Bernardo Esquinca, el escritor que con sus novelas ha revitalizado el género de la nota roja
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Alejandra Pérez

Bernardo Esquinca, el escritor que con sus novelas ha revitalizado el género de la nota roja

El escritor Bernardo Esquinca habló sobre la publicación de La Octava Plaga, una novela que describe la vida de Casasola, un periodista cultural que debe sobrevivir narrando la nota roja en México.
Foto: Alejandra Pérez
Por Jorge Ramis
17 de junio, 2017
Comparte

La pluma de Bernardo Esquinca, aunque jalisciense, es tan chilanga como Donceles. Su estupor proviene de un constante retrato a la mexicanidad en lugares cotidianos de la ciudad. Visceral es, sobre todo, su afán hacia la nota roja, que le ha llevado a escribir la saga Casasola, una trilogía acerca de un periodista cultural obligado a dibujarse en paisajes sangrientos, a través de la novela policiaca.

En La Octava Plaga, primera entrega de la saga (reeditada en 2017 por Editorial Almadía), Bernardo Esquinca escribe sobre los inicios de Casasola en un periodismo irreal, que en ocasiones, llega a ser más real que el cultural. El estilo de La Octava Plaga desdibuja los límites entre la fantasía y la cotidianeidad. Camina por lugares oscuros, sin miedo, observando a distancia esos peligros de la profesión. Recorrer rasgos de la psique mexicana como el humor, la insolencia, la violencia, la sangre y su relación con la ciudad.

Sobre Ballard, quien es su más grande influencia, Bernardo ha dicho: “ Mi gran gurú es J.G. Ballard, es decir, yo provengo, yo soy un hijo de J.G. Ballard; es un autor de ciencia ficción que a la vez no lo es. Comenzó siendo un autor de ciencia ficción y luego se convirtió, como dijo Rodrigo Fresán, en el mejor cronista de nuestros días”.

Sobre la temporalidad, pues esta entrevista (2017) trata sobre un libro publicado hace 6 años (2011), surge la pregunta: ¿Entrevistarte por un libro de hace seis años no sería entrevistarte por algo que declaraste hace 6 años?

Bernardo Esquinca: Sí, sin duda, de hecho es más tiempo porque lo escribí en 2009 y se publicó en 2011, ya son ocho años. Sí, la pregunta que me han repetido es: ¿Modificaste tu libro para esta edición? Y no lo hice, me parecería tramposo modificarlo; es justo como una declaración que haces. Lo escribí en un momento específico con un propósito específico. Modificarlo sería traicionarlo. No cambié gran cosa y no porque mi texto sea perfecto, sino que hay que ponerle un punto final y desprenderse de él; mirar hacia adelante. Me cuesta trabajo volver a leerme, no me leo.  Hay colegas que se regocijan con amor propio, yo no, no puedo.

En esta primera entrega de la saga, Esquinca reitera una crítica muy concisa hacia el gremio del periodismo cultural. Casasola y otros personajes reflejan cierta histeria ante un tema que Bernardo desea tocar.  

¿Casasola sería citarte a ti mismo?
No literalmente, hay un proceso novelado. Uno escribe porque también busca un efecto en el lector. Pero, básicamente la filosofía de Casasola es la mía. Soy igual de tragón que él, me encantan las cantinas… en fin, una persona romántica, azotada, en general.

Como dijo Sábato: ¿Tras ver en los periódicos las mentiras de los políticos, uno se topa con la verdad en las páginas policiales?
Eso ha sido siempre, es actual y seguirá siendo actual. Nunca va a cambiar eso, para desgracia de todos nosotros.

En ‘La Octava Plaga’, hay referencias a Cormac McCarthy, Don DeLillo, Bolaño, y más. ¿Qué hay en tu librero?

Hay influencias de todo tipo. También me gusta la novela gráfica. Alan Moore me parece un titán comparado con cualquier escritor de cualquier género (vivo o muerto). Pero, por ejemplo, Rubem Fonseca es otro de mis autores favoritos, autor brasileño que de hecho fue una gran influencia en La Octava Plaga. Justo cuando preparaba mi novela leía Buffo & Spallanzani, una novela policiaca con muchas referencias al mundo literario, hay mucha reflexión en torno a él, pero es muy ágil, no entorpece la trama. Yo dije: ¡quiero tener algo así! Quiero tener una trama policiaca que sea vertiginosa, pero también quiero vertir todas estas reflexiones y ajustes de cuentas que yo tengo sobre el mundo literario. Para mí fue un modelo.

