Bonnie Burstow, la doctora que lidera el renacer del polémico movimiento antipsiquiatría
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSanp.Io

Bonnie Burstow, la doctora que lidera el renacer del polémico movimiento antipsiquiatría

Bonnie Busrtow, una profesora de la Universidad de Toronto, impulsa un movimiento en contra de la psiquiatría en el mundo.
StockSanp.Io
Por Nick Arnold // BBC Mundo
4 de junio, 2017
Comparte

”Yo no uso las palabras ‘salud mental’. Y cuando las oigo me da dolor de estómago”, me dice la doctora Bonnie Burstow.

Pero cuando lo hace, al que le da dolor de estómago es a mí.

Bonnie Burstow es profesora en la Universidad de Toronto, Canadá, donde acaba de lanzar la primera beca “antipsiquiatría” del mundo.

En su trabajo como psicoterapeuta, Burstow dice haber ayudado a cientos de “pacientes con fuertes tendencias suicidas”.

Y su conclusión es que el tratamiento psiquiátrico convencional no es lo que los puede ayudar.

El movimiento polémico de Bonnie Burstow

Bonnie Burstow es una figura prominente en el campo de la antipsiquiatría.

La profesora lo describe como “un movimiento tanto de sobrevivientes de la psiquiatría como de profesionales que sostienen que la psiquiatría debe ser abolida”.

Sesión con un psiquiatraDerechos de autor de la imagenISTOCK
Image captionEl movimiento antipsiquiatría pide la abolición de esa rama de la medicina.

La primera vez que escuché hablar de Bonnie Burstow y del movimiento antipsiquiátrico, fui despectivo y hasta me enojé un poco.

Ahora que el mundo por fin está empezando a reconocer la gravedad de algunos problemas mentales, lo último que necesitamos es que un grupo de locos nos hagan retroceder, pensé.

Y el anuncio de la beca de Burstow generó reacciones encontradas.

Muchos denunciaron los peligros de la antipsiquiatría y su carencia de bases científicas, pero otros destacaron la utilidad de su escepticismo.

¿Enfermedades mentales?

La psiquiatría convencional sostiene que enfermedades mentales como desorden bipolar, depresión o esquizofrenia son el resultado de anormalidades biológicas, como desbalances químicos, que se combinan con factores psicológicos y sociales.

Y para el profesor Carmine Pariante, del Real Colegio de Psiquiatras de Reino Unido, “este complejo modelo bio, psico y social; mirar a todos esos componentes juntos”, es la mejor manera de abordar los problemas de salud mental.

Mente humanaISTOCK
La psiquiatría asume que detrás de los problemas mentales también hay problemas biológicos.

Este es también el enfoque más comúnmente aceptado y uno que yo puedo reconocer en mi propio tratamiento y en las muchas conversaciones que he tenido con mi compañero de piso, psiquiatra de profesión.

Pero el movimiento “antipsiquiatría” cuestiona si las enfermedades mentales son en realidad enfermedades.

¿Significa eso que Bonnie Burstow cree que el dolor que yo sufro a diario es completamente inventado?

“No”, me responde la doctora. “¿Creo que la gente sufre de ansiedad y tiene compulsiones? Por supuesto”, dice.

“Pero creo que esos sentimientos son una forma muy humana de experimentar la realidad”.

Mercado inmenso

La doctora cree que “tenemos una pretensión demasiado absoluta de lo que es ‘normal’“.

“La gente se compara con lo que decimos que es normal, pero eso no es ni remotamente lo que la mayoría de la gente siente”, afirma.

Y yo ciertamente puedo entender lo que está diciendo.

MedicinasAFP
Una de las críticas más comunes a la psiquiatría es la sobremedicación de los pacientes.

Antes de que me diagnosticaran con Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), lo menos que me sentía era “normal”.

Pero si hubiera sabido antes que el tipo de pensamientos intrusivos que padezco son, de hecho, bastante comunes en nuestra sociedad, tal vez hubiera podido evitar años de sufrimiento.

“Si el 99% de la gente que hay en el mundo no son lo que ellos consideran ‘normal’, eso beneficia a los psiquiatras, porque les asegura una clientela inmensa”, argumenta Burstow.

Y el movimiento antipsiquiatría también cree que los psiquiatras habitualmente sobremedican a sus pacientes.

