Cuando una empresa se convierte en tu religión: Cinta negra, una novela distópica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pepitas de calabaza

Cuando una empresa se convierte en tu religión: Cinta negra, una novela distópica

El nuevo libro de Eduardo Rabasa fue publicado por 'Pepitas de Calabaza'. Lee aquí un cachito de esta divertida distopía.
Pepitas de calabaza
Por Karen Julibeth
29 de mayo, 2017
Comparte

¿Qué estarías dispuesto a hacer por un salario como el de Carlos Slim? El personaje principal de Cinta negra (Pepitas de calabaza, 2017) sabe que podría estirar al máximo sus límites morales (si es que los tiene). Y por eso no duda en poner en peligro hasta su propia vida con tal de ser el empleado más reconocido de su empresa.

Con tintes de sátira y parodia, la novela de Eduardo Rabasa se puede enmarcar en la década de los noventa, cuando si bien existían teléfonos celulares no existían las redes sociales en internet tal y como las conocemos ahora.

La trama de Cinta negra gira en torno a Fernando Retencio, un oficinista que tiene un sólo objetivo en la vida: obtener la cinta negra, que es el máximo reconocimiento de Soluciones, una empresa que —como su nombre lo indica— se dedica a dar soluciones a las personas que contratan sus servicios. Y cuyo “sistema de pensamiento es como una especie de secta que lo engulle todo”, dijo Eduardo Rabasa.

“La idea era pensar en una especie de arquetipo, un sujeto contemporáneo que abunda y es bastante difundido. Que está motivado por esta especie de credo —que está obteniendo cada vez más tintes teológicos— de la cuestión corporativa, empresarial, del éxito, del dinero, la acumulación”, explicó Rabasa en entrevista.

Entrevista con Eduardo Rabasa

La cinta negra “es una especie de meta difusa vinculada con el estatus”.

Parte de la motivación del escritor para crear a Fernando Retencio nace del presente. Donde generaciones de estudiantes y trabajadores son educadas bajo un nuevo referente que deja afuera la ética. Aquí lo importante es ganar a toda costa. “Un poco como estos magnates de Silicon Valley. Una especie de raza o casta dominante”.

En el mundo de Cinta negra el objetivo de trabajar no se limita a traer el sustento a casa. Ir a la oficina se traduce en buscar, día a día, el éxito que también busca tu compañero, y que no pueden compartir. Entonces, tu colega es tu enemigo, pues busca lo mismo que tú.

Ahora, en el trabajo de oficina está “en juego casi la identidad, la personalidad, la valía de uno en el mundo”.

Pero, ¿qué es la cinta negra?

La gran obsesión de Retencio es la cinta negra, pero nadie —ni él— sabe qué es. Pero para el editor Eduardo Rabasa “es una especie de meta difusa vinculada con el estatus”.

Durante la novela una pizarra funge como mediador entre el dueño de la empresa (el señor Sonrisa) y los empleados. La pizarra los califica para luego ubicarlos en los lugares que les corresponde según su desempeño laboral. Cada vez más cerca o lejos de la amada cinta negra.

El poder de la pizarra es tal, que los oficinistas “viven entre con reverencia y temor por averiguar su suerte cada día”.

A continuación, un extracto de Cinta negra, cortesía de la editorial Pepitas de calabaza:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 gráficos que explican qué hacer si tienes una persona con COVID-19 en casa

Aislarse a causa de la covid dentro de una vivienda compartida no es fácil, pero estas medidas pueden ayudarte a resolver esta situación y evitar que el resto de los integrantes de la casa se contagie.
17 de febrero, 2021
Comparte

Todos los enfermos de COVID-19 deben mantenerse aislados para evitar propagar el coronavirus. Esta es la recomendación generalizada para todos los infectados con SARS-CoV-2 que no han desarrollado un cuadro grave de la enfermedad.

Idealmente, el enfermo dispondría de un espacio suficientemente grande como para pasar allí entre 10 y 14 días, o el tiempo que se requiera dependiendo de la evolución de los síntomas (si tienes fiebre alta, te sientes acalorado o con escalofríos, estás resfriado o tienes náuseas o diarrea, el período de aislamiento puede ser más largo, según el Servicio Nacional de Salud Británico).

Pero la realidad es que la gran mayoría vive en espacios compartidos sin acceso, por ejemplo, a un baño propio. Te explicamos de forma sucinta en cuatro gráficos cómo hacer si hay una persona aislada con covid-19 dentro de tu casa.

La habitación del enfermo

Gráfico de la habitación de un enfermo de covid

BBC

La puerta del cuarto donde duerme el enfermo debe mantenerse cerrada. Es importante abrir la ventana para dejar que circule el aire. Sus comidas debe hacerlas allí dentro, y todo la basura que genere (pañuelos descartables, mascarillas, etc.) debe tirarla a un bote con una bolsa plástica y cerrarla.

Si no es posible mantener al enfermo dentro de una habitación separada y debe compartir el cuarto con otra persona, coloca las camas al menos a dos metros de distancia, y si puedes, una barrera física alrededor de la cama del enfermo como una cortina de baño, un cartón grande, etc.

Si solo tienes una cama, se debe dormir de modo que la posición de la cabeza de uno esté al altura de los pies del otro.

Distancia de los demás

Gráfico de como mantener distancia de la persona enferma

BBC

Idealmente no debemos entrar a la habitación del enfermo y si lo hacemos en caso de ser absolutamente necesario, ambos deben usar mascarilla, y la persona que ingresa debe utilizar guantes desechables para manipular las cosas del enfermo.

Las comidas y todos los otros implementos que necesite hay que dejárselos en la puerta para que los recoja una vez que nos hayamos alejado.

El baño

Gráfico de como limpiar el baño que utiliza la persona enferma

BBC

Lo ideal es no compartir el baño con el enfermo. En caso de no ser posible, lo mejor es que la persona infectada utilice el baño compartido una vez que lo han hecho los demás y que luego limpie con guantes todas las superficies que ha tocado.

Si necesitamos usar el baño después de que lo ha utilizado la persona infectada, lo mejor es dejar pasar el máximo de tiempo posible.

El enfermo debe utilizar su propia toalla.

Si la persona con COVID-19 tiene su propio baño pero no está en condiciones de limpiarlo, podemos hacerlo usando una mascarilla y guantes descartables, pero solo en caso de ser absolutamente necesario.

Los objetos que toca la persona infectada

Gráfico de como limpiar los objetos que utiliza la persona enferma

BBC

Es importante no compartir objetos con el enfermo.

Por eso, debemos separar platos, cubiertos, vasos etc. para su uso exclusivo.

Una vez que los usa debemos lavarlos con detergente y agua caliente usando guantes descartables. Después de hacerlo debemos lavarnos meticulosamente las manos con jabón por al menos 20 segundos.

En cuanto a su ropa o sábanas sucias, debemos manipularlas con guantes y nunca sacudirlas. Se pueden lavar en agua caliente junto a la ropa del resto de los integrantes de la casa, y debe secarse con secarropas a temperatura caliente, si se puede.

Al terminar, lávate siempre las manos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8B-mGZ9rNPk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.