Sigo con devoción la saga de Charlie Parker de John Connolly, yo busco hacer eso justo en mi saga Casasola: una mezcla del relato policiaco con terror y lo sobrenatural. Y bueno, me gusta mucho Stephen King, es una influencia importante en lo que hago. Pero también leo otras cosas no policiacas y Cormac McCarthy es de mis favoritos, me parece uno de los escritores vivos más importantes en el mundo. En su momento me gustó muchísimo Bolaño, lo leí en el 2002, algunas cosas de él me impactaron mucho. Con su cuento de ‘Putas asesinas’ lo pude entrevistar por correo. Después me hartó este fenómeno de que hasta en la sopa sale Bolaño “El autor más prolífico de la historia de la humanidad” (con ironía). Cada año hay una novela inédita. Aunque claro que es un autor importante, nomás que ya no lo he leído tanto. Influyó mucho en un libro mío que se llama Los escritores invisibles, publicado por el FCE, pero hay muchos más nombres en mi librero.

Mi gran gurú es J.G. Ballard, es decir, yo provengo… yo soy un hijo de J.G. Ballard; es un autor de ciencia ficción que a la vez no lo es. Comenzó siendo un autor de ciencia ficción y luego se convirtió, como dijo bien Rodrigo Fresán, en el mejor cronista de nuestros días. El cambio climático ya existe, cuando él hizo El Mundo Sumergido, en los sesentas, el término no existía. Esa novela trata sobre un mundo que se inunda porque se derriten los polos gracias al calor. Él adelantó muchas cosas: las matanzas de estudiantes (eso está en Running Wild). Fue muy prolífico, tengo muchos libros de él que he leído y muchos que no he leído y me obligo a no leerlo porque su influencia es tanta en mí que a veces tengo que alejarme de él, necesito alimentarme de otras cosas, si no mi tendencia a ser ballardiano es muy fuerte.

Cuéntanos más sobre El Griego, personaje basado en Enrique Metinides (reconocido fotógrafo dentro del mundo de la nota roja), ¿conoces a Enrique?

Lo conocí en el 2007, fui a su casa, J.M. Servín me llevó. Enrique es un tipazo, no sólo por su arte, por sus fotos, sino mucho de lo que narro en mi libro así es él. También tiene su colección de carritos de bombero, graba todas las noticias, tiene todo su archivo, y posee una memoria prodigiosa. Te cuenta las historias de sus fotos con una gran memoria, casi te dice qué llevaba él vestido. Te narra la tragedia detrás de la foto. Es un homenaje a él, a alguien a quien admiro mucho. Mucho de Metinides está en el Griego, pero otras cosas las inventé, por eso se llama EL Griego, no Metinides. Es un homenaje a él.

¿A qué insecto le temen los humanos?

Bueno, no sé si los humanos, pero yo le tengo un pavor a ellos. Ésa es una de las razones por las que escribí este libro. Los venenosos, en particular, los alacranes… no puedo ni matarlos, salgo corriendo. Y las viudas negras, en Guadalajara hay muchas, me causan un pavor absoluto. Quise jugar con la idea de que los insectos están aquí antes que nosotros; hemos invadido su espacio, tenemos una guerra perdida con ellos. Un día no sobrevivirán, así de sencillo, jajaja.

¿No te gusta Spider Man?

El único cómic que coleccioné en mi niñez fue Spider Man, es parte de mi educación sentimental. Tenía el número 2, ¡el original! Tenía lleno de cajas el closet y mi mamá me dijo que me deshiciera de eso. Cada que sale una película de Spider-Man la veo con mucha felicidad. Muchos de mis recuerdos están ligados al cómic. Viví enamorado de Gwen Stacy, la novia rubia de Spider-Man. Cuando la mata el Duende Verde yo lloré, lloré y lloré…

¿Cuarta parte de la saga Casasola?

