Por qué vivir en algunas zonas de la CDMX favorece el estrés y las enfermedades no transmisibles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo / Cuartoscuro

Por qué vivir en algunas zonas de la CDMX favorece el estrés y las enfermedades no transmisibles

Habitantes de zonas vulnerables son más propensos a enfermedades, como hipertensión o diabetes, debido al estrés provocado por entornos adversos.
Archivo / Cuartoscuro
Por Omar Páramo y Francisco Medina // UNAM Global
7 de mayo, 2017
Comparte

Somos un reflejo de nuestro ambiente y si vivimos en uno deteriorado o amenazante seremos más propensos a padecer enfermedades no transmisibles (ENT), como diabetes, obesidad o hipertensión.

Esto se debe a que lidiar con entornos adversos genera estrés crónico y éste, a su vez, favorece dichas enfermedades. No obstante, la medicina convencional suele obviar esto y, por lo mismo, soslaya la repercusión del medio en los organismos, señaló Edgar Gaytán Ramírez, académico de la chilena Universidad de Concepción y doctor por la UNAM.

Al ser cuestionado sobre su interés en el tema, el antropólogo indicó que todo se remonta a febrero de 2010, cuando un sismo de 8.8 grados Richter sacudió a Chile y provocó un tsunami, que dejó dos millones de damnificados, muchos de los cuales se concentraron en barrios formados por casas de madera, mejor conocidas como “de doble agua”.

“Al trabajar con estos grupos, integrados por personas resignadas a no poder reinstalarse en espacios más dignos, comencé a notar un deterioro en su salud y un aumento en los casos de enfermedades, como hipertensión, diabetes y trombosis, es decir, males ligados al estrés, la incertidumbre e indefensión que sentían a diario”, expuso.

A un lustro de aquella tragedia, Edgar Gaytán viajó a México a fin de estudiar este fenómeno y, para sacar adelante su indagatoria, eligió una zona periférica de la Ciudad de México, que fuera vulnerable tanto social como ambientalmente, con asentamientos golpeados por las inclemencias naturales: el municipio Valle de Chalco Solidaridad.

“Los colonos viven en una tensión diaria, la cual se dispara cada que llueve, pues saben que basta con un chubasco para que el canal Río La Compañía se desborde y que su afluente arrase con hogares e incluso provoque pérdidas humanas”, añadió.

A esta amenaza permanente se suma la indolencia de la autoridad, como denunció uno de los habitantes del lugar al ser entrevistado por Gaytán: “Los gobernadores nos echan la culpa por vivir aquí, o sea, somos culpables de inundarnos. Ellos no se responsabilizan”.

Al respecto, el investigador apuntó, “si esto es lo que viven a diario, ¿cómo no van a estar sometidos a una incertidumbre y ansiedad constantes y derivadas del ambiente? A la larga, esto se refleja en un incremento de casos de enfermedades que afectan a los humanos después de los 40 años, edad en la que suelen manifestarse las enfermedades no transmisibles”.

Los riesgos del estrés crónico

De visita en el Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM, el académico refirió que el estrés es una respuesta del cuerpo ante las amenazas, aunque advirtió que lo que ya no es natural es cómo ciertas condiciones socioambientales hacen que las personas lo padezcan por periodos prolongados.

“Ante estímulos estresantes nuestro cuerpo nos capacita para luchar o huir. En estos casos, el organismo genera hormonas que permiten activar los músculos a fin de escapar o dar pelea. A los animales esto les ayuda a salir rápido de una situación de emergencia, pero con los humanos la situación es distinta”, explicó.

Justo tres semanas antes del terremoto de Chile, el 4 de febrero de 2010, el canal Río La Compañía se desbordó, sumergiendo en aguas negras a diversas colonias del Valle de Chalco. Algo similar había acontecido en el año 2000 y lo mismo se repitió en 2011, en la misma zona y por las mismas razones.

¿Cómo reaccionan los habitantes de la zona a este déjà vu? Debido a que esto se asocia a la lluvia, la gente del lugar se ha condicionado y ante un evento pluvial comienza a experimentar ansiedad y a temer la aparición de aluviones que pongan en peligro su vida y patrimonio. Así, lo que inició como un estrés agudo, a fuerza de repetirse termina por ser inducido psicológicamente y volverse crónico, acotó Gaytán.

