De lo salvaje a lo absurdo: Brad Pitt comanda una sátira sobre la guerra en Afganistán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Netflix

De lo salvaje a lo absurdo: Brad Pitt comanda una sátira sobre la guerra en Afganistán

En la cinta War Machine, Brad Pitt interpreta a un general de EU que quiere ganar la guerra de Afganistán, pero que tropieza con una misión imposible.
Netflix
Por Arturo Daen
22 de mayo, 2017
Comparte

A Pedro Almodóvar no le gusta esto. El próximo 26 de mayo se estrenará en Netflix, y no en la pantalla grande, para todo el público la cinta War Machine, una sátira sobre la guerra en Afganistán, dirigida por el australiano David Michôd (Animal Kingdom) y protagonizada por el estadounidense Brad Pitt.

Hace unos días, el director español (ganador de dos premios Oscar) y presidente del jurado en esta edición del festival de Cannes defendió que las películas sean estrenadas en los cines, para que la gente pueda observar en un inicio las historias en pantalla grande, y no en una laptop, y mucho menos en un celular.

En ese sentido, el director de War Machine, David Michôd, dijo en una charla previa con periodistas en México que el 90% de las personas que vieron sus dos películas previas (The Rover y Animal Kingdom) lo hicieron en casa, y no en salas de cine. Por lo que no considerara un sacrilegio que esta cinta se presente ante el gran público por el servicio de streaming, y solo en algunos cines de Nueva York y Los Ángeles.

¿Y de qué trata War Machine? La película está basada en el libro The Operators, donde el periodista estadounidense Michael Hastings profundizó en la entrevista que le hizo en 2010 al entonces comandante de las tropas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán, Stanley McChrystal.

Esa entrevista, publicada en la revista Rolling Stone, le costaría el puesto a McChrystal, porque en ella se mofó del vicepresidente Joe Biden y en general se quejó de que la Casa Blanca, bajo el mando de Obama, era blanda respecto a la actuación de EU en Afganistán. Además, en su texto, Hastings narró cómo fue una noche de juerga de McChrystal y sus elementos en un bar francés, durante una gira en la que buscaba apoyo europeo para la guerra.

En War Machine, el personaje de Pitt, inspirado en McChrystal, se llama Glenn McMahon, un general reverenciado por sus compañeros, metódico y con ganas de hacer lo que considera correcto. McMahon quiere ganar la guerra, no solo administrarla, mientras en su propio país hay cuestionamientos sobre el costo de vidas y dinero que ha tenido la intervención en Afganistán, en un lapso de ocho años.

La idea de McMahon, además de obtener territorios clave, es ganar la simpatía de los afganos, que lo vean a él y a sus tropas como héroes, por llevarles progreso y libertad. “Haremos de Afganistán una nación libre y próspera”, dice.

Sin embargo, el personaje de Pitt tropieza, no solo con aquellos que identifica como sus enemigos, sino con las dudas de sus soldados, las órdenes de sus superiores, e incluso con sus propias convicciones. ¿Cuál es la verdadera razón por la que está en esa guerra? ¿De verdad las tropas de EU pueden ayudar a los afganos?

“No estás aquí para ganar, estás aquí para limpiar el desastre”, le dicen a McMahon en un punto de la historia.

En otro momento, un personaje interpretado por Tilda Swinton -sí, aparece también en esta película con Netflix- le menciona a McMahon que no duda que sea un buen hombre, pero que sus ambiciones personales, o una obstinación en su estrategia, no le permiten ver que la intervención bélica en Afganistán ha fracasado.

Los momentos en que McMahon trata de imponer su visión de heroísmo estadounidense en Afganistán, de tan absurdos, llevan a la risa. De hecho, la caracterización de Pitt es exagerada, tanto en los rasgos físicos, la voz y su propia actuación, tocando así al terreno de la parodia.

En la plática con la prensa en la Ciudad de México, el director Michôd y el productor Jeremy Kleiner (The Big Short) destacaron que la comedia es una excelente forma de mostrar inconsistencias, o hacer notar que algo anda mal, para que la gente se haga preguntas.

De ahí que decidieran mezclar los momentos absurdos, con lo salvaje de la guerra, como una escena en la que un soldado camina desconcertado, temeroso de que una de sus balas mate a un civil inocente, o de que por no disparar lo terminen matando a él.

La película, coincidieron director y productor, no es una denuncia contra un gobierno estadounidense en específico, sino un relato sobre un sistema, una máquina de guerra estadounidense, que sigue operando y reemplaza de inmediato a personajes como los generales McMahon, o cualquier otro.

War Machine

2017

Director: David Michôd

Elenco: Brad Pitt, Emory Cohen, RJ Cyler, Topher Grace, Anthony Michael Hall, Anthony Hayes, John Magaro, Scoot McNairy, Will Poulter, Alan Ruck, Lakeith Stanfield, Josh Stewart, Meg Tilly, Tilda Swinton y Sir Ben Kingsley.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Condenan a 4 años de prisión a una periodista que cubrió el inicio del brote de COVID en Wuhan, China

Zhang Zhan, una reportera ciudadana china que cubrió el inicio del brote de coronavirus en Wuhan y que se encuentra en huelga de hambre, se enfrenta a cuatro años de prisión.
28 de diciembre, 2020
Comparte
Zhang Zhan

YOUTUBE
La exabogada Zhang Zhan había sido detenida en mayo.

