6 datos para conocer cómo son los hogares en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

6 datos para conocer cómo son los hogares en México

Según la última encuesta del INEGI, el 26.3% de los hogares en México reportan no tener hijos, y un 10.6% "no son familiares" porque sus habitantes no tienen parentesco.
Archivo Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
28 de junio, 2017
Comparte

El INEGI publicó la Encuesta Nacional de los Hogares (ENH) 2016, donde se dio a conocer que en México hay 122.3 millones de personas que habitan en 32.9 millones de hogares.

Dos de los datos que resaltan de la encuesta, es que en México 26.3% de los hogares reportan no tener hijos, mientras que 89.4 % son considerados familiares (al menos uno de los integrantes tiene relación de parentesco con el jefe del hogar).

Animal Político te presenta seis datos para conocer cómo son los hogares en México.

Los tipos de hogares

89.4% de los hogares mexicanos son considerados familiares; porque al menos uno de los integrantes tiene relación de parentesco con el jefe del hogar.

10.6% de los hogares son “no familiares”, porque entre sus integrantes no hay ningún parentesco.

La conformación

56.2% de los hogares cuentan con la presencia de ambos padres.

17.1% de los hogares son monoparentales (solo cuentan con la presencia de papá o mamá) y 26.3% reportan no tener hijos.

El promedio de todos los hogares es de 3.7 habitantes.

Leer también: Así son los hogares mexicanos 

Hogares por sexo

Al considerar el sexo del jefe del hogar, se aprecia:

El 91.9% de los hogares, considerados familiares, tiene a un hombre como jefe.

En el 17.5% de los hogares, considerados no familiares (entre sus integrantes no hay ningún parentesco), tiene a una mujer como jefa.

¿Quién dirige los hogares?

El 27.3% de los hogares son dirigidos por una mujer. En las zonas son rurales el numero disminuye a 22.2%, mientras que en zonas urbanas se incrementa a 28.7%.

La jefatura femenina de los hogares varía entre cada estado, mientras que en Nuevo León el 21.5% son dirigidos por mujeres, en Sonora esta figura alcanza un 36.1%.

La Ciudad de México es la segunda entidad donde más mujeres dirigen un hogar, con el 35.3%, seguida por Tlaxaca con el 32.3%, Morelos con 31.2%, Guerrero con 30.8% y Puebla con 30.3%.

Los estados donde hay menor cantidad de mujeres al mando, además de Nuevo León son: Zacatecas con 22.4%, Aguascalientes con 22.5%, Coahuila con 23.4% y Michoacán también con 23.4%.

¿Dónde viven los mexicanos?

En promedio, 93.6% de los hogares del país ocupan una casa independiente. En el caso de las comunidades rurales la cifra es de 99.6% y en las ciudades de  91.9%.

Los hogares que habitan en una casa independiente varían considerablemente en cada estado, mientras que en la Ciudad de México representan un 66.7%, en Durango son el  99.7% de los casos.

Del 5.2% de la población que ocupa un departamento en edificio, apenas un 0.2% está en localidades rurales y 6.6% en localidades urbanas.

¿Cómo están construidos los hogares?

La gran mayoría de los hogares del país reportan habitar en viviendas construidas con materiales no frágiles en paredes y techos. No obstante, en las localidades rurales el 4.1% y el 3.3% de los hogares, respectivamente, residen en casas construidas con materiales frágiles en paredes y techos.

En la zona rural, el 6.9 % de los hogares indican residir en viviendas con piso de tierra.

Por lo que hace a la disponibilidad de agua, un 80.5% de los hogares reportan que cuentan con ésta dentro de la vivienda y un 16.1% que lo tienen fuera de la vivienda pero dentro del terreno.

De los 30.8 millones de hogares que indican disponer de agua dentro de sus viviendas o fuera de éstas pero dentro del terreno, el 72.7% señalan que cuentan con agua diariamente. Por entidad federativa, este indicador oscila entre un 26% en Guerrero y un 99.6% en Nuevo León.    

A continuación puedes consultar los resultados completos de la encuesta del INEGI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

5 avances médicos descubiertos por accidente (incluido uno sobre la dosis de la vacuna de coronavirus)

La ciencia médica puede ser metódica y sistemática, pero algunos de los mayores descubrimientos se han logrado por casualidad.
EPA
29 de noviembre, 2020
Comparte

Se podría suponer que todos los grandes descubrimientos médicos son el resultado de una acción deliberada por parte de los científicos.

Pero estarías equivocado. Muchos grandes descubrimientos son el resultado de accidentes, errores y azar.