“Tras la inundación me dio colitis nerviosa; me proporcionaron medicinas, pero el doctor nunca me dijo de qué se trataba”, comentó una colona del Valle de Chalco al ser entrevistada por el académico.

Lee: La CDMX tiene un problema de caries, pero a la gente no le gusta ir al dentista.

Los rostros de las enfermedades

Para Gaytán es indudable que, por sus efectos en la calidad de vida, el estrés psicosocial debe ser visto como un factor de vulnerabilidad y para sustentar su argumento comparó los niveles de tensión de los habitantes de dos colonias de Valle de Chalco (El Triunfo y Unión de Guadalupe) con los experimentados por los residentes de otros dos asentamientos, aunque estos enclavados al sur la Ciudad de México (Ejido Viejo de Santa Úrsula Coapa y Vergel del Sur).

“Debido a las diferencias en cuanto a percepciones económicas, nivel de estudios o susceptibilidad ante eventos climáticos, el segundo grupo fungió como población de control”, subrayó el docente, quien recién obtuvo el grado de doctor por la Facultad de Filosofía y Letras y el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM.

Como parte de su indagatoria, el académico aplicó una prueba psicométrica para valorar el estrés en 164 individuos de las cuatro colonias. En dicho estudio, invariablemente, los habitantes de Chalco registraron los índices más altos.

A fin de establecer como esta condición favorece el deterioro de la salud, Gaytán cruzó datos y, mediante diversas fórmulas, calculó los porcentajes de riesgo cardiovascular entre los habitantes de ambos grupos.

Una vez más las cifras volvieron a ser consistentes, pues el riesgo derivado de la presencia de ENT como diabetes, hipertensión u obesidad mórbida resultó de 63.7% para los chalquenses, contra 36% de los colonos del sur.

Sobre los resultados obtenidos y su implicación en el entendimiento de temas tan complejos, Gaytán explicó que estos trabajos revelan los alcances de la antropología física y cómo, al adoptar nuevas herramientas, ésta arroja luz sobre problemáticas actuales.

“El fin de esta disciplina, que es trazar puentes entre la naturaleza biológica y cultural del humano, es fundamental para comprender fenómenos tan imbricados como el efecto del ambiente sobre la salud y la aparición de enfermedades en distintas poblaciones”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Afganistán: los primeros cambios para las mujeres en Kabul tras el control talibán

La toma del control de la capital afgana por parte del Talibán causa desconfianza en la población, particularmente en las mujeres, que temen perder los derechos ganados en los últimos 20 años
17 de agosto, 2021
Comparte
Mujeres caminan en Kabul el 15 de agosto.

Getty Images
Mujeres caminan en Kabul el 15 de agosto.

La llegada del Talibán a Kabul, la capital de Afganistán, despertó el miedo en los ciudadanos, principalmente en las mujeres.

Con el retorno del Talibán al poder 20 años después, las mujeres en Afganistán tienen miedo a perder los derechos sociales y económicos que ganaron en las dos últimas décadas.

El Talibán impone una interpretación radical y restrictiva de la ley islámica que restringe notablemente los derechos de las mujeres.

Estos son algunos de los cambios que se observan ya en Kabul contra las mujeres en los primeros días de control talibán.

Sin mujeres en la TV

Los principales canales de televisión de Afganistán siguen transmitiendo tras la llegada del Talibán al poder.

Sin embargo, hay diferencias notables, como el hecho de que ya no hay presentadoras mujeres en la pantalla, según detalla el servicio BBC Monitoring.

También se destaca que hay un gran aumento de comentarios favorables y muy pocas críticas al Talibán en los canales como el estatal National Afghanistan TV y los privados Tolo News, Ariana, Shamshad y 1TV.

Presentador afgano en el canal Shamshad TV.

Shamshad TV
Captura de pantalla de un presentador afgano en el canal Shamshad TV.

La televisión estatal, cuya dirección está en manos del Talibán desde la noche del 15 de agosto, ha estado transmitiendo en gran medida programas religiosos.

Por su parte, la mayor parte de la grilla de Tolo News y 1TV ha estado repitiendo programas emitidos el domingo, posiblemente debido a dificultades en el trabajo.

