (PIB) y en la OCDE, alrededor del 34%.

Impuestos América Latina. (% del PIB). .

Los países que menos pagan impuestos en América Latina son Guatemala (12,6% del PIB), República Dominicana (13,7%) y Perú (16,1%), según las última cifras disponibles que aparecen en el informe de Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe, elaborado por OCDE, CIAT, BID, CEPAL.

En el otro extremo está Cuba (41,7% del PIB), seguido por Brasil (32,2% del PIB) y Argentina (31,3%).

Mujer caminando

Getty Images
Cuba y Brasil son los países latinoamericanos donde más se pagan impuestos.

Los expertos consideran a Cuba como un caso aparte, dadas las características singulares de su economía, que difieren del resto de la región.

Y al mirar las experiencias de alta tributación de Brasil, Argentina y Uruguay, aparecen ciertas características comunes.

“Los tres tienen tasas impositivas elevadas, tanto en impuesto sobre la renta de las personas y sociedades, como en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que grava el consumo”, le dice a BBC Mundo Santiago Díaz de Sarralde, director de Estudios e Investigaciones del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), con sede en Panamá.

¿Más o menos impuestos?

“Ese alto nivel de impuestos les ha permitido financiar mayores gastos sociales, pero los efectos de una alta carga impositiva son muy variados según cada país”, apunta.

“Hay países desarrollados que han funcionado mejor con impuestos altos, con elevada presión fiscal, y otros que han funcionado bien con tasas menores”.

En la OCDE, por ejemplo, entre los países con impuestos más altos son Islandia, Dinamarca, Francia, Bélgica, Suecia, Finlandia, y “están entre los más competitivos del mundo“.

Finlandeses

Getty Images
En los países de la OCDE el promedio de impuestos es del 34% del PIB.

Por otro lado, el tema no es solo el monto de recaudación, sino también el tipo de impuestos y cómo gastan esos países la recaudación fiscal.

“Finalmente son diferentes modelos de sociedad”, agrega Díaz de Sarralde.

Aunque en 2016 (últimas cifras disponibles) los impuestos bajaron 0,3% respecto al año anterior, la tendencia ha sido al alza.

“En las últimas tres décadas ha subido la carga tributaria en la región, acercándose hacia la media de la OCDE”, dice el experto.

La media de la región se acerca al 23%, pero en los años 90 estaba a 15 o 16 puntos de diferencia más abajo.

Los desafíos tributarios

Hay países en la región que recaudan sobre el 30% y otros apenas 12%, algo que muestra gran disparidad. Y en general, la presión fiscal varía según el nivel de ingresos del país.

La otra cara de la moneda es el gasto de los gobiernos.

Mujer caminando en Guatemala

Getty Images
Guatemala es el país con menores impuestos de América Latina.

Los egresos han crecido mucho más y por eso tenemos situaciones fiscales complejas“, le dice a BBC Mundo Alberto Barreix, economista líder principal de Gestión Fiscal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Hay muchos países donde hay espacio fiscal para subir impuestos. En algunos el IVA, y en la mayoría de los países es el impuesto a la renta”.

Uno de los grandes desafíos, explica, es bajar los niveles de evasión.

Y la tendencia regional es “avanzar despacio por el camino de subir los impuestos, en la medida que suban los ingresos de los países”, apunta.

Billetes y artefacto para ahorrar

Getty Images
Uno de los desafíos en América Latina es bajar la evasión de impuestos.

Pero, advierte Barreix, “el problema con el impuesto a la renta personal, es que si tengo tasas demasiado altas, voy contra el ahorro”.

“Por eso hay espacio para subir impuestos, pero hay que hacerlo con cuidado”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

https://www.youtube.com/watch?v=ktu0V3H8ZsU&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=5BShG6hUsnI

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.