¿Qué pasará ahora con el Brexit, tras las elecciones en Reino Unido?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Qué pasará ahora con el Brexit, tras las elecciones en Reino Unido?

Las elecciones en Reino Unido forzaron a la primera ministra a formar un gobierno de minoría a 10 días de que comiencen las negociaciones del Brexit. ¿Se podrá cancelar este proceso?
AFP
Por BBC Mundo
9 de junio, 2017
Comparte

Cuando Theresa May convocó a estas elecciones declaró: “Cada voto para los conservadores me hará más fuerte cuando negocie para Reino Unido con primeros ministros, presidentes y cancilleres de la Unión Europea”.

Hoy, la primera ministra británica no es más fuerte ni tiene el “claro mandato” que buscaba.

Su partido ni siquiera tiene una mayoría en el Parlamento.

Tras las elecciones generales del jueves, en las que ningún partido ganó los 326 escaños necesarios, la primera ministra se vio forzada a formar un gobierno de minoría con el Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte.

Y el país se ha visto sumido en la incertidumbre.

Esto ocurre a menos de 10 días de que deban comenzar las negociaciones para la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), el Brexit.

Ahora no se sabe si deberá pensarse nuevamente la estrategia del Brexit o cuán difícil será negociar con la UE.

Te explicamos a continuación lo que puede pasar con la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Parlamento británico
AFP
Muchos se preguntan si el proceso del Brexit puede extenderse o cancelarse.

1. ¿Podrán postergarse las negociaciones?

Las negociaciones están programadas para comenzar el 19 de junio.

Después de reunirse con la reina Isabel II, a quien pidió autorización para formar un nuevo gobierno, May anunció que trabajará, en particular, para comenzar las negociaciones en 10 días.

Indicó que trabajará con “amigos y aliados” en el DUP para seguir adelante con el Brexit.

Pero si el proceso para la formación del nuevo gobierno o para repensar su estrategia toma más tiempo se pedirá a la Unión Europea una postergación.

El principal negociador de la UE, Michel Barnier, indicó que las negociaciones comenzarán cuando el gobierno británico esté listo.

El comisionado de presupuesto de la UE, Gunther Oettinger, le dijo a la radio alemana que no estaba seguro si las negociaciones podrán comenzar a tiempo.

Agregó que si Reino Unido se presenta como un negociador débil, esto podría conducir a un “mal resultado”.

Sea como sea se espera que las negociaciones duren dos años.

Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, recordó el viernes que aunque las negociaciones se retrasen debido a estos resultados, la fecha en la cual deben concluirse sigue siendo la misma.

Como Theresa May ya invocó el Artículo 50 para el comienzo de las negociaciones, el calendario sigue siendo el mismo y, tal como lo establece el Tratado de Lisboa, sólo se permitirán dos años para concluirlas.

Votación
PA
Algunos políticos europeos creen que estos resultados son un castigo por el Brexit.

2. ¿Qué dice la Unión Europea sobre los resultados?

Muchos políticos europeos están interpretando estos resultados electorales como un castigo por el Brexit.

El líder social demócrata alemán, Martin Schulz, dijo que esto marca el fin del estricto camino que la primera ministra británica intentó trazar para separarse de la UE.

Esto es una referencia a la estrategia de “Brexit rígido” que May estableció para negociar con los europeos: la relación que este país tendrá con el bloque una vez que salga de éste.

Es decir, Brexit rígido significa que Reino Unido renuncia al mercado único europeo y vuelve a tener el control total de sus fronteras.

El comisionado de finanzas de la UE, Pierre Moscovici, declaró que May perdió su apuesta, pero que la UE sigue lista para comenzar las negociaciones.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, confirmó que el bloque está listo para comenzar las negociaciones.

“Espero que los británicos sean capaces de formar un gobierno estable lo más pronto posible”, declaró Juncker.

“No creo que ahora las cosas serán más fáciles, pero nosotros estamos listos”.

El gobierno de izquierda de Grecia, por su parte, aplaudió con entusiasmo “la gran derrota” de Theresa May y dijo que era una “vindicación” para Jeremy Corbyn y su partido laborista.

CorbynREUTERS
El gobierno griego dijo que estos resultados son una “vindicación” para Jeremy Corbyn y su partido laborista.

3. ¿Cambiará el gobierno su estrategia de Brexit rígido y aceptará términos más flexibles en su relación con la UE?

Todo depende de lo que busque el Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte, quen será el aliado de May en el nuevo gobierno.

Esta alianza, que es un asunto de supervivencia para los conservadores, no necesariamente significa estabilidad.

Para que cualquier legislación vinculada al Brexit sea aprobada en la Cámara de los Comunes, May necesita lograr el apoyo de otros partidos.

El Partido Conservador ha mostrado amplias divisiones sobre la estrategia del Brexit y es probable que estas divisiones continúen ahora.

