La lengua larga de Javier Valdez, el periodista que optó por decirle no al silencio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Javier Valdez

La lengua larga de Javier Valdez, el periodista que optó por decirle no al silencio

El asesinato de Javier Valdez no solo es una afrenta al periodismo; es una agravio a la sociedad sinaloense que ha perdido a uno de sus principales pilares en materia de libertad de expresión.
Facebook Javier Valdez
Por Francisco Sandoval
15 de mayo, 2017
Comparte

Por muchos años Javier Valdez y su columna Malayerba fueron un baluarte del periodismo en Sinaloa, estado que por décadas se ha visto inmerso en una vorágine de asesinatos y desapariciones producto de la impunidad y el narcotráfico.

El asesinato de Javier no solo es una afrenta al periodismo; es un agravio a la sociedad sinaloense que ha perdido a uno de sus principales pilares en materia de libertad de expresión.

Aun cuando el propio Valdez se calificaba como una persona solitaria, contaba con cierta alegría en sus ojos y tono de voz que lo caracterizaban. Nacido en Culiacán, Sinaloa, el 14 de abril de 1967, era un periodista que siempre tenía una palabra de aliento para sus colegas, y nunca se acobardó ante la violencia y las amenazas.

Estudió sociología en la Universidad Autónoma de Sinaloa y como muchos de sus paisanos, quería que la violencia en Sinaloa -y en todo México- cesará. Le dolía, pero aun así cada semana, a través de su columna Malayerba, y sus diferentes libros, la reflejaba y era claro en señalar a los responsables.

Malayerba, Miss Narco, Huérfanos del Narco, Narcoperiodismo y Con una granada en la boca, fueron los títulos de sus libros, donde sin ningún tipo de censura narraba el drama del narcotráfico en México.

Apenas el pasado 29 de marzo, Javier y un centenar de periodistas sinaloenses protestaron frente la Catedral de Culiacán, por el homicidio de Miroslava Breach, reportera asesinada en Chihuahua.

“A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio”, escribió Valdez desde su cuenta de Twitter, tras el crimen de la periodista.

Filosofía Río Doce

La editorial, ¿Quiénes somos? de Río Doce, refleja perfectamente la filosofía de Javier y sus compañeros (Ismael Bojórquez, Alejandro Sicairos y otros cofundadores como Francisco Sarabia y Cayetano Osuna ) en cuanto a la forma de hacer periodismo:

“Ríodoce nació (en febrero de 2003) en un contexto de fuerte control de los medios de comunicación por parte del Gobierno estatal, al que solo se salvaba, parcialmente, el diario Noroeste. Por eso nos propusimos desde un principio marcar una distancia clara respecto al poder, concentrado entonces, de manera absolutista, en Juan Millán Lizárraga, gobernador del estado…La sombra del poder nos acompañó implacable los primeros dos años. El gobernador había lanzado una consigna: ‘Vamos a matarlos de hambre’. Fueron hasta las oficinas del periódico a decirlo. Incluso se cruzaron apuestas. ‘No llegan a mayo’; ‘No pasan de agosto’; ‘Ya mero truenan’. Nosotros nos habíamos planteado otra: sobrevivir. Y acordamos que de ser necesario saldríamos con una hoja impresa por los dos lados, pero no bajaríamos las cortinas”.

En diferentes reuniones con periodistas y defensores de los derechos humanos, donde se buscaban alternativas para frenar la violencia contra la prensa, Javier siempre fue una voz crítica y constructiva, a favor del gremio periodístico.

“No podemos negociar con los principales agresores”, señaló en más de una ocasión, ante la propuesta de abrir un diálogo con las autoridades policiacas, responsables de 2 de cada 3 agresiones contra la prensa, según ha documentado la organización internacional Artículo 19.

El Malayerba

En el marco de la “guerra” contra el narcotráfico declarada durante inicio del sexenio de Felipe Calderón, Javier Váldez se convirtió en referente de Sinaloa en muchos sentidos. No sólo por su pluma sino por su valentía que a veces parecía no tener filtro y que para muchos periodistas era una especie de ejemplo a seguir. En el entendido de que si  Váldez o su Malayerba ya lo habían escrito se podría retomar, y eso pasaba con muchos medios.

