PGR investiga a 30 militares por el enfrentamiento en Palmarito, Puebla; ninguno está detenido
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

PGR investiga a 30 militares por el enfrentamiento en Palmarito, Puebla; ninguno está detenido

La PGR tomará declaraciones a todos los militares que participaron en el operativo en Palmarito para después definir su situación jurídica.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel
25 de mayo, 2017
Comparte

La Procuraduría General de la República (PGR) investiga a 30 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que participaron en un enfrentamiento contra presuntos ladrones de combustible el pasado 3 de mayo en Palmarito, Puebla, hechos en los que murieron diez personas, entre ellos cuatro soldados, 12 más resultaron heridas y nueve detenidas.

La indagatoria de la PGR contra los militares es por posibles irregularidades graves en que pudieron haber incurrido uno o varios de ellos, luego de que un video editado difundido en internet muestra a uno de los elementos presuntamente disparando en la cabeza a un civil que estaba rendido en el suelo.

Autoridades federales indicaron que ninguno de los elementos de la Sedena está por ahora detenido ni suspendido de sus funciones y que será en los próximos días cuando se solicite su comparecencia ante el Ministerio Público para que rindan una declaración ministerial. Posterior a ello se tomarán las determinaciones que correspondan.

Los soldados que están bajo investigación son los que participaron operativamente en el despliegue realizado la noche del 3 de mayo en Palmarito, como parte de una acción para combatir el robo de combustible, específicamente el aseguramiento de una toma clandestina.

Estos militares pertenecen tanto a un Batallón de Infantería como a uno de Policía Militar.

Durante el operativo en Palmarito, los soldados fueron atacados por civiles armados, lo que dio lugar al enfrentamiento.

Aunque inicialmente se dijo que todas las muertes se registraron durante el enfrentamiento, videos difundidos por medios locales en Puebla y en redes sociales muestran que hubo posibles ataques a quemarropa, como por ejemplo el de un civil que asesina por la espalda a un militar.

Cabe señalar que la investigación que lleva a cabo la PGR y el eventual proceso penal en el que derive es distinto del proceso que lleva a cabo la Sedena, a través de la procuraduría de Justicia militar, por posibles delitos contra la disciplina militar en que hayan incurrido los soldados involucrados. Dichos delitos pueden ir desde desobediencia hasta traición.

En días pasados el activista Alejandro Martí, presidente de la organización México SOS, anunció su intención de representar legalmente a través de sus abogados al soldado que aparece en el video de la posible ejecución extrajudicial. Según el activista, en este caso no hubo un uso ilegal de la fuerza debido a que los militares fueron atacados por personas fuertemente armadas.

El video original de Palmarito

Como parte de las investigaciones por el caso en Palmarito, la PGR realizó el pasado 11 de mayo un despliegue con agentes ministeriales y peritos en la zona donde ocurrió el enfrentamiento, y particularmente en el punto en el que ocurrió una posible emboscada a los soldados y la presunta ejecución extrajudicial.

Como resultado de esta y otras diligencias, la PGR tiene en su poder el video original de los incidentes ocurridos, De acuerdo con autoridades federales, la grabación también contiene material que no se ha revelado y que será un elemento central de la investigación del caso de Palmarito.

Las investigaciones de la Procuraduría también han confirmado que el circuito de cámaras instalado la zona del enfrentamiento servía como mecanismo de vigilancia instalado por el crimen organizado, presuntamente para vigilar el despliegue de las autoridades y las operaciones ilícitas que se cometían en la zona.

Varias de las cámaras instaladas en la zona fueron recogidas por elementos de la Defensa y ahora están en poder de la Procuraduría para su análisis.

palmarito

Peritos de la PGR realizan labor de investigación en la zona donde supuestamente se llevó a cabo la ejecución de un civil por parte de elementos del Ejército en la junta auxiliar de Palmarito Tochapan perteneciente al municipio de Quecholac.

Juez se desiste del caso

La Fiscalía General de Justicia de Puebla consignó a nueve personas que fueron detenidas luego del enfrentamiento con los soldados en Palmarito. Todos fueron acusados de los delitos de homicidio calificado, homicidio en grado de tentativa agravado y delitos cometidos contra servidores públicos.

