El papa y Trump se ven las caras en El Vaticano tras su historial de desencuentros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

El papa y Trump se ven las caras en El Vaticano tras su historial de desencuentros

Ambos personajes, el papa y Trump, han mostrado tener diferencias en temas como el cambio climático y la inmigración; se encuentran el miércoles.
AFP
Por AFP
23 de mayo, 2017
Comparte

El papa Francisco recibe el miércoles en el Vaticano por primera vez al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un encuentro delicado por sus diferencias sobre temas como cambio climático e inmigración, y que genera muchas incertidumbres sobre sus repercusiones políticas.

”Es posible que el miércoles asistamos a un pequeño milagro en el Vaticano. Francisco, el anti-Trump y Donald Trump, el anti-papa, se reconciliarán ante el mundo después de un año de hielo”, escribió el sábado en un editorial el diario  Il Corriere della Sera.

El primer encuentro entre los dos líderes, que tendrá lugar a las 8:30 de la mañana en el palacio apostólico y bajo imponentes medidas de seguridad tras el atentado en Manchester, se celebra dos horas antes de la tradicional audiencia general en la plaza de San Pedro, y fue fijado tras meses de especulaciones sobre la reticencia de Trump a reunirse con el pontífice durante su primera gira exterior de nueve días.

El multimillonario presidente de Estados Unidos y el primer pontífice de origen latinoamericano defienden modelos económicos y sociales opuestos, y han chocado en temas como la construcción de un muro entre EU y México para frenar la migración, la asistencia a los pobres, las relaciones con el mundo islámico, la estrategia en Medio Oriente y la necesidad de tomar medidas globales para aliviar el cambio climático.

“Salir del encuentro con Francisco con una imagen positiva sería una pequeña revolución. Sería una ‘pausa’ en el vía crucis que Trump está atravesando en su país tras las acusaciones por sus intrigas con los rusos y las tensiones con el FBI”, asegura Massimo Franco en su editorial en el Corriere.

Convergencias

Trump, que llega proveniente de Arabia Saudita e Israel, dos importantes aliados de Estados Unidos, buscará “convergencias” con el líder de 1,300 millones de católicos tras haberse reunido con representantes de otras dos grandes religiones monoteístas, musulmanes y judíos, recalcan varios observadores en asuntos vaticanos.

La condena al aborto, la eutanasia, el matrimonio homosexual, son algunos de los llamados “valores no negociables” para la Iglesia católica y que Trump también rechaza con particular ahínco.

Hay que “buscar las puertas que al menos están un poco abiertas, entrar y hablar de cosas comunes, e ir hacia adelante, paso a paso”, explicó a mediados de mayo el papa Francisco a la prensa a propósito del encuentro.

Antes de partir, Trump aprobó un decreto sobre la “libertad religiosa”, que permitirá a los clérigos de todas las confesiones pronunciarse sobre política sin exponerse a perder las exenciones fiscales que la ley concede a las entidades religiosas.

Para reactivar el diálogo con el Vaticano, el presidente de EU, un presbiteriano apoyado por sectores ultraconservadores católicos, nombró como embajadora ante la Santa Sede a Callista Gingrich, una católica devota, tercera esposa del expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, uno de los pesos pesados republicanos que apoyó a Trump durante la campaña presidencial de 2016.

Un nombramiento que aún no ha sido aprobado por el Vaticano y que para algunos vaticanistas resulta una provocación por su falta de experiencia para reactivar justamente ese delicado diálogo.

La paz será seguramente uno de los temas claves del encuentro, según adelantó a mediados de mayo el mismo papa Francisco, quien no cesa de denunciar “la guerra a pedazos” que azota al mundo, en particular el Medio Oriente.

“Este es un viaje histórico. Ningún presidente había visitado en una sola gira la tierra de origen de judíos, cristianos y musulmanes. El presidente Trump está buscando unir a los pueblos de todas las religiones alrededor de una visión común de la paz”, explicó a la AFP Herbert McMaster, el consejero de Seguridad Nacional del presidente.

“Nosotros, la iglesia latinoamericana, vemos con esperanza el encuentro entre el papa y el presidente Trump. Porque como ustedes saben todavía no conocemos al presidente Trump”, aseguró por su parte el cardenal colombiano Rubén Salazar, presidente del Celam, quien desea que esas reuniones ayuden al mandatario de la mayor potencia mundial “a pensar algunas cosas que debe pensar”.

Las relaciones entre Francisco y Trump se enturbiaron después de que en febrero de 2016, a bordo del avión de regreso a Roma desde México, el papa criticara las declaraciones contra los inmigrantes del entonces precandidato presidencial republicano.

“Una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano. Esto no está en el Evangelio”, dijo entonces Francisco con respecto a la promesa electoral de Trump de construir en la frontera con México un muro de 2,500 kilómetros, y de deportar a los 11 millones de inmigrantes ilegales que hay en su país si ganaba las elecciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El extraordinario caso de Lucy Lintott: pese a tener enfermedad de la motoneurona, pudo tener dos hijos

La EMN es una enfermedad terminal que progresa rápidamente y que impide que los mensajes del cerebro lleguen a los músculos. La mayoría de los enfermos no viven más allá de tres años tras el diagnóstico. Lucy Lintott vive desde hace ocho años con la enfermedad y ha dado a luz dos niños.
4 de mayo, 2022
Comparte

Lucy Lintott siempre soñó con tener hijos, pero cuando le diagnosticaron la enfermedad de la motoneurona (EMN), con solo 19 años, los médicos le dijeron que nunca podría tener una familia.

La mayoría de las personas que sufren esa enfermedad no sobreviven más allá de los tres años siguientes al diagnóstico, pero ocho años después, Lucy tiene dos hijos pequeños y planea casarse con su pareja, Tommy, a finales de este mes.

