Ilegal e incompleta: así ven expertos la clasificación de videojuegos aprobada por el Senado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.Io

Ilegal e incompleta: así ven expertos la clasificación de videojuegos aprobada por el Senado

Con el argumento de que los papás no se comunican bien con sus hijos, los legisladores pidieron a Gobernación que restrinja juegos “violentos”. La Corte en EU anuló una medida similar.
StockSnap.Io
Por Arturo Angel
6 de mayo, 2017
Comparte

La semana pasada el Senado aprobó por unanimidad un dictamen presentado cinco años antes, que faculta a la Secretaría de Gobernación para revisar y clasificar videojuegos según su contenido, y exigir a las compañías que los venden que impidan que menores compren los que no sean aptos para ellos.

Lo anterior con el argumento de que es necesario proteger a la infancia y que los padres de los niños tienen problemas de comunicación con sus hijos que les impiden conocer qué juegan.

Pero expertos tanto en derecho como en el mercado de videojuegos consultados por Animal Político consideran que la  propuesta es incompleta, ineficaz e incluso ilegal y demuestra un desconocimiento de cómo ha evolucionado esta industria y sus prácticas actuales.

La iniciativa, indican los expertos,  no toma en cuenta la regulación de venta de juegos en línea y deja en manos de una dependencia y no de una ley especial una regulación de un derecho fundamental (de la libertad de expresión), lo que puede resultar inconstitucional. Esto entre otros fallos.

A nivel mundial, se estima que el mercado de los videojuegos crece entre 8 y 10%  cada año. En México, el crecimiento en 2016 fue aún mayor: 13.3%.

Un análisis de la firma especializada The Competitive Intelligence Unit estimó que el valor del mercado de los videojuegos en nuestro país casi alcanza los 23 mil millones de pesos, el mayor de América Latina.

Los senadores y los videojuegos

El Senado aprobó una iniciativa, presentada por los senadores Carlos Alberto Puente Salas del Partido Verde y Cristina Díaz Salazar del PRI, para reformar artículos de dos leyes: la de Administración Pública Federal y la General de los Derechos de los Niños, con el objetivo de que se permita a la Secretaría de Gobernación revisar y clasificar los videojuegos que se venden en México.

La iniciativa argumenta que hay videojuegos con contenidos que combinan situaciones de discriminación sexual y racial, tortura o xenofobia y violencia, lo cual influye en el proceso de “socialización de los niños”.

Se cita un estudio de la Universidad de Missouri, sin mayor referencia, que indica que “los videojuegos violentos son más dañinos” que las películas y programas de televisión porque son “interactivos”.

En ese contexto que plantean los senadores se califica como “injusto” que sean los padres los únicos que deban velar por lo que juegan sus hijos, ya que además del tiempo limitado que tienen por sus “actividades laborales”, también existen “relaciones de incomunicación” que les impide estar al tanto de los videojuegos.

La iniciativa no plantea cuál debe ser la escala de clasificación sino que ordena a la Secretaría de Gobernación elaborarla. Lo que si dice textualmente es que los “distribuidores de videojuegos deberán imprimir o adherir en la portada de los videojuegos y en su publicidad la clasificación que corresponda”.

Estipula que las tiendas deben abstenerse de exhibir videojuegos que no estén clasificados y que está prohibido vender juegos para adultos a menores de edad. Se estipulan sanciones económicas para que no lo hagan.

Primer problema: incompleta

Salvador García, periodista  y analista de videojuegos y quien actualmente labora en la industria ayudando a distintas compañías en el lanzamiento de nuevos títulos, dice que sí son necesarios controles que faciliten que menores de edad no accedan a videojuegos no aptos para ellos.

Sin embargo destacó que la iniciativa está incompleta porque no indica cómo es que la Secretaría de Gobernación va a clasificar los contenidos ni parámetros para ello, sino simplemente se le indica que lo haga.

“La pregunta es ¿Quiénes van a hacer esta clasificación y cuál es su experiencia? Esas personas… ¿cómo se van a elegir, que conocimientos tienen de los juegos, hay títulos que se necesitan jugar 100 horas para conocerlos. ¿Eso se va a hacer realmente?”, cuestionó García.

Más notable aún, dijo, es la ignorancia respecto al mercado de juegos en línea. Hoy, las principales compañías permiten comprar sus juegos vía internet y el contenido se descarga digitalmente. Una de las plataformas de renta y venta más importante actualmente es Steam, que comercializa los juegos cien por ciento de forma digital.