Un juez de Control que recibió la carpeta de investigación y analizó las pruebas iniciales consideró que estas eran suficientes para vincular a proceso a las personas que fueron aseguradas en el enfrentamiento.

Sin embargo, luego de que se dieron a conocer los videos en los que se aprecia la comisión de al menos una posible ejecución extrajudicial y de que la PGR abrió una investigación por estos hechos, el juez en Puebla determinó declararse incompetente para seguir con el procedimiento por considerarlo un asunto del fuero federal

El expediente fue turnado ahora a un juez federal quien se encuentra analizando la causa penal iniciada para determinar su se queda con el caso o se regresa al juez de control.

Suman 13 soldados muertos este año

Con los hechos ocurridos en Palmarito, suman 13 elementos de la Sedena que han perdido la vida en el contexto de los operativos contra el crimen organizado solo en este año.

Los datos de la Defensa revelados vía transparencia detallan que en el caso de Palmarito los cuatro militares perdieron la vida por heridas de arma de fuego.

Respecto a los otros casos ocurridos en el año hay tres elementos de un Batallón de Fuerzas Especiales que fueron agredidos con armas de fuego en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el pasado 11 de enero. El 5 de abril, también en Nuevo Laredo, otro soldado murió  por heridas de bala y el 20 de abril otro militar cayó por la misma causa en Acapulco, Guerrero.

El resto de las bajas este año han sido por accidentes ocurridos durante los operativos.

En lo que va de la administración del presidente Enrique Peña Nieto suman 147 elementos de la Sedena que han perdido la vida dentro de la campaña permanente contra el crimen organizado, cifra significativamente menor en comparación con los 249 soldados muertos en el mismo periodo del gobierno anterior.

¿Y Nochixtlan?

El próximo 19 de junio se cumple un año del enfrentamiento entre policías federales y estatales con maestros y civiles en Nochixtlan, Oaxaca, que dejó un saldo de ocho civiles muertos.

La PGR abrió seis averiguaciones previas por estos hechos con el objetivo de esclarecer quiénes fueron los responsables de los asesinatos. En las fotos e imágenes captadas del evento, se aprecia a policías federales y estatales armados pero no a los civiles.

De acuerdo con autoridades de la PGR, ya existe una línea de investigación que incluso ha derivado en órdenes de aprehensión vigentes; sin embargo, la dependencia no ha informado públicamente quiénes fueron los responsables de los homicidios.

Se prevé que, antes de 19 de junio, la PGR presente un avance de las investigaciones en torno a este caso. También se encuentra pendiente un informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) respecto a su propia investigación que inicio por este asunto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo el narco ganó presencia en CDMX tras años de considerarse 'inmune' al crimen organizado

Autoridades de la capital mexicana negaron durante años la presencia del crimen organizado, lo que según expertos fue aprovechado por estos grupos para extender sus tentáculos por la ciudad a falta de una estrategia en su contra.
Getty Images
1 de julio, 2020
Comparte

Durante años, las autoridades de Ciudad de México negaron que allí hubiera presencia del crimen organizado, tan habitual en otros estados del país.

Tradicionalmente, en la capital se habló siempre de grupos locales dedicados a actividades de pequeña escala como el “narcomenudeo” o venta de droga en pequeñas cantidades.

Nada apuntaba a la operación de grandes organizaciones del narco como el cartel de Sinaloa o el Jalisco Nueva Generación (CJNG). Hasta hace tres años.

Desde entonces, en Ciudad de México se registraron actuaciones, operativos y detenciones contra células de grandes estructuras criminales.

La más reciente fue el atentado fallido el pasado viernes contra el secretario de Seguridad de la capital, Omar García Harfuch, que él mismo atribuyó al CJNG y con el que expertos consideran que se cruzó una especie de “línea roja” en la capital del país.

En una zona de alto nivel adquisitivo de la ciudad, plagada de embajadas y representaciones diplomáticas, decenas de hombres dirigieron una impresionante balacera contra el jefe de policía.

