Estos son los 10 directivos mejor pagados en Estados Unidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.Io

Estos son los 10 directivos mejor pagados en Estados Unidos

Los ejecutivos de las 500 empresas estadounidenses más relevantes tienen un salario promedio que supera 347 veces el de sus empleados.
StockSnap.Io
Por BBC Mundo
11 de mayo, 2017
Comparte

Viven a diario el estrés de ser los máximos responsables de empresas millonarias de las que dependen miles de empleados. Pero estos directivos lo compensan con salarios de 8 cifras que sumados rozan los US$700 millones.

Los directivos de las compañías más grandes de Estados Unidos, las que cotizan en el índice S&P 500, ganan una media anual de US$13,1 millones. Es decir: 347 veces más que el sueldo promedio de sus trabajadores.

Los cálculos proceden de la Federación Estadounidense de Empleo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus siglas en inglés), la organización sindical más grande de EE.UU. y representa a 12,5 millones de trabajadores

La AFL-CIO realiza cada año una lista de los directivos mejor pagados para comparar sus remuneraciones con las de su personal. La que acaba de publicar, utiliza datos de 2016 y 2015, según como los haya facilitado cada compañía.

Estos son los 10 directivos mejor pagados en Estados Unidos.

1. Sundar Pichai

Sunday PichaiLLUÍS GENE
Pichai asumió las riendas de Google en 2015.

Salario 2015: US$100.632.102.

Nacido en India, Sundar Pichai lleva casi dos años al frente de Alphabet, la matriz de Google. Tiene 44 años. Estudió en el Instituto Indio de Tecnología de Kharagpur, la Universidad de Stanford y la escuela de negocios de la Universidad de Pensilvania, Wharton School.

Trabajó en la proveedora de insumos tecnológicos Applied Materials y en la consultora McKinsey & Company hasta 2004, cuando fue fichado por Google.

Ingresó a la tecnológica como parte del equipo que desarrolló el buscador Chrome, proyecto que posteriormente pasó a supervisar.

2. Thomas M. Rutledge

Thomas M. RutledgeJAMIE MCCARTHY
El director de Charter Communications recibió el año pasado acciones valoradas en US$78 millones.

Salario 2016: US$98.515.727.

Thomas M. Rutledge, de 62 años, es el director de la empresa de telecomunicaciones Charter Communications, propietaria de la marca Spectrum.

Se trata de uno de los mayores operadores de televisión por cable en Estados Unidos y acaba de anunciar una alianza con Comcast para embarcarse en un nuevo reto: proveer servicios de telefonía celular e Internet.

Rutledge estudió Economía en la Universidad de California. Rutledge escaló en la lista debido a un pago recibido en acciones de su empresa por un valor total de US$78 millones. El año anterior, su sueldo había sido de US$16,4 millones.

Su firma cotizó en 2015 a US$288 la acción, por lo que recibir parte de su remuneración en acciones le puede resultar muy lucrativo. Aunque se trató de pago puntual y no volverá a recibir una compensación similar hasta 2020.

3. Dara Khosrowshahi

Dara KhosrowshahiDREW ANGERER
Desde que Khosrowshahi fuera nombrado director de Expedia, la firma ha crecido hasta convertirse en una de las líderes de su sector.

Salario 2015: US$94.603.552.

Dara Khosrowshahi nació en Irán, de donde tuvo en 1978 con su familia tras el estallido de la Revolución islámica. Su destino fue Tarrytown, un pequeño pueblo cercano a Nueva York donde, asegura, nunca se sintió un refugiado.

Estudió ingeniería eléctrica en la Universidad de Brown y trabajó en varias empresas hasta asumir en 2005 la dirección del grupo Expedia. Bajo su mandato, el conglomerado ha crecido hasta convertirse en una de las agencias de viajes más grandes del mundo. Opera en más de 70 países a través de más de 150 marcas como Hotels.com, Trivago y HomeAway.

Al igual que Rutledge, Khosrowshahi recibió en 2015 una compensación especial en acciones de su firma por un valor de US$90,8 millones. Esta formó parte de un acuerdo por el que el directivo se comprometió a permanecer en la compañía hasta septiembre de 2020.

4. Viacom: Philippe P. Dauman

Philippe P. DaumanSIMON RUSSELL

Salario 2016: US$93.021.795.

Philippe P. Dauman fue entre 2006 y 2016 director de Viacom, el conglomerado mediático propietario de canales de televisión como Nickelodeon, MTV y el argentino Telefé, así como productoras cinematográficas, entre las que destaca Paramount Pictures.

Dauman llegó el año pasado a un acuerdo para abandonar la empresa con una compensación de US$72 millones, de ahí que su remuneración fuera tan alta durante ese ejercicio. El directivo estadounidense de origen francés fue despedido tras una serie de enfrentamientos con el propietario de Viacom, Sumner Redstone, y su hija Shari Redstone.

