5 razones por las que Macron, un economista sin experiencia electoral, ganó la presidencia de Francia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

5 razones por las que Macron, un economista sin experiencia electoral, ganó la presidencia de Francia

¿Cómo un hombre de 39 años sin partido pudo ganar las elecciones? Es una pregunta que se hacen muchos adentro y fuera de Francia.
AFP
Por BBC Mundo
8 de mayo, 2017
Comparte

Emmanuel Macron es el responsable de un terremoto político en Francia.

Hace un año, él era miembro del gobierno de uno de los presidentes franceses más impopulares de la historia, François Hollande.

Ahora, a los 39 años, ganó las elecciones presidenciales, después de derrotar hace dos semanas a la corriente dominante del centro-izquierda y centro-derecha que se alternaba en el poder, y este domingo a la extrema derecha.

1. Tuvo suerte

Sin lugar a dudas, Macron se llevó la victoria en parte por los vientos de la fortuna.

Un escándalo público dejó noqueado al que era el candidato favorito inicial, el centro derechista François Fillon.

También el candidato socialista Benoît Hamon, del sector de izquierda, sufrió un golpe muy duro luego de que fue abandonado por los votantes tradicionales de su partido.

“Fue muy afortunado, porque se enfrentó a una situación que era completamente inesperada”, dice Marc-Olivier Padis, del grupo de estudios Terra Nova de París.

Francois FillonUn escándalo puso al líder de las encuestas, François Fillon, en el tercer lugar de la primera vuelta electoral.

2. Fue astuto

Pero la fortuna no es toda la historia.

Macron pudo haber contendido por la candidatura del Partido Socialista, pero se dio cuenta que, tras años en el poder e índices de aprobación pública bajos, la voz del partido siempre tuvo problemas para ser escuchada.

“Fue capaz de prever que había una oportunidad cuando nadie lo hizo”, dice Padis.

Observó a los movimientos políticos que han surgido en otras partes de Europa, como Podemos en España, o el 5 estrellas de Italia, y entendió que no había ninguna fuerza renovadora equivalente en Francia.

En abril de 2016, estableció su propio movimiento ciudadano, En Marche! (¡En Marcha!) y cuatro meses después se retiró del gobierno del presidente Hollande.

3. Ofreció algo nuevo

Después de haber creado su movimiento, tomó nota de la campaña de Barack Obama en Estados Unidos en 2008, dice la periodista independiente Emily Schultheis.

Su primera tarea importante fue la Grande Marche (la gran marcha), cuando movilizó a sus crecientes filas de activistas, muy energizados pero sin experiencia.

“La campaña utilizó algoritmos de una empresa política con la que trabajaba, que por cierto se habían ofrecido a la campaña de Obama en 2008, para identificar los distritos y barrios que eran más representativos de Francia”, dice Schultheis.

“Enviaron a la gente a que tocara las puertas de 300.000 personas”, explica.

Emmanuel Macron en campañaEmmanuel Macron se apoyó en un gran grupo de activistas, muchos de ellos jóvenes, que crearon redes de promoción, pero también escucharon a los electores en los barrios.

Los voluntarios no solo repartían volantes, llevaron a cabo 25.000 entrevistas de unos 15 minutos con los votantes en todo el país.

Esa información se introdujo en una gran base de datos que ayudó a entender cuáles deberían ser las las prioridades y políticas de campaña.

“Fue un grupo de discusión masiva de Macron para medir la temperatura del país, pero también se aseguró que la gente tuviera contacto con su movimiento desde el principio”, explica Schultheis.

“Era un ejercicio de entrenamiento que realmente puso las bases de lo que hizo este año”, añade la periodista.

Y supo sacarle provecho.

4. Presentó un mensaje positivo

La personalidad política de Macron parecía estar envuelta en contradicciones.

Era el político “recién llegado” que también solía ser visto como el protegido del presidente Hollande, quien luego lo nombró ministro de Economía.

También como un exbanquero de inversiones fundando un movimiento político, o como un político de centro con un programa radical para recortar puestos y gastos del sector público.

Eran municiones perfectas para su rival Marine Le Pen, quien lo tildó como el candidato de la élite, no el novato que decía ser.

Marine Le PenLa candidata del Frente Nacional de ultraderecha, Marine Le Pen, había logrado encabezar las encuestas hace un año, pero con el paso de los meses perdió apoyo.

Pero Macron esquivó los intentos de que lo etiquetaran como un nuevo François Hollande, creando un perfil que resonó entre la gente desesperada por algo nuevo.