“Consulté mis archivos y no tengo registrado ningún atentado de esta magnitud en 50 años en Ciudad de México. Responde a una criminalidad organizada muy compleja”, le dice a BBC Mundo Javier Oliva, especialista en seguridad.

Carro baleado

Reuters
Así quedó el auto en el que viajaba García Harfuch el día de su atentado, de una extrema violencia nunca vista antes en Ciudad de México.

José Armando “N”, alias el Vaca y señalado como uno de los presuntos jefes de sicarios del CJNG, fue detenido como supuesto autor intelectual del atentado.

Y aunque el gobierno prefirió dejar abiertas todas las hipótesis sobre la autoría mientras avanza la investigación, dijo no tener dudas de que se trató de “una organización criminal consolidada, dado el poder de fuego” observado en el suceso.

“Es una de las alertas más fuertes que hemos vivido aquí en Ciudad de México, que revela no solo la presencia que tienen estos grupos del crimen organizado sino el mensaje que quieren enviar hacia las autoridades y la ciudadanía de la capital”, opina la periodista de investigación Sandra Romandía.

Expertos apuntan a que esa aparente tranquilidad de la capital mexicana ante el crimen organizado pasó a la historia hace años. Otros creen que esa “inmunidad”, simplemente, nunca existió.

El interés del CJNG

La Unión Tepito, la Fuerza Anti Unión Tepito y el cartel de Tláhuac son los tres grupos delictivos identificados históricamente en Ciudad de México.

A ellos se les atribuye buena parte de los delitos de tráfico de drogas, extorsión, trata de personas, secuestros exprés e invasión de inmuebles sufridos en la capital.

Romandía, coautora del libro “Narcos CDMX”, cuenta que son estos grupos formados por pequeñas familias narcomenudistas en el céntrico barrio de Tepito los que empezaron a controlar la mayoría de zonas de la capital desde hace dos o tres décadas, antes de ser un grupo de crimen organizado.

“En 2010, un capo del grupo de los Beltrán Leyva llamado la Barbie junta a estas familias y les dice que tienen todo el poder para ser un cartel en esta ciudad. Y ahí empieza la pesadilla para Ciudad de México con la formación de La Unión”, le dice a BBC Mundo.

Dos mariachis miran la escena del crimen

Reuters
Un enfrentamiento entre La Unión Tepito y La Anti Unión dejó seis muertos en la turística plaza Garibaldi de Ciudad de México en 2018.

Pero aunque tradicionalmente se les ha identificado como grupos locales y de pequeña escala, cada vez más expertos están convencidos de la existencia en la capital del país de estructuras mucho más complejas.

“Uno de los principales centros de tráfico de drogas, dinero y personas es el aeropuerto internacional de Ciudad de México. Para que funcione, es necesaria la corrupción de autoridades, pero también se requieren organizaciones criminales que ni la Unión Tepito ni Tláhuac tienen las capacidades para operar”, explica Oliva.

Romandía ubica a mediados del año 2017 la llegada del CJNG a la capital. Lo hizo siguiendo una de sus políticas más características: buscando alianzas con bandas locales para entrar a un nuevo territorio.

En el caso de Ciudad de México lo hizo en alianza con el cartel de Tláhuac y la Anti Unión para combatir a La Unión Tepito.

Según la experta, su origen coincide con la liberación en octubre de 2017 de Luis Eusebio Duque, alias el Duke, un expolicía capitalino que en la cárcel conoció a José Pineda, el Avispón, miembro del CJNG y hombre de confianza de Nemesio Oseguera, el Mencho.

Se asociaron dentro de prisión y, al salir, el CJNG habría tenido la ayuda del Duke para ganar presencia en la capital en alianza con el Tortas, uno de los líderes de La Anti Unión.

Muchas de estas alianzas se diluyeron con el tiempo y, según algunos analistas, en la actualidad el CJNG campa a sus anchas en varias de las alcaldías de Ciudad de México.

Ficha del Mencho en el sitio web de la DEA.

DEA
Hay indicios de que el CJNG del Mencho, el fugitivo más buscado por la DEA estadounidense, opera en CDMX desde 2017.