Un reporte reciente predijo que el mercado global de medicamentos contra la depresión, que en 2014 ya se valoraba en US$14.500 millones, generará ganancias por el orden de los US$16.800 millones antes del fin de 2020.

¿Biología o condición humana?

“La psiquiatría asume que ciertas cosas son biológicas cuando no lo son”, afirma también Burstow.

“Y cuando decimos ‘salud mental’ estamos diciendo que los problemas que la gente tiene son resultado de una enfermedad. Y no lo son”, insiste.

Mujer pensandoISTOCK
Para la antipsiquiatría, mucho de los que consideramos problemas mentales son en realidad sentimientos “normales”.

Esto, sin embargo, no es algo con lo que la mayoría de los profesionales de la medicina están de acuerdo.

Por ejemplo, hay evidencia de que los problemas mentales a menudo son asuntos de familia, con estudios que sugieren que el desorden bipolar está “entre los más hereditarios de los trastornos médicos”,

Y el profesor Pariante cree que la prueba de que las condiciones mentales están influenciadas (al menos en parte) por la genética, es nada más un asunto de tiempo.

Pero el movimiento antipsiquiatría rechaza esto completamente.

“La vida puede ser difícil. Pero hemos empezado a diagnosticar como ‘enfermedades mentales’ ciertas reacciones y comportamientos que, por más dolorosos que sean, son parte de la condición humana“, dice Paola Leon, una psiquiatra de Toronto con 25 años de experiencia.

Enfermo mental confinado en BaliGETTY IMAGES
“El aterrador poder de la psiquiatría” es otra de las cosas que preocupa a Burstow.

A Bonnie Burstow también le preocupa lo que llama “el aterrador poder” de la psiquiatría.

“El Estado le ha dado el poder de encarcelar a la gente cuando decide que está mentalmente enferma, tiene el poder de encerrarlos y de tratar a la gente en contra de su voluntad”, se queja.

Pero cuando le planteo eso al profesor Pariante, su respuesta es: “Cuándo hay un riesgo real de que alguien se haga daño a sí mismo o a otros, ¿cómo podemos dejarlos sin ayuda, en una situación en la que podemos ayudar?”.

Nuevos tratamientos

Burstow, sin embargo, insiste en que hay otras formas de tratar a la gente.

El movimiento antipsiquiatría promueve más terapias basadas en conversaciones, incluso para condiciones debilitantes como la esquizofrenia.

Terapia de grupoISTOCK
Los antipsiquiatría confían mucho en el valor de la palabra.

Pero no estoy seguro de que eso me convenza: he conocido a mucha gente que se ha beneficiado con la medicación, así como a otros que han rechazado las medicinas y como resultado se han convertido en un peligro para ellos mismos.

Y aunque mis ocho meses de terapia cognitivo-conductual me ayudaron a avanzar significativamente en mi batalla personal con mis problemas mentales, creo que mucho de ello se debió a que acepté que lo que me estaba pasando era una ‘enfermedad’: TOC. Me dio una explicación para mis síntomas.

Desde entonces, también he cuestionado la efectividad de muchos de los ejercicios de mi terapia.

Aunque con mi salud mental todavía frágil, estoy en lista de espera para un nuevo tipo de tratamiento basado en conversaciones: la psicoterapia.

Tal vez la forma para mejorar sea abordando mi vida como un todo, en lugar de enfocarme sólo en mi TOC.

Y eso es lo que tendré que hacer con “Diálogo Abierto”, un nuevo tipo de tratamiento desarrollado en Finlandia que ahora está siendo piloteado por el sistema de salud británico.

Estados de ánimoISTOCK
El movimiento ha logrado poner en el tapete nuevas formas de terapia.

Este tratamiento no rechaza completamente la medicación, pero pone mayor énfasis en las redes sociales de los pacientes, incluyendo familiares y amigos.

Y en lugar de reunirse con profesionales de la salud mental en privado, los pacientes abordan sus problemas en compañía de sus familiares y otros miembros de su red.

Este enfoque es similar al concepto de “comunidad” que promueve Burstow para ayudar a la gente con problemas.

¿Útil o peligroso?

La mayoría de los psiquiatras, sin embargo, continúan viendo con escepticismo a la “antipsiquiatría”.

Según Allan Young, quien preside el Comité Especial de Psicofarmacología del Real Colegio de Psiquiatras, el movimiento -que se popularizó por primera vez en la década de 1970- acostumbra a “encenderse y desvanecerse” en el tiempo.