Se cree que es la segunda persona en el mundo con EMN en dar a luz dos veces.

La EMN es una enfermedad terminal que progresa rápidamente y que impide que los mensajes del cerebro lleguen a los músculos.

La enfermedad hace que gradualmente movimientos como agarrar, caminar, hablar y tragar sean extremadamente difíciles y finalmente imposibles.

Dificultades en la movilidad y el habla

Lucy, quien creció en la ciudad de Garmouth, en el noreste de Escocia, fue diagnosticada con esta condición a fines de 2013.

Fue la persona más joven en ser diagnosticada en Escocia con esta enfermedad, que normalmente afecta a las personas de más de 40 años.

Tres años después, con 22, Lucy le dijo a la BBC que sentía como si se estuviera quedando “lentamente paralizada” y que su preocupación era ir perdiendo poco a poco su “personalidad divertida”.

La enfermedad hizo que necesitara utilizar una silla de ruedas, ya que le resultaba imposible caminar sin ayuda. Su capacidad de hablar también se vio afectada.

Lucy Lintott

BBC
A Lucy le diagnosticaron EMN a los 19 años.

Lucy grabó su voz para que pudiera usarse en caso de perder completamente el habla y comenzó a recaudar fondos para que se investigue su condición.

Pero como comentó en un nuevo documental de la BBC (Ser mamá con EMN), el futuro la aterraba.

Amigos de la escuela

A pesar de que necesitaba cuidadores profesionales para ayudarla con la mayoría de las tareas, Lucy estaba decidida a mudarse de la casa de sus padres a su propio apartamento en Elgin, una ciudad no muy lejos de donde vive su familia.

“Eso realmente cambió muchas cosas”, dice. “Empecé a ser independiente, así que podía invitar a un chico sin que mi mamá me hiciera pasar vergüenza”.

En 2018, Lucy se reconectó con su antiguo amigo de la escuela Tommy Smith, con quien compartía la clase de estudios modernos.

Tommy cuenta que él era muy tímido, pero Lucy era muy extrovertida y su risa se podía escuchar desde tres clases más lejos.

Él dice que no pudo resisitirse a su sonrisa radiante y a sus ojos enormes. A Lucy le atraían sus camisetas y pantalones ajustados.

Los amigos se convirtieron en pareja.

“Yo no tenía que protegerme a mí misma”, dice Lucy. “Él sabía en qué se estaba metiendo. Él tuvo que lidiar con gente que le decía que yo tenía EMN”.

Ayuda

Tommy le propuso matrimonio en 2019 y posteriormente la pareja anunció que Lucy estaba embarazada.

Su padre, Robert, dice que temían por la salud de Lucy, así como por la del bebé. El riesgo para Lucy era grande porque no se sabía cómo sus músculos irían a reaccionar.

Tommy, Lucy y sus dos hjijos

BBC
La recompensa de ser padres supera los riesgos, dice Lucy.

“Pero la recompensa de ser padres superaba los riesgos”, explica Lucy.

El 13 de febrero de 2020, Lucy dio a luz a un niño, a quien en público llaman LJ.

Tommy dice que Lucy asumió el rol de madre con gran facilidad, aunque tenía que trabajar de cerca con un equipo de asistentes para cuidar a LJ.

“Trabajar con cuidadores consiste en que yo les explique y les describa cómo quiero que se hagan las cosas”, dice Lucy. “Básicamente, ellos son como mis brazos“.

“Aunque usa a otra persona para atenderlos, es ella quien da las instrucciones”, agrega Tommy.

“Muchos le decían ‘no puedes hacer esto’. Lucy está haciendo un trabajo fantástico. Hace un trabajo mucho mejor que el mío”.

Nuevo embarazo

Poco después de que naciera LJ llegó la pandemia. Lucy tuvo que resguardarse y la pareja pospuso la boda.

En el peor momento de la pandemia tuvo que mudarse a la casa de sus padres para proteger su salud y continuar recibiendo los cuidados que necesitaba.

Y, en mayo del año pasado, Lucy y Tommy anunciaron que estaban esperando una niña.

La madre de Lucy, Lydia, cuenta que su hija siempre quiso tener hijos y que fue hermoso cuando llegó LJ.

Lucy, Tommy, y su bebé

BBC
La pareja planea casarse pronto.

“Pero cuando anunciaron que iban a tener otro, pensamos: ‘¡Oh, mi Dios, qué has hecho!”, recuerda Lydia.

La niña, llamada AR, nació justo después de Navidad.

“El parto fue muy duro y aterrador, pero las dos estamos bien y eso es lo más importante”, asegura Lucy.

“Ella es definitivamente la última. No creo que mi cuerpo pueda tolerarlo de nuevo”.

Matrimonio

Lucy cuenta que depende en gran medida de sus cuidadores para que la ayuden con sus niños, pero dice que está constantemente involucrada en sus vidas y ellos saben que es su madre.

“Estoy orgullosa de que la maternidad se me dio bastante fácil pese a ser persona con discapacidad”, señala.

“Si pudiese hacerlo todo físicamente, lo haría. No disfruto mirando a otra gente con mis niños”.

Lucy Lintott

Cortesía Lucy Lintott
Lucy cuenta que de pequeña era muy deportista.

Lucy tiene planeado casarse con Tommy este mes y luego quiere pasar la mayor cantidad de tiempo posible con su familia.

“No soy materialista”, dice. “A mí lo que más me interesa es mi familia y pasar tiempo con la gente que amo, porque no sé cuánto tiempo me queda por delante”.

“Estoy muy agradecida. Sé que soy una de las muy pocas personas con EMN que pudo tener un hijo, menos aún dos. No doy nada por sentado”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4SuK4Nr2-s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.