“Hay un prevaleciente estado de ánimo pesimista en Francia, en cierto modo, demasiado pesimista. Y él vino con un mensaje muy optimista, positivo”, dice Marc-Olivier Padis, el analista de Terra Nova.

“Es joven, lleno de energía, y no explicaba lo que va a hacer de Francia, sino cómo la gente conseguirá oportunidades. Él es el único que tuvo este tipo de mensaje”, opina.

5. Tenía enfrente a Marine Le Pen

Frente a ese tono optimista, el mensaje deMarine Le Pen llegó a ser muy negativo: antiinmigración, anti Unión Europea, antisistema.

Los actos de campaña de Macron eran muy iluminados, con música pop a todo volumen, dice la periodista Emily Schultheis.

En cambio, las reuniones masivas de Marine Le Pen tenían a manifestantes que lanzaban botellas y bengalas, una fuerte presencia policial, escenarios oscuros y un público “muy enojado”.

Un acto de Le Pen y otro de MacronLos actos de campaña de Marine Le Pen (izquierda) tuvieron varios incidentes, mientras que los de Emmanuel Macron se caracterizaron por su colorido y ambiente festivo.

En el gran debate de televisión el 3 de mayo hubo muchas acusaciones, con insultos por ambas partes.

Le Pen era la “gran sacerdotisa del miedo”, una comerciante de aceite de serpiente del mismo entorno extremista que su padre.

Él era un títere socialista, una herramienta peligrosa del mundo financiero global que haría lo que pidiera la Alemania de Angela Merkel.

Sin embargo, muchos se alarmaron por la perspectiva de una presidencia de extrema derecha potencialmente desestabilizadora y divisoria, y lo veían a él como el último obstáculo en su camino.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Escándalos con la vacuna del coronavirus: cómo la lucha contra el COVID-19 desnuda viejos vicios de América Latina

El desarrollo de vacunas para combatir el coronarios ilusionó a la región, golpeada con especial dureza por la pandemia. Después surgieron los problemas.
27 de febrero, 2021
Comparte

En Argentina, Ecuador y Perú, los escándalos tumban a ministros de Salud. En Brasil, hubo al mismo tiempo escasez y desperdicio de vacunas. Y en otros países de la región recién llegan las primeras dosis.

La vacunación contra el COVID-19 se volvió de pronto un espejo flamante de viejos problemas del subcontinente como la corrupción, el favoritismo, la falta de planificación o la incapacidad para resolver grandes desafíos.

Cuando México protestó la semana pasada en Naciones Unidas por el “acaparamiento” de vacunas en los países ricos, puso el foco sobre algo reconocido por la Organización Mundial de la Salud: la alarmante brecha en la distribución global de las dosis.

Pero el rezago de la vacunación en Latinoamérica respecto a otras regiones se debe también a deficiencias propias, advierten expertos.

Por ejemplo, la carencia de materiales elementales como viales o filtros en México retrasó el envase y la distribución de millones de dosis de la “vacuna latinoamericana” producida en Argentina tras un acuerdo con la farmacéutica AstraZeneca.

“Hay una cuestión de dependencia externa, pero esa dependencia también es un fallo de América Latina: no tenemos la capacidad de producir esas vacunas, mientras que India o China, que eran tan subdesarrollados como nosotros hace 30 años, logran hacerlo”, dice Miguel Lago, director ejecutivo del Instituto de Estudios para Políticas de Salud (IEPS) en Brasil, a BBC Mundo.

“Terminemos con la payasada”

Con cerca de un cuarto de las muertes por COVID-19 en el mundo, pese a tener 8,5% de la población global, América Latina ha sido golpeada con especial dureza por la pandemia.

La región también sufrió el año pasado el peor desplome económico mundial tras la llegada del coronavirus, con una contracción de 7,4% del PIB según estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

Exministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos

Getty Images
El ministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos, renunció tras un escándalo por el envío de vacunas a un geriátrico donde estaba su madre.

En este contexto, el descubrimiento de las vacunas contra el coronavirus ilusionó a los latinoamericanos con ver pronto la luz al final del túnel.

Sin embargo, los esfuerzos de vacunación regional han estado marcados por polémicas, demoras y frustraciones.

Las renuncias de los ministros de Salud en Argentina, Ecuador y Perú ocurrieron después que en sus países se denunciara favoritismo en el acceso a las vacunas que escasean para la población en general.

El ministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos, dimitió a su cargo este viernes, en medio de investigaciones por el envío de parte de las primeras dosis de vacunas a un geriátrico privado donde estaba su madre.

En Argentina y Perú se reveló que funcionarios, exgobernantes o personas influyentes también se vacunaron de forma preferencial, sin seguir las reglas puestas al resto de la población.

Durante una visita a México esta semana tras pedir la dimisión de su ministro, el presidente argentino, Alberto Fernández, buscó enterrar el escándalo: “Terminemos con la payasada”, dijo.

El presidente argentino, Alberto Fernández, durante una visita a su par mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Getty Images
El presidente argentino, Alberto Fernández, se refirió a la polémica por “vacunas VIP” en su país durante una visita a su par mexicano López Obrador.

El mandatario aludió a la investigación judicial abierta sobre el caso denominado “Vacunatorio VIP” en su país y sostuvo que “no hay ningún tipo penal en Argentina que diga ‘será castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila'”.

Pero otros creen que estos casos son síntomas de antiguos vicios de la región, como el irrespeto a las normas o el uso de recursos públicos para beneficio de algunos.

“En todos los países donde saltan escándalos se repite una práctica bastante común: eludir las estructuras formales del Estado para canalizar las vacunas sin planes y protocolos claros y transparentes de atención a las poblaciones vulnerables. Más bien lo contrario: protejo y atiendo a los míos”, escribió Felipe Burbano de Lara, sociólogo, politólogo y columnista del diario El Universo de Ecuador.

Chile es el país de la región donde el proceso de inoculación avanza de forma más aceitada: casi 17% de su población de 19 millones fue vacunada en febrero.

Plan de vacunación masiva en Chile.

Getty Images
En Chile la campaña de vacunación masiva avanza con rapidez.

El caso chileno es visto como una prueba de que en la región es posible vacunar a tasas similares o incluso superiores al mundo desarrollado gracias a una robusta red de atención de salud que falta en otros países, además del poder adquisitivo y la rapidez del gobierno para comprar millones de dosis.

Pero tampoco Chile ha estado libre de polémicas en su campaña de vacunación: al menos 37.000 personas en ese país se adelantaron a su turno sin tener factores de riesgo, según datos oficiales.

“Ninguna fuerza”

Otro país latinoamericano que evidencia los contratiempos de vacunación en la región es Brasil, donde menos de 4% de la población ha recibido dosis hasta ahora.

Además de tener sus propias denuncias de irregularidades en el acceso a las vacunas, Brasil experimenta una escasez de dosis que expertos atribuyen a errores de planificación del gobierno de Jair Boslonaro.

Grandes ciudades brasileñas como Río de Janeiro, Porto Alegre o Salvador llegaron a suspender las inoculaciones por falta de vacunas, mientras también se reportaban en el país desperdicios de dosis abiertas que perdieron validez antes de ser inyectadas.

Vacuna en Rio de Janeiro

EPA/ANTONIO LACERDA
La primera etapa de vacunación en Brasil tuvo al mismo tiempo escasez y desperdicio de dosis.

Los países más rezagados de América Latina en la carrera de la vacunación contra el COVID-19 son Guatemala, Honduras, Nicaragua y Uruguay, que apenas importaron sus primeras dosis esta semana, mientras Cuba aún busca desarrollar sus propias vacunas.

Algunos observan que otra característica histórica de la región, como la falta de unidad y coordinación entre los países, también afectó sus posibilidades de demandar más vacunas al resto del mundo.

“América Latina no negocia como bloque, sino que cada país negocia como puede, entonces claro que no tiene ninguna fuerza”, señala Lago.

Se estima que, sin acelerar su ritmo actual de vacunación, varios países latinoamericanos podrían tardar años en alcanzar los niveles de inmunidad necesarios en sus poblaciones para volver a la normalidad.

Ciudad de Panamá

Getty Images
La lentitud de la vacunación en América Latina puede profundizar viejos problemas sociales de la región, como la desigualdad.

Como si se tratara de un círculo vicioso, esto amenaza a su vez con profundizar problemas sociales de una región que ya era considerada la más desigual del mundo.

Nora Lustig, una profesora de economía en la Universidad de Tulane, advierte que los efectos podrían llegar incluso a largo plazo por el cierre de escuelas para niños de familias de bajos recursos.

“En la medida que no tengas la capacidad de crear un espacio de normalidad a través de un proceso de vacunación más rápido”, dice Lustig a BBC Mundo, “vas a tener un impacto sobre la economía, la desigualdad y la pobreza”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.