Sin embargo, Saad Mohseni, propietario de Moby Group, que incluye Tolo TV y Tolo News TV, dijo en un tuit: “Puedo asegurarles que nuestra gente está bien y que hemos continuado con nuestra transmisión ininterrumpida durante esta ‘transición'”.

Moby Group es el mayor generador de programas de entretenimiento, noticias y actualidad de Afganistán.

Asimismo, Shamshad TV, propiedad de un exasistente presidencial, estuvo transmitiendo contenido a favor de los talibanes.

En un programa, el corresponsal del canal mostró a los residentes de Kabul celebrando que el grupo traería seguridad y unidad al país.

Ni vestidos, ni maquillajes

Tras el avance del Talibán en Afganistán, muchos derechos sociales y económicos alcanzados durante los últimos 20 años se acabaron de repente, según le dijeron a la BBC varios ciudadanos afganos.

Mujeres con burka caminan frente a retratos de otras mujeres maquilladas en Kabul, el 7 de agosto de 2021.

Getty Images
En las calles de Kabul, hasta hace unos pocos días se podía ver publicidad con mujeres luciendo maquillaje.

Y las denuncias de recortes de libertades de las mujeres no son la excepción.

“Hay muchas restricciones ahora. Cuando salgo, tengo que llevar la burka (el traje que impide ver completamente el cuerpo de la mujer), como me lo ordenan los talibanes, y un hombre me tiene que acompañar”, aseguró una partera de Ishkamish, un distrito rural con escasos servicios, en la provincia de Takhar, en la frontera noreste de Afganistán con Tayikistán.

En los primeros dos días de la llegada del Talibán a Kabul, las calles de la capital empiezan a mostrar también indicios de esos cambios restrictivos para las mujeres.

Fotos en las redes sociales muestran que vidrieras con imágenes de mujeres sin velo, con maquillaje y con vestidos de fiesta estaban siendo arrancadas o tapadas con pintura.

https://twitter.com/bbclysedoucet/status/1426855750601789449

“No sé cómo será nuestro futuro”

Muchas mujeres en Kabul sienten miedo y desesperanza.

Una joven -que prefirió no identificarse- describió la ciudad como “silenciosa”. El Talibán gobierna la ciudad y todos están en casa, le dijo a la BBC.

“Tenía muchos planes para mi futuro, pero ahora no puedo ir al trabajo ni a la universidad”, agregó.

“No sé cómo será nuestro futuro. Esto me ha hecho perder la esperanza. Estoy buscando una manera de salir de Afganistán porque no hay esperanza para las mujeres”.

Mujer con los ojos pintados y burka.

Getty Images

Por su parte, Aisha Ahmad, que estudia Ciencias de la Computación en la Universidad de Kabul, terminó el domingo golpeada por la multitud que intentaban tomar un vuelo desde el aeropuerto internacional Hamid Karzai de la capital.

“A la multitud la empujó la policía, los niños y las mujeres estaban en el suelo, yo me lastimé las manos, los pies y las rodillas”, contó la joven de 22 años a la agencia de noticias PA.

Después de no poder abordar un vuelo, Ahmad pidió en las redes sociales que algún país le diera asilo para poder terminar su educación, que ya no lo cree posible.

“He perdido la esperanza y creo que no será un camino fácil”, aseguró. “Me siento como si estuviera en un túnel… No puedo ver ninguna luz brillante y no sé qué tan largo es el túnel”, añadió.

https://www.youtube.com/watch?v=eHBHETE7NM4

Mahbouba Seraj, una activista por los derechos de las mujeres y los niños en Kabul le dijo a la BBC que no le servía a nadie si todas las mujeres abandonaban el país y agregó que está dispuesta a dialogar y trabajar con el Talibán.

“Si las mujeres de Afganistán, las que están involucradas y hemos estado trabajando, pudiéramos sentarnos en una mesa y hablar con estas personas, podrían ser inteligentes y conocer los recursos que tienen en las mujeres de Afganistán”, afirmó.

“Porque antes de esto, antes del Talibán, ni el mundo ni nuestra propia república vio realmente la fuerza de la mujer afgana“.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.