Ya está escrita, pero me gusta reposar los libros. Saldrá el año que entra, en Almadía, se llama ‘Inframundo’. Es una novela que va hacia el pasado, y aquí vuelve Casasola. Tiene que ver con las librerías de viejo… libros malditos y coleccionistas obsesivos. Espero hacer más, me gusta este personaje. La novela pasada, Carne de Ataud, narra un poco sobre la génesis de la nota roja.

Animal Político con autorización del autor y de Editorial Almadía te regala un capitulo gratis de la novela La Octava Plaga.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El "chamán" de las teorías conspiratorias de QAnon, acusado por el asalto al Capitolio

Jacob Anthony Chansley se enfrenta a varios cargos después de ser identificado en las fotografías del interior del Congreso publicadas por los medios.
9 de enero, 2021
Comparte

Un destacado seguidor de las teorías conspiratorias no probadas de QAnon ha sido acusado por su participación en los disturbios del Capitolio de Washington.

Jacob Anthony Chansley, conocido como Jake Angeli, se encuentra bajo custodia y se enfrenta a varios cargos, entre ellos los de entrada violenta y desórdenes.

Chansley, quien se denomina a sí mismo como el chamán de QAnon, es supuestamente el hombre fotografiado con la cara pintada y ataviado con una piel de animal y cuernos en el interior del edificio del Congreso este miércoles.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se enfrenta a su segundo proceso de “impeachment”, o destitución, por su papel en los incidentes. En el primero, la mayoría republicana en el Senado votó en contra, lo que le permitió seguir en el cargo.

Los demócratas acusan a Trump de haber animado a los asaltantes a tomar por la fuerza la sede del poder legislativo estadounidense en un episodio que terminó con 5 muertos.

La Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos ha pedido la colaboración ciudadana para llevar a los asaltantes ante la justicia.

Chansley no ha comentado públicamente las acusaciones a las que se enfrenta.

El fiscal federal en Washington DC informó en un comunicado que Chansley ha sido identificado como el hombre que apareció en las imágenes difundidas por los medios con cuernos en la cabeza, vestido con una piel de oso, y pintura roja, blanca y azul y con el pecho descubierto.

“Este individuo portaba una lanza, de aproximadamente 6 pies (1,83 metros) de largo, con una bandera de Estados Unidos atada bajo la hoja”.

El comunicado da cuenta también de la detención de un hombre, residente en Florida. Se cree que es quien fue fotografiado llevándose el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Adam Johnson, de 36 años, está acusado de varios cargos, entre ellos el de robo de bienes del gobierno y entrada violenta.

Un hombre, llevándose el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes.

Getty Images
Un hombre fue fotografiado llevándose el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes.

También figura en la lista de acusados difundida el legislador de Virginia Occidental Derrick Evans, quien, presuntamente publicó un video de sí mismo junto a los simpatizantes de Trump en el exterior del edificio del Congreso y entrando luego en él.

Evans fue detenido el viernes y se le acusa también de entrada violenta y desórdenes en el Capitolio, informó el Departamento de Justicia.

Hasta el momento, más de una docena de personas han sido acusadas formalmente tras los disturbios, incluido un hombre de Alabama al que las autoridades encontraron con 11 cócteles Molotov.

Trump deberá dejar la presidencia el 20 de enero, cuando está previsto que su rival Joe Biden asuma como nuevo presidente. Los demócratas en la Cámara de Representantes planean presentar una acusación para su “impeachment” en el Congreso el próximo lunes por “incitación a la insurrección”.

Un portavoz de la Casa Blanca declaró que una medida así a estas alturas solo serviría para agudizar la división en Estados Unidos, pero los líderes demócratas aseguran que Trump ha dado pruebas de no ser apto para el cargo y han reclamado al vicepresidente, Mike Pence, que invoque la 25ª enmienda de la Constitución de Estados Unidos para relevar inmediatamente a Trump.

Pese a haberse desmarcado de él en los últimos días y al goteo de dimisiones en la Administración Trump de los últimos días, Pence no ha dado muestras de tener intención de dar ese paso.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fsGHArk1hUc&ab_channel=BBCNewsMundo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.