Era de los periodistas que sabía traspasar fronteras no sólo por su carisma, sino por su solidaridad con el gremio de México y otras latitudes donde inspiró a nuevas generaciones.

Era de esas personas que nació para enseñar. Siempre tenía un consejo o recomendación para sus colegas. En 2009, por ejemplo, participó activamente en un taller de periodismo de narcotráfico y violencia, organizado por la Fundación García Márquez, donde sus aportaciones fueron de gran importancia para tejer redes con periodistas de otros países y entender la violencia que en ese momento azotaba al país.

Dos años más tarde, en 2011, esa valentía que lo caracterizaba  los hizo acreedor del Premio Internacional a la Libertad de Prensa del Comité de Protección de Periodistas (CPJ), por el valor mostrado en su trabajo como periodista en una zona de alto riesgo (Sinaloa).

Durante la entrega de la premio, Valdez habló de los riesgos de ser periodista en México y dedicó el premio a sus colegas y a las víctimas de la violencia.

“He sido periodista estos 21 años y nunca antes lo he sufrido y gozado con esta intensidad, ni con tantos peligros. Donde vivo, Culiacán, Sinaloa, es un peligro estar vivo y hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos, que están en el narcotráfico y en el gobierno, un piso filoso y lleno de explosivos. Esto se vive en casi todo el país. Uno debe cuidarse de todo y de todos, y no parece haber opciones ni salvación, y muchas veces no hay a quién acudir”.

El asesinato de Javier ha cimbrado a los periodistas y a la sociedad sinaloense en su conjunto.

Si Javier cayó que era una de las cabezas y baluartes del periodismo honesto en Sinaloa qué no le pueden hacer a cualquier ciudadano o periodista sin su trayectoria.  Ese es el mensaje implícito además del terror, el miedo y la zozobra que nos deja su asesinato. Es la malayerba de la que escribía Javier Valdez, el periodista sinaloense que con su “lengua larga” optó por decirle “no al silencio”.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Coronavirus: qué dice el modelo matemático del Imperial College que cambió la estrategia de Reino Unido

Una medición hecha por el Imperial College de Londres muestra un panorama muy desolador si Reino Unido y Estados Unidos no toman medidas más drásticas frente a la pandemia que ataca el planeta.
Getty Images
18 de marzo, 2020
Comparte

La estrategia del gobierno británico contra el coronavirus se basaba en la “mitigación” y la “inmunización del rebaño”…

Pero de repente todo cambió: un modelo matemático presentado por el Imperial College de Londres daba un panorama extremadamente sombrío de cómo la enfermedad se iba a propagar por el país, cómo iba a impactar el sistema público de salud (NHS, por sus siglas en inglés) y cuántas personas iban a morir.

Y el mensaje no podía ser más claro: o se cambia de estrategia o más de un cuarto de millón de personas van a morir a causa del coronavirus. Incluso si el sistema puede atender a todos los pacientes contagiados.

En EE.UU., ese modelo determina que pueden fallecer entre un millón y 1,2 millones de personas por el coronavirus si no se toman medidas inmediatas.

“Podríamos estar viviendo en un mundo muy diferente del que conocemos durante un año o más”, le dijo al diario Financial Times Neil Ferguson, jefe del programa de modelos matemáticos del Imperial College de Londres.

Por eso, el primer ministro, Boris Johnson, comenzó a hablar de “supresión”, que es la estrategia que se utilizó en China y se traduce en romper la cadena de contagio con la distancia social de toda la población, en vez de “mitigación”.

Doctoires en Italia.

Getty Images
En Italia los contagios han alcanzado los 12.000 casos y más de 1.800 contagiados.

La OMS ya había señalado que si la opción fuera no hacer nada, las muertes en Reino Unido podrían llegar a las 510.000. Teniendo en cuenta esto se optó por la estrategia de la mitigación, con el fin de no cerrar el país.

Pero el gobierno, como lo señala el corresponsal para temas de salud de la BBC, James Gallagher, “confía en la ciencia para tomar decisiones y la ciencia cambia todo el tiempo”.