Pero la iniciativa aprobada por los senadores no estipula nada al respecto. Solo se menciona el pegar etiquetas con la clasificación en juegos físicos.

Rodrigo Díez, abogado experto en temas constitucionales y también analista y conocedor de la industria de juegos de video, dijo que el haber dejado de lado los juegos en línea prueba que la iniciativa no está bien trabajada de inicio.

“Estos legisladores creen que los videojuegos siguen siendo un cartucho de Atari que es la única maneta de comprarlos, pero hay un gran y creciente mercado en línea. Esto solo está pensado en el retail convencional y ahí te das cuenta de la ignorancia y peligro de la iniciativa” indicó diez.

Te recomendamos: Cómo convertir a tu hijo en un diseñador de videojuegos.

Segundo problema: ilegal

La clasificación de los juegos y el impedir la venta de alguno de ellos es limitar una dimensión del derecho a la libertad de expresión que no está bien planteada ni justificada y por lo tanto es inconstitucional, señaló Rodrigo Díez.

El abogado advierte que cualquier afectación a derechos fundamentales debe detallarse de forma clara con sus alcances en una ley específica. “Esto no puede reducirse a unos lineamientos que fije Gobernación. Se está dando una manga muy ancha a una dependencia para limitar un derecho fundamental y no puede ser” dijo.

Según Diez la medida afecta el derecho a la libertad de expresión en dos dimensiones: la de los productores, debido a que su expresión asentada en un producto no llega al público en general, y la de los consumidores, al tener un acceso condicionado a estas ideas. Y cuando se impida distribuir un título puede considerarse incluso censura.

La Corte en California aprobó una medida similar a esta de México pero la Suprema Corte dijo que era inconstitucional porque se afectada a productor y consumidor. El razonamiento es que la medida no se justifica porque si el interés es proteger a los niños, entonces tienen que aplicarse también estos criterios a la música, las historietas, los libros, la música y eso no ocurre” citó el abogado.

En ese contexto Díez adelantó que si la iniciativa (que aún debe ser revisada por la Cámara de Diputados) se materializa, abre la puerta a demandas de amparo tanto de productores, como de distribuidores y consumidores que incluso llevarían el caso hasta la Corte.

Explicó que cualquier acción legal que limite derechos es analizada por la Corte con una metodología de cuatro pasos. El primer paso es revisar si es legítima la disposición y en ello no habría problema, pues se expone que hay que cuidar la integridad de los niños, sin embargo los otros tres pasos (si la medida es idónea, necesaria y proporcional) ya no se cumplen.

Tercer problema: Ineficaz

Los expertos consultados advirtieron dudas importantes sobre la eficacia que tendría una clasificación de los juegos como la que aprobó el Senado.

El problema es que no se consideraron los juegos en línea pero aun cuando se hubiera hecho, los menores están en contacto con otros medios que también pueden incitar a la violencia.

“Es un factor (los videojuegos) que pueden transmitir violencia sí pero también lo es la música, el cine, la tv y lo que ves en la calle. Es uno de muchos. Un niño que a lo mejor puede jugar un juego de disparos pero vive en un entorno donde hay respeto y comunicación no va a desarrollar violencia por eso. Es claro” dijo Salvador García.

El periodista recordó que en Estados Unidos se hizo una prueba con un niño de 13 años considerado uno de los mejores del mundo en juegos tipo “shooter” (disparos en primera persona).  Al niño se le entregó un rifle y se le pidió disparar a varios blancos. “Todos esperaban que aceptara pero él ni siquiera pudo disparar y se echó a llorar” dijo Salvador García.

Rodrigo Díez explicó que realmente no hay estudios serios, con bases científicas, que acrediten que los videojuegos son un detonante particular de la violencia en los menores de edad, más allá de ciertos “análisis” de activistas y hasta organizaciones religiosas que no actúan con neutralidad.

La violencia es multifactorial. Abarca varios medios y otras causas. Hacerle creer a la gente que el tema de la violencia es tan sencillo que si haces esto de los videojuegos se soluciona o ayude es una mentira” dijo Díez.

Los especialistas recordaron además que ya existe desde hace varios años una clasificación de los juegos acordada internacionalmente por la industria. Se trata del sistema ESRB y sus logos y advertencias están en todos los juegos, tanto en la portada como en la parte posterior. Los papás pueden consultarlo desde hace años.