Aquí hay cinco de los mejores, comenzando con el más reciente.

1. Dosis de la vacuna de Oxford

Si la vacuna Oxford-AstraZeneca se hubiera administrado en la dosis especificada, la efectividad de la vacuna para detener el covid-19 habría sido un ligeramente decepcionante 62%. (Y digo “ligeramente decepcionante” con cautela porque es un buen resultado, pero al lado del 95% de eficacia de Pfizer y Moderna, no se ve tan brillante).

En Brasil y Sudáfrica, la vacuna de Oxford se administró a la dosis inicial correcta y la segunda dosis un mes después.

Pero en Reino Unido, a los participantes del ensayo se les administró incorrectamente media dosis en la primera ronda y una dosis completa más tarde.

Y, casualmente, esto resultó en un 90% de eficacia.

No solo eso, sino que la dosis “incorrecta” también resultó en efectos secundarios más leves.

2. Penicilina

Quizás el descubrimiento fortuito más famoso en medicina es el descubrimiento accidental de la penicilina de Alexander Fleming en 1928.

Fleming estaba cultivando la bacteria de Staphylococcus y al regresar de unas vacaciones notó que una de las placas de cultivos no tenía crecimiento bacteriano alrededor de una colonia de hongos que había comenzado a cultivar.

Fleming hizo que los cultivos de este hongo, penicilina, estuvieran disponibles en todas partes.

Y fue uno de sus antiguos alumnos quien lo utilizó por primera vez para tratar una infección bacteriana en 1930.

Fue más de diez años después cuando la penicilina comenzó a producirse en cantidades masivas para probar su efectividad clínica en pacientes, tras una investigación pionera de la Universidad de Oxford.

3. Cultivo de bacterias

El descubrimiento y estudio de la bacteriología de Robert Koch fue un avance científico significativo.

Antes de su trabajo, las bacterias eran notoriamente difíciles de aislar unas de otras y, a menudo, se cultivaban en un caldo nutriente que sustenta a muchas especies.

En 1872, Koch notó el crecimiento de distintas colonias en una rodaja de papa y esto sería el catalizador para el uso del agar, que ahora es la sustancia estándar que se usa para cultivar bacterias en una placa de Petri.

Este descubrimiento permitiría a los científicos aislar las bacterias que estaban enfermando a un paciente.

El trabajo de Koch lo llevó a descubrir la primera bacteria causante de una enfermedad con nombre: Bacillus anthracis, que causa el ántrax.

4. Radiografías

La aplicación de rayos X revolucionó la medicina a finales del siglo XIX y principios del XX.

Wilhelm Röntgen se dio cuenta de estos nuevos rayos, a los que llamó “X” por su origen desconocido, mientras estudiaba los rayos catódicos (corrientes de electrodos en tubos de vacío).

Notó que los rayos X podían penetrar cartón y rápidamente los usó para mostrar que también penetraban los tejidos humanos, usando la mano de su esposa para demostrarlo.

La aplicación de estos rayos para mirar dentro del cuerpo humano pronto se generalizó.

Pero había poca comprensión del daño que estaban haciendo.

Se documentaron muchos casos de síntomas típicos de la enfermedad por radiación y exposición, incluidos los de científicos famosos como Thomas Edison.

5. Úlceras estomacales

Se estima que más de 4.000 millones de personas están infectadas con H. pylori, una bacteria que vive en el estómago y puede causar úlceras.

Fueron los esfuerzos incansables de dos investigadores, Barry Marshall y J. Robin Warren, y un período de crecimiento más largo de lo habitual, lo que llevó al descubrimiento de la bacteria.

Antes de esto, se pensaba que el estrés y ciertos alimentos causaban úlceras de estómago.

Si bien estos factores pueden empeorar las úlceras, no las causan.

En 1982, Marshall y Warren estaban estudiando el revestimiento y contenido del estómago de varios pacientes con diversos síntomas gástricos.

Por casualidad, era el fin de semana de Pascua y esto significó que los cultivos de los pacientes se mantuvieron en el laboratorio más tiempo de lo habitual.

Esto resultó en la identificación de una nueva bacteria de crecimiento lento que estaba causando estos síntomas.

Lamentablemente, la renuencia de la comunidad científica a aceptar los hallazgos de los investigadores llevó a Marshall a infectarse con H. pylori al consumir un cultivo vivo de bacterias, volverse sintomático y luego tratarse a sí mismo con antibióticos.

Adam Taylor es profesor y director del Centro de Aprendizaje de Anatomía Clínica de la Universidad de Lacnaster.

Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.