Y, para él, se trata de un movimiento ubicado en los márgenes de la ciencia, que está integrado por gente de todo tipo: “desde tipos raros con ideas descabelladas sobre la salud, hasta psiquiatras y otros profesionales de la salud mental”.

Pero yo, que sigo buscando la forma más efectiva de lidiar con las enfermedades mentales, no puedo dejar de sentir que descartar de plano al movimiento antipsiquiatría no sería lo mejor para aquellos que sufrimos problemas de salud mental.

Cuando menos, su resurgimiento está provocando discusiones sobre nuevos y diferentes tipos de tratamiento.

Y cada camino hacia la buena salud mental es diferentes, por lo que encontrar el mejor para cada uno, sea el que sea, es en realidad lo único que importa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El envío de vacunas a México puede ser 'el gesto más significativo' de Biden hacia América Latina

La medida que contempla la Casa Blanca es vista como un primer paso de una "diplomacia de las vacunas" de EE.UU. a nivel regional. ¿Se extenderá a otros países?
Getty Images
22 de marzo, 2021
Comparte

Además de los apuntes de rigor en sus etiquetas, los 2,5 millones de dosis de vacunas anticovid-19 que Estados Unidos planea enviar a México llevarán un mensaje político implícito: Washington vuelve a cooperar al sur del continente.

El anuncio de la Casa Blanca de que prevé compartir esas vacunas de AstraZeneca con México y otros 1,5 millones de dosis con Canadá es uno de los primeros pasos del presidente Joe Biden en la “diplomacia de las vacunas”.

Biden ya había señalado su intención de distribuir en “el resto del mundo” el excedente de dosis que tenga su país y ahora comienza con los dos vecinos con los que comparte frontera.

Esto ocurre en momentos en que EE.UU. busca la ayuda de México para controlar el flujo de migrantes hacia el norte.

En este contexto, el envío de las vacunas estadounidenses al sur de la frontera es visto por expertos como un guiño en particular a México y en general a Latinoamérica, donde el coronavirus hace estragos y faltan dosis para contenerlo.

“Esto es algo que refleja el deseo de fortalecer alianzas que se debilitaron en los últimos años y mostrar que EE.UU. está dispuesto a cooperar en un tema donde hay mayor necesidad en América Latina”, señala Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un centro de análisis regional en Washington.

“En ese aspecto, es el gesto y la decisión más significativa hasta ahora (del gobierno de Biden) respecto a América Latina. Pero es un paso que debería convertirse en una política más seria, extendiéndolo al resto del continente”, le dice Shifter a BBC Mundo.

“Un favor”

Tanto EE.UU. como México evitaron este jueves presentar el acuerdo por las vacunas como una transacción.

Una mujer de tercera edad recibe la vacuna contra la covid-19 en México.

Reuters
El envío de las vacunas estadounidenses al sur de la frontera es visto por expertos como un guiño en particular a México y en general a Latinoamérica.

Esto supone de por sí una diferencia respecto al expresidente estadounidense Donald Trump, quien exigió públicamente a México y países centroamericanos pactos migratorios a cambio de comercio o ayuda económica.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, sostuvo en Twitter que el acuerdo con EE.UU. “sería el inicio de una amplia cooperación en vacunas”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, negó por su lado que el envío de las vacunas esté relacionado con la situación migratoria, pero admitió que ambos asuntos están sobre la mesa bilateral en simultáneo.

“Rara vez hay un solo tema que se esté discutiendo con cualquier país al mismo tiempo”, dijo Psaki en conferencia de prensa. “Ciertamente, ese no es el caso de México”.

Biden también ha buscado enterrar la política migratoria de Trump, al suspender acuerdos de cooperación con Guatemala, Honduras y El Salvador, comenzar a procesar las solicitudes de asilo en EE.UU. de miles que aguardaban en México y parar la construcción de un muro fronterizo.

Pero al mismo tiempo Washington ha solicitado la ayuda de México para intentar cortar un creciente flujo de migrantes hacia el norte, que amenaza con desatar una crisis fronteriza.

Este asunto estuvo presente en una videoconferencia que Biden mantuvo este mes con su par mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien a su vez planteó la necesidad de obtener vacunas anticovid en su país.