Zhang Zhan, una reportera ciudadana china que cubrió el inicio del brote de coronavirus de Wuhan, ha sido condenada a cuatro años de prisión.

Zhan fue declarada culpable de “buscar altercados y provocar problemas”, un cargo que se usa frecuentemente en ese país contra activistas.

La exabogada de 37 años fue detenida en mayo y lleva varios meses en huelga de hambre. Sus abogados dicen que se encuentra en mal estado de salud.

Zhang es una entre varios periodistas ciudadanos que han enfrentado problemas por informar sobre lo que estaba ocurriendo en Wuhan, la localidad china donde comenzó el brote de SARS-CoV-2.

En China no hay medios de comunicación que no sean oficiales y se sabe que las autoridades toman medidas drásticas contra activistas o informantes cuyas denuncias consideran socavan la respuesta del gobierno al brote.

El presidente de China, Xi Jinping, ha insistido en varias oportunidades en que su gobierno manejó correctamente el brote.

“Zhang Zhan parecía devastada cuando se anunció la sentencia”, dijo Ren Quanniu, uno de sus abogados defensores, a la agencia de noticias AFP.

Ren agregó que la madre de Zhang, que estaba en el tribunal, sollozó en voz alta cuando se leyó el veredicto.

Otras detenciones

Zhang había viajado a Wuhan en febrero para informar de forma independiente sobre el brote.

Un ciudadano de Wuhan

Getty Images
La ciudad china de Wuhan es considerada el primer epicentro de la pandemia.

Sus informes transmitidos en vivo y sus escritos se compartieron ampliamente en las redes sociales, lo cual llamó la atención de las autoridades chinas.

La organización Defensores Chinos de los Derechos Humanos (CHRD, por sus siglas en inglés Chinese Human Rights Defenders) señaló que sus reportes también incluyeron las detenciones de otros periodistas independientes y el acoso que estaban sufriendo las familias de algunas víctimas que pedían una rendición de cuentas.

En una entrevista en video con un cineasta independiente antes de su arresto, Zhang dijo que decidió visitar Wuhan después de leer una publicación en línea de un residente sobre la vida en la ciudad durante el brote.

Una vez allí, comenzó a documentar lo que vio en las calles y hospitales en transmisiones en vivo, a pesar de las amenazas de las autoridades.

“Quizás tengo un alma rebelde. Solo estoy documentando la verdad. ¿Por qué no puedo mostrar la verdad?”, dijo en un clip de la entrevista obtenido por la BBC.

“No dejaré de hacer lo que hago porque este país no puede retroceder”.

“Información falsa”

Zhang desapareció el 14 de mayo, según el CHRD. Un día después, se reveló que había sido detenida por la policía en Shanghái, a más de 640 km de distancia.

El presidente de China, Xi Jinping, con otros funcionarios

Reuters
En marzo, el presidente de China, Xi Jinping, dijo que el virus había sido controlado con éxito en la provincia de Wuhan y Hubei.

A principios de noviembre se le presentaron cargos formales.

El documento de la acusación señala que Zhang envió “información falsa a través de texto, video y otros medios vía (plataformas como) WeChat, Twitter y YouTube”.

También está acusada de aceptar entrevistas con medios de comunicación extranjeros y de “difundir maliciosamente” información sobre el virus en Wuhan. Se recomendó una sentencia de cuatro a cinco años.

En protesta por su arresto, Zhang hizo una huelga de hambre, lo cual ha deteriorado su salud.

Uno de sus abogados dijo en un comunicado que cuando la visitó a principios de diciembre, ella le había dicho que la estaban alimentando a la fuerza mediante una sonda.

También dijo que sufría dolores de cabeza, mareos y dolor de estómago.

“Restringida las 24 horas del día, necesita ayuda para ir al baño”, dijo el abogado Zhang Keke, quien también indicó que tiene problemas para dormir.

“Se siente psicológicamente agotada, como si cada día fuera un tormento”, dijo el abogado que había solicitado el aplazamiento del juicio dado su estado de salud.

Zhang había sido detenida en 2019 por expresar su apoyo a los activistas en Hong Kong.

“Sentencia alarmante”

Leo Lan, consultor de investigación y defensa del grupo de derechos humanos Network of Chinese Human Rights Defenders, dijo que la sentencia de Zhang es “alarmante”.

“(Su) sentencia es muy dura. El gobierno chino está muy decidido a silenciarla e intimidar a otros ciudadanos que intentaron exponer lo que sucedió en Wuhan”, le dijo a la BBC.

“Me preocupa el destino de otros ciudadanos detenidos que también informaron sobre la pandemia”.

Varios reporteros ciudadanos que informaron desde Wuhan, entre ellos: Li Zehua, Chen Qiushi y Fang Bin, desaparecieron a principios de este año.

Li finalmente apareció y explicó que había sido puesto en cuarentena a la fuerza, mientras que se informó que Chen está con su familia, pero bajo supervisión del gobierno.

Aún se desconoce el paradero de Fang Bin.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lu1IxGRfsyM&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.