Qué dicen los familiares y los amigos del británico acusado del ataque en Manchester
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Qué dicen los familiares y los amigos del británico acusado del ataque en Manchester

Vio los explosivos que EU ha hecho caer sobre los niños en Siria, y él quería venganza", dijo la hermana de Salman Abedi, tras el ataque de Manchester.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
25 de mayo, 2017
Comparte

Algunos lo recuerdan como un buen futbolista, seguidor del Manchester United, y usuario de marihuana. Otros hablan de “su mirada asesina” y sus “opiniones extremistas”.

Cada vez se van conociendo más detalles de quién era Salman Abedi, el supuesto responsable del letal ataque en Manchester el lunes que dejó 22 muertos y más de 60 heridos.

Lo que se desprende de las opiniones de quienes lo conocieron es que el joven creció dividido entre la cultura de clase media de Inglaterra y el caos de Libia, el país donde nacieron sus padres.

Su hermana, Jomana, de 18 años, le dijo al diario Wall Street Journal que estaba sorprendida por el ataque y que pensaba que Salman se había visto impulsado por lo que veía como injusticias.

“Creo que vio a niños, niños musulmanes, muriendo en todas partes. Y quería venganza”, dijo la joven.

“Vio los explosivos que Estados Unidos ha hecho caer sobre los niños en Siria, y él quería venganza”.

“Sumamente religiosos”

La familia Abedi vivió en varias direcciones en Manchester, que es hogar de una de las mayores comunidades de expatriados libios en Reino Unido.

Casa en ManchesterGETTY IMAGES
Una de las propiedades donde vivió la familia Abedi en Manchester fue objeto de una redada de la policía el martes.

Un amigo de la familia, que describió a los Abedi como “sumamente religiosos”, le contó al diario Daily Telegraph que los padres regresaron el año pasado a vivir a Libia pero dejaron en Manchester a Salman y su hermano mayor, Ismail.

“Hace tiempo que no viven aquí. Distinta gente viene y va”, le comentó al periódico Alan Kinsey, quien vive frente a la casa donde habitaban los Abedi.

Frances Kinsey, su esposa, agregó que no veía a la familia desde finales del año pasado y que había observado a uno o dos hombres jóvenes viviendo en la propiedad.

Fawaz Haffar, miembro del Centro Islámico de Manchester, la mezquita de Disdsbury, le dijo a la agencia Press Association (PA) que se piensa que Abedi había asistido al templo.

Según Haffar, el padre de Abedi solía llevar a cabo el llamado a oraciones de la mezquita y uno de sus hermanos había sido voluntario en el centro.

Otros vecinos cuentan que la familia colocaba en la casa una bandera libia en determinadas ocasiones del año.

Ismail Abedi
Ismail Abedi, de 23 años, fue detenido en Manchester en relación con el ataque del lunes.

Además de Islamil, de 23 años, y Jomana, Salman tenía un hermano menor Hasham, de 20.

Un amigo de la familia le contó al Wall Street Journal, que en 2011, siendo un adolescente, Salman viajó a Libia con su padre para combatir en la Brigada de Trípoli, una unidad militar que peleaba para derrocar el régimen de Muammar Gaddafi.

Era la época de la llamada Primavera Árabe, las manifestaciones populares que se extendieron por el norte de África y Medio Oriente.

El amigo cuenta que Salman y su madre regresaron a Reino Unido en 2014 y el joven se inscribió en la Universidad de Salford, Manchester, para estudiar administración de empresas. Pero un año después abandonó los estudios.

Según su hermana, Jomana, cuando Salman regresó a Manchester, tenía acumulada una fuerte indignación y por distintas razones declaró que quería venganza.

“De dónde salió (esa indignación) quedará entre él y Dios”, aseguró Jomana.

Quienes lo conocieron afirman que entonces Salman era una persona “cambiada” con opiniones radicales y extremistas.

Salman Abedi
Salman Abedi vivió un tiempo con sus padres en Libia.

Algunos medios británicos aseguran que Salman se vio muy afectado por el asesinato, el año pasado, de su amigo Abdul Wahab Hafidah, de 18 años, nacido en Manchester y de ascendencia libia.

El joven fue apuñalado y atropellado en Manchester en lo que Salman consideró era un crimen de odio, según cuenta un amigo de la familia.

El amigo le dijo al Wall Street Journal que Abedi estaba indignado por lo que consideraba “el maltrato” de los musulmanes en este país.

Actualmente seis jóvenes y un adolescente de 15 años están sometidos a juicio en Manchester acusados de asesinato en relación con el hecho.

“Recuerdo a Salman durante el funeral (de Abdul Wahad) jurando venganza”, señaló el amigo de la familia.

Otros describen la “mirada asesina” de Salman.

Akram Ramadan, quien era vecino del hermano de Abedi, le contó a la BBC cómo en una ocasión, Salman se enfrentó a un imán que hablaba en una mezquita condenando la violencia terrorista.