El nuevo gobierno deberá ahora volver a debatir si se debe cambiar el enfoque hacia el Brexit.

Y los aliados del gobierno deberán decidir si argumentan por un Brexit rígido o un Brexit flexible.

Líderes de partidosGETTY IMAGES
Ninguno de los partidos logró una mayoría en las elecciones generales del jueves.

4. ¿Se podrán considerar otras opciones para las negociaciones?

Todo depende del nuevo gobierno y de lo que busquen los miembros del DUP.

Por el momento quedan muchas preguntas sin respuesta.

¿Se verán forzados los conservadores a considerar una opción de “Brexit flexible” que involucre, por ejemplo, una participación en el mercado único?

¿Se volverá a colocar sobre la mesa de negociaciones la llamada “opción Noruega”?

Esta alternativa involucra el acceso a un mercado único por medio de una participación en el Espacio Económico Europeo (EEE) pero sin ser miembro de la UE.

George Osborne, ex ministro de finanzas durante el gobierno conservador de David Cameron y ahora editor del diario Evening Standard, afirma que estos resultados son “una oportunidad para repensar el Brexit”.

“Esto nos ofrece la oportunidad para pensar en el Brexit rígido que May intentaba llevar a cabo”.

Y agrega: “Podemos respetar el resultado (del referendo sobre el Brexit) sin cortar nuestros vínculos con el mercado único o abandonar la unión fronteriza”.

“Dentro del caos (que surgió) anoche, podría emerger algo de cordura”, apunta Osborne.

Es probable que ahora surja una batalla entre los conservadores que apoyan esta opinión, y los que seguirán persiguiendo el Brexit rígido de Theresa May.

Parlamento británicoGETTY IMAGES
Algunos creen que estos resultados son “una oportunidad para repensar el Brexit”.

5. ¿Es posible retirar el Artículo 50 y cancelar el Brexit?

El Artículo 50 del Tratado de Lisboa, firmado en 2007, es el que otorga a cualquier miembro de la UE el derecho de renunciar al bloque unilateralmente.

En éste se establece el procedimiento para hacerlo e indica que una vez que el país active esta regulación, tiene dos años para negociar su salida.

Asimismo, el Tratado afirma que una vez que ha sido puesto en marcha éste no puede detenerse, excepto si existe un consentimiento unánime de todos los otros 27 Estados miembros.

Parece haber contradicciones, sin embargo, si este proceso es reversible o no.

En el pasado, la oficina de la primera ministra había reiterado que el Artículo 50 no puede revertirse, y muchos conservadores aseguran también que es irreversible.

Este viernes el portavoz de la Comisión Europea, Alexander Winterstein, se rehusó a explicar si las negociaciones del Brexit pueden extenderse y declaró que “no especulará” sobre si existe un mecanismo para retirar el Artículo 50.

Sin embargo, el veterano diplomático británico John Kerr, miembro de la Cámara de los Lores y quien ayudó a redactar el Artículo 50, declaró en febrero pasado que éste sí puede detenerse una vez que ha sido invocado.

Durante una sesión parlamentaria en febrero pasado, Kerr dijo: “Si después de mirar al abismo cambiamos de manera de pensar sobre el retiro, ciertamente podemos hacerlo y nadie en Bruselas puede detenernos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ruth Bader Ginsburg: por qué la muerte de la jueza de la Corte Suprema de EE.UU. supone un terremoto en una nación ya fracturada

Si el presidente Trump nomina un reemplazante de la magistrada podría alterar por años el equilibrio ideológico del mayor tribunal de justicia del país y aumentar la tensión política a pocas semanas de las elecciones.
19 de septiembre, 2020
Comparte

La muerte de un juez de la Corte Suprema de Justicia siempre es algo trascendente en Estados Unidos. Pero la de Ruth Bader Ginsburg supone un terremoto de consecuencias imprevisibles para este país.

Ginsburg, que murió el viernes a los 87 años debido a un cáncer de páncreas, era un ícono feminista y progresista del máximo tribunal judicial de EE.UU. para asuntos como la igualdad de género o la inmigración, el aborto o el matrimonio igualitario.

Su muerte abre ahora la posibilidad de que el presidente Donald Trump nomine a su sucesor en una corte de nueve miembros donde ya ha colocado a dos, y altere así por años el equilibrio ideológico del Supremo a favor de los conservadores.

Como esto ocurre además en un país políticamente polarizado y a pocas semanas de una elección presidencial cargada de tensión, el debate por el reemplazo de Ginsburg amenaza con aumentar la fractura entre republicanos y demócratas.

“Normalmente las nominaciones a la Corte Suprema son un deporte de sangre. Entonces esto va a ser verdaderamente apocalíptico. Hay mucho en juego en esta nominación”, dice Jonathan Turley, un destacado profesor de derecho constitucional en la Universidad George Washington, a BBC Mundo.

