Indígenas eligen a su vocera y aspirante presidencial para 2018, ¿quién es y quién la respalda?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Indígenas eligen a su vocera y aspirante presidencial para 2018, ¿quién es y quién la respalda?

El Congreso Nacional Indígena conformó un Concejo de Gobierno y eligió a María de Jesús Patricio Martínez como su voz para el proceso electoral de 2018.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
29 de mayo, 2017
Comparte

Los pueblos originarios del Congreso Nacional Indígena (CNI) conformaron un Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y eligieron este domingo en San Cristóbal de las Casas a la vocera que, en 2018, será su aspirante independiente a la presidencia de México, con el respaldo del EZLN.

María de Jesús Patricio Martínez, mujer indígena nahua de Tuxpan, Jalisco, reconocida por preservar la medicina tradicional y herbolaria, “representará la voz de los pueblos originarios del CIG en el proceso electoral del año 2018”, indicó el Congreso Nacional.

“Ella será quien contenderá por la Presidencia de la República. Ella será quien lleve la voz del Concejo Indígena de Gobierno a todo el país, a todo el mundo. Ella será quien lleve la voz de los pueblos y la sociedad civil. Ella será nosotros, nosotras”, se apunta en la página del Congreso.

Un grupo de 693 delegados, 67 concejales, y 230 delegados zapatistas participaron en la Asamblea Constitutiva del Concejo Indígena de Gobierno, organismo cuya creación fue acordada desde diciembre pasado.

Uno a uno fueron presentados para rendir protesta los hombres y mujeres que formarán parte del Concejo, de diferentes pueblos y estados del país. Ellos juraron luchar por un “mundo donde quepan todos los mundos”, y no claudicar ni venderse.

La vocera María de Jesús Patricio Martínez será la encargada de “materializar” o portar la palabra del Concejo, regido por siete principios:”Servir y no servirse, construir y no destruir, obedecer y no mandar, proponer y no imponer, convencer y no vencer, bajar y no subir, representar y no suplantar”.

El Concejo, señala el Congreso Nacional Indígena, es la forma en la que los pueblos se organizarán para tomar decisiones, buscando otra forma de hacer política, desde la horizontalidad y con toma de decisiones colectiva.

“No nos confundan, no pretendemos competir con los partidos políticos porque no somos lo mismo, no somos sus palabras mentirosas y perversas. Somos la palabra colectiva de abajo y a la izquierda, esa que sacude al mundo cuando la tierra retiembla con epicentros de autonomía”, apunta el Congreso en su web.

La ley de procedimientos electorales en México establece que, para aspirar a una candidatura independiente a la presidencia, el interesado o interesada debe reunir en 120 días firmas de apoyo que representen el 1% del listado nominal del país, y en el listado debe haber electores de cuando menos 17 estados.

Los acuerdos

Entre los acuerdos de la Asamblea plenaria Constitutiva del Concejo Indígena, además de la designación de su vocera, está el de que se conforme una comisión jurídica, con asesoría agraria y penal para las comunidades; que el Concejo funcione de forma horizontal, respetando la forma de organización y autonomía de los pueblos; que el Concejo sea vigilante de los derechos de los pueblos, y “que se nombre un parlamento que nos defienda ante los despojos”.

 También que el Concejo Indígena de Gobierno “se avoque a la enseñanza de las lenguas originarias”; que el Concejo indígena “sirva para crear vínculos prácticos para transformar al país”; “involucrar a las generaciones futuras, a la juventud y niñez, para que vayan conociendo la ideología, los usos y costumbres”; que el Concejo tome en cuenta los acuerdos de San Andrés, y sean base de una nueva Constitución.
Otros de los acuerdos: rechazo al modelo educativo neoliberal, impulsando una educación alternativa, con enfoque de “descolonización” del pensamiento.

¿Quién es María de Jesús Patricio Martínez?

Quien fue elegida como vocera del Concejo Indígena de Gobierno y representante de los pueblos originarios en las elecciones del próximo año nació en la comunidad nahua de Tuxpan, Jalisco, el 23 de diciembre de 1963.

El cabildo del ayuntamiento de Tuxpan le otorgó una galardón al mérito en 2015, por “preservar la medicina tradicional y la herbolaria, así como por su vinculación con las comunidades indígenas del país”.

En específico, le entregaron aquel año el premio por su trabajo en una Casa de Salud, Calli tecolhuacateca tochan.

“La Casa de Salud nos ha llevado a la defensa de la medicina tradicional, los territorios indígenas y la madre tierra desde la perspectiva anticapitalista, de la lucha libertaria de los pueblos indígenas, circunstancia que nos ha hecho promotores activos del Congreso Nacional Indígena (CNI), de los foros y encuentros en defensa de la medicina tradicional y de la alianza estratégica entre el movimiento indígena civil y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)”, dijo en aquel entonces.