“El imán estaba informando a la gente que Estado Islámico, Daesh o como se le llame, y cualquier otro grupo terrorista están dañando al Islam y están dañando a la humanidad. Ellos están en contra de los seres humanos”, aseguró Ramadan.

“Entonces Abedi miró directamente a los ojos del imán y lo vio de forma realmente mala, realmente amenazante”, agrega.

Hasham Abedi
El hermano menor de Salman, Hasham, de 20 años, fue detenido en Libia.

Asimismo, han surgido informes de que hace cinco años dos personas que conocieron a Abedi en la universidad lo reportaron, por separado, a la policía debido a sus opiniones extremistas.

Actualmente los servicios de seguridad británicos están investigando cuáles eran las conexiones de Abedi con grupos extremistas como el autodenominado Estado Islámico, que se hizo responsable del ataque.

Hasta ahora han sido detenidos ocho hombres en relación con el ataque, incluidos Ismail, su hermano mayor.

Su padre, “sorprendido”

Mientras tanto en Libia, su padre, Ramadan Abedi, también ha estado hablando con los medios sobre su hijo,.

En una entrevista con la agencia Reuters (poco antes de ser detenido por en Libia), Ramadan aseguró que había hablado con Salman hacía unos cinco días y que “todo estaba normal”.

“El día después del ataque vi en las noticias que Salman era el sospechoso”, cuenta Ramadan.

Nunca, nunca me lo hubiera esperado. De hecho, me dijo que iba a ir a Umrah (un peregrinaje a la Meca, Arabia Saudita), que había conseguido una oferta especial”.

“Salman estudiaba en el Northenden College, en el sur de Manchester, y no tenía ningún problema, había terminado los dos años previos con calificaciones altas. Hablé con él hace cinco días y no había nada mal, todo era normal”.

Ramadan AbediREUTERS
Ramadan Abedi, el padre de Salman, dijo que habló con él hace unos cinco días y que “todo estaba normal”.

Y Ramadan Abedi agrega: “Salman no pertenece a ninguna organización. Yo sé que no pertenece a ninguna. No había nada oculto porque yo tenía conversaciones abiertas con él sobre cualquier cosa que quisiera saber”.

“Estoy seguro de que Salman no llevó a cabo un acto semejante, hay otras manos detrás de esto”.

Ramadan Abedi le dijo también a Reuters que su hijo “no había viajado a Siria”, que él había revisado sus pasaportes y “no había nada en éstos”.

La policía británica está ahora tratando de establecer si el atacante recibió entrenamiento en algún campamento yihadista en Libia o Siria.

Algunos medios informaron el miércoles que Abedi tenía vínculos con Raphael Hostey, quien estudiaba diseño gráfico en la Universidad John Moores de Liverpool, Inglaterra, y se convirtió en reclutador del autodenominado Estado Islámico en Siria.

Hostey murió el año pasado en un ataque con dron en Siria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Carlo Echegoyen

“Si hay que llevarlos o no, hay que comprar útiles”: familias se preparan para el regreso a clases

Comerciantes afirman que las ventas de útiles escolares están muy bajas, aunque están optimistas de que todo mejore.
Carlo Echegoyen
Por Dalila Sarabia
22 de agosto, 2021
Comparte

El ascenso y descenso de usuarios en el metro Pino Suárez fue constante durante toda la mañana de ayer sábado, nueve días previos al regreso a clases. Para el mediodía, y a pesar de la permanente llovizna que se registró desde las primeras horas del día, cientos de personas salieron y ocuparon las banquetas rumbo al Zócalo.

A medio camino, en la calle de Mesones, algunas de ellas hicieron un alto. Entre puestos instalados en las banquetas que estaban cubiertos con plásticos para que la mercancía no se mojara, comenzaron a buscar los materiales que en las escuelas les solicitaron para el regreso a clases este lunes 30 de agosto.

Lee: Michoacán e Hidalgo rechazan regreso a clases presenciales; 6 estados lo siguen evaluando

Algunos de ellos llevaban impresas las listas que debían surtir, otros de memoria sabían qué buscaba y unos más acudieron solo a comparar precios.

“La maestra todavía no nos dice cómo va a estar, si hay que llevarlos o van a seguir a la distancia, de por sí, sea como sea, van a necesitar dónde escribir y sus colores, las tijeras y eso que se ocupa, por eso venimos a prevenirnos y comprar un poquito de la lista que mandó la maestra”, comentó la señora Rosa quien recorrió los puestos y locales buscando los mejores precios.

Su hijo, dijo, pasará a segundo año de primaria. Por la pandemia no ha conocido su escuela y no ha visto a sus compañeritos salvo a través de la computadora.

¿Usted enviará a su hijo a la escuela presencial?, se le preguntó.

“Pues ora sí que a mí me da un poquito de pendiente, pero si dicen que hay que llevarlos yo lo voy a llevar porque si veo que no está aprendiendo como debe ser”, explicó la mujer.