“El estado no puede tomar la decisión de ser el papá. No se pueden controlar a papás idiotas que dejan que sus hijos compren lo que sea. Un juego hoy cuesta 1000 pesos entonces no le des el dinero para que no cumple lo que sea”, concluyó Díez.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: cuál es la mejor forma de reforzar tu inmunidad, ¿con una infección natural o a través de las vacunas?

¿Qué es mejor, la protección que tenemos ante la covid-19 por habernos infectado y superado la enfermedad o aquella que nos proporcionan las vacunas?
27 de agosto, 2021
Comparte

Para nuestro sistema inmunológico, las diferencias entre haber adquirido defensas tras una infección natural por coronavirus o haberlo hecho tras la vacuna son marcadas.

¿Pero qué es mejor?

El mero hecho de plantearse la pregunta rayaba la herejía hace un año, cuando contagiarse con covid-19 por primera vez podía ser mortal, especialmente para los ancianos o las personas con problemas crónicos de salud.

Ahora, sin embargo, ya no partimos con inmunidad cero, ya que muchos se han vacunado o han pasado la enfermedad.

Y por ello, se ha vuelto una pregunta relevante que tiene implicaciones en el tema de si los niños deben ser vacunados o si se debe usar el virus o aplicar una tercera dosis a adultos para reforzar la inmunidad, cuestiones ambas polémicas.

“Podríamos estar metiéndonos en un agujero, por mucho tiempo, al creer que solo podemos mantener alejado el covid-19 vacunándonos cada año”, me dijo la profesora Eleanor Riley, inmunóloga de la Universidad de Edimburgo.

El profesor Adam Finn, un asesor de vacunas del gobierno británico, dijo que vacunar en exceso, cuando en otras partes del mundo todavía hay gente a la que no se le ha inoculado ni la primera dosis, es “un poco loco”.

“No solo es injusto, es estúpido”, dijo.

Vacunación en España

Getty Images

La anatomía de la inmunidad

Antes que nada, necesitamos entender un poco tanto las claves del sistema inmunológico como las del virus que este está atacando.

Los elementos fundamentales del sistema inmunológico para hacer frente a la infección son dos: los anticuerpos y las células T.

Los anticuerpos se adhieren a la superficie del virus y lo marcan para que sea destruido.

Las células T pueden detectar cuáles de nuestras propias células han sido infectadas por el virus y destruirlas.

A pesar de todos los problemas que ha causado, el virus es espectacularmente simple.

Tiene la famosa espiga, una proteína que es la llave que usa para abrir la puerta de las células de nuestro cuerpo.

También hay otras 28 proteínas que necesita para secuestrar nuestras células y hacer miles de copias de sí mismo. (A modo de comparación, se necesitan alrededor de 20.000 proteínas para hacer funcionar el cuerpo humano).

Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2.

Science Photo Library
Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2.

Hay cuatro áreas clave para comparar la inmunidad que proporciona una vacuna y la que se desarrolla después de la infección natural con el virus.

1. Amplitud

¿Qué porcentaje del virus aprende a atacar el sistema inmunológico?

Quienes se infectan con el virus generan una respuesta inmune mayor que la que proporciona la vacunación.

Con cualquiera de las vacunas de Moderna, Pfizer u Oxford-AstraZeneca, lo que está aprendiendo el cuerpo es a detectar solo una cosa: la proteína de espiga.

Esta es la parte clave para producir anticuerpos y los resultados, al evitar que la mayoría de infectados tengan que ser hospitalizados, han sido espectaculares.

Pero apuntar a las otras 28 proteínas también les daría a las células T mucho más para atacar.

“Eso significa que si alguien se infectó, es posible que tenga mejor inmunidad ante cualquier nueva variante que surja, ya que tiene inmunidad frente a más proteínas “, dijo el profesor Riley.

Células T

Reuters
El propósito principal de las células T es identificar y matar patógenos invasores o células infectadas.

2. Fuerza

¿Cuál de las dos opciones —vacuna o inmunidad natural— detiene la infección o previene una enfermedad grave?

Sabemos que ha habido casos de personas que contrajeron el virus dos veces (reinfección) y de otras que se vacunaron y aún así desarrollaron la covid-19 (lo que se conoce como infección progresiva).

“Ninguna de las dos te brinda una protección completa contra la infección, pero la inmunidad que obtienes parece protegerte bastante bien de caer gravemente enfermo”, explicó el profesor Finn, de la Universidad de Bristol.

Los niveles de anticuerpos son, en promedio, más altos alrededor de un mes después de la vacunación que de la infección.