Y la ciencia le dijo al gobierno ahora que, si continuaba con el modelo de mitigación, no sólo habría esa cantidad de muertos, sino que el sistema de salud colapsaría.

La estrategia de supresión es la única viable“, advierte el informe del Imperial College.

Hasta este martes, en Reino Unido

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


El modelo

Para crear este modelo, los científicos, tomando en cuenta la experiencia de países como China y Corea del Sur, midieron las tres estrategias posibles para afrontar la pandemia:

  1. Supresión: romper las cadenas de transmisión, tratando efectivamente de detener la epidemia, y reducir los casos a lo más bajo posible, como lo ha hecho China.
  2. Mitigación: aceptar que no se puede detener el coronavirus, por lo tanto, disminuir su propagación y tratar de evitar el punto máximo en casos de contagio que harían colapsar al sistema público de salud. Esa era la estrategia del gobierno británico hasta este lunes.
  3. No hacer nada y que el coronavirus ataque a toda la población.

Lo que nos dice este modelo es que debemos reducir la curva de casos, con la certeza de que no la vamos a llevar a cero“, le dijo a la BBC Patrick Vallance, el asesor en temas científicos del gobierno británico.

El informe del centro de investigación parte del escenario más similar al que se ha enfrentado la humanidad con un virus sin una vacuna disponible: la pandemia de la gripe H1N1 de 1918, cuando al menos 18 millones de personas murieron alrededor del mundo.

Peronas en EE.UU.

Getty Images
De continuar con la estrategia de mitigación, en EE.UU., podrían morir 1,2 millones de personas debido al coronavirus.

Con eso en mente, el modelo implementado por el Imperial College para realizar su medición toma algunas variables como los días de incubación del virus (5,1 días), el promedio de personas que se contagiaron por día, las circunstancias de control que existían cuando se contagiaron y las tasas de mortalidad y recuperación.

También se tuvieron en cuenta, de acuerdo a los datos entregados por cada país, las políticas que se implementaron, como por ejemplo: personas que se les puso en cuarentena por mostrar síntomas, a las personas que se pusieron en cuarentena porque tuvieron contacto con otra persona infectada, distancia social de las personas mayores de 70 años, distancia social de toda la población y el cierre de colegios y universidades.

A cada uno de estos aspectos, los especialistas aplicaron variables de tiempo y cantidad de personas infectadas, y sobre todo, como podrían impactar esto en el sistema de salud de ambos países contando las camas disponibles en cada cada país.

Resultados

Los resultados dejaron desconcertados a los expertos: si no se toma ninguna medida en ambos países, el modelo señala que el pico de contagios se alcanzará en tres meses, infectará a cerca del 80% de la población y dejará 510.000 personas muertas en Reino Unido y cerca de 2,2 millones en EE.UU.

Además de un sistema de salud colapsado.

Con la estrategia de mitigación del contagio, además de las 255.000 muertes en Reino Unido y 1,2 millones en EE.UU., el problema sería mantener el sistema de salud por los casos que se darían en el largo plazo.

King cross

Getty Images
Después del cambio de estrategia del gobierno británico, lugares como las estaciones de trenes comenzaron a verse vacíos.

“Nuestra mayor conclusión de este modelo es que la estrategia de mitigación -la que el gobierno británico llevaba adelante- no es factible porque supone respaldarse en un sistema de salud que se vería sobrepasado en varios números en su capacidad de reacción”, se lee en el informe.

Los datos señalan que la estrategia de la supresión, que es la mezcla de todas estas políticas, reduciría en “dos tercios” la demanda de atención médica por parte de los servicios de salud en el punto más alto de la crisis y es “la política correcta para atender la pandemia”.

Y se añade: “Los efectos sociales y económicos para poder adoptar estas medidas serán profundos porque deberán ser financiadas durante un tiempo”.

Finalmente indica que muchos países ya han adoptado esta estrategia para mitigar el impacto en la sociedad y que incluso países como Reino Unido donde el coronavirus está en una etapa incipiente -en comparación con Italia y España- debe tomarla de forma inminente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=43s

https://www.youtube.com/watch?v=BsXdeTlTQ7c&t=25s

https://www.youtube.com/watch?v=TBuHqj-S9F4&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts