China quiere salvar el clima con energía atómica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
DW

China quiere salvar el clima con energía atómica

Después de que Estados Unidos anunciara su distanciamiento de la política climática internacional, China enseña ahora músculo contra del calentamiento global. ¿Cuáles son los planes de Pekín?
DW
Por DW.
6 de junio, 2017
Comparte

“El cielo sobre nuestras cabezas será otra vez azul”, prometió el primer ministro chino, Li Keqiang, ante los delegados del Congreso Popular en marzo de 2017. Para lograr dicho objetivo, China invierte más en energías renovables que ningún otro país. Al mismo tiempo, aumenta la capacidad de energía atómica.

Alrededor de un cuarto de la electricidad en el país en 2016 procedió de energías renovables, 3,4% de energía nuclear y 2/3 del carbón.

En 2016, China aumentó el rendimiento de las centrales nucleares de 8 gigavatios a 34 gigavatios, el mayor incremento de uso de energía atómica hasta ahora. Y así deberá seguir evolucionando. Entre cuatro y seis nuevos reactores se pondrán en funcionamiento anualmente, según los planes de He Yus, el presidente de China General Nuclear Power.

¿Y la seguridad?

Esta revolución atómica no solo tiene lugar en China, sino también en los países limítrofes de la nueva Ruta de la Seda a través de Asia Central y Pakistán. Incluso en Gran Bretaña, China pretende erigir un reactor de tercera generación, el Reactor de Agua a Presión Europeo. Según los expertos en Pekín, este reactor no solo es seguro, sino también competitivo.

“El cielo sobre nuestras cabezas será otra vez azul”: primer ministro chino, Li Keqiang.

Después de la catástrofe en la central nuclear Fukushima 1, donde se destruyeron cuatro de los seis reactores, el Gobierno de China interrumpió la construcción de otras centrales nucleares. Al mismo tiempo, se aprobaron normas de seguridad más exhaustivas. Desde otoño de 2012, Pekín persigue incluso aún más un programa nuclear más ambicioso.

El experto nuclear de Greenpeace, Heinz Smital, ve un problema en la construcción de los reactores: “Las autoridades chinas no disponen de la capacidad para comprobar correctamente su estado”. “Más bien no se controlan bien y se dan por válidos para no tener problemas con las empresas constructoras”, añadió. Esto supone un gran problema de seguridad.

China no puede prescindir de la energía atómica, a pesar de las grandes inversiones en energía renovable.

La India: hambre de energía insaciable

La economía de India crece alrededor del 6% anualmente. Sin embargo, el pésimo suministro energético frena el desarrollo económico. Gran parte del país sufre apagones y cuenta con una infraestructura muy anticuada. Allí, al igual que en China, se potenciarán las energías renovables. Pero, la élite política está convencida de que el país debe agotar todas las posibilidades de generación de energía, también la nuclear. En mayo de 2017, el Gobierno aprobó la construcción de diez reactores nuevos de construcción indios, parecidos a los chinos Hualong 1.

Además, la India firmó en la última década acuerdos nucleares civiles, entre otros, con Estados Unidos, Canadá, Francia y Rusia: 21 centrales nucleares ya están en funcionamiento (dato válido hasta marzo de 2016). Algunos se hallan en zonas peligrosas por los tsunamis.

Pakistán: reactores en zona sísmica y de inundaciones

El vecino de India, Pakistán, también tiene problemas con la infraestructura anticuada. En la actualidad, el país cuenta con cuatro pequeños reactores en funcionamiento. El más viejo, ubicado al oeste de Karachi, es de los más viejos del mundo y se halla en una zona en peligro por inundaciones. Los otros tres reactores, Chasma 1, 2 y 3, están situados a 300 kilómetros al sur de Islamabad, una zona sísmica. El Gobierno pakistaní planea en ambas ubicaciones la construcción de un reactor. Con la ayuda de China, Pakistán se plantea tener siete nuevos reactores hasta 2030.

Corea del Sur y la mafia nuclear

Corea del Sur es más o menos tan grande como la antigua RDA. Sin embargo, el país (dato válido hasta marzo de 2016) posee 25 centrales nucleares en funcionamiento. Tres más están en construcción y otras dos más planeados hasta 2029. La energía atómica ascenderá del 30% al 40%. Sin embargo, la población surcoreana no está del todo convencida. No solo por los accidentes en Fukushima en 2011, sino por un escándalo que sacudió a la opinión pública entre 2012 y 2013, y en el que se vieron involucrados empresas públicas, constructoras y políticos con sobornos incluidos. Los medios de comunicación del país hablaban entonces de “mafia atómica”.

El Gobierno surcoreano, sin embargo, siguen con sus planes atómicos hacia adelante.

El sureste asiático: planes nucleares en el cajón

En otros países del sureste asiático se debate acaloradamente sobre el acceso a la energía atómica. Vietnam pretende, con ayuda rusa, construir ocho centrales nucleares. Sin embargo, hasta ahora el tema se ha quedado en el tintero. Tailandia planea la construcción de cinco reactores, Malasia y Filipinas, uno por país. No se sabe si estos proyectos se llevarán a cabo. “Será muy difícil encontrar inversores interesados en invertir miles de millones con la inseguridad de que pueda producirse otro accidente nuclear en cualquier lugar del mundo”, cree el experto Smital. Además, el coste de las centrales nucleares sube, mientras que el de las energías renovables, bajan. Por eso, “es muy difícil encontrar financiación para las centrales nucleares en el mercado libre”, añade.

Thomas Latschan/Hans Spross (RMR/EL)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El envío de vacunas a México puede ser 'el gesto más significativo' de Biden hacia América Latina

La medida que contempla la Casa Blanca es vista como un primer paso de una "diplomacia de las vacunas" de EE.UU. a nivel regional. ¿Se extenderá a otros países?
Getty Images
22 de marzo, 2021
Comparte

Además de los apuntes de rigor en sus etiquetas, los 2,5 millones de dosis de vacunas anticovid-19 que Estados Unidos planea enviar a México llevarán un mensaje político implícito: Washington vuelve a cooperar al sur del continente.

El anuncio de la Casa Blanca de que prevé compartir esas vacunas de AstraZeneca con México y otros 1,5 millones de dosis con Canadá es uno de los primeros pasos del presidente Joe Biden en la “diplomacia de las vacunas”.

Biden ya había señalado su intención de distribuir en “el resto del mundo” el excedente de dosis que tenga su país y ahora comienza con los dos vecinos con los que comparte frontera.

Esto ocurre en momentos en que EE.UU. busca la ayuda de México para controlar el flujo de migrantes hacia el norte.

En este contexto, el envío de las vacunas estadounidenses al sur de la frontera es visto por expertos como un guiño en particular a México y en general a Latinoamérica, donde el coronavirus hace estragos y faltan dosis para contenerlo.

“Esto es algo que refleja el deseo de fortalecer alianzas que se debilitaron en los últimos años y mostrar que EE.UU. está dispuesto a cooperar en un tema donde hay mayor necesidad en América Latina”, señala Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un centro de análisis regional en Washington.

“En ese aspecto, es el gesto y la decisión más significativa hasta ahora (del gobierno de Biden) respecto a América Latina. Pero es un paso que debería convertirse en una política más seria, extendiéndolo al resto del continente”, le dice Shifter a BBC Mundo.

“Un favor”

Tanto EE.UU. como México evitaron este jueves presentar el acuerdo por las vacunas como una transacción.

Una mujer de tercera edad recibe la vacuna contra la covid-19 en México.

Reuters
El envío de las vacunas estadounidenses al sur de la frontera es visto por expertos como un guiño en particular a México y en general a Latinoamérica.

Esto supone de por sí una diferencia respecto al expresidente estadounidense Donald Trump, quien exigió públicamente a México y países centroamericanos pactos migratorios a cambio de comercio o ayuda económica.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, sostuvo en Twitter que el acuerdo con EE.UU. “sería el inicio de una amplia cooperación en vacunas”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, negó por su lado que el envío de las vacunas esté relacionado con la situación migratoria, pero admitió que ambos asuntos están sobre la mesa bilateral en simultáneo.

“Rara vez hay un solo tema que se esté discutiendo con cualquier país al mismo tiempo”, dijo Psaki en conferencia de prensa. “Ciertamente, ese no es el caso de México”.

Biden también ha buscado enterrar la política migratoria de Trump, al suspender acuerdos de cooperación con Guatemala, Honduras y El Salvador, comenzar a procesar las solicitudes de asilo en EE.UU. de miles que aguardaban en México y parar la construcción de un muro fronterizo.

Pero al mismo tiempo Washington ha solicitado la ayuda de México para intentar cortar un creciente flujo de migrantes hacia el norte, que amenaza con desatar una crisis fronteriza.

Este asunto estuvo presente en una videoconferencia que Biden mantuvo este mes con su par mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien a su vez planteó la necesidad de obtener vacunas anticovid en su país.

Migrantes rechazados en El Paso, Texas, en la frontera con México. 18 de marzo

Getty Images
El envío de vacunas por parte de EE.UU. a México puede llevar a una cooperación en materia migratoria, dicen algunos analistas.

Los especialistas creen que el envío de los 2,5 millones dosis de AstraZeneca puede llevar a México a cooperar más con EE.UU. en migración.

“No estamos exigiendo que México nos dé algo a cambio. Pero creo que está implícito”, dice Alan McPherson, un experto en relaciones de EE.UU. con América Latina que dirige el Centro para el estudio de la fuerza y la diplomacia en la Universidad de Temple.

“Sería perfectamente comprensible si México viera esto como un favor de EE.UU. queriendo algo a cambio. Por ejemplo, una acción para reducir el número de migrantes que llegan a la frontera”, dice McPherson a BBC Mundo.

Este mismo jueves, citando la necesidad de “prevenir la propagación de covid-19”, México anunció restricciones al tránsito terrestre para actividades no esenciales en sus fronteras norte y sur.

La medida, que en principio durará desde este viernes hasta el 19 de abril e incluirá un “control sanitario” fronterizo, puede de hecho contribuir a cortar el tránsito migratorio.

¿Y el resto de la región?

Por ahora se desconoce si el gobierno de Biden planea enviar vacunas a otros países de América Latina.

Con más de un cuarto de las muertes por covid-19 en todo el mundo, pese a tener sólo el 8% de la población global, la región ha sido especialmente golpeada por la pandemia.

En los últimos meses China y Rusia le han sacado una ventaja considerable a EE.UU. en Latinoamérica en el uso de sus vacunas con fines diplomáticos.

Pero las dosis siguen escaseando en la región, las campañas de vacunación avanzan con lentitud y los reclamos de vacunas aumentan.

EL expresidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, recibió la vacuna el 13 de marzo.

Reuters
El expresidente brasileño Lula da Silva sugirió a Biden que envíe dosis de la vacuna a Brasil.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sugirió a Biden el miércoles que envíe dosis a su país, el segundo del mundo con más muertes por coronavirus y donde ocurre un colapso histórico de los servicios de salud.

“Nosotros sabemos que EE.UU. tiene vacunas que no está usando”, dijo Lula en una entrevista con la cadena CNN. “Esas vacunas podrían ser, quien sabe, donadas a Brasil o a otros países más pobres que no pueden comprar”.

En algunos países sudamericanos han comenzado a escucharse incluso cuestionamientos a la atención que Washington le presta a la región.

“Cuando nos preguntamos qué puede hacer EE.UU. por el Mercosur, bueno, primero que nada escucharnos, porque hasta hoy pareciera que el único que nos escucha es China”, dijo el canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, durante una conferencia virtual organizada por el centro de análisis Atlantic Council en Washington.

Uruguay es uno de los países latinoamericanos que tiene a China como principal proveedor de vacunas.

Sin embargo, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, aseguró en una reciente entrevista con la BBC que su país está decidido a ser “un líder internacional en vacunación”.

En este sentido, Biden enfrenta el desafío de atender la demanda internacional de dosis y al mismo tiempo seguir acelerando la vacunación de estadounidenses que según la Casa Blanca es su máxima prioridad.

A diferencia de EE.UU., Canadá y México ya autorizaron la vacuna de AstraZeneca, lo cual ha facilitado el envío.

Dosis de la vacuna AstraZeneca.

Reuters
El gobierno de Biden acordó que enviará a México 2,5 millones de dosis de vacunas AstraZeneca.

Pero algunos ven esto como el posible primer capítulo de una estrategia regional de Washington.

“Podríamos predecir que EE.UU. intentará hacer esto con otros países latinoamericanos”, dice McPherson.

“Sería una diplomacia inteligente de alguna manera, porque por un lado, podrías recibir algo a cambio y, por otro, es bueno para el sistema internacional que haya más personas en el hemisferio y el mundo vacunadas”.

Shifter advierte que EE.UU. debe evitar “aplicar criterios políticos” para el reparto de vacunas en América Latina, donde a su juicio China le está “ganando” la carrera a Washington en la lucha contra la pandemia.

“EE.UU. tiene que mostrar que cuando habla de cooperación no es pura retórica, que hay acciones atrás”, señala.

“Esto (el envío de vacunas a México y Canadá) es importante, pero más allá de eso tiene que haber un plan a nivel hemisférico”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=z074SRnf2lY&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.