Una silla clave

El hecho de que los magistrados de la Corte Suprema ocupen su cargo de manera vitalicia significa que cualquier cambio en la integración tiene efectos duraderos.

Nominada por el presidente Bill Clinton en 1993, Ginsburg formaba parte de un bloque de cuatro jueces progresistas de la corte que solía necesitar de un quinto voto “péndulo” para lograr mayoría.

Ruth Bader Ginsburg

Reuters
Ginsbrurg era parte de un bloque de cuatro jueces progresistas.

En votaciones recientes ese quinto voto lo aportó el juez John Roberts para decisiones sobre inmigración, derechos de homosexuales y otros temas importantes de la “guerra cultural” en este país.

Los presidentes de EE.UU. tienen la potestad de elegir los miembros de la corte, que deben ser ratificados por el Senado, y Trump suele señalar como un logro el haberlo hecho dos veces en menos de cuatro años de mandato.

Si lograse colocar a un tercer magistrado netamente conservador, la Corte pasaría a tener seis jueces instalados por republicanos, mientras el bloque liberal quedaría en una minoría de tres.

Eso puede conducir con el paso del tiempo a alteraciones significativas en diversas ramas del derecho.

“Esta es posiblemente la nominación más importante en la historia de la corte moderna. Hay una serie de doctrinas que actualmente penden de mayorías de cinco a cuatro”, advierte Turley.

Por ejemplo, señala que con un nuevo juez conservador en la corte quizás se abriría el camino para a revertir parcial o totalmente Roe versus Wade, el emblemático caso por el que el tribunal despenalizó el aborto en 1973.

Trump y Kavanaugh

Reuters
Dos de los actuales jueces del Supremo fueron nominados por Donald Trump.

Probablemente consciente de todo esto, Ginsburg indicó en su testamento que su “deseo más ferviente” era que evitaran reemplazarla hasta que asumiera un nuevo presidente, según informó la radio pública estadounidense NPR.

La pregunta ahora es si Trump podrá provocar tal desequilibrio en un Supremo que recientemente ha fallado más de una vez en contra de los intereses del mandatario.

“Aumentará el nivel de furia”

La muerte de Ginsburg le ofrece a Trump la oportunidad de acicatear al electorado conservador y religioso a menos de 50 días de las elecciones, cuando las encuestas lo muestran atrás del candidato demócrata Joe Biden.

De hecho, desde hace semanas Trump señalaba la eventualidad de nominar a un tercer juez del Supremo como una razón para que lo reelijan, por lo que quedan pocas dudas de que intentará hacerlo en los meses que le quedan como presidente.

Mensaje para Ruth Baden Ginsburg

Reuters
Ginsburg pidió en su testamento que no se nombrara un sucesor antes de las elecciones.

Además, el debate que se abre con esto desviará algo la atención de la respuesta de Trump a la pandemia de coronavirus, cuando EE.UU. está a punto de llegar a 200.000 muertos por el covid-19, una cifra que ningún otro país ha registrado.

El Senado está controlado por el Partido Republicano de Trump y su líder allí, Mitch McConnell, anticipó en la misma noche del viernes que en la cámara habrá una votación sobre el juez que nomine el presidente.

Sin embargo, evitó decir cuándo ocurriría esto: si antes o después de las elecciones del 3 de noviembre.

Los republicanos tienen 53 senadores (contra 47 demócratas), pero al menos dos miembros de esa mayoría se manifestaron días atrás reticentes a votar un nuevo juez de la corte tan cerca de las elecciones.

Esto sugiere que el reemplazo de Ginsburg puede volverse una nueva prueba de fuego de la lealtad republicana hacia Trump cuando algunos senadores tienen dificultades para ser reelectos ellos mismos.

Joe Biden

Reuters
Biden también ha dicho que el remplazo de Ginsbrurg debe esperar a las elecciones.

Por otro lado, a la controversia se añade el antecedente de que McConnell bloqueó en 2016 la votación en el Senado de un juez nominado para la corte por el entonces presidente Barack Obama, argumentando que era un año electoral.

Su explicación ahora es que el voto puede proceder porque, a diferencia de cuatro años atrás, el presidente y la mayoría del Senado pertenecen al mismo partido.

Los demócratas se apresuraron a exigir que se espere hasta después de la elección.

“Los votantes deben elegir al presidente y el presidente debe elegir al juez para que lo considere el Senado”, declaró Biden el mismo viernes.

Esto también podría movilizar a favor de Biden a electores de izquierda que aún están inseguros de votar por él.

“No podía imaginar que fuera posible hacer esta elección más divisiva, pero ocurrió: esto agrega un elemento transformador a la elección”, reflexiona Turley. “Esto aumentará el nivel de furia en el país”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.