Migrantes rechazados en El Paso, Texas, en la frontera con México. 18 de marzo

Getty Images
El envío de vacunas por parte de EE.UU. a México puede llevar a una cooperación en materia migratoria, dicen algunos analistas.

Los especialistas creen que el envío de los 2,5 millones dosis de AstraZeneca puede llevar a México a cooperar más con EE.UU. en migración.

“No estamos exigiendo que México nos dé algo a cambio. Pero creo que está implícito”, dice Alan McPherson, un experto en relaciones de EE.UU. con América Latina que dirige el Centro para el estudio de la fuerza y la diplomacia en la Universidad de Temple.

“Sería perfectamente comprensible si México viera esto como un favor de EE.UU. queriendo algo a cambio. Por ejemplo, una acción para reducir el número de migrantes que llegan a la frontera”, dice McPherson a BBC Mundo.

Este mismo jueves, citando la necesidad de “prevenir la propagación de covid-19”, México anunció restricciones al tránsito terrestre para actividades no esenciales en sus fronteras norte y sur.

La medida, que en principio durará desde este viernes hasta el 19 de abril e incluirá un “control sanitario” fronterizo, puede de hecho contribuir a cortar el tránsito migratorio.

¿Y el resto de la región?

Por ahora se desconoce si el gobierno de Biden planea enviar vacunas a otros países de América Latina.

Con más de un cuarto de las muertes por covid-19 en todo el mundo, pese a tener sólo el 8% de la población global, la región ha sido especialmente golpeada por la pandemia.

En los últimos meses China y Rusia le han sacado una ventaja considerable a EE.UU. en Latinoamérica en el uso de sus vacunas con fines diplomáticos.

Pero las dosis siguen escaseando en la región, las campañas de vacunación avanzan con lentitud y los reclamos de vacunas aumentan.

EL expresidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, recibió la vacuna el 13 de marzo.

Reuters
El expresidente brasileño Lula da Silva sugirió a Biden que envíe dosis de la vacuna a Brasil.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sugirió a Biden el miércoles que envíe dosis a su país, el segundo del mundo con más muertes por coronavirus y donde ocurre un colapso histórico de los servicios de salud.

“Nosotros sabemos que EE.UU. tiene vacunas que no está usando”, dijo Lula en una entrevista con la cadena CNN. “Esas vacunas podrían ser, quien sabe, donadas a Brasil o a otros países más pobres que no pueden comprar”.

En algunos países sudamericanos han comenzado a escucharse incluso cuestionamientos a la atención que Washington le presta a la región.

“Cuando nos preguntamos qué puede hacer EE.UU. por el Mercosur, bueno, primero que nada escucharnos, porque hasta hoy pareciera que el único que nos escucha es China”, dijo el canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, durante una conferencia virtual organizada por el centro de análisis Atlantic Council en Washington.

Uruguay es uno de los países latinoamericanos que tiene a China como principal proveedor de vacunas.

Sin embargo, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, aseguró en una reciente entrevista con la BBC que su país está decidido a ser “un líder internacional en vacunación”.

En este sentido, Biden enfrenta el desafío de atender la demanda internacional de dosis y al mismo tiempo seguir acelerando la vacunación de estadounidenses que según la Casa Blanca es su máxima prioridad.

A diferencia de EE.UU., Canadá y México ya autorizaron la vacuna de AstraZeneca, lo cual ha facilitado el envío.

Dosis de la vacuna AstraZeneca.

Reuters
El gobierno de Biden acordó que enviará a México 2,5 millones de dosis de vacunas AstraZeneca.

Pero algunos ven esto como el posible primer capítulo de una estrategia regional de Washington.

“Podríamos predecir que EE.UU. intentará hacer esto con otros países latinoamericanos”, dice McPherson.

“Sería una diplomacia inteligente de alguna manera, porque por un lado, podrías recibir algo a cambio y, por otro, es bueno para el sistema internacional que haya más personas en el hemisferio y el mundo vacunadas”.

Shifter advierte que EE.UU. debe evitar “aplicar criterios políticos” para el reparto de vacunas en América Latina, donde a su juicio China le está “ganando” la carrera a Washington en la lucha contra la pandemia.

“EE.UU. tiene que mostrar que cuando habla de cooperación no es pura retórica, que hay acciones atrás”, señala.

“Esto (el envío de vacunas a México y Canadá) es importante, pero más allá de eso tiene que haber un plan a nivel hemisférico”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=z074SRnf2lY&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.