“Lo que es importante es que el CJNG intenta entrar desde hace tres años y no lo ha logrado del todo porque hay otros grupos poderosos. También hay teorías de que tendría alianzas con todos los grupos de la capital y se estaría formando un gran grupo”, explica Romandía.

El año pasado, investigaciones periodísticas revelaron un “pacto de no agresión” en la ciudad entre los cárteles de Tláhuac, Jalisco Nueva Generación y La Unión Tepito para reducir las disputas por el control de la venta de droga.

“Lo que es importante es que el CNJG es un cartel muy interesado en la ciudad y no la ha podido controlar del todo”, agrega Romandía.

Cambio de discurso

La mayor complejidad de Ciudad de México, con más vigilancia y una mayor resonancia política y mediática de cualquier hipotético atentado, podrían explicar esta demora del CJNG a la hora de lanzar sus redes en la capital.

No hay constancia, sin embargo, de presencia de sus rivales del cartel de Sinaloa. Según Romandía, su actividad se limitaba a alianzas comerciales y a actuar como proveedores de las organizaciones locales, pero sin asentarse en la ciudad.

La delincuencia común continúa siendo mucho más grave que el crimen organizado en Ciudad de México, cuyas cifras aún están muy lejos de sus actividades registradas en otros estados del país.

Aeropuerto de Mexico

Reuters
El aeropuerto de Ciudad de México es un foco de atención para el crimen organizado.

Pero atentados como el organizado contra García Harfuch por grandes estructuras criminales “ponen en evidencia la necesidad de que las autoridades hagan un análisis y replanteamiento de sus programas de seguridad pública”, dice Oliva, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Romandía asegura que tanto la corrupción policial como la tradicional narrativa oficial de negar la existencia de estos grupos en Ciudad de México fueron alicientes importantes para su crecimiento.

Y esa negación, dice, llevó a que no hubiera estrategia ni detenidos hasta hace no mucho.

“Por eso nuestro libro ‘Narcos CDMX’ lo titulamos también ‘El monstruo que nadie quiere ver’, porque no se quiso hablar de él, así que el monstruo se dejó crecer”, dice.

“Al darse cuenta de que había impunidad y protección policial, ese animal se fue expandiendo hasta tener tentáculos en muchos negocios ilícitos, muchos delitos y muchas zonas hasta llegar a los lugares más turísticos de la ciudad”, agrega.

Dos policías frente a la escena de un crimen en Polanco

Getty Images
La actividad del crimen organizado llega cada vez a más zonas de Ciudad de México, incluidos los barrios más turísticos o de mayor plusvalía.

La experta destaca que ese discurso cambió con la llegada del actual equipo de gobierno a Ciudad de México. El propio García Harfuch reconoció la existencia del crimen organizado en la capital y atacarlo fue una de sus prioridades.

Solo en los últimos tres meses, al menos tres cabecillas importantes del CJNG y una veintena de miembros del resto de grupos fueron detenidos en la capital.

Sin embargo, ese aumento de arrestos no se ha reflejado aún en la reducción de delitos en Ciudad de México.

El año pasado se registraron en la capital 1.397 homicidios dolosos, 30 más que en 2018. Las extorsiones e intentos de extorsión tuvieron un aumento aún mayor: de 2.089 a 3.106, según datos de la Fiscalía General de Justicia de la ciudad.

Omar García Harfuch

AFP
Según las autoridades, el trabajo de García Harfuch contra el crimen organizado antes y después de su llegada a la Secretaría de Seguridad de CDMX fue el detonante del atentado en su contra.

Por eso, Romandía alerta de cómo el crimen organizado está marcando territorio en los últimos años en Ciudad de México y tiene intención de seguir haciéndolo mediante actuaciones tan violentas como el atentado contra el jefe de policía capitalino.

“Esa señal alerta de que el problema se debe atender con inteligencia y estrategia, y fue casi una declaración de guerra para el gobierno. Esto podría ser un indicio de lo que se podría esperar: un futuro muy difícil y violento de no tomarse cartas en el asunto”, vaticina


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=K3Ul81J5oEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.