5. Leslie Moonves

Leslie MoonvesDREW ANGERER
El director del conglomerado CBS recibió dos bonos tras la subida del valor de las acciones de la firma.

Salario 2016: US$69.550.657.

A sus 67 años, Leslie Moonves es el máximo responsable de otro conglomerado mediático: CBS. Se encuentra entre los directivos mejor pagados de Estados Unidos desde hace años.

El sueldo registrado el año pasado se debe a un bono de US$32 millones y una compensación en acciones por el valor de US$31,9 millones. Ambos se le concedieron después de que la cotización en bolsa de su firma se incrementara en un 35%.

6. Fabrizio Freda

Fabrizio Freda junto a ora persona.SLAVEN VLASIC
Fabrizio Freda (a la derecha) recibió una compensación en acciones para permanecer en Estée Lauder.

Salario 2016: US$48.369.401.

Originario de la región italiana de Nápoles, Fabrizio Freda lleva las riendas del fabricante de cosméticos Estée Lauder desde 2009. Antes, fue ejecutivo en Proter & Gamble.

La remuneración de este directivo de 60 años casi se triplicó el año pasado, después de que su compañía le ofreciera una compensación en acciones para que no abandone la empresa hasta 2023.

7. Mark G. Parker

Mark ParkerFABRICE COFFRINI
Parker empezó a trabajar en Nike como diseñador de calzado.

Salario 2016: US$47.615.302.

Mark G. Parker lidera la empresa de ropa deportiva Nike desde 2006.

El estadounidense ingresó a la firma en 1979 como diseñador de calzado. El año pasado ganó un 200% gracias a unas acciones que, en un principio, estaban equivalían a US$3,5 millones pero, posteriormente, se revalorizaron hasta los US$33,5 millones.

En realidad, su salario base es de US$1,5 millones.

8. Leonard S. Schleifer

Salario 2015: US$47.462.526.

Leonard Schleifer tiene 63 años y es el director de la farmacéutica Regeneron Pharmaceuticals. Estudió en la Universidad de Cornell y la Universidad de Virginia.

Fundó la firma en 1988. Tras un par de fracasos iniciales, consiguió desarrollar un medicamento eficaz: Eylea, que previene que las fugas de sangre en las venas oculares causen ceguera.

9. Robert A. Iger

Robert A. IgerMIKE COPPOLA

Salario 2016: US$43.882.396.

Robert A. Iger fue presidente del canal de televisión ABC durante muchos años. En 2005, pasó a ser el director del grupo al que este pertenece: The Walt Disney Company.

A sus 66 años, ha intentado retirarse, pero la falta de un sucesor le ha llevado a tener que postergar la decisión tres veces.

Su remuneración de 2016 consistió en un salario base de US$2,5 millones, acciones por el valor de US$17,2 millones y un plan de incentivos que le aportó US$20 millones. Para muchos, las cifras son impresionantes. Pero en realidad, para él, son inferiores a las de años anteriores.

10. Mark V. Hurd

Mark V. HurdJUSTIN SULLIVAN

Salario 2016: US$41.121.896.

Mark V. Hurd está al frente de la compañía de software Oracle desde 2010. Actualmente, la codirige junto a Safra Catz y, antes, trabajaba en HP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: el extraordinario caso del hombre que dio positivo 43 veces a COVID

Dave Smith es uno de los pocos pacientes que permaneció cerca de 300 días con el virus SARS-CoV-2 activo dentro de su cuerpo y vivió para contarlo.
19 de julio, 2021
Comparte

En marzo de 2020, Dave Smith, un instructor de manejo británico de 72 años, se contagió de covid-19.

Reino Unido estaba en ese momento atravesando la primera ola de la pandemia y Smith tenía una serie de afecciones de salud preexistentes —había sido diagnosticado con leucemia y tratado exitosamente con quimioterapia en 2019— que lo hacían particularmente vulnerable ante el virus.

La mayoría de las personas infectadas con SARS-CoV-2, incluso aquellas que sufren la llamada covid-19 de larga duración, eliminan el virus de su cuerpo en un promedio de 10 días.

En el caso de Smith, en cambio, este se quedó en estado activo dentro de su cuerpo por más de 290 días.

“Las conté. Fueron 43 veces“, le dice Smith a la BBC, rememorando la cantidad de pruebas PCR que dieron positivo.

“Rezaba todo el tiempo pidiendo que la próxima fuera negativa, pero nunca lo era”.

Los médicos confirmaron que no se trataba de una reinfección sino de una infección persistente tras secuenciar el virus en el laboratorio.

Dave Smith y su esposa Lyn

BBC
Smith conversó con su esposa para dejar las cosas en orden, pues no creía que se recuperaría.

Los cerca de 10 meses que Smith pasó enfermo —que incluyeron siete internaciones hospitalarias— fueron una agonía para él: sus niveles de energía eran mínimos, y necesitaba ayuda para casi todo.