En un artículo para la revista Tukari, dijo que el levantamiento de los zapatistas en 1994 fue para ella “sumamente inspirador”, porque “siendo quizá más pobres que yo, se atrevieron a luchar contra los ricos y poderosos”. Desde ese año, relató, fue elegida como representante de su comunidad, para participar en un foro nacional indígena, convocado por el EZLN. Desde entonces participó en otras reuniones, “fungiendo como puente entre mi comunidad y el resto de las comunidades organizadas”.

mujer indigena chiapas

Foto: Cuartoscuro

En la página web del Congreso -constituido desde octubre de 1996-, se detalla que su vocera y candidata para 2018 debe ser una mujer, “una mujer indígena, porque ha sido la discriminada, humillada, violentada, la más pobre de los pobres por el sólo hecho de ser mujer.

La mujer indígena que durante siglos no sólo ha vivido la violencia de este sistema capitalista sino también de este sistema patriarcal que le ha impuesto los lugares del silencio sin voz ni voto en su casa y en su comunidad, de la obediencia al varón, de la negación a decidir sobre su vida y sobre su cuerpo”.

Políticos como el independiente Pedro Kumamoto respaldaron la designación de María de Jesús Patricio Martínez.  “Solidaridad con la digna candidata indígena”, publicó en Twitter.

¿Quién respalda al Concejo Indígena?

El sábado pasado, al iniciar los trabajos de la Asamblea, con la participación de representantes de más de 40 pueblos originarios, los dirigentes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) resaltaron este ejercicio de organización indígena.

“Aquí estamos para continuar, seguir hasta el final de lo que hemos acordado como Congreso Nacional Indígena, y así entonces salgamos como pensamos, como queremos para este pueblo, y quizás un ejemplo para el mundo”, dijo el subcomandante Moisés.

A la primera sesión de la Asamblea Constitutiva del Concejo también acudió el subcomandante Galeano (Marcos), sin hacer uso de la palabra.

Entre los más de 400 invitados, estuvo una comisión de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, que respaldó al movimiento. 

“Creemos que en nuestro país todos los sectores explotados, los más marginados, los más pobres, estamos cansados de tanta injusticia, de este régimen político neoliberal que ha estado sangrando, golpeando, despojando de los recursos naturales del pueblo, hoy es una buena organización de cómo seguir organizando al pueblo, respetamos y vemos con esperanza esta decisión que toma el CNI”, dijo Melitón Ortega, del grupo de padres, de acuerdo con un reporte de Reforma.

Más de 40 pueblos originarios integran el Congreso Nacional Indígena, entre ellos los pueblos “Amuzgo, Binnizá, Chichimeca, Chinanteco, Chol, Chontal de Oaxaca, Chontal de Tabasco, Coca,  Comcac, Cuicateco, Cucapá, Guarijío,  Ikoots, Kumiai, Lacandón, Mam, Matlazinca, Maya, Mayo, Mazahua, Mazateco, Mixe, Mixteco, Nahua, Ñahñu/Ñajtho/Ñuhu, Náyeri, Popoluca, Purépecha, Rarámuri, ,Sayulteco, Tepehua, Tepehuano, Tlapaneco, Tohono Oódham, Tojolabal, Totonaco, Triqui, Tzeltal, Tzotzil, Wixárika,  Yaqui, Zoque, Afromestizo y Mestizo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

WhatsApp, Signal y Telegram: en qué se diferencian y cuál ofrece más privacidad

A simple vista pueden parecer muy similares, pero tienen algunas diferencias importantes. Las aplicaciones recopilan diferentes cantidades de datos de sus usuarios y tienen distintos métodos para proteger los mensajes.
14 de enero, 2021
Comparte

Mientras Signal y Telegram registran cifras récord de usuarios nuevos, WhatsApp se encuentra en el centro de la crítica por el cambio de sus términos de uso y privacidad.

La aplicación de mensajería anunció la semana pasada que compartirá diferentes datos de sus usuarios con su empresa matriz Facebook, y que esta podrá hacer lo propio con sus plataformas Instagram y Messenger.

En medio de los cuestionamientos, WhatsApp sostiene que sus nuevas condiciones, que deberán ser aceptadas por los que la usan hasta el 8 de febrero, fueron malinterpretadas.

“Queremos aclarar que la actualización de la política no afecta de ninguna manera la privacidad de los mensajes que los usuarios comparten con sus amigos y familiares”, señaló la plataforma en un comunicado emitido el lunes.

Añade que algunos de los cuestionamientos realizados son “rumores”.

Pese a esos argumentos, el largo debate respecto a qué servicio de mensajería instantánea es más seguro, se reavivó desde el cambio en WhatsApp.

Y aunque pueden parecer similares a simple vista, las tres aplicaciones tienen algunas diferencias importantes que analizamos acá.

Los datos recopilados

Lo primero que hay que saber es que, entre las tres plataformas de mensajería de las que más se habla en los últimos días, existen niveles distintos de datos que son recopilados.

Y es un asunto central porque esa es la información que WhatsApp puede compartir con Facebook y las otras aplicaciones que esa compañía posee.