Valvina Jiménez acompañó a sus hijos a comprar algunos materiales, principalmente cuadernos.

Mientras los esperaba, comentó que sus hijos compraban para surtir la papelería que tienen en la colonia donde viven y no para sus nietos porque aún no saben si van a volver, o no, a la escuela presencial.

“Yo digo que sí ya deben regresar porque en la casa no es lo mismo y de todas maneras el contagio está en donde quiera y ellos encerrados no pueden estar, mejor que estén en la escuela”, opinó la mujer.

“Se distraen, no es lo mismo, nunca va a ser lo mismo que estar con el maestro”.

Lee más: Regreso a clases presenciales será el 30 de agosto; este es el protocolo sanitario a seguir

De acuerdo a lo que ha informado la SEP, para el ciclo escolar 2021-2022 próximo a iniciar, no es requisito que los papás surtan la totalidad de las listas de útiles escolares, incluso, tampoco deberán adquirir los uniformes pues se permitirá que los niños y niñas asistan con ropa informal o “de calle”, como comúnmente se le llama.

Aún así, en el segundo día de venta formal de venta de útiles rumbo al regreso a clases, cientos de personas acudieron con sus bolsas de tela y carritos plegables donde llevar los útiles escolares.

“La escuela decidió que no van a volver presencial y serán clases en línea”, comentó Verónica, madre de familia que en compañía de sus dos hijas acudió a surtir la lista de materiales.

“Para mi está perfecto que sigan las clases virtuales, si nos hubieran dicho que eran clases presenciales seguramente no las hubiera enviado (…) la maestra nos mandó la lista y pues ya venimos para estar listos para las clases”.

Abigail es mamá de un niño que está listo para seguir con su primera incursión académica pues este año pasará a tercer año del jardín de niños.

Con emoción su mamá acudió a la plaza de útiles escolares ubicada en la calle de Mesones. Llevó impresa la lista de útiles escolares y un marcador rosa con el que iba señalando qué ya había comprado y cuáles eran los pendientes.

“No, no van a ir a la escuela, se decidió que será en formato híbrido”, compartió la madre de familia, “ahorita primero van a entrar en línea tres meses y en enero dependiendo de cómo esté la situación (de la pandemia) es que se decidirá si entrarán de forma presencial… mientras tanto creo que nada más van a ir una vez a la semana”.

Para Abigail la decisión que tomaron en el jardín de niños a donde estudia su hijo es acertada: un regreso gradual y seguro.

“Yo digo que así está bien y así ya no se atrasan más, están al corriente de sus clases y también conviven con sus amigos de alguna manera -aunque sea una vez a la semana- y no estén tan aislados”, agregó.

Según contó su pequeño hijo está feliz de volver a la escuela y poder ver a sus amigos.

“Aunque van a trabajar desde casa la miss nos pidió que compráramos todo el material que les pidieron, por eso venimos de una vez a surtir la lista”, subrayó.

Además: ‘Estamos a ciegas’: maestros crean sus protocolos sanitarios para el regreso a clases

“Estamos optimistas”

Oficialmente este fin de semana comenzó la temperada de venta de útiles escolares y aunque durante toda la jornada se vio el ir y venir permanente de padres de familia que se dieron cita en el corredor de Mesones, los vendedores de útiles escolares afirmaron que las ventas están muy bajas.

“A la baja, las ventas están totalmente a la baja, los mayoristas no vinieron, ahorita los que vienen es por menudeo y nosotros no vivimos del menudeo porque no nos sale”, refirió Hugo Enrique, vendedor de cuadernos y otros materiales.

“Estamos como a un 80% a la baja. Ayer fue el primer día por cierre de temporada porque se supone que entran el 30 (de agosto) así que solo tenemos de aquí al 30 y la primera quincena de septiembre si bien nos va”.

Desde hace 25 años, Agustín Avilés se dedica a la venta de hojas de colores y diseño. Su local está justo en el centro del mercado de papelerías de la calle de Mesones.

En entrevista, el hombre coincidió con otros comerciantes: las ventas están muy bajas, aunque tienen confianza que conforme pasan los días mejoren.

Este año, al menos, le fue posible abrir su local porque hace un año, dada la emergencia sanitaria por COVID, la plaza donde está su local tuvo que permanecer cerrada.

“La hemos pasado difícil porque uno finalmente tiene que mantener la nómina que uno trae, yo por ejemplo, tenía 14 empleados y ahorita nada más tengo 8, fui cortando mi costo operativo y ahorita que ya empezó la venta me falta personal pero no tengo para pagarles”, contó.

“Estoy optimista porque esto ya está empezando, la calle de Mesones ya empieza a tener esa vida, esa chispa que le faltaban. Ya empezó la demanda de artículos escolares y esperemos que también tengan demanda los que venden uniformes, calzado porque ha sido castigado el ramo por ya aproximadamente 18 meses y bueno, ya necesitábamos que los padres de familia salieran a comprar uniformes y útiles escolares que finalmente es la base de nuestra venta”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.