“En un momento dado estuve tosiendo cinco horas sin parar. Desde las cinco de la mañana hasta las diez de la noche. No puedes imaginar el agotamiento que genera esto en tu cuerpo”, dice el paciente, que perdió 60 kilos en el transcurso de su enfermedad.

El de Smith es uno de los casos de infección activa por covid-19 más prolongados que se haya registrado hasta el momento en el mundo.

Infección persistente vs. covid de larga duración

El caso de Smith es extremadamente poco común, sobre todo por la cantidad de tiempo que le llevó eliminar el virus, pero es algo que puede ocurrir en personas inmunocomprometidas.

Así se lo explica a BBC Mundo Andrew Davidson, profesor de virología de la Escuela de Medicina Celular y Molecular de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, y parte del equipo que investigó el caso de Smith.

“Normalmente tu sistema inmune se deshace del virus produciendo anticuerpos que se le unen, impidiéndole así que infecte a las células, y también con linfocitos T, que destruyen a las células infectadas con el virus y otros mecanismos”, dice.

Pero como el sistema inmunitario de Smith estaba debilitado, no podía combatirlo.

Esto puede ocurrir no solo con el SARS-CoV-2 sino también con muchos otras virus que pueden quedar dentro del cuerpo de forma permanente.

Mujer enferma

Getty Images
En la covid de larga duración los síntomas continúan pese a que el virus fue eliminado, mientras en una infección persistente sigue presente y activo.

“Algunos virus causan una infección persistente y una vez que te has infectado es muy poco probable que te liberes del virus”, explica Davidson, y da como ejemplo el virus del VIH que se queda dentro del cuerpo, en estado latente.

“Puedes tratarlo con antivirales que suprimen al virus, pero no lo eliminas”, agrega.

El virólogo aclara que la covid-19 de larga duración y la infección de covid persistente son dos cosas diferentes: mientras que en la primera ciertos síntomas como el cansancio o la dificultad para respirar subsisten pese a que el virus ya fue eliminado, en la segunda el virus está presente y activo.

Una hipótesis que está siendo investigada en el caso de la covid de larga duración es la posibilidad de que el virus siga estando dentro del paciente, escondido dentro de algún órgano, y por eso no es detectable.

Hasta el momento esto no ha sido confirmado y esta forma de enfermedad sigue siendo un enigma para los médicos.

El tratamiento de Trump

Smith logró finalmente superar la enfermedad con un cóctel de fármacos antivirales de la farmacéutica estadounidense Regeneron que contienen dos anticuerpos monoclonales (casirivimab y imdevimab).

El tratamiento —el mismo que recibió el expresidente de Estados Unidos Donald Trump— no está aprobado en Reino Unido, pero le fue suministrado a Smith por razones humanitarias, dada la particularidad de su caso.

Después de 45 días de recibir la medicación, la PCR dio por primera vez un resultado negativo.

Expresidente de EE.UU. Donald Trump

Getty Images
Smith fue medicado con los mismos fármacos que se utilizaron para tratar a Trump.

“Fue como haber recibido una nueva vida”, recuerda Smith, quien confiesa que estaba “listo para abandonar la pelea” y que había conversado con su esposa Lyn para “dejar los asuntos en orden”, pensando en que no sobreviviría.

Sus médicos creen que fueron los fármacos lo que permitió curar la enfermedad, aunque estiman que existe una posibilidad mínima de que el paciente estuviera a punto de mejorar por sí mismo y lo que sucedió fuera una coincidencia, más que una relación causa consecuencia.

“La única manera de probarlo es con un ensayo clínico adecuado”, señala Davidson.

Peligros de una infección persistente

Más allá de las implicancias personales de sufrir una infección persistente, la situación crea un riesgo epidemiológico a nivel de la comunidad.

En primer lugar, un paciente con una infección activa es potencialmente contagioso, aunque es difícil saber en qué grado en comparación con una persona que tiene una infección adquirida recientemente.

En el caso de Smith, este no pudo pasar el virus a otras personas ya que, por su debilidad, en la mayor parte del tiempo no salió de casa.

“Pero esto nos hace preguntarnos si no puede haber gente (con una infección persistente) dentro de la comunidad expulsando y propagando el virus”, señala Davidson.

PCR

Getty Images
Con cada prueba positiva, Smith iba perdiendo las esperanzas de recuperarse.

Por otro lado, mientras el virus continúe activo dentro de una persona, seguirá evolucionando y cambiando.

“Sabemos que en este caso cambió rápidamente y algunos de estos cambios fueron encontrados también en las variantes preocupantes”, explica el virólogo.

“El virus tiene la posibilidad de probar todo tipo de mutaciones y ver qué puede hacer, y puede evolucionar para volverse más transmisible”, agrega.

Ahora, fuera de peligro, Smith vive cada día agradecido, como si fuera un regalo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.