WhatsApp y Facebook

Getty Images
La controversia comenzó cuando WhatsApp anunció que compartiría sus datos con Facebook.

“WhatsApp posee muchos metadatos, que es la información que se obtiene de cualquier mensaje que enviamos, como la marca del teléfono, la hora del mensaje, tu ubicación y otros. Con ello puede saber mucho de sus usuarios”, explica Cristian León, responsable del programa de innovación de la organización civil Asuntos del Sur, con sede en Argentina.

El experto en derechos digitales le indica a BBC Mundo que esta aplicación de mensajería, que es la más popular en el mundo, tiene un código de programación cerrado y por ello tiene poca transparencia sobre lo que recopila.

En la página web de WhatsApp están detallados los datos que obtiene y la información que una persona le brinda al aceptar sus términos de uso. Además del nombre, número de teléfono y contactos, están detalles del uso de la plataforma (tiempo o rendimiento, por ejemplo), transacciones desde la aplicación, marca y modelo del dispositivo o tipo de conexión, entre otros.

Telegram y Signal, explican León, recopilan mucho menos datos.

La primera requiere de sus usuarios el número de teléfono, el nombre y la lista de contactos.

Por su parte Signal se limita a pedir el número de teléfono y añadir el nombre es opcional.

Las dos tienen códigos de programación abiertos, por lo que es posible escudriñar cuáles datos son obtenidos y qué se hace con ellos.

La gran preocupación: los mensajes

Desde que comenzó la expansión de las aplicaciones de mensajería móvil en todo el mundo, la gran pregunta fue y es por la seguridad de los mensajes que son intercambiados.

Candado

Getty Images
El cifrado de extremo a extremo es una especie de candado por el que solo el emisor y receptor del mensaje pueden acceder a él.

Las plataformas fueron evolucionando al respecto y desde hace unos años que Signal y WhatsApp establecieron el cifrado de extremo a extremo como función predeterminada para todas las conversaciones de sus usuarios.

Se trata de una especie de candado que solo el emisor y el receptor del mensaje pueden abrir.

En teoría, ni siquiera las aplicaciones en las que se realizó el intercambio pueden acceder a los contenidos de las charlas.

Ni WhatsApp ni Facebook pueden leer tus mensajes ni escuchar las llamadas que haces con tus amigos, familiares o compañeros en WhatsApp. Todo lo que compartan quedará entre ustedes”, aseguró la plataforma en su comunicado del lunes.

Telegram parece tener una desventaja en este aspecto dado que el cifrado de extremo a extremo solo se activa cuando se usa el modo “chat secreto”, pero las conversaciones regulares no cuentan con esa función.

Las tres ofrecen también una modalidad cada vez más utilizada conocida como “mensajes temporales” en la que texto, fotografías, ubicaciones o documentos compartidos en una conversación se autodestruyen después de un cierto tiempo.

La diferencia es que en WhatsApp los mensajes desaparecen en los siguientes siete días, mientras que en Signal y Telegram se puede configurar el tiempo para que no quede rastro de las interacciones a los pocos segundos.

Otra diferencia es que la aplicación que es propiedad de Facebook no posee la opción de bloqueo de capturas de pantalla para las conversaciones, mientras que sus competidoras sí la incluyen.

Los usos

Si bien es lógico que la mayoría se limita a usar estas aplicaciones para mantener contacto con sus conocidos, diferentes polémicas se han producido en los últimos años.

Por ejemplo, se descubrió que Telegram era utilizado como medio de difusión de propaganda de Estado Islámico.

Telegram con propaganda

Getty Images
Se descubrió que Telegram es usado por grupos de derecha en diferentes partes del mundo para difundir su propaganda.

El grupo extremista captaba reclutas desde allí y aprovechaba los chats grupales encriptados para mantener comunicaciones y difundir videos de sus acciones.

Y desde el año pasado se conoce que es una de las plataformas que los grupos de derecha estadounidenses utilizan para divulgar sus mensajes, aunque la mayoría de ellas usan otras aplicaciones que permiten interacciones anónimas para convocar a sus actividades o divulgar teorías de conspiración.

WhatsApp también tuvo problemas y en 2019 decidió eliminar cientos de miles de cuentas sospechosas de usar su servicio para difundir pornografía infantil.

La compañía mantiene una política de tolerancia cero a la explotación sexual de menores.

La aplicación, según diferentes análisis, fue señalada de ser, junto a Facebook, uno de los mayores canales de difusión de noticias falsas en tiempos electorales en países como Bolivia, Colombia o Estados Unidos.

Signal, que tiene menos usuarios que las dos anteriores, por ahora no fue señalada de ser usado como un canal para captar reclutas o difundir información mentirosa.

Sin embargo, sí se vio en medio de algunas controversias políticas como cuando se denunció que era la aplicación que el expresidente del gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, usaba para comunicarse con uno de sus aliados durante su intento de declarar la independencia de esa región.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fsGHArk1hUc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.