Sin embargo, existe un gran abismo en cuanto a anticuerpos entre aquellos que son asintomáticos (que no producen muchos anticuerpos) y aquellos que padecen un ataque severo de covid-19.

La mayor respuesta inmune proviene de personas que contrajeron la enfermedad y luego fueron vacunadas.

Todavía estamos esperando datos sobre lo que sucede al revés.

laboratorio

Reuters
Aunque los anicuerpos son importantes podrían no ser suficientes para evitar la propagación de covid-19.

3. Duración

¿Cuánto dura la protección?

Se ha demostrado que los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo, aunque esto puede no ser importante para prevenir que enfermes gravemente.

El sistema inmunológico recuerda los virus y las vacunas para poder responder rápidamente cuando se encuentra una infección.

Hay “células T de memoria” que permanecen en el cuerpo, y las células B permanecen preparadas para producir una nueva avalancha de anticuerpos si es necesario.

Existe evidencia de respuestas inmunitarias que duran más de un año después de la infección y los ensayos de las vacunas también han demostrado un beneficio duradero.

“En términos de durabilidad, todavía hay mucho por estudiar”, dijo el profesor Peter Openshaw, del Imperial College de Londres.

Un hombre con mascarilla

Getty Images

4. Localización: nariz o brazo

¿En qué parte del cuerpo está la inmunidad?

Esto importa.

Existe un conjunto completamente diferente de anticuerpos, conocidos como inmunoglobulina As, en la nariz y los pulmones, en comparación con los inmunoglobulina G que medimos en la sangre.

Los primeros son más importante por su papel como barrera contra la infección.

La infección natural ocurre en la nariz, mientras la vacuna se aplica con un pinchazo en el brazo. Por eso, la posición de esos anticuerpos es clave.

Ya se están investigando las vacunas nasales.

El profesor Paul Klenerman, que indaga sobre las células T en la Universidad de Oxford, señaló: “La ubicación de una infección marca la diferencia incluso si es el mismo virus, por lo que esperaríamos diferencias importantes entre la infección natural y las vacunas”.

Vacuna

Getty Images
Las vacunas han transformado la evolución del covid porque han reducido drásticamente las posibilidades de enfermarse gravemente.

¿Entonces, más vacunas o exposición al virus?

Existe una clara evidencia de que los adultos que no han recibido ninguna dosis tendrán defensas inmunitarias más fuertes si se vacunan, incluso si han contraído covid antes.

Pero en este punto hay dos importante cuestiones que plantearse:

  • ¿Los adultos vacunados necesitan una dosis de refuerzo o es suficiente la exposición al virus?
  • ¿Los niños necesitan vacunarse o toda una vida de encuentros con el virus construye una buena defensa inmunológica?

La idea de aumentar la inmunidad poco a poco durante toda la vida no suena radical cuando hablamos de otros virus, como el RSV (virus respiratorio sincitial) o los otros cuatro coronavirus que causan los síntomas del resfriado común.

Cada vez que está expuesto, el sistema inmunológico se fortalece un poco y esto continúa hasta la vejez, cuando el sistema inmunológico comienza a fallar y las infecciones empiezan a ser un problema.

“Esto no está probado, pero podría ser mucho más barato y sencillo dejar que eso suceda que pasar todo el tiempo inmunizando a las personas”, dijo el profesor Finn, quien advierte que podríamos terminar “encerrados en un ciclo de refuerzo” sin saber si era necesario.

Sin embargo, observó que el argumento en los niños “ya se ha demostrado”, ya que “el 40-50% ya se ha infectado y la mayoría no se puso enfermo o muy enfermo”.

Niño en una prueba de covid

Getty Images

Pero hay contraargumentos.

Riley apunta a la covid prolongada en los niños y el profesor Openshaw recuerda el nerviosismo en torno a los efectos a largo plazo de un virus que puede afectar a muchos órganos del cuerpo.

Pero Riley dijo que hay potencial en el uso de vacunas para “aliviar” la covid, seguido de una infección que amplíe nuestra respuesta inmunitaria.

“Realmente debemos considerar: ¿estamos simplemente asustando a la gente en lugar de darle la confianza para seguir adelante con su vida? Ahora estamos preocupando a la gente otra vez“.

Por supuesto, dado que los casos continúan, es posible que no haya muchas opciones.

“Me pregunto si es inevitable”, dijo el profesor Klenerman, pensando en que el virus continuará propagándose. Es probable que entonces veamos un efecto